Reseña: Soy Quien Amas en la Sombra, de Skottie Young y Jorge Corona

¿Estamos de acuerdo en que Middlewest es una obra súper chula de de Terror de Skootie Young que necesita integral ya? Creo que los que hemos disfrutado algún número sí que andamos todos en el mismo bando, pero ya os aseguro que también estaremos todos afines en que Soy quien amas en la sombra es más de lo mismo. Otra chulada del género, que se marcan Skottie Young (I Hate Fairyland, Deadpool, Academia Extraño) y el dibujante Jorge Corona (No. 1 With A Bullet, Super Sons, Feathers) pero esta vez un volumen único, historia disfrutable de una sola atacada.

Hay algo en las historias de oscuridad, amor, terror y descubrimiento que nos sigue fascinando. Es como si, cuando se entretejen, de alguna manera revelaran verdades más profundas… no solo sobre las historias contadas. También sobre la condición humana en sí misma. Es por eso que las obras de Stephen King, Neil Gaiman y otros que navegan en el espacio entre la fantasía y el terror inspiran y perduran, a su vez. Esto parece haberlo alcanzado de alguna forma Skottie Young y el artista Jorge Corona en esta miniserie que publicó Image Comics en USA y que acaba de traer por estos lares Norma Editorial. Una historia rica, oscura y desgarradora que se basa más en ese terror poderoso que envía escalofríos a la columna vertebral, más que gritos de garganta.

La premisa de Soy quien amas en la sombra es sencilla. La artista Ro Meadows se aleja de la ciudad hacia el medio oeste para encontrar inspiración y ahí nos acercamos a una casa antigua con deseos de ser llamada hogar, aunque pronto se nos advierte que está encantada. Si bien eso podría ser suficiente para asustar a la mayoría, para la pintora es perfecto. Ella se muda e inmediatamente comienza a hablar con un fantasma, no hay problema, porque ella busca por encima de todo las leyendas de la casa, esas imágenes insufladas que provocan que las musas se remuevan y llegue la inspiración. No ofreceré muchos más spoilers aquí pero es obvio decir que nada funcionará como Ro planea.

Hay muchas cosas que funcionan en Soy quien amas en la sombra. El guion de Young establece bien la personalidad de Ro y sus charlas son divertidas de leer. Pero el elemento realmente sobresaliente es la combinación de la obra de arte de Corona y los colores de Jean-Francois Beaulieu. El arte en sí usa cuidadosamente el espacio y la presentación para contar la historia. Es uno que ofrece una perspectiva de Ro, así como del mundo en el que se ha metido, y es de una manera que las palabras simplemente no podrían contarlo que las imágenes o viñetas sí. Los colores de Beaulieu poseen un efecto cinematográfico tremendo. Incluso en los elementos más aterradores. Y es que la protagonista Ro es una artista que se enfrenta al temido lienzo en blanco y sin inspiración. Ella y su agente deciden que un cambio de escenario podría ayudar y eligen una vieja mansión. Al principio nada ayuda; iluminación, habitaciones, berrinches pero entonces…, llega el fantasma. Al principio, es sólo un ruido, luego, un objeto o una nuba que se desliza pero todo cambia cuando deja una nota que dice:

Lo siento

Y con tan sólo esas palabras llega la musa. Ro se aísla de pronto del mundo y ese era originalmente el objetivo para hacer arte. Pronto queda claro que el fantasma la quiere toda para él.

Esta es una historia que se ha contado antes, pero nunca antes ilustrada de manera tan única. Me encantó el arte en esta novela gráfica, me atrapó desde el principio. La casa es vieja pero hermosa, sugiere que aquí se han vivido muchas vidas. Trama oscura y vibrante que roza el tan aclamado género gótico.

Reseña: Flinch (Integral), de VVAA

Surgida de las entrañas del extinto sello Vertigo, Flinch se basaba en una premisa poderosa: los comportamientos inesperados del ser humano… Flinch reunió a los mejores autores del mundo del cómic, cuyo talento brillaba en la oscuridad de historias tan alucinantes como perturbadoras y macabras. ¿Pero qué es exactamente Flinch para todos esos que miramos este cómic de reojo algún vez? Una colección de historias de terror, dibujadas y escritas por grandes artistas como Brian Azzarello, Kent Williams, Bill Willingham, Garth Ennis entre otros. Un pelotazo de antología aunque ya os adelanto que hay autores que se nota que no valen para este género y sus historias o dibujos se sienten un poco forzados. O bien que en ese momento de sus vidas no les salieron buenas historias y años después sí. De los que os podría decir, al menos, dos casos. De ahí la irregularidad de esta colección. Pero aun así un tomo recopilatorio bastante interesante que ECC Ediciones vuelve a poner en el candelero.

Tenemos aquí historias espectaculares, buenas, medias y otras simplemente normalitas… en el sentido de pasables. Como cualquier antología de terror que se precie. Y no pasa nada. Tampoco quiero desmerecer el trabajo hecho pero el problema de esto suele venir por tener tramas algunas demasiado cortas -o que se quedan cortas- para el argumento que se propone. Obviamente, hay tramas de terror que necesitan más desarrollo que otras. Y si no se hace, hay que ser “muy maestro” para que salgan bien. Mas, os digo que Flinch es un tomo de dieciséis numeritos que he disfrutado como un cosaco, como un poseso, pues eso, uno que ama el Terror en cualquiera de sus formas desde que tengo uso de razón.

Soy un gran admirador de los viejos cómics de la EC, por lo que extraño la falta de este tipo de cómic en el mercado. Tampoco mucho porque aprovecho para decir que Diábolo Ediciones en nuestro país está rescatando cosicas. Pero también es verdad que hay otro público, otro no tan viejoven, para el que se hicieron las historias de horror que se pueden encontrar en Flinch. De todos modos, la clásica antología de terror de la famosa editorial Vertigo, no son otra cosa que cuentos con giros al estilo Twilight Zone (La Dimensión Desconocida) que incluyen una banda violenta de personas mayores, una hija que encuentra una cura para la enfermedad de su padre enfermo que tiene sorprendentes efectos secundarios, la cadena de violencia generada por una organización criminal y un retorcido asumir para lo que fue el hundimiento del Titanic.

Y mucho más. Porque como bien se anuncia -o fue el lema de esta colección durante un tiempo-, nunca se sabe que momento, anécdota o resquicio hará que una persona explote y veamos su lado más oscuro. Un niño que se pierde y sus padres pierden la cabeza, una puerta de ascensor que se abre en un momento inoportuno o la llamada de un extraño en mitad de la noche. Acciones de emisión u omisión del deber socorrido que rompen la rutina, la paz y tranquilidad del ser humano. Y encienden la mecha. Como toda antología que sí que recomiendo, tenemos bastantes más historias buenas que malas. Algunos de los principales creadores de cómics actuales contribuyeron a esta antología. Las historias a veces se extralimitan y tratan de lograr más de lo necesario, es uno de los problemas. Pero es lo típico de: a quién le mole el gore le encantará y a los que sólo les interese el terror en sus más cortas formas, les apartará. Siempre dije que saber hacer gore del bueno es muy difícil. Frontera complicada de alcanzar.

Un cómic donde las portadas de cada grapa fueron su fuerte. Insisto, amo el Terror en sus más diversas formas por lo que recomiendo pasar por Flinch, al menos, una vez en la vida. Una serie que podríamos comparar con la famosa serie de TV del momento como es Black Mirror.

Reseña: Almuerzo en el Café Gotham, de Stephen King y Javier Olivares

Almuerzo en el Café Gotham es un cuento de terror del escritor y ya maestro eterno por los siglos de los siglos Stephen King. Una de esas historias nacidas de una anécdota que surge, y uno (como autor con don) va corriendo a casa para poder transcribir al papel lo antes posible. Antes de que se le olvide el más mínimo detalle de lo imaginado. La inspiración. La musa. Me ha pasado y sé lo que es. Y en mi humilde opinión, salen de esos momentos relatos chulos (no tengo abuela). Pero que al maestro King, a poco que lees sus relatos, libros y demás ocurrencias, te enteras de cómo se le ocurrió tal o cual historia, y ves que esas «flechas de inspiración» hacia su mente receptora es algo que le ocurre en su vida a cada momento.

El caso es que Almuerzo en el Café Gotham es un relato que se publicó originalmente en 1995 en la antología de varios autores Dark Love. Tiene un potente aliciente y se podría decir que es una historia que rompe con las historias habituales de King al no haber ningún elemento sobrenatural. Aunque el terror psicológico sí que ya lo mostró en tramas de publicación temprana. Y donde un señor llamado Steve Davis llega a casa un día y encuentra una carta de su esposa, Diane, que le dice fríamente que lo deja y que quiere el divorcio. Él se encuentra desconcertado y se deprime cada vez más. La partida de Diane lo impulsa a dejar los cigarrillos y comienza a sufrir abstinencia de nicotina. El abogado de Diane, William Humboldt, llama a Steve con planes de reunirse con los dos para almorzar. Se decide por el Gotham Cafe y fija una fecha. El abogado de Steve no puede asistir debido a una crisis familiar. Sin embargo, a pesar de las advertencias de su abogado, Steve está decidido a mantener la cita y volver a ver a Diane una vez más…

Llega el día y los nervios lo corroen, por la situación tan desconcertante, por ver de nuevo a su pareja y por tener que afrontar uno de los momentos mas duros de su vida. Pero nada de eso es comparable a los horrores y el terror que va a encontrar en el particular Café Gotham de Nueva York. Y eso es lo que se encontrará nuestro protagonista. Lo que esperaba como un posible acto de reconciliación acaba por ser uno de los momentos más traumáticos y surrealistas de su vida. Y quizás de la tuya, porque ya no mirarás a los camareros de la misma forma…

Y mira que son muchos los que han pasado ante mis ojos, pero tengo que decir que uno de los villanos creados por Stephen King que más me han impactado y que más recuerdo es este Guy que es capaz de ir empeorando la trama ya tensa con cada participación en la historia. No sé si os pasa pero para mí, camareros y jefes de cocina, son gente a la que hay que respetar. Y temer. ¡Juegan con tu comida! O al menos, la sirven. Un mal gesto, una mala respuesta y las consecuencias pueden ser fatales si bebes o comes en el sitio. Eso sin contar que no lleves el horror ya intrínseco aunque te portes bien. Como todo trabajo, todo queda en el honor de cada persona, sí, está claro, pero que me digan si ellos no tienen un pase directo VIP hacia tu intestino y eso en un maître psicótico y homicida puede resultar fatal.

En apenas noventa páginas (lo que se considera un cuento largo) el maestro de Maine construye una historia macabra que acaba de rescatar ahora Nørdica Libros en una bonita y llevadera edición ilustrada por Javier Olivares; historietista nacido en Madrid, un referente de la ilustración que ha trabajado en publicaciones conocidas de este país como la revista Rolling Stone, Quo, El País Semanal, el diario El Mundo… Además de ser autor de numerosos libros, cuentos y novelas. Por lo demás, leer este relato te cambia la vida. Sobre todo, al que ama comer fuera de casa.

Cuidadín, cuidadín.

Reseña: Sábanas, de Brenna Thummler

Hay libros, tomos o cómics que con sólo una portada llaman la atención. Y no sería la primera vez que reivindico esto, suceso extraño en el que en nuestro poderoso cerebro contamos con un extraño radar capaz de captar en una sola imagen, una advertencia de qué paremos un momento y ojeemos eso. Ponernos en la tesitura de comprar algo porque creemos que nos va a gustar y posiblemente encantar. Sábanas hizo saltar mis alarmas en este sentido. Una de esas alarmas que creo que tengo siempre on duty por ser lector constante…, demasiado, me dicen, una y otra vez. Un cansino de la lectura de libros y cómics que hacen que me evada de esta realidad que cada vez me gusta menos.

En fin. Que me topé con una hermosa novela gráfica y una exploración sobrenatural a la amistad y el dolor que… mirad, no viene muy mal que ciertos pequeños de unos diez años en adelante pudieran empezar a leer este tipo de historias. Pues Sábanas, de Brenna Thummler, es esa chulada gráfica que os recomiendo hoy. Una exploración hermosa y conmovedora de la soledad, el dolor, la amistad y la familia; un relato que cuando lo miras con ojos de adulto resulta ser tan desgarrador como encantador y que, por supuesto, devoré de una sentada. ¿Y qué cuenta? El mundo de Marjorie parece desmoronarse tras la muerte de su madre. La familia posee una lavandería, que es su única fuente de ingresos. Mientras lucha por lidiar con su dolor y su creciente aislamiento en la escuela, Marjorie intenta desesperadamente mantener abierto el negocio, uno que se va a pique. Además de todo esto, un tipejo de mala muerte está decidido a poner sus manos en el negocio familiar y un joven fantasma ha decidido hacer de la lavandería su patio de recreo a medianoche. Un fantasmita que casi sin darse cuenta, está causando grandes problemas a Marjorie.

Jugando con la vieja idea de fantasmas que visten sábanas, la hermosa novela gráfica de Thummler deja unas geniales sensaciones tras su lectura. De esas historias sobrenaturales de “buen rollo”, de las que curiosamente sólo unas poquitas molan. Además con un concepto inusual y dulce que trata un tema muy duro pero de una forma que entra muy bien. No puedes dejar de notar que Marjorie podría ser tan real como tu propia vecina, esa con la que sólo te cruzas al tender la ropa o en el supermercado.

¿Y Wendell? Wendell es un fantasma que murió joven y se siente atraído por la lavandería, donde juega durante la noche y se convierte en sábana durante el día. Ambos niños tienen dificultades para aceptar lo que les sucedió, pero su amistad puede ser justo lo que necesitan para ayudarlos a procesar y seguir adelante yendo a -ya sabéis-, yendo hacia la luz.

Si tuviera que recomendar ahora mismo una novela gráfica a alguien sin pararme a pensar en sus gustos, su edad y su poco tiempo…, lo tengo claro, Sábanas, de Brenna Thummler, sería la primera opción. Y me da que lo sería durante bastante tiempo. Desde aquí ya rogando ya a La Cúpula para que traiga esas otras obritas de la saga que me he enterado que existen.

Reseña: Las Historias de Fantasmas de Mimi, de Junji Ito

Ante el Terror que nos llega, terror gustoso de lecturas, pelis y entorno halloweenero que nos aborda; no queda otra que seguir recomendando obritas para disfrutar y sumirse aún más en ese sentimiento tan antiguo como el hombre que es el miedo.

Las historias de fantasmas de Mimi es un recopilatorio bastante entretenido en el que seguimos diferentes escenarios a los cuales se enfrenta Mimi. Otro genial tomito que publica ECC Ediciones, de nombre original Mimi No Kaidan, una compilación de seis leyendas urbanas de terror japonesas pasadas a formato manga donde disfrutaremos con el horror, unos finales muy oscuros y con dibujo y guión de… (¿de quién va a ser?) Por supuesto, del maestro del terror en este formato y próximamente en otros, como es Junji Ito. Y aunque no son tramas originales de su inventario, las lleva a su estilo inconfundible. Junji Ito hace una magnífica adaptación al manga de la obra Shin Mimibukuro, de Hirokatsu Kihara e Ichiro Nakayama, una colección de relatos de terror basados en experiencias reales. Seis cuentos de terror donde la universitaria Mimi es la protagonista.

La ambientación creada es una maravilla. Las historias de fantasmas de Mimi da lo que promete. Insisto, la ambientación sumerge, los paisajes y cada una de las historias aunque cortas, asustan y convierten la lectura de este tomito en una gran experiencia que en mi caso sumó haberlas leído en la soledad silenciosa de una pasada madrugada. Una gran experiencia leerla así.

De las seis historias destaco mucho A solas contigo, la cual, curiosamente tiene un final que no esperaba y no propio de Ito, pero considerada una trama perfectamente adaptable a película y que ya os digo que se acaba de colocar entra una de mis historias favoritas del mangaka. Por supuesto, no cuento nada. Disfrutadla. En la orilla del mar es otra historia de diez. Sin duda, es la más terrorífica del tomo y hace mención a esas almas que perdieron la vida de muerte trágica en el gran azul y que necesitan ser legión ante tan vasta soledad. Las maravillas que crea Junji Ito con el mar de fondo son de órdago. Esta historia recuerda al film de La Niebla, de John Carpenter, y no sé deciros que fue antes.

Fantasmas, extrañas vecinas, un nuevo departamento frente a un cementerio que va a sufrir de lo lindo…, marcas o extrañas formas de ceniza, exorcismos, una familia desaparecida y un ligero toque de amor adolescente; son los temas que vais a encontrar en La mujer de al lado, El sonido de la hierba, Hombre sepulcro, En la orilla del mar, A solas contigo y El circulo escarlata. Con la universitaria Mimi, los fantasmas que pueblan su entorno dan pie a situaciones espeluznantes. Aunque algunos de los misterios quedarán sin resolver y esas puertas abiertas darán lugar a finales abiertos muy chulos.

Y es que con cualquier colección de relatos de Ito, este que está aquí aún vivo, pasa siempre un buen mal rato. Recomendable Las historias de fantasmas de Mimi. Y como complemento para Halloween, indispensable.

Reseña: The Silver Coins Vol. 1, de Walsh, Brisson, Jeff Lemire, Kelly Thompson y Zdarsky

Pocas cosas son tan petrificantes como una maldición. Tenemos arraigados dentro eso, el concepto y el sufrimiento de estar maldito porque quizás lo llevamos en la sangre el que algún familiar nuestro en alguna época pasada sufriera una de ellas. A lo largo de la historia, la humanidad se ha horrorizado ante la perspectiva de objetos místicos que nos condenen a la perdición; de una bruja o un señor con poderes que no son de este mundo, tuviera la “gracia” de pronunciar unas palabras y hundirle la vida a alguien. Pero los objetos…, los objetos malditos son los que de alguna forma siempre hemos intentado evitar. De hecho, hoy en día, en pleno siglo XXI, año 2022, os aseguro que le decimos a alguien que tal objeto está maldito y no lo quiere tocar ni saber nada de él. Y si lo coge, su propia consciencia empezará a roer en su interior con el temita hasta que… Dependiendo de la persona, de su racionalidad, se volverá más o menos poderoso. Por lo que las maldiciones siguen muy vigente hoy en día y quizás nunca nos la podamos quitar de encima.

En The Silver Coin de Image Comics, la pieza de metal principal persigue a quienes se atreven a tocarla. Una historia e historias dentro de un cómic creado por Michael Walsh, Ed Brisson, Jeff Lemire, Kelly Thompson y Chip Zdarsky. Un primer volumen de una antología que recién publica Panini Cómics en nuestro país que sorprende por la calidad que tiene. Además, de ser una seria antológica que cuenta historias aterradoras y retorcidas que atormentan a inocentes y culpables por igual y que viene ni que pintada leerla, devorarla, para este Halloween que tenemos a un paso. Pues The Silver Coin es una mirada emocionante al Mal con una cantidad asombrosa de variedad, asustando a los lectores al menos una vez por capítulo… jaja. Este primer volumen recopila relatos pero parte de una premisa súper interesante pues se cuenta que la fortuna de una banda de rock en decadencia cambia de la noche a la mañana después de que encuentren una misteriosa moneda de plata… ¿Os suena? Porque a mi sí. Pero lo chulo es que con cada historia seguiremos los acontecimientos que se vayan dando alrededor de esta moneda argentaria a lo largo de los siglos. Desde la Nueva Inglaterra puritana hasta ese futuro desolador que tendremos en la tierra en el lejano año de 2467…

The Silver Coins recopila los cinco primeros números de la serie. Cada uno de estos cómics se centra en la moneda de plata titular y está dibujado por el artista Michael Walsh, ganador del premio Eisner. La primera de estas historias es El billete, escrita por el guionista de Daredevil, Chip Zdarsky, donde seguimos a un aspirante a estrella de rock que se encuentra con la moneda mientras revisa las pertenencias de su madre, y decide usarla como púa de guitarra. Genialísimo. Pero es asi que inmediatamente establece lo que está en juego en la premisa y construye una tensión lenta y creciente antes de su ardiente conclusión. Me encantó esta historia. Y a diferencia de otros números, que se deleitan con la agonía de las pobres almas que se encuentran con la moneda, el guión de Zdarsky explora los impactos psicológicos que surgen al manejar un objeto tan oscuro y poderoso, y lo hace de una forma maravillosa como maravilloso guionista que es.

Otro relato chulo es Chicas de verano, de Kelly Thompson. Si bien Thompson ha personificado anteriormente el Mal en Capitana Marvel, aquí desata uno de los problemas más desconcertantes de su carrera. Una joven llamada Fiona encuentra la moneda en una cabaña apartada mientras está en un campamento de verano, lo que hace que la maldición la apunte a ella y a sus compañeros de campamento. Esta historia canaliza slashers clásicos al estilo Viernes 13 y tiene implacables actos de violencia a lo largo de la trama que a más de uno dejará con el culo torcido. Mientras Thompson se prepara para lanzar más cómics de terror a través de Substack, este número es un gran indicador de lo que los fans podemos esperar de ella en el futuro.

Al unificar todas las historias en torno a la moneda de plata titular, todos estos creadores pueden brindar una perspectiva única sobre el Terror. Mientras Lemire juega a lo grande y juega con la ciencia ficción, Brisson abraza la posesión demoníaca y el horror. Donde algunos cuentos son asaltos implacables a los sentidos, otros son una combustión lenta con un momento de violencia repentina. En un año en el que se está consiguiendo que cada vez más cómics de Terror lleguen por estos lares, y de calidad, The Silver Coin es otra súper recomendación para el fan que como lector disfruta de escenas impactantes que te hacen mirar una y otra vez a esa esquina de tu habitación en la que antes no habías reparado y donde parece que hay una extraña sombra…

Reseña: La Temporada de las Apariciones. Historias de Fantasmas, de VVAA

Que duda cabe que uno de los momentos o situaciones que más me hubiera gustado vivir sería haber estado presente en esas populares tradiciones del norte de Europa en la que en las oscuras noches de invierno, la gente se reunía alrededor de la luz de las velas y junto a la chimenea para experimentar esa embriagadora emoción que aporta gente que gusta escuchar de historias de fantasmas. Es otra de las razones por las que creo que nací en época y país equivocado. Una tradición que popularizaron en tierras anglosajonas Charles Dickens y Henry James pero que vieron su cumbre con el para mi dios de esto M.R. James (1862-1936); anticuario, medievalista y escritor británico, maestro de lo sugerente en clásicas historias de fantasmas que narraba a sus alumnos y gente que se fue sumando a la tradición al saber de ello.

Con un título muy acorde para la época del año que estamos, Umbriel Editores publica una antología maravillosa para la ocasión como es La Temporada de las Apariciones. Originalmente, llamada The Haunting Season, contiene ocho cuentos invernales que no adoptan precisamente la mención de “cuentos para pasarlo bien”. O sí, depende de tus gustos, porque yo por lo menos lo paso bien pasando miedo, leyendo historias de terror. Dentro de esta antología hay narraciones que representan la crueldad, el abuso físico y mental, el asesinato y esos seres espectrales y fantasmales que regresan con rencor. Escalofríos para ese frío que no llega, en una antología de ocho autores distintos a los que se nombra por haber obtenido una serie de premios, pero el único autor con el que estoy familiarizado es Andrew Michael Hurley.

Y fue el nombre de Hurley lo que consolidó mi interés en revisar, reseñar y leer este volumen. Su elogiada novela El Retiro (The Loney) que publicara en su día Almuzara Editorial (https://almuzaralibros.com/fichalibro.php?libro=3219&edi=1), me encantó. El caso es que siendo sincero fui directamente a leer el cuento de Hurley antes que otros, y afortunadamente, su contribución a The Haunting Season muestra que también tiene un gran talento para escribir relatos. Recordad que aunque parezca lo contrario, es mucho más difícil escribir relatos de terror que novelas. Tienes menos tiempo para que la gente pase miedo. Y ya os adelanto que el cuento de Hurley es una mirada desgarradora sobre la intensa aversión de un hombre a engalanar una casa con vegetación. Una reacción traumática es lo que ocurre en Salter Farm. Terror puro. Colgando las guirnaldas, se llama.

La silla Chillingham, de Laura Purcell, es una pieza de época que explora las desventajas de casarse por estatus y aprobación social. Una narración con un final de infarto. Aunque idealmente, la última historia de cualquier antología debería ser un tapón como es el caso de Monstruo, de Elizabeth Macneal. Donde el protagonista Víctor está tratando desesperadamente de demostrar su valía ante su nueva novia y el mundo, en general. Acciones febriles que hace que este Víctor se parezca al Doctor Víctor Frankenstein en su búsqueda de la grandeza.

Estudio en blanco y negro, de Bridget Collins, es una historia corta sobre una extraña casa de piezas ajedrecisticas, intrigante y atmosférica desde la primera página. Se lee como el comienzo de una novela. Se queda uno a la espera de más. El inquilino de la casa Thwaite, de Imogen Hermes Gowar, es otra historia de espectros pero de ambiente tranquilo, lo que aumenta el suspense. Detalla las frustraciones e injusticias de la vida matrimonial. Las anguilas cantoras, de Natasha Pulley, es uno de los cuentos destacables de la colección. Desde la primera página, las descripciones fueron ricas y sugerentes, sumergiéndome en una ambientación súper chula de espíritus en un alegre mercado navideño. Fantásticamente atmosférica. Voy a buscar más cositas de esta autora.

Lily Wilt, de Jess Kidd, aporta una historia también entretenida y original ambientada en un entorno familiar y victoriano propio de historias de fantasmas. Cuenta una historia que no esperé sobre un fotógrafo que intenta capturar de algún modo “la vida” en fotos que toma a los muertos. Confinamiento, de Kiran Millwood Hargrave, toca algunos de los mismos temas que otras historias dentro de esta colección (las frustraciones, los límites y el sexismo que experimentaron las mujeres durante épocas pasadas, específicamente la victoriana), pero no va más allá.

En definitiva, La Temporada de las Apariciones es una excelente manera de probar obras de autores del momento, premiados, nuevos autores que provocan lecturas satisfactorias para esta época hallowenera que tenemos a un paso. Escalofríos para ese frío que no llega.

Reseña: La Cosa del Pantano. Génesis Oscura (Edición Deluxe), de Len Wein y Bernie Wrightson

Una criatura elemental, humanoide de forma vegetal, creada por el afamado guionista de cómics y escritor Len Wein y el maestro dios del dibujo Bernie Wrightson. La Cosa del Pantano es uno de los superhéroes, de los anti-héroes más famosos de la historia de DC Cómics. Con una retahíla de grandes autores detrás donde, por supuesto, encabeza la lista la aportación que hizo al personaje el gran Alan Moore. Esta figura renqueante y mugrienta se convirtió rápidamente en uno de los personajes más icónicos de la Edad de Bronce de DC, y sus impactantes historias se han convertido en clásicos del género de terror gótico. Ahora, por primera vez, todas esas queridas primeras aventuras se recopilan en un único tomo. En uno Deluxe como corresponde a uno de mis personajes favoritos. Un volumen que no me iba a perder y que toca recomendar en este especial mes de octubre en el que el entorno y próxima llegada de Halloween se presta totalmente a leerlo. Y un tomo que se inicia con la historia original La Cosa del Pantano que vio la luz en The House of Secrets #92 (una antología de cómics de suspense y misterio que tuvo una colección paralela denominada House of Mystery), cuyo volumen además contiene los diez números de la serie original de La Cosa del Pantano, es decir, toda la etapa original de Wein y Wrightson al mando de la serie.

Estilizada en un glorioso blanco y negro donde los verdaderos detalles de obras así (¡de Terror!) resaltan, en el cementerio tras La Casa de los Secretos, Abel nos invita a unirnos en la caza de un ser resbaladizo mientras su hermano Caín acecha detrás de una lápida riéndose de su credulidad… Todo, para contar poco después que el agente Matthew Cable lleva a sus amigos, los científicos Alec y Linda Holland, a una cabaña remota en el pantano de Luisiana donde los Holland están trabajando en una fórmula bio-restaurativa ultrasecreta diseñada para estimular el crecimiento hormonal en la vida vegetal. Lo que permite, sobre todo, crecer en terrenos imposibles. Pero en plena investigación, escuchan un golpe en la puerta y aparecen un grupo de hombres que representan a una organización conocida como el Cónclave y que expresan un gran interés en el trabajo de los Holland.

El líder, Maxwell Ferrett, ofrece a los científicos un cheque en blanco a cambio de los derechos exclusivos de su trabajo. Alec les dice que su información no está a la venta. Ferrett se prepara para atacarlos, pero uno de ellos percibe que un coche se acerca a la cabaña y se marchan prometiendo volver. Alec y Linda le cuentan a Matt todo lo sucedido. Y vuelven. Los matones dejan inconsciente a Alec y colocan un explosivo debajo de una de las mesas de laboratorio. Alec vuelve en sí e intenta escapar, pero la bomba explota y lo rocía con varias muestras de la fórmula bio-restaurativa. Su cuerpo estalla en llamas y Alec tropieza fuera y cae en el pantano, muerto. Tras el funeral de Alec Holland, nadie percibe que la fórmula bio-restaurativa empieza a regurgitar en el cuerpo del señor Holland, en esa grotesca cosa del pantano que es ahora, y poco después empieza el horror…

Swamp Thing escala por los acantilados, hay zombis en el pantano y seres aberrados que le persiguen, le secundan, y una serie de médicos que se enteraron de lo ocurrido andan por la zona para hacerse con el ser y estudiarlo. Pero La Cosa del Pantano deambula por el bayou, por esa masa de agua formada por antiguos brazos y meandros del río Misisipi, una red navegable de miles de kilómetros en los que seres de formas ineptas, formas infestadas de mosquitos y otros insectos voladores, todo un cúmulo de monstruos crecidos del libre albedrío vegetal. Y viejos cementerios de los anti-hombres.

La Cosa del Pantano quizás encontró su mayor popularidad durante los años 70 y principios de los 90. Pero aquí está la base, la esencia, el perfume, no la colonia. A puro hedor y horror huele. Tres haches que derivan en un tomo indispensable a poco que te llame este personaje tan misterioso como atractivo. Ubicado en el puesto #28 en la lista de «Los 100 Mejores Héroes del Cómic»; un origen de personaje indispensable.

Reseña: La Sombra sobre Insmouth, de Gou Tanabe y H.P. Lovecraft

Excelente sorpresa el volver a una historia que amo pero en un formato que nunca probé. Y decir desde YA que esta es la edición en la que, sin duda, se debería leer AHORA Y SIEMPRE la siempre maravillosa La Sombra sobre Insmouth. Una historia que he disfrutado en esta genial edición en tapa dura de Planeta Cómic, a la vez que jugaba la distopía imbuida en el juego de cartas tan de moda Arkham Horror LCG. ¡La experiencia fue total! Y es que La Sombra sobre Insmouth es mi relato favorito de H.P. Lovecraft y no solo por la historia, lo que cuenta y cómo se cuenta y toda la meta-historia de creación y publicación que tiene detrás. Pero no contaré más. Eso tendréis que leerlo en la biografía del señor de Providence si queréis saber los detalles.

El caso es que Gou Tanabe lo peta una vez más, tras El color que cayó del cielo y En las montañas de la locura (obra magna, mi amada historia, la mejor para mí en relato largo o novela corta), Gou Tanabe parece tener el don para transmitir lo que uno siente cuando lee al verdadero Lovecraft. Pero en formato ligero, de fácil entrada, lo que pide casi de forma inconsciente el lector de hoy en día. Y tampoco es que obvie cantidad de detalles para presentar lo mejor de mejor y en formato visual maravilloso para el deleite del mejor fan del género de Terror. Y asi contamos con una cubierta sublime (¡Portadaca!) y la semi-portada, o mejor dicho la primera página que encontramos en el interior, con esa especie de lienzo simulando lo real y lo irreal con esa señora híbrido con el niño en brazos… Mmmm… qué queréis que os diga, digno de ser colgado en el frontal de mi salón. En el mío y en el de cualquiera tan colgado de estos temas como yo.

La atmósfera en La Sombra sobre Insmouth está soberbiamente transcrita por Gou Tanabe con tablas muy ennegrecidas, una línea muy realista, las elecciones estilísticas me convencieron, al igual que la decisión de usar citas del texto original para preparar la escena… Pero para la historia en sí, encontramos al narrador ya tradicional que testimonia la experiencia vivida tras el contacto con lo irreal, lo sobrehumano, con esa locura que se va apoderando del personaje hasta incluso intentar quitarse la vida. Quizás uno podría encontrar esto bastante redundante pero recordad que hablamos de un relato escrito en 1931, va a hacer casi un siglo, así que ya imagináis quién ha inspirado a quién en estas tramas.

Estamos ante un tomo que principalmente fue dividido en dos partes y ahora Planeta Cómic nos lo presenta en formato íntegro, lo que es de agradecer. Donde el sensei Tanabe nos lleva desde el principio de la historia hasta el final, del encuentro entre el narrador y Zadok Allen, el hombre de noventa y seis años que de niño fue testigo de muchos de los terribles hechos que se van a contar. El argumento en esencia habla de cómo el gobierno estadounidense tomó el pueblo de Innsmouth a raíz de la denuncia de los hechos que se presenciaron allí y que el mismo protagonista denunció. Asi mismo, narra cómo descubrió la existencia del pueblo mientras buscaba la manera más económica de llegar a Arkham, cómo comenzó a interesarse en él por razones culturales y cómo, recabando información sobre el pueblo y sus habitantes, tropezó con el recelo hacia ambos, marcado con ciertos matices supersticiosos e incluso racistas. Aun así decidió viajar a Innsmouth y vivir -casi sin quererlo-, el horror en primera persona…

Y para los incautos que a día de hoy no conocen esta historia, no contaré más.

Cada viñeta, cada frase, es prácticamente la visión de Tanabe secundado por la sombra del dios-maestro-primigenio Lovecraft. La capacidad de identificarse con la historia, si no con el narrador, es muy alta. Siempre me sorprende lo fiel a la visión lovecraftiana que logra el mangaka y, por supuesto, también señor Gou Tanabe. El adjetivo recomendable se queda corto.

Acaba de llegar a librerías.

Reseña: Melvin Monster 2, de John Stanley

En la anterior reseña dije que Melvin Monster era para mí esa joyita que uno descubre de un autor famoso por otra serie. Una que parecía reservada para mí. Si bien estas viñetas clásicas son igualmente divertidas, proporcionan una sensación un poco más estructurada que lo que uno podía encontrar en La Pequeña Lulú…, también dije que estamos ante ese tipo de historias que tanto han promovido actualmente pelis como Hotel Transilvania. Esa es la idea. La de verlo todo desde el lado del monstruo. Idea que probablemente partiera como inspiración de aquí para los guionistas de Pixar.

Y es que nacido de la locura por los monstruos de la década de 1960, Melvin Monster es un pequeño hombre verde que vive con su mamá y su papá en Monsterville en una casa encantada. Su cocodrilo Cleopatra está constantemente tratando de comérselo, un monstruo en su pared lo despierta todas las mañanas, su novia Little Horror lo mete en problemas y la señora McGargoyle no lo deja entrar con normalidad en la escuela. Y abundan los humanos de espíritu mezquino, probablemente producto de la influencia de la Familia Addams o Los Monsters. Volvemos a tener un volumen con arte ingenioso, abierto de una manera que recuerda muy mucho a los primeros dibujos animados de Hannah Barbara. Las historias van desde tiras de broma de una página hasta historias de varias páginas. En este volumen, Melvin se aventura con Little Horror, inunda la ciudad, el Sr. Rosenose casi se lo come y se enfrenta a su demonio guardián en…

Debo decir que encontré este segundo volumen más divertido que el primero, lleno de humor negro, retorcido y mezquino, que me atrajo en todas y cada una de sus tiras. Una divertida colección de álbumes (aquí cuatro, cinco y seis de una colección que llegó a los nueve), con chistes y gags visuales e ilustraciones que aún gustan incluso cincuenta años después de que aparecieran por primera vez. Cincuenta años, se dice pronto. Un volumen recomendable para el amante del Terror al que también le guste revolotear en esos títulos o tramas que se brinda por el humor. Maravilloso poder tener estas viñetas en tomo recopilatorio.

Diábolo Ediciones trae a nuestro país una joyita del pasado. El tipo de cómic que parece destinado a niños pero que disfruta, por encima de todo, el adulto. Si maduras, te pudres. Eso no lo olviden nunca. Adultos que disfrutan de sus gustos sin un ápice de vergüenza o incomodidad. Y si hombre si, John Stanley (1914-1993) fue un dibujante y escritor de historietas estadounidense que llegó a ser mundialmente conocido por ser autor de La Pequeña Lulú entre 1945 y 1959 pero del que algunos ya nos hemos enamorado y recordaremos, sobre todo, por su fantástica Melvin Monster.

Como dirían en mi tierra, el encanto de este libro está descarrilado (this is off the rails!). Un regalo para todas las edades, cómic que invierte muy bien la dinámica habitual de los cómics infantiles del niño problemático al tener a Melvin como un monstruo agradable rodeado de monstruos problemáticos. Bien dibujada, ingeniosa, muy encantadora y súper recomendada serie a seguir.

¡Regalito genial para Halloween!