Reseña: Strangers Things. Especial Halloween, de Michael Moreci, Todor Hristov, Chris O´Halloran y Nate Piekos

Pase lo que pase ahí fuera y sea el año que sea, estamos en la época más espeluznante del año. Y, ¿qué mejor manera de anunciar la inminente llegada de Halloween que con una historia espeluznante de los niños de Stranger Things? Aún nada de lo contado en las series de televisión ha tenido lugar, lo que se cuenta en el Strangers Things: Especial Halloween ocurre seis días antes de los acontecimientos con el Demogorgon. Es la noche de Halloween en Hawkins, Indiana, y Will, Mike, Lucas y Dustin se disponen a pasar la noche más terrorífica del año contando historias de Terror en el Castillo Byers. Contar historias de miedo. Así que ha llegado el momento de revelar el secreto mejor guardado del pueblo. Es hora de hablar del Devorador de Niños de Hawkins.

Dark Horse Comics en USA y Norma Editorial en nuestro país, siguen publicando estos one-shots del grupito de niños más famosos del momento. Este Especial Halloween es un cómic ligero, escrito por Michael Moreci, un cómic que presenta ilustraciones muy logradas de Todor Hristov, colores de Chris y rotulación de Chris O’Halloran. Ah, y una genial portada del siempre interesante en Twitter, Francesco Francavilla. Y es que siempre me pareció irónico que, dada la naturaleza de la serie, la 1ª Temporada de Stranger Things se saltara directamente Halloween y comenzara una semana después. Ya sé que la 2ªT sí que es en Halloween y que probablemente estaba ya todo pensado a futuro. Pero cuando aquello pasó ante mis ojos (o cuando ves la 1ªT por primera vez y sabes como va todo en nuestro grandioso género de Terror), ese tema ralla. Lo ideal es aprovecharlo. Así que me ha encantado ver que no fui el único que quedó pillado con esto; Michael Moreci también. Y este guionista decidió aprovechar la oportunidad para insertar una anécdota terrorífica en la vida de este grupito-rolero de chicos, antes que todo diera un giro…, literalmente.

Es la noche de Halloween en Hawkins, Indiana, y Will, Mike, Lucas y Dustin se reúnen en el Castillo Byers para comer chuches y asustarse unos a otros con historias espeluznantes. Will revela una que dice ser verdad. El Devorador de Niños y bueno, casi que el titulo lo revela todo, ¿no? Pues no. El “Child-Eater of Hawkins”, es una historia clásica de miedo en Halloween, pero con varias vueltas de tuerca. Y si bien hay un giro hacia el final, quizás te lo tomes a broma, o quizás no. Así que al ser un one-shot, ¿leer, usar y tirar? Para nada, ¡a la colección va!, esta historia rápida de leer, eso sí, pero de las chulas que es mejor no spoilear.

Michael Moreci comprende lo que los lectores quieren. Los cómics de Stranger Things nunca intentan expandir la mitología mucho más allá de las películas. Los personajes y el entorno creado son tan ricos que se podría, por supuesto. Pero debe haber un acuerdo legal por ahí en el que poco se puede tocar. No obstante, los cómics leídos hasta ahora sí que captan ese ambiente de los 80s que tiene la serie. Las historias de Terror allí funcionan. Funcionan muy bien y son de fácil lectura y deleitan a todo el que vivió aquellos maravillosos años con disfraces de personajes de Star Wars, películas de zombies de George A. Romero, rol, cómics y pósters de Footloose en las habitaciones.

Todor Kristov fue una gran elección para esta historia. Realmente, da vida a cada uno de los personajes y los hace fácilmente reconocibles. Los niños sentados alrededor de la fogata están muy conseguidos. Casi que se puede escuchar el crepitar del fuego y los inquietantes ruidos nocturnos del bosque donde se encuentran. La historia principal (dentro de otra historia) cobra vida de manera brillante, muy evocadora y gracias a algunas elecciones artísticas inteligentes, los elementos de Terror funcionan hasta convertirse en una historia de miedo.

Strangers Things: Especial Halloween se puede leer fácilmente sin haber leído otros cómics de Stranger Things. Incluso sin haber visto la serie. Además, es un punto de partida ideal para los que quieran entrar por primera vez a este mundo creado por los hermanos Duffer. ¡Qué mejor que una leyenda urbana real para leer esta noche de Halloween!

Reseña: Nuestros Encuentros con el Mal, de Warwick Johnson-Cadwell y Mike Mignola

Sabéis que gozo muy mucho esta época del año con el Terror. En general, siempre: terror escrito, terror leído, terror visualizado, me va a encantar. Stephen King, H.P. Lovecraft, M.R. James, Mike Mignola, John Carpenter, Jordan Peele, lo que está haciendo Mike Flanagan… El buen Terror en cada una de sus facetas me llama en esta época del año, cosa mala. La noche de Halloween llama a la puerta. Es una manía o un recordatorio que se convierte en ritual todos los años. Y el cuerpito lo sabe. Por que los ojos, los gustos, se encaminan a querer leer cositas chulas del que es para mí, el mejor género de todos. Y Norma Editorial debe saber algo de estas sensaciones pues todos los años publica títulos muy chulos para el fan del miedo. Hoy os hablo de uno de los pocos títulos que mi corazón taquicárdico espera con ansia cada nueva publicación. Las aventuras del Profesor J.T. Meinhardt y su ayudante el Sr. Knox son dos tipejos con una obsesión: matar vampiros y aberraciones nocturnas en los siempre tenebrosos países del Este. Una obra surgida de la mente de Warwick Johnson-Cadwell y que el maestro Mike Mignola (Zombie´s World. Hellboy, Cazador de Brujas, Baltimore, Frankenstein Underground, Bogavante Johnson, A.I.D.P.), acoge para su mundo con los brazos abiertos.

Nuestros Encuentros con el Mal, son historias de Terror. Terror del bueno, como se dice en esta casa. Terror llevado en ocasiones al lado cómico del estilo (y en el número anterior lo menciona Mignola) películas clásicas y maravillosas de finales de los años 60s como El Baile de los Vampiros, de Roman Polanski. Una trama que se toma en serio el Terror pero que no se toma en serio a sí misma. Además, Nuestros Encuentros con el Mal se convierte en un maravilloso añadido al Mignolaverso que sigue en constante expansión. Un mundo (diría que el nuestro años atrás) donde en varios rincones del planeta los monstruos brindan por el Mal.

El profesor J. T. Meinhardt y su asistente, el Sr. Knox, son dos especímenes que en Nuestros Encuentros con el Mal continúan con su eterno trabajo de clavar estacas, incendiar ataúdes y echar abajo mansiones que esconden grandes señores endemoniados. En esta ocasión, varias historias, casi unidas una con la otra, nos llevan a los Cárpatos, fuente de inspiración para el Terror, zona embrujada y repleta de leyendas. Como introducción encontramos La Muerte de Lady Ruthven, que presenta una escena de persecución de carromatos que recuerda al clímax y escena similar que sucede en el Drácula, de Bram Stoker. Donde conocemos a la Srta. Mary Van Sloan, de la que aún no sabíamos nada, otra mata-vampiros. Kurtz, el Duque Perdido, también toca el tema vampírico aunque de una manera bastante inusual; en esta historia, el Profesor y el Sr. Knox hacen poco por derrotar al tirano vampiro Kurtz. Otros vampiros de la aldea de Lodzarak ya se la tienen jurada.

Muy molona esta historia.

Las dos primeros cuentos de esta pequeña colección presentan un potencial tremendo que te lleva de todas-todas a esa zona quejumbrosa de la vieja Europa. Está chulo ver que al igual que el resto del Mignolaverso, en estos “cortos” abundan las referencias a obras literarias, joyitas del género, que solo los buenos lectores conocen. Por ejemplo, el nombre de Lady Ruthven se toma del cuento de El Vampiro, de John Polidori, que es conocida como la primera historia de vampiros escrita en inglés. En cuanto al Duque Kurtz, su crueldad es similar a la del tipo que comparte su apellido en El Corazón de las Tinieblas, de Joseph Conrad.

El arte de Johnson-Cadwell está impregnado de tonos oscuros y líneas ásperas. De unos colores poderosamente bellos, verde-oscuros que nos trasladan a bosques frondosos como si de una puerta dimensional se tratara. Su escritura, por otro lado, es nítida. El humor llega en la historia de Blackwater, donde una coalición de mini-vampiros han quedado a medio convertir por el monstruo más malvado de la zona… A medio convertir, sí, jajaj. Para después toparnos con que Earl Cannon Taganrog y Devilt Pietros y cómo no han podido superar su amarga rivalidad ni siquiera en la eternidad. Siegfried, para mí también fue cómico leerlo. O al menos, recuerdo tener una sonrisa en la cara mientras lo leía en mi sofá bajo una luz tenue y oyendo de fondo el silencio de la noche. Cambia la tradición gótica al convertir a los cazadores de vampiros en la presa de un hombre lobo inteligente. Un cazador de cazadores de vampiros, jeje.

Nuestros Encuentros con el Mal es diversión. Otro cómic súper indispensable, joyita a disfrutar para este Halloween raruno que se avecina. Para el amante del Terror, de los vampiros, de las buenas historias, no comprar Nuestros Encuentros con el Mal o su anterior El Sr. Higgins Vuelve a Casa, es perder dinero. Más claro, agua bendita.

Reseña: El Fin del Mañana Vol.1, de Brian Azzarello, Jeff Lemire, Keith Giffen, Dan Jurgens, Jesús Merino, Aaron Lopresti y Patrick Zircher

Es ya normal ver que Brian Azzarello da una vuelta de tuerca a cualquier argumento. Se lo lleva a su terreno y ahí, esplende. ¿Qué ocurre? Que si se rodea de Jeff Lemire, Keith Giffen y Dan Jurgens y junto a dibujantes de la categoría de Jesús Merino, Aaron Lopresti y Patrick Zircher, pues sale algo tan épico y tan molón como es el arco El Fin del Mañana. Un primer volumen recopilatorio de dos que acaba de publicar ECC Ediciones en estas ediciones tan chulas y llevaderas que hace últimamente. Bien. Ahora quiero comenzar diciendo que leí semanalmente en cómics USA cada número de los que recoge esta edición. Semanalmente, a medida que se publicó. Semanalmente. Lo que provocó que no hubiera ninguna duda de que quería esto recopilado para disfrutarlo de un tirón, una segunda revisión del material que me diría si de verdad era una trama que merecía sitio en la balda comiquera. Bien. Ni que decir tiene que sí, es una obra que se disfruta más así. Siempre, cuando se lee de seguidas. Y de una sola vez, o dos, ya ni os cuento. Soy de la opinión de que las grapas fueron/son un invento para crear hype, además de tener como objetivo ayudar al jovenzuelo con sus gastos. Pero perjudica mucho la trama, sobre todo, sí es muy extensa. Siempre. Siempre la trama. O si no, prueba a ver una buena peli, cada día, solo diez minutos de ella…

El Fin del Mañana tiene mucho-mucho para disfrutar si eres de los fans de DC que buscan una versión diferente de algunos personajes segundones pasando a primer plano. El equipo de redacción de El Fin del Mañana (¡Brainstorming!) siembra varios arcos diferentes desde el principio y me alegré de ver que con el flujo del intercambio, son mucho más estrictas y agradables esas historias así recopiladas. La introducción del personaje de Terry McGinnis en DCU (¡el Batman del futuro) es muy entretenida. En esta colección, los guionistas trabajan a través de las historias un ritmo enérgico y agradable. Sientes que la serie realmente acelera a medida que avanzas. Varios personajes se destacan en estos primeros veintitrés números, sin contar los dos especiales por serie de Superman y Batman. Terry McGinnis es atractivo y entretenido en cada página que aparece. Bruce Wayne, envia al pasado a dicho aprendiz, pero en cuanto llega a una época imprevista, apenas cinco años tras el presente, el fin de todo ya se ha puesto marcha. Y la ayuda proviene de Firestorm, Mr. Terrific, Frankenstein o un nuevo Superman. Las cosas se ponen mal, muy mal, y aquí es donde hay que elogiar al equipo de guionistas capaces de cosntruir un mundo, una realidad, dentro de tan solo cinco años, que asusta. Lo suficientemente dinámica como para querer saber más.

Y más. Como os decía, El Fin del Mañana sigue una variada selección de personajes en distintos lugares. La gran variedad de historias evita que el arco repita ritmos; los guionistas incluso cuentan el paso del tiempo dentro del cómic. Una de las primeras alegrías, al menos para un fan como yo, es que buscan destacar a los personajes de la serie cancelada de Los Nuevos 52. En una sucesión bastante rápida, tenemos Stormwatch, Frankenstein, Amethyst, Firestorm y Grifter, y justo cuando estaba pensando Lo que lo haría perfecto sería… entonces, efectivamente, Voodoo sale en la página siguiente. Sé que esto no atraerá a todos, debido a que los títulos de estos personajes en sus series se cancelaron aparentemente debido a las bajas ventas, pero puedo argumentar que es probable que la reunión de todos aquí sí que atraiga a algunos de vosotros como pasó conmigo. Tengo debilidad por los personajes desvalidos, que le vamos a hacer.

Supongo que El Fin del Mañana mola en gran medida porque solo tiene cuatro guionistas, y cuatro potentes: Brian Azzarello, Jeff Lemire, Dan Jurgens y Keith Giffen. La mano de Lemire es evidente en los aspectos y el crédito creado para Frankenstein. Muy guapo el personaje en todos los sentidos. Nos deja también personajes enormemente atractivos, conceptos como S.H.A.D.E y su Granja de Hormigas, Ray Palmer como asesor científico (algo muy de Terror), un elenco de apoyo como Father Time (¿Padre Tiempo?) y Nina, la mujer sirena, Emiko Queen y John Diggle. Equinoccio de la Liga de la Justicia Unida y el conmovedor discurso de Animal Man sobre su amistad con Green Arrow, son la repera. Hay también Bat-Personajes presentes. Y Wonder Woman, quizás sorprendentemente, aparece poco. Azzarello inyecta algo de realidad, en el encarcelamiento de Frankenstein, Amethyst y Hawkman en un apartado lugar dentro de un nave espacial y… Bueno, poco os puedo contar más, porque, en realidad, este tomo da para contar mucho.

A veces, es difícil preocuparse por los personajes de historias de realidad alternativa, pero tal como está configurado El Fin del Mañana con «personajes menos deseados”, funciona mejor de lo que hubiera pensado. Terry McGinnis, de treinta y cinco años por delante, lo ve como el pasado, no el futuro, y eso ayuda a que parezca menos una historia de futuros y desenlaces interminables (donde coches voladores y otras tecnologías pseudo-futuristas comienzan a parecer extravagantes). Con un salto de tiempo tan corto, muchos de los personajes, aún son inminentemente reconocibles, incluidos los de Tierra 2 que aparecieron a mitad de camino. Sin embargo, un cambio bienvenido, como se evidencia en el funeral de Green Arrow, es que cinco años en el futuro, todos los héroes se conocen entre sí, y hay un mayor sentido de comunidad que el que tenemos en el Universo DC actual. Ha pasado un tiempo desde que vimos un funeral de este tipo con una «escena multitudinaria» y fue maravillosamente nostálgico.

El Fin del Mañana zumba en muchos frentes. Es genial ver a Lois Lane recibir algo de atención, y el misterio del Superman enmascarado me cautivó por completo, incluso habiéndolo leído ya. El uso de Emiko Queen como la nueva Flecha Verde, con Diggle, fue de nuevo un gran toque, y quede muy intrigado por esa historia de «posible guerra en Tierra 2». En resumen, Frankenstein, Amethyst y Hawkman son un equipo divertido, que recuerdan a Adam Strange, Animal Man y la propia excursión espacial de Starfire en Los Nuevos 52. El apartado gráfico sí que es un vaivén de dibujantes que no le hace nada bien a las diferentes tramas. Ocurre siempre que se mete a demasiada gente. No me malinterpretéis, son la mayoría dibujantes de calidad que cumplen su cometido, pero no cuaja para nuestros ojos tanta diferencia en ciertos momentos. Con tantos cocineros en la cocina, generalmente, se da algunos pasos en falso… Pero dejando de lado la criticidad -porque sinceramente aquí no toca- disfruté mucho de esta colección. El Volumen 2 caerá sí o sí. Tienen sitio en la balda. Hombre, por favor, pero qué preguntas son esas.

 

Reseña: Knock Out. Tres Historias de Boxeo, de Jack London. Ilustrado por Enrique Breccia

Entre los que amamos los libros bien hechos, uno de los comentarios más frecuentados es, menudas ediciones ilustradas se marca Libros del Zorro Rojo. Una editorial que rezuma arte y pasión por los libros, donde podréis encontrar ediciones joyitas de obras de los grandes, rescates de clásicos, ilustrados por notables artistas. Julio Cortázar, los cuentos de Andersen, Edgar Allan Poe, Alejandra Pizarnik, el genial Harry Clarke, los poemas censurados de Baudelaire, Kafka, Wells o el propio Drácula, de Bram Stoker; cobrando vida gracias a los impactantes dibujos de Santiago Caruso, Pat Andrea o el gran Enrique Breccia con sus potentes sombras, entre otros. Y no lo digo yo. Una editorial Premio Nacional a la Mejor Labor Editorial en 2011 por el Ministerio de Cultura de España y Premio a la Mejor Editorial Europea en 2015, otorgado en la Feria del Libro de Bolonia. De hecho, os aconsejo desde ya que, si buscáis un clásico para regalar, algo original, busquéis primero si existe dentro de Libros del Zorro Rojo. Todo el mundo quedará satisfecho. Es por ello que cuando vi que editaban Knock Out: Tres Historias de Boxeo del eterno Jack London, no dudé un segundo en conseguirla. Ilustrado para colmo por el maestro Breccia, siempre oí hablar muy bien de estos tres cuentos que -ahora sí estoy de acuerdo-, marcan al lector y su forma de pensar sobre los anhelos de un hombre en horas bajas, la dependencia del puto dinero, lo que es capaz de hacer una persona por que a sus hijos no les falte un plato de comida. La presión. Que nuestros hijos vivan siempre mejor que nosotros.

Leí El Combate (The Game, 1905) y a día de hoy, es una historia que he leído ya cuatro o cinco veces. Aunque más bien es una novela corta, no se tarda mucho en leer por que está maravillosamente bien escrita. Es inspiración pura para cuando quiero escribir escenas de amor. Genevieve se encuentra con Joe en la tienda de dulces donde trabaja. Ambos quedan instantáneamente enamorados el uno del otro. Después de bailar alrededor de su timidez (el tonteo), comienzan a pasear juntos por parques públicos, hablan, o incluso pueden pasar una tarde en silencio el uno con el otro. Se enamoran, planean casarse, tener una vida maravillosa juntos. Lo que no sabe ella ella hasta poco después es que él es un boxeador famoso. “El Juego” lo tiene atrapado, y no quiere dejarlo. Pero tampoco quiere que su amor se termine. Así que eventualmente acepta renunciar al boxeo, prometiendo que su próxima pelea por el título será la última. Se casarán al día siguiente, tras el combate…

Un Bistec (A Piece of Steak, 1909) está considerado uno de los mejores relatos de boxeo jamás escrito. Y uno de los mejores relatos, en general, diría yo. Fue escrito entre abril y mayo de 1909 y costó quinientos dólares a The Saturday Evening Post para ser publicado en noviembre de ese mismo año. Historia sobre las luchas de la pobreza y el conflicto entre la edad y la juventud. Historia de las que te marcan. Tom King es un viejo boxeador australiano que atraviesa tiempos difíciles. Se termina una simple comida de pan y caldo, todavía tiene hambre, su esposa e hijos no han comido nada. Su esposa gastó el último centavo en comprar lo que tiene delante e incluso pidió harina al vecino. Pero Tom está listo para pelear contra Sandel, un boxeador mucho más joven, que acaba de llegar de Nueva Zelanda, y con el que todos quieren probar su valía. Tom está hambriento, cansado y agotado por las peleas: ¡Caramba, ni siquiera puedo comer un trozo de carne!, le dice a su esposa, haciéndose eco del título. Cuando era joven podía luchar sin cansarse nunca, y lo más importante, ganar y ganar. Ahora, sin embargo, ni siquiera tiene dinero para comprar comida para su familia y pagar el alquiler. Ni siquiera tiene para llevarse a la boca, un trozo de carne que quizás pueda salvarle la vida…

Brillante. No digo más. El poso que deja… Uff.

El tercer y último relato ilustrado por Breccia es El Mexicano (The Mexican, 1911). La historia se centra en Felipe Rivera, hijo de un impresor mexicano que había publicado artículos favorables a los trabajadores en huelga en las centrales hidráulicas de Río Blanco, Veracruz. Trabajadores que sufrieron el ataque de las tropas federales y fueron masacrados. Pero Rivera escapa trepando por los cuerpos de los fallecidos, incluidos los de su madre y su padre, y se dirige a El Paso, Texas, donde entra en contacto con la Junta Revolucionaria Mexicana. El destino de la Revolución pende de un hilo mientras la Junta se esfuerza por financiar los ejércitos revolucionarios. Rivera, que ha estado boxeando en el circuito local para apoyar a la Junta, decide pelear contra el conocido boxeador Danny Ward para asegurar los fondos que necesita la Junta. Negocia un contrato en el que solo el ganador se llevará toda la pasta. La pelea dura diecisiete asaltos. Los deseos de venganza puede que sean un impulso demasiado grande.

Jack London es enormemente conocido por sus historias de aventuras (La Llamada de lo Salvaje, Colmillo Blanco, etc…), pero también fue un tipo preocupado por los problemas sociales (La Gente del Abismo), la pobreza en los barrios bajos, el anciano maltratado, los sueños que se van, la fuerza que nos deja… Libros del Zorro Rojo reedita, en un nuevo formato, esta magistral y pequeña antología de relatos de London que muestra uno de los numerosos intereses del autor. Un escritor que buscaba sensaciones, y que fue capaz de trasladarnos su pasión por más de una.

Genial traducción de Patricia Willson, por cierto.

Reseña: Biblioteca DC Black Label. Batman. Victoria Oscura, de Jeph Loeb y Tim Sale

Lo más de lo más. Así etiqueto yo estas ediciones especiales que ECC Ediciones está publicando sobre el Caballero Oscuro. Ediciones de lujo a precios competentes. A ver, no veáis siempre el lado malo de las cosas, lo enseña el orejas picudas. No es que nos saquen lo mismo una y otra vez, vedlo así: ¿no es mejor tener varias opciones para elegir a la hora de ir a por un titulo? En cartoné, en tapa dura, en tapa dura con brilli-brillis, en tapa dura con brilli-brillis con el lomo de hojas en negro… Tener donde elegir. Y así cada uno que consiga lo que más le mole del Caballero Oscuro en sus mejores tramas. Eso es Biblioteca DC Black Label. Otra cosa es que seáis megafans y lo querráis todo. Que os de coraje que vuelva a salir una edición más bonita, más chula que la que tenemos y de una historia molona encima. Eso, my friends, es la verdadera definición de frikismo. Frikismo del bueno. Una virtud de coleccionista de la que nos tenemos que sentir orgullosos. Despreciando el tono despectivo que les dan ciertos insensatos muggles.

Batman: Victoria Oscura es un titulo que muchos esperamos con ansia en su día. Si no lo sabéis ya, muchos deberíais saber que, cómic que se junten Jeph Loeb y Tim Sale, cómic que debéis comprar. O al menos, leer. Jeph Loeb (Batman: Silencio) y Tim Sale (Superman: Las Cuatro Estaciones) se embarcaron en un ambicioso proyecto, punto de inflexión de sus respectivas carreras: la aclamada serie limitada Batman: El Largo Halloween. Todo un clásico moderno, una trama que disfruté algún Halloween que otro atrás en el tiempo. Recuerdo incluso en qué lugar la iba disfrutando por capitulos y pausadamente; pues rápidamente me di cuenta que así debía leerse. Tras el éxito, entre los años 1999 y 2000, Jeph Loeb desarrollaron la esperada secuela, Batman: Victoria Oscura, otra exitosa serie limitada, no tan poderosa como El Largo Halloween (pero es que la primera es un escándalo), pero aun así disfrutable.

Victoria Oscura comienza justo donde se quedó El Largo Halloween. Aunque la historia pudo terminar en una «victoria» en cierto sentido, todo lo que sucedió con el misterio de Festivo realmente afectó a todos. La tensión en el matrimonio de Gordon y la pérdida de Harvey Dent (ya sabéis algunos a qué me refiero) fueron dos hechos notables. Además de recordar al lector sobre todo lo sucedido, el cómic continua abordando los problemas personales que enfrentaron los personajes durante el arco anterior. Y aunque el cómic proporciona una breve descripción de todo lo sucedido, lo ideal es que leas El Largo Halloween antes de comenzar esta entrega. No es imposible entender lo que pasa, pero siento que es una lectura mucho más agradable si se toma uno el tiempo para involucrarse al completo.

El escenario del cómic se remonta a los primeros años de Batman. La forma en que está escrita la entrega y los problemas que aborda realmente hacen que te cuestiones cómo le afectaron los eventos pasados. La historia comienza con las cosas no tan bien para Gordon. Su esposa y su hijo se han ido y él llora la pérdida de un amigo, completamente solo, e inmerso de todas-todas en el trabajo. Además, el nuevo fiscal de distrito no parece tan interesado en la aprobación de Batman. Pero no pasa mucho tiempo para que aparezcan más señales. Con Selina (dentro y fuera del traje de gato) jugando un papel importante ahora, rápidamente advierte a Batman que Dent está en peligro. Además de todo esto, los asesinatos de Festivo han comenzado de nuevo y como podéis imaginar, Batman no se toma muy bien estar equivocado. Es aquí donde vemos un raro atisbo de Bruce Wayne afectado por lo sucedido. En una sincera charla con Alfred, le cuenta lo de Dent y cómo estuvo a punto de compartir su identidad con él y cómo se siente frustrado por no poder encontrarlo. Una vida, un trabajo, donde no se le permite equivocarse. Aun así, esto no le impide salir a las calles de Gotham para luchar contra el crimen, y habrá muchos encuentros diferentes en esta entrega; intensas escenas de interrogatorios, pandilleros violentos y algunos de los villanos favoritos haciendo acto de presencia -El Pingüino, El Joker, El Espantapájaros y, naturalmente, Dos Caras-. Una serie de eventos que irán poniendo en tensión a todos, asesinatos, donde tras Festivo, Batman observa la repetición de un patrón criminal similar que se está cobrando víctimas en el Departamento de Policía de Gotham. Un nuevo asesino que tiene en jaque al Caballero Oscuro, mientras la ciudad se va a pique. Y Dick Grayson, requiriendo atención.

Le pregunté a un amigo una vez que puntuación sobre 5 le daba a Victoria Oscura. Me dijo: 4,6. Wow! ¿Y El Largo Halloween entonces?, salté. Aquí se limitó a alzar un dedo y hacer una espiral en el aire a ritmo de fiesta-fiesta. Son cosas que se le queda a uno grabado en la masa gris. Puede ser una buena definición para recomendar esta obra. Una 4,6 sobre 5 y la otra: ¡Fiesta-Fiesta! Joyita al canto, que dice otro. Tanto si eres nuevo en los cómics como si eres un fan desde hace tiempo, Victoria Oscura y El Largo Halloween son dos cómics que deberías leer. Y cada no mucho, releer. Historias que entusiasman, clásicos que incluso ayudan a reconciliarte con el noveno arte, indispensables. Todavía no entiendo como aún no se ha llevado al cine esta trama. Si me dedicase al cine, el gran Cthulhu sabe que este hubiese el primer arco argumental en filmar. No os quepa ninguna duda. Ah, y basta ya de filmar inicios sobre Batman. Hasta mi perro lo conoce.

Reseña: Space Bandits, de Mark Millar, Matteo Scalera y Marcelo Maiolo

A las novedades de Millar en nuestro país hay que estar siempre atentos por la sencilla razón de porque sí. Y más cuando se meten en algo tan rancio, tan ochentero, tan nuestro como es el argumento de Space Bandits. Una primera escena: dos bandidas, una de ellas famoso en toda la galaxia y la cosa poniéndose fea cuando ambas son traicionados y abandonadas a su suerte. Del tirón. ¿Un homenaje en toda reglas a Tango & Cash? Madre mía, madre mía, ahora tienen que encontrar una manera de escapar de cárcel espacial para poder vengarse de sus antiguos «amigos». ¿Y sabéis lo gracioso? Que muchos de los que estáis leyendo esto no sabéis ni quienes eran Tango & Cash… Madre mía. Como suele pasar, quedas enganchado con Mark Millar al momento. Da igual la obra con la que te inicies. Millar presenta bien la narrativa en Space Bandits, te lanza un argumento que se dispersa en varias direcciones, pero aun así nunca te sientes perdido mientras pasas de un escenario a otro. La caracterización es otro punto fuerte. Aunque como mencioné, rinde un homenaje demasiado evidente cambiando únicamente el trasfondo, este hombre tiene el don (junto al enorme dibujo de Matteo Scalera) de aportar personajes frescos en un contexto rimbombante. Los eleva a otra dimensión, y por encima de los arquetipos genéricos, Millar es un grande entre los grandes.

Space Bandits es de todas-todas el cuento de una venganza que involucra a un elenco de personajes convincentes centrados en Thena Khole y Cody Blue. Se le puede acusar de lo mismo de siempre: se ve a leguas que es un guión básicamente escrito para serie de televisión (ya sabemos del hermanamiento de Millar con Netflix), pero es que es así, puedo imaginarme toda y cada una de las páginas de Space Bandits en la pantalla. Un cyberpunk y western espacial mezclados, al estilo Blade Runner haciendo un mix con Firefly o Cowboy Bebop; y un poquito de Akira, por que no. Todos esos elementos que siempre estuvieron para los niños de los 80 en el futuro, y definitivamente están en el futuro, porque, como todo el mundo sabe, los 80s son el verdadero futuro.

Así que hablemos de la trama: Thena Khole y Cody Blue se encuentran entre los criminales más buscados del universo. Cody lidera su propia banda de forajidos a sueldo para cometer robos, pero también es conocida por ser blanda porque siempre lo hace de manera que nadie resulte gravemente herido o muerto. Bastante inusual para el líder de una pandilla, pero solo es una razón más para ser increíblemente adorada por sus fans. Al otra lado, están Thena y su novio, Yiggo Lust, que usan sus recompensas como herramientas para elaborar aún más. ¿Cómo? Finge ser una cazarrecompensas, entrega y recoge la pasta, luego ella lo manda todo a la mierda con una explosión y en la puerta le espera su conductor para la fuga. Es una forma bastante rápida de ganar mucho dinero, y también es fácil, si tienes a Yiggo, por supuesto. Piloto a batir. Todo va según el plan para Cody y Thena, hasta que ambos son traicionadas, puestos sus pellejos en un plan maquiavélico, para que acaben en la trena. Y a partir de ahora, dos chicas furiosas, llenas de odio que claman venganza. Nada va a ser bonito. Patear traseros es una frase que se va a quedar corta en el Universo…

Este genial volumen, disfrutable a tope para los que amamos los Ciencia Ficción dinámica de acción y diseño y ambientación por encima de todo, recopila los cinco numeritos de esta miniserie que es todo un espectáculo. El artista Matteo Scalera lo es con sus lápices, se ponga en el contexto que se ponga. Además, cuenta aquí con los colores de Marcelo Maiolo que son absolutamente hermosos. My friends, en Space Bandits, se junta todo. Pero la verdadera fuerza de esta obra es la construcción del diseño estelar, digna de una buena serie de TV o de un buen libro de rol. Que sí, que tiene sus elementos estrafalarios que rinden homenaje a tópicos clásicos, no obstante, eso que hace que sintonices y admires lo que va sucediendo, y tus ojitos también repararán en el conglomerado exterior.

Dicen que Millar es siempre resultón. Me parece un insulto. El cyberpunk aquí creado no es solo digno de pantalla, es digno de ser ampliado en cualquiera de las facetas frikis que conocemos. No soy fanático de Millar pero con esta obra me ha tocado la patata por que ha sido capaz de llevarme a ese lado del disfrute de cuando vi por primera vez El Imperio Contraataca, El Quinto Elemento o la mismísima Tango & Cash. Además, el tito Millar deja siempre en el lector esa sensación de anhelo. ¿Estamos ante el Prólogo de una historia mucho más amplia?

En Netflix, dicen.

Veremos.

Reseña: Trol, de Luis Pérez Ochando

En verano, los días son especiales, incluso en algunos lugares pueden suceder prodigios. Pero donde hay luz siempre hay oscuridad, donde hay alegría también se llora. En uno de esos días de verano un simple y celoso deseo se convierte en una pesadilla para una niña cuando termina con un monstruo por hermano. Los padres no ayudan mucho, ellos no ven ningún Trol y si a un bebé. Aquí es cuando me detengo en la lectura para sacar alguna conclusión: ¿Tiene razón la niña? O es tanta el ansia de un nuevo hijo que no ven los padres la realidad, no sabiendo distinguir un Trol de un niño…

Destacar la bella portada y pequeñas ilustraciones interiores de Diego A. Bartolomé y un bonito prólogo de Óscar Brox. Nuestro autor Luis Pérez Ochando ha escrito una novela corta de género fantástico con un fondo de terror narrado desde los ojos de una niña. Un toque infantil que conmueve y asombra.

Las páginas de este corto están construidas a partir de una prosa que se lee con toda la gracia de la poesía, aunque las hermosas palabras se entregan con una sensación de extrañeza que incomoda al lector. No es un cuento para dormirse, intuyes que aquí hay más de lo que parece. Sabes que vas a sufrir con la lectura. No importa lo bonito que sea ese bosque donde va la niña a nadar, el cielo azul claro, las libélulas, el frescor de la sombra, todo desaparecerá para traer dolor. No sabes cuándo, pero ocurrirá, por que la magia dejada a su suerte funciona bastante bien sin la participación de adultos. Los niños son particularmente hábiles para recibir esa magia y prosperar en ella. Es el mundo de las reglas y las expectativas lo que distorsiona la alegría. Las cosas que alguna vez fueron hermosas se convierten en una burla de sí mismas. Las intenciones inocentes adquieren resultados siniestros y la magia se convierte en algo espantoso.

Trol captura esa transición y la entrega.

Una historia tan hermosa como siniestra, conmueve el corazón de la inocencia y te asquea el comportamiento adulto. El corazón se te acelera, no se os calmará, cuando empezáis a intuir que es la realidad, lo que la niña entendió y eso que forma parte de la familia y hay que tratarlo bien.

¿Qué define la realidad? En verdad, la realidad es un espejismo que vacila cambiando según la perspectiva. ¿Es un niño pequeño? ¿Es un monstruo? ¿Es otra cosa? Nunca sabremos porqué la madre de Caperucita Roja la dejó introducirse sola en un bosque donde había lobos. Tampoco sabremos si Alicia tomó el té con un conejo u otros seres… En Trol, Luis Pérez Ochando nos escribió un cuento o tal vez más de uno permitiéndonos con ello que cada cual le ponga el final que le permita… Para poder dormir cuando llegue la noche.

Increíble historia e inolvidable.

Reseña: Relatos Fantasmagóricos de las Montañas, de Junpei Azumi, Junji Ito y VVAA

Un volumen de relatos de Terror. ¿Qué hay más apetecible que esoe en esta época del año? ¿Pero manga, con Junji Ito por ahí entre los entresijos de algunas historias? Es como ir al cine a ver lo que uno quiere, con la persona que quiere y donde tiempo y astros se han alineado para que todo funcione a las mil maravillas. ECC Ediciones la ha traducido como Relatos Fantasmagóricos de las Montañas y curiosamente el mercado estadounidense como Mountain of Gods, pero el nombre real del volumen es Yama Kaidan, antología escrita por el escritor más importante de historias fantasmagóricas de las montañas, Junpei Azumi, ahora transformados en manga. Y donde autores como Junji Ito, Mimiki Ito, Akemi Inogakawa y otros, aportan dibujo. Una idea chulísima, pues Relatos Fantasmagóricos de las Montañas no es otra cosa que lo que su titulo indica: historias contadas por excursionistas que tuvieron un encuentro o desencuentro con algún tipo de terror. Un Terror del bueno, como digo yo, del que increpa y te lleva a pensar que harías tú en situaciones así. Y siendo japonés, siendo manga, muchas veces tiene valor el primer impacto, el primero golpe o aparición haciendo acto de presencia. Apariciones que marcan.

En el manga de Terror esto es siempre espeluznante. El arte es como siempre, asombroso. Lo digo una y otra vez, y no sé ustedes, pero los trazos e imágenes de Junji Ito se me quedan en la mollera por días. Es un maestro. Ni que decir tiene que tiene un don y por eso adquiero todo-todito-todo en lo que participa. Su obra en cada manga es horror y belleza. No obstante, aquí solo participa. Una historia que habla sobre tres excursionistas que comparan sus caminatas y como cada uno de ellos se toparon con lo peor de lo peor. La tarde se vuelve gris, el ambiente se condensa, la reunión pronto se vuelve espeluznante cuando el tema de una excursionista desaparecida entra en la conversación. Todo lo que saben es que ella salió de excursión desde la misma cabaña en la que ahora se encuentran. Iba feliz, según el dueño del recinto, pero la encontraron muerta en un sendero tras una nevada. Esto trae a la mente de los reunidos encuentros espeluznantes que cada uno decide contar. Uno narra su encuentro con un hombre muy delgado y burlón que le perseguía, otro con algo muy antinatural que acosaba su tienda de campaña y el otro habla de… Pero, ¿se resolverán algúna vez esos misteriosos encuentros que la gente que hace senderismo descubren en las desoladas montañas?

La trama que os he contado abre esta genial antología. Junji Ito aportando sus ilustraciones al genil inicio del relato de Azumi. Pero hay más. Historias de fantasmas, sucesos antinaturales con alguna fuerza malévola detrás y la mayoría sin ninguna explicación al respecto. O sea, los fantasmas que nos asustan de verdad. El Mal por que sí. Relatos Fantasmagóricos de las Montañas es un tomito que se lee de una sentada. Ideal para este atracón “halloweenero” que nos estamos dando algunos. De hecho, dos días después decidí releerlo porque para los que amamos el Terror, esta antología tiene una inspiración, un potencial enorme… La cara de mueca del hombre burlón aún permanece en mí. El hombre burlón es un ser que me encantaría ver en cine. Lo digo siempre, no sé por que Junji Ito no está haciendo ya cosas para la gran pantalla por que realmente es buenísimo en todo lo que pretende. Netflix apunta el periscopio.

Y una vez que sabes que los relatos posteriores comprenden una antología conjunta, todo encaja. Más artistas aportando sus miedos a lo que cuenta el autor. Breves historias de fantasmas, leyendas urbanas en lugares tan apartados y tan silenciosos como un bosque de montaña bajo la luna llena, un crujido, dos, un sendero que espera visita por esos seres tan porculeros como son los humanos. Y entonces: horror en cada página. Una sonrisa inexplicable en el bosque. Una reunión de soldados desmembrados. Niños mellados. Gente sin cabeza. El hombre burlón. Ah, el hombreee burlóooonnn…

Tenga cuidado cuando salga a caminar. La naturaleza esconde secretos. Los veo desde aquí.

Reseña: Wonder Woman. Especial 750, de Gail Simone, Greg Rucka, Scott Snyder, Amanda Conner y VVAA

Es casi una liturgia en el cómic de superhéroes conmemorar la llegada a un cierto número de ejemplares. Lo bueno es que para ello se suele hacer algo especial: diferentes autores a los que llevan la cabecera actualmente, gente de renombre, argumentos alternativos… Casi 80 años hace que vino al mundo (nuestro) la siempre carismática Princesa Diana. ¿Sabéis lo difícil qué era conseguir un cómic de Wonder Woman en nuestro país en los 80? Puuff, que me voy por las ramas… Ahora, con motivo del número 750 de la edición original, llega un especial repleto de aventuras realizadas por algunos de los mejores autores del momento. ECC Ediciones nos trae esta joyita indispensable para todo fan de la heroína más grande que ha dado el noveno arte. Donde en la historia principal, la épica batalla de Wonder Woman en El Año del Villano llega a su fin, abriendo el camino a nuevos desafíos.

La portada de Joelle Jones y Trisha Mulvihill es tremenda. Los colores de este último son vibrantes y llamativos. Simples, pero efectivos. Me encanta. Pues adoro además las antologías y desearía que sucedieran más a menudo dentro del pijameo. La historia de Gail Simone incluida aquí, es mi favorita por muchas razones. Simone tiene una gran habilidad para combinar elementos patéticos con otros muy serios. Y de esa mezcla surge siempre algo atractivo. Diana tenía un megalodón como mascota que murió recientemente… ¿Veis? Eso es una locura, pero la emoción, nuestro frikismo, se despierta ante tal ocurrencia. Hay tanto corazón en esta historia que realmente conectó conmigo. No obstante, este tomo que nos trae ECC recopila además la miniserie de tres números Wonder Woman: Giant, el ejemplar DC´s Beach Blanket Bad Guys Summer Special 1 así como una serie de maravillosas portadas, bocetos y un dossier magnífico sobre el personaje, escrito por Fran San Rafael.

Y mola lo que se va contando: Diana tiene una pesadilla sobre ser expulsada de la Liga de la Justicia debido a sus poderes fallidos y se despierta con el tobillo roto, justo cuando Jonah Hex ha regresado de enterrar al amigo de Steve, Nate. Mientras las preguntas todavía giran alrededor, son interrumpidos por un grupo de alienígenas que tienen la intención de arrestarlos a todos por el robo de una nave espacial… Como gran fan de Renacimiento (Rebirth), estaba emocionado de ver a Greg Rucka reunirse con Nicola Scott y Romulo Fajardo Jr, nuevamente. Fueron un gran equipo entonces y su historia aquí me encantó. Es una tragedia ver a Diana tratar desesperadamente de salvar a alguien que no quiere ser salvado. Disfruté además, del epílogo de Vita Ayala a la historia algo reciente de Silver Swan. Me gustó mucho esa trama en su día, así que fue agradable revisitarla. Sin embargo, no me pareció bien que se cerrara en este tomo el arco El Año del Villano. Puede desconcertar. Seguramente mucha gente se pillará este ejemplar por lo atractivo y por su modo antológico, pero si lees ese final sin haber leído los números recientes de la serie regular de Wonder Woman; confundirás conceptos. Se vuelve una historia débil desde el desconocimiento.

Hay cositas muy chulas como la historia de BombShells. Creo que podría haber sido incluso más potente si… Bueno, me callo. Es un tributo más que otra cosa. Un grupo de personajes que hablan de lo genial que es Wonder Woman, y la mezcla de opiniones proporciona una dinámica interesante. No cuento más. Disfrutadla.

Con autores como Gail Simone, Greg Rucka, Scott Snyder, Amanda Conner, Colleen Doran, Elena Casagrande, Nicola Scott, Bryan Hitch, Inaki Miranda, Daniel Sampere, Juan Albarran, Scott Kolins o Phil Hester entre muchos más genios del medio; esto no podía salir mal. Como antología de aniversario es impredecible. Mas, gustan algunas historias y otras las lees en modo androide. Pero el sentimiento es, en última instancia, lo que importa. Celebrar el avance con los años de un hito importante, donde el corazón nos lleve, disfrutaremos. Es lo que sucede con Wonder Woman Especial 750.

Reseña: En el Bosque Oscuro, de Dale Bailey

No es nuevo en esto. Creo que lleva unas siete obras ya publicadas Dale Bailey. Lo primero que te dicen es que En el Bosque Oscuro, es una fantasía gótica moderna, impregnada de elementos de Terror popular… El espíritu de un cuento de hadas oscuro. Bien, es un modo de definirla. Pero muy cierto es, que el ambiente creado en esta novedad que recién edita Minotauro, muy disfrutable en este Halloween que nos apremia, es el ambiente tan poderoso que tiene. Su potencial es, que es un libro que toca varios temas, uno de los cuales es la obsesión en todas y cada una de sus facetas.

Lanzada originalmente en el mercado estadounidense en 2018, subió como la espuma en la lista de mejores libros de la famosa lista Tor.com. Curiosamente, desde entonces, En el Bosque Oscuro es una obra que está siendo reeditada una y otra vez en mejores ediciones: tapa dura, formato grande ilustrado… La novela sigue a una pareja estadounidense, Charles Hayden y su esposa, Erin, que han dejado su hogar en Estados Unidos para irse a vivir a Yorkshire (Inglaterra). Todo, para habitar la gran (y, por supuesto, embrujada) Hollow House que Erin ha heredado. Charles lleva tiempo investigando a Caedmon Hollow, un oscuro fantasioso victoriano y autor de un solo libro, o mejor dicho, un cuento de hadas llamado En el Bosque Oscuro; título que Charles descubrió cuando era niño, por casualidad, en la biblioteca de su difunto abuelo. Cuando Charles finalmente leyó el libro uno o dos años más tarde, la historia le atormentó en sueños durante días, sin saber hasta qué punto esta impresión duradera era atribuible al libro o al estado febril en el que se encontraba cuando lo leyó. El caso es que le marcó de por vida. Pero el cuento se perdió en una mudanza, la historia se olvidó, hasta años más tarde cuando en la escuela de posgrado, Charles encontró una nota al pie de un escrito de Edward Lear haciendo referencia a Caedmon Hollow. Así que su interés (y obsesión) despertó nuevamente. También por casualidad, Charles se topa con Erin por primera vez, quien revela que no solo está al tanto de En el Bosque Oscuro sino que está relacionada lejanamente con Caedmon Hollow. Se casan y años después (y al comienzo del libro propiamente dicho), Erin hereda Hollow House, la casa que una vez perteneció a Caedmon Hollow, donde Charles se dispone a realizar su investigación sobre la misteriosa figura victoriana, mientras Erin se revuelca en sus penas…

En el Bosque Oscuro es de esas historias destinadas a ser contadas. Durante toda la vida de Charles (la novela prácticamente se cuenta como cámara en el hombre de Charles), los planetas parecen haberse alineado para colocarlo donde está ahora. O eso parece por que el destino le ha puesto en la mismísima casa de Caedmon Hollow, autor de un relato que le atosiga y que sacó un día, inocentemente, de una vasta biblioteca que nunca había visitado antes. La Obsesión. Y el Terror. Os decía que estamos ante una novela que trata maravillosamente la obsesión. Aunque lo peor de todo es ver como eso se fusiona con el entorno, ese que llaman Terror. A partir de ahí, toda una serie de acontecimientos sobrenaturales que irá sufriendo la pareja en dicha mansión, sucesos por los que uno no quería pasar jamás -o sí :)-, el tema es que Charles y su obsesión por saber, proporcionan una comprensión tenue de su infancia y reemplazan los pensamientos que de otro modo podría tener sobre su pérdida. Erin, obsesionada con lo sucedido (no lo he dicho aún pero ambos acaban de ver morir a su hija), termina por dibujar bocetos de Lissa en su cuaderno para distraerse ante el fantasma de su hija muerta. Pero la dinámica de la relación es cliché: la mujer es el desastre emocional, el hombre que se pone a trabajar para enmascarar su propio desastre interno. Y la muerte de una hija para separar una pareja antes inseparable.

No obstante, el poder de En el Bosque Oscuro es el ambiente que Dale Bailey ha sabido crear. Toda la introducción del libro que conduce al momento en que Charles y Erin descienden a Hollow House, la relación al borde del colapso, las apariciones de la hija por la casa, susurros y voces en la biblioteca, imágenes inexplicables de seres aberrantes que vienen a sus cabeza y que habitan en el cuento, el opresivo bosque que rodea la casa… El ambiente es lo que realmente me ha hecho disfrutar de este libro con el que he pasado buenas tardes de lectura, en este atracón Especial Halloween que tenemos en marcha hasta final de mes.