Reseña: La Sombra/Batman, de Steve Orlando, Giovanni Timpano, Alex Ross y VVAA

Personalmente, me encanta cuando Batman hace duetos con personajes tan dispares como La Sombra. Además, Steve Orlando me ha convencido otras muchas veces con sus trabajos y aquí en pocas páginas me sedujo con una descripción del Caballero Oscuro muy inquietante. Pensé que el aspecto noir, el trabajo de detective, y Stag como villano eran puntos importantes. Además, tenía curiosidad por ver cómo (o si) podía superar ese nivel de calidad de su otros trabajos con este tandem. Pero si alguien se lo pregunta, esta recopilación en formato TPB que ECC Ediciones recién publica y que recopila íntegramente la serie limitada de seis números La Sombra/Batman, no es una continuación de aquel Batman/The Shadow editado en su día. Estamos ante una trama completamente diferente y sin vínculos directos en apariencia y… ¿qué volumen no es como mínimo interesante donde deja sus trazos de algún modo el gran Alex Ross?

La Sombra/Batman comienza en Nueva York, con Batman persiguiendo al profesor Pyg… -sí, has leido bien, no es un error, ¡el orejas picudas está en Nueva York! -, y tras Pyg, Batman no está solo. Robin (Damian) está con él. El dúo dinámico trabaja para tratar de detener a Pyg y sus secuaces mientras intentan resarcirse de la multitud que los rodea. Pero puedo deciros que aquí Batman…, ES BATMAN, en todos los sentidos. Aunque la verdadera estrella del comienzo de la trama es Damian. Sé que es joven, y que no estará vivo por mucho tiempo tiempo, pero sin duda tenemos aquí la mejor representación clásica del personaje, un sabelotodo que patea traseros muy a lo Grant Morrison.

Cuando de pronto la historia cambia de pura acción a novela de detectives con algo de género negro como fondo. El dueto hacen un trabajo relativamente fácil con Pyg, y al hacerlo, curiosamente obtienen una información increíblemente valiosa. Bruce y Damian abandonan puñetazos y patadas voladoras para comenzar a investigar el…, Bueno, digamos que empiezan a trabajar por separado. Comienzan entonces ciertos momentos sutiles y bien calculados dentro de la trama que no puedes ni imaginar a donde conducen. Empieza a hablarse de La Sombra e incluso hay bromas sobre cuál será su papel en los sucesos que se están dando. Pero lo que más me gusta es cómo se va planteando la idea del villano en sí. Y a cuál de los dos héroes (Batman o La Sombra) le pertenece. Además, de encontrarnos con la incómoda relación profesor-alumno/alumno-profesor entre La Sombra y el Caballero Oscuro.

Continúa. Dos hombres de carácter fuerte que se dedican a proteger el mundo en el que viven, pero a veces corren el riesgo de enfrentarse. No obstante, ahora deben trabajar juntos para descubrir y derrotar un gran Mal que ha estado presente bajo sus narices durante siglos y del que apenas se habían percatado…, hasta que empiezan a unir hilos. Un crossover realmente disfrutable, con dos personajes muy similares en intención pero diferentes en moralidad. El orejas picudas tiene su propia ética, esa que le impide matar a nadie. Mientras que The Shadow no duda en quitar vidas por el bien común. ¿El objetivo final? La protección del mundo que ambos necesitan regular. Una alianza incómoda que une muy diferentes lazos en conflictos cercanos para un mismo objetivo. Una parte del cómic que los muestra cercanos, una lectura cercana y loable.

Espero más crossovers así. Disfrutables y que dejan con ganas de más. Dos personajes que comparten tantas similitudes que es fácil ver cuándo y cómo chocarán. Y con una historia que da mucho juego.

Reseña: Preventorio, de Carlos Samper Revuelta

No hay nada como la terrible realidad para construir Terror. Preventorio, fue un hospital antituberculoso ubicado en la ciudad de Aigües en Alicante. Lugar lúgubre y aterrador con una de esas leyendas que atraviesan el tiempo. La gente comenta sobre una dama blanca, los parapsicólogos sobre extrañas psicofonías; es difícil no sentir empatía en el recuerdo del dolor que todavía podemos encontrar allí. Y aprovechando la oscuridad de la noche, acompañados por la luz de la luna, Jorge, Cristina, César y Paula se introducen en el interior del Preventorio en busca de sensaciones fuertes. Una de las protagonistas es especial. Puede ver el velo que separa los vivos de los muertos. Dentro de ese ambiente tétrico nos quedaremos con la imagen de una silla de ruedas cara a la pared tapada por una sábana sanguinolenta. Pero, ¿de dónde sale? De la otra historia, la de Pedro y Ana, de cuando ese hospital estaba activo, entre 1951 y 1952, en esta narración ficticia. Crematorios, túneles buscando cualquier escapatoria, la sala de cadáveres, aquel misterioso enfermo al que llaman “El Sonrisas”, ambas historias de pasado y presente se convertirán en una sola…

Los restos del pasado andan dispersos. Nuestros cuatro jóvenes protagonistas se encontrarán con sillas de ruedas, mesas con correas, bisturís…, aparatos abandonados, pero todavía contienen sufrimiento. Ellos lo sentirán, lo tocarán, lo respirarán. Escucharán gritos de impotencia. Chillidos que nos aterran porque alguna vez fueron reales. Y no es difícil pensar que, si hubiéramos estado allí internos, podrían ser nuestros. No es un terror visual, es un terror de querer cerrar los ojos no queriendo ver más. Así que, pasillos, puertas cerradas, luz de linterna que nunca vence la oscuridad, respiraciones entrecortadas, la muñeca, el montacargas…

Carlos Samper le da vida a cada habitación con sus descripciones detalladas. Pinta la atmósfera con tanta autenticidad, que estas habitaciones frías y crueles nos resultan tan familiares como las nuestras. Pero hubo un detalle, que yo tan curtida en el Terror, se me escapó. No entendía el motivo de ciertos inquietantes hechos. Entonces me detuve un momento en la lectura preguntándome: ¿Qué es la realidad? Cuando soñamos creemos que todo lo que nos sucede es real. Nos sorprendemos cuando nos despertamos y al final, no encontramos nada de eso. ¿Cómo sabemos realmente entonces de qué lado estamos?

No, no es ninguna pesadilla lo que van a vivir. De un mal sueño siempre se despierta. Pero esto es mucho más, es el Terror que rompe los huesos, esa verdad que te destruye el alma. Cuando terminé de leer el libro y apagué la luz me puse a pensar en su historia y en cómo podía explicar luego las sensaciones. Era consciente que me iba a resultar muy difícil hacerlo, este horror me superaba. En la cama me decía, es todo mentira, una historia sacada de la imaginación de un autor, es todo mentira, es todo mentira…  Mientras escribía la reseña seguí pensando lo mismo. Necesitaba que mi mente lo creyera. He leído una historia tan terrorífica que soy feliz, y a la vez me asusta no encontrar otra que me haga sentir lo mismo. Cerré las páginas y aun así sigo escuchando gritos. Me gustaría decirle que no parara de hacerlo. Es la única manera de saber en qué lado se encuentra cada uno. Hacedme caso, leed este libro.

Reseña: Morir de Miedo, de VVAA. Edición de Mauro Armiño

Esta antología gótica contiene algunos de los mejores escritores franceses del siglo XVIII, finales del XIX, por supuesto, dentro de lo que fue el género fantástico. Ellos levantaron el Terror como una forma de arte, emocionando a lectores con cuentos de la oscuridad y lo macabro. Veintiocho relatos junto algunos fragmentos de novelas, una maravillosa selección que logrará satisfacer vuestra hambre de miedo. Los no-muertos caminan entre estas páginas, bebedores de sangre, comedores de carne, fantasmas, amantes que resucitan, objetos que cobran vida propia… También podréis encontrar miedos personales, desfiles de las más terribles pesadillas, incluso la locura. Una deliciosa variedad se encuentra aquí a la espera de unos lectores que puedan liberar a los protagonistas del horror. Por que dentro del contexto de una sociedad moderna, lo sobrenatural siempre está más VIVO que nunca.

Creían en presencias del otro lado del velo, estos escritores ponían en tinta y papel los miedos y las angustias de las personas, también utilizaban ese poso inquietante que queda en las pesadillas cuando no sabemos si es real o falso lo que estamos viviendo. Las obras de estos escritores brillantes dieron textura e interés, usando ese lado oscuro o paisajes sombríos crearon unas historias increíblemente bien diseñadas para ser recogidas siglos después aquí por Mauro Armiño. Aplaudir su edición, gran traductor y crítico literario experto en literatura francesa, que ha sabido buscar los relatos que han pasado ya al estatus de leyenda con otros menos conocidos, haciendo de volumen que publica Ediciones Siruela, casi una rareza.

Y una joya.

Es lo grandioso de esta antología. La lista de los nombres de los autores: Jacques Cazotte, Charles Nodier, Honoré de Balzac, Théophile Gautier, Philarète Chasles, Pétrus Borel, Prosper Mérimée, Gustave Flaubert, George Sand, Victor Hugo… entre otros muchos. Me es imposible destacar joyas literarias, pero para que sepáis qué vais a encontra, dejo un pequeño resumen: La Cafetera, del gran Théophile Gautier. Donde en primera persona nos relata la increíble historia que vivió en un viaje a Normandía con unos amigos e intentando buscar a una hermosa joven, encontrará en su lugar algo que no olvidará nunca. El Ojo Sin Párpado, de Philarète Chasles. Un clásico inolvidable del Terror. El autor nos traslada hasta Escocia, en la noche de los muertos, donde una tradición pagana olvidada en los eones del tiempo despertará para recordarnos que el horror existe. El Monstruo Verde, de Gérard de Nerval. Estamos ante una fábula muy particular que nos narra la valentía de un alguacil junto a una avariciosa dama. Además, sabréis de un hombre-oso, una estatua que cobra vida…, relatos y más relatos macabros, fantasmales, oníricos. Cerrará sus páginas unas breves biografías de los autores.

No es un libro cualquiera. Es el sueño del verdadero amante del terror sólido y bien ejecutado. Historias que se siguen buscando y continuarán ahí cuando nosotros nos hayamos marchado para siempre.

Reseña: Notre-Dame, de Ken Follet

Soy de esos que se hizo fan de Ken Follet tras su obra magna Los Pilares de la Tierra. A partir de entonces, me empeñé en leer todo lo que había escrito, a la vez que seguía al tanto de cada nuevo titulo que trajera como novedad. Rápidamente me di cuenta que me gustaba bastante más como escritor de novela histórica que como narrador de thrillers. Nada que ver. Siempre me pareció curiosa dicha combinación. Pero bueno, quién no tiene hoy en día luces y sombras. Lo que decía, que decidí leer todo lo que escribiera pues me parecía de esos autores buenos y con poder de enganche. Bien, pues a la espera de un buen titulo de histórica, Plaza & Janés ha decidido publicar el ensayo que escribió el maestro de Gales, tras la horrorosa tragedia del incendio de Notre-Dame, tragedia vivida por todos; la desolación de la prestigiosa catedral que nos dejó estupefactos, sobre todo, a los amantes de la Historia del Arte, en abril del pasado año y que muchos pudimos observar con tristeza en los noticiarios.

En Notre-Dame, el señor Follett describe las emociones que sintió cuando conoció la tragedia que amenazaba con destruir un icono, una de las puntas de lanza para los amantes de los catedrales. Y para emocionar aún más, nos pone en conocimiento con datos históricos, momentos del pasado determinantes, para que dicha obra de arte haya ido ejerciendo fascinación universal a cada uno de sus visitantes.

Es de suponer que Ken Follett sabe algo-bastante sobre catedrales medievales habiendo estructurado su serie de Kingsbridge en torno a la construcción de una de estas maravillas arquitectónicas creadas por el hombre. Es por esa razón que cuando Notre-Dame, la joya en piedra del corazón de París se incendió, los medios acudieron en masa al autor para que comentara sensaciones. Y habló informalmente, relata aquí, tuiteando a amigos y seguidores, que no es difícil para una gigantesca masa de piedra así, incendiarse: «Las vigas consisten en cientos de toneladas de madera, viejas y secas. Cuando eso se quema, el techo se derrumba. Entonces los escombros que caen. destruyen el techo abovedado que también cae y destruye los poderosos pilares de piedra que sostienen todo el asunto…». Al final , aunque gravemente dañados, los pilares de la catedral se sostuvieron, y los noticiarios anunciaron que el presidente francés Emmanuel Macron prometió que el daño sería reparado en cinco años. Follett arroja algunas dudas sobre ese calendario optimista y señala que siempre es imprudente subestimar a los franceses…

En este genial ensayo, el autor conecta de algún modo los terribles acontecimientos de 2019 con la construcción de Notre-Dame que duró un siglo, iniciándose en 1163. Donde alega que fue una construcción que benefició a grandes segmentos de la socio-económicos de entonces, produciendo además enormes avances tecnológicos. Y es curioso ver como generaciones de constructores morirían antes de ver la catedral terminada en 1345.

Ken Follett rinde homenaje a este patrimonio galo revelando la influencia que ha tenido en las catedrales de todo el mundo y en la escritura de su más famosa novela Los Pilares de la Tierra. Un ensayo sobre como todos nos hemos sentido víctimas de ese horrible incendio que aún está por desvelar si existen culpables o no. Los fans de Follett y las catedrales disfrutarán bastante con esta lectura, y querrán más.

Reseña: Conan El Bárbaro. Ómnibus Vol. 2, de Roy Thomas, John Buscema, gil Kane y VVAA

Menudos pelotazos de tomos estos geniales Ómnibus que está publicando/rescatando Panini Cómics de la gloriosa época Marvel. Espero que ningún fan del personaje, de la fantasía épica, o mejor dicho, el seguidor del mejor cómic que se precie lo esté dejando pasar. Sinceramente, ¡y gracias a Crom!, siguen llegando poco a poco a librerías estos volúmenes. Necesario que sea con cuentagotas, en mi opinión, para que no haya alto desgaste económico ni lector. Joyas en formato compendio de la que emerge una obra inmortal. Un lugar donde revivir las primeras hazañas de Conan en reinos fantásticos de una época pretérita. Descubrir, o volver a leer nuevamente (os confieso que nunca pude tener más de unas cuantas grapas gordas de esta colección en mi juventud); vivir junto al cimerio sus grandes momentos como ladrón, asesino, mercenario y en especial, en este segundo volumen, como su más alta pretensión. Como Rey. Una leyenda renacida y recogida en un muy distinguido tomo que todo el mundo está alabando doquiera que mires. Y es normal. Por su enorme y genial relación calidad/precio es más que recomendado. Además de contener la que es para muchos -y para mí, por supuesto-, la mejor saga de Espada y Brujería creada para el noveno arte.

Fue hacia finales de 2018, principios de 2019, cuando se dio una enorme primicia: Los derechos de Conan regresaban a Marvel después de una larga temporada en Dark Horse. Noticia que causó un gran revuelo por que muchos sabíamos que eso significaba que vendrían grandes y nuevas propuestas. Un Conan de nuevo en el candelero y posiblemente una recuperación de sus mejores etapas. Y esos famosos rescates que tanto nos molaron a los amantes del cómic setentero y ochentero y que soñamos una y otra vez volver a tener…, están llegando.

Lo mejor de nuestra juventud en gloriosas ediciones, dignas de los buenos nuevos tiempos de integrales que vivimos. Pues el primer fruto de esta revivida relación viene en formato Ómnibus, en este genial tomo que os reseño hoy, lo que es el segundo volumen del Conan El Bárbaro, de Roy Thomas, Gol Kane, John Buscema, Barry Windsor-Smith y varios maestros más. Junto a otras maravillas como son también los de Conan: La Etapa Marvel Original.

Entre adaptaciones de los grandes relatos originales del creador Robert E. Howard e ideas originales de Roy Thomas, se vuelve a mover un nuevo tocho de grandes aventuras épicas. Adaptaciones y grandes arcos argumentales para cerrar después de los correspondientes números de la serie regular, desde el #27 al #50, la colección de La Espada Salvaje de Conan.  Casi veinticinco números más de aventuras entre monstruos que brotan del subsuelo un día cualquiera en una tranquila aldea, como ritos macabros iniciáticos y maldiciones difíciles de erradicar. Más intrigas y traiciones por conseguir en reinos usurpados. Y ejércitos de familiares en discordancia que en principio deben unirse ante un enemigo común y poderoso, liderado, nada más y nada menos, que por un majestuoso Conan. La Espada Salvaje de Conan al completo más miniseries o arcos cerrados como mis favoritas La Hora del Dragón, El Hombre Nacido de un Demonio o la idílica Conan, El Conquistador. Con unos ilustradores de ensueño demostrando sus más altas cotas de preciosismo, evolución y originalidad.

Una serie completamente remasterizada, con algunas ilustraciones restauradas para que coincidan con la majestuosidad de las ediciones originales. Además de contener cada episodio, portada, artículos, cada sección editorial de entonces con las curiosas, graciosas e ineptas preguntas de los lectores americanos de la época. Una edición fiel al original hasta el más mínimo detalle con multitud de reveladores extras difíciles de encontrar y detalles en lo que se convierte en un volumen, o mejor dicho, un sueño hecho realidad.

Lo llevo diciendo hace bastante, y con el paso del tiempo, vamos viendo como se publica uno y otro integral a cual más apetecible. Más que nada por que son títulos que engloban grandes épocas y personajes con los que hemos crecido y disfrutado hasta la saciedad. Y casi cuatro décadas después llegan ediciones que nos tocan el alma, arañan nuestra nostalgia y volvemos a poner el ojo bueno en nuestros personajes idolatrados. Recuperar sensaciones. Esas algunas que consiguen retrotraernos de nuevo a aquella época lectora maravillosa que muchos añoramos. Sensaciones. Series e historias completas, en definitiva, que jamás pensamos que volveríamos a tener y que gracias a ediciones como ésta, provocan que miremos nuestros cómictecas orgullosos, gordos, anchos de gusto, casi tanto como ese enano tremendón creado por Tolkien para la Compañía de Escudo de Roble.

¿Me vais a decir de verdad que no queréis disfrutar de lo mejor que se puede leer de Espada y Brujería en cómic?

Reseña: Indigno de Ser Humano, de Osamu Dazai y Junji Ito

Que Junji Ito es un referente mundial en el manga de Terror ya es un hecho. Y es que gracias a ECC Ediciones nos han ido llegando sus mejores obras. Véase Gyo, Hellstar Remina, Punzadas de Fantasmas, Black Paradox o Uzumaki..., todas y cada una de ellas provocadoras en mí de una frase al terminarlas: ¡Grande Junji Ito! Tiene en su poder el don mangaka al que alabo siempre, pues los mangas son la mayoría de las veces muy originales argumentos. Una premisa diferente, en general, que a nosotros los europeos nos provoca una sonrisa leve, una mueca y a los que nos gusta escribir nos provoca una cuestión: ¿Cómo no se me ocurrió a mí esto antes? En ese tipo de detalles Junji Ito es maestro y para colmo, lo lleva al bando terrorífico. Para mí, el mejor género de todos.

Pero también adapta obras. Guiones que no son suyos y les pone imagen a ese Mal. Y no creáis que lo hace con cualquiera, es listo y sabe adaptar titulos buenos para darle visión gracias a su nombre, obras que de otra forma quizás nunca conoceríamos o pasaríamos por alto, como el caso de Indigno de Ser Humano. Una adaptación de la novela homónima de Osamu Dazai, que narra la vida de un joven alienado socialmente,  que incluye a lo largo de los diferentes capítulos algunos pasajes autobiográficos. Todo comprendido en tres tomitos publicados por ECC Ediciones que provocaran al lector más de un desconcierto, cierto horror psicológico con esos detalles, esas viñetas, esos primeros planos que Ito elabora de forma genial para que podamos ver de MUY CERCA el Terror.

Indigno de Ser Humano cuenta un caso que a muchos nos sonará (por que seamos sinceros, para muchos frikis, geeks, o como queráis llamarnos, ese síndrome de Asperger, ese casi autismo, esa soledad o aislamiento buscado siempre ha estado a un paso…); un caso de una persona que decide inmiscuirse demasiado en sí mismo y dejar de lado a los otros. Una obra clásica nipona que fue publicada por primera vez en 1948 y que se considera una de las novelas más célebres de la literatura japonesa contemporánea. Con un polémico y brillante autor como es Dazai, que incorporó a la historia numerosos episodios de su turbulenta vida en las tres partes que conforman la novela y que Junji Ito traslada en estos tres tomos en formato manga. Y donde se narra la vida de Yôzô Ooba y su progresivo abismo como ser humano. Un joven estudiante de provincias que lleva una vida abstraída en Tokio después de haber sido repudiado por su familia tras un intento de suicidio. Y es curioso (aquí no, más bien allí) que Yôzô es incapaz de vivir en avenencia con sus hipócritas semejantes. Así que malvive como dibujante y subsiste gracias a las mujeres de la noche que se enamoran de él pese a sus adicciones a la morfina y al alcohol. Y casi llega a dar pena, hasta que cambiamos de punto de vista y se nos muestra, mediante la voz de una de esas mujeres, un rollo muy distinto y más real de esa esquizofrenia que nos circunda a todos.

Una historia dura psicológicamente que Osamu Dazai consiguió convertir en uno de esos universos atormentados a lo Dostoievski y que gracias al maestro del manga de Terror podemos degustar ahora en viñeta. Como os decía, ese suspense tan brillante y tan bien trasladado, tan sencillo a veces, que podemos catalogar del mejor horror. Porque…, ¿qué puede ser peor que Ser Indigno de Ser Humano?

Preocupado por las miradas de quienes le rodean, Yôzô Ooba ha vivido dedicándose a hacer payasadas hasta que encuentra a Yoshiko, una mujer que nunca desconfía de los demás, pero alguien que ensucia la mente y el cuerpo con facilidad. Y que probablemente hundirá el alma de Yôzô en el peor de los infiernos…

Reseña: Al Otro Lado del Espejo, de Juan Ángel Laguna Edroso

Este libro es un monumento construido por el autor para rendir homenaje a las grandes obras góticas inglesas que tanto ama. Ese respeto e infatuación se sienten en cada una de sus líneas, en el espacio entre palabras. Se nota cuando un autor ama lo que está escribiendo, crea un vínculo con el lector haciéndole respetar la literatura y que no exista nada más hermoso que pueda hacer un autor por el mundo de las letras. Juan Ángel Laguna se formó como lector a través de los clásicos relatos de horror anglosajón del siglo XIX. Sus relatos son historias de monstruos, misterios y escalofríos. Trece historias de terror gótico clásico en el estilo de los maestros como Bram Stoker y Poe nos llevan a través del espejo. Nos pone tan cerca que veremos las grietas en el vidrio sintiendo lo horrible que se esconde, los gritos del otro lado… Usando una prosa limpia, profunda, tal y como lo hacían antes los escritores que querían estremecer a sus lectores; este autor parece casi una especie en extinción buscando el mejor vocabulario para contarnos sus maravillosos relatos.

Percibiréis una marea oscura del mal subrepticia arrastrándose por debajo de cada una de sus páginas, buscando el terror hasta en los pequeños detalles. Visitará a aquellos capaces de oír los susurros en sueños. Viajará al otro lado del mar, a sus costas donde un barco llamado Demeter partirá con unos misteriosos sarcófagos. Nos acercará hacia el interior de una cripta en la cual un hombre reza para que la puerta resista y no entre eso que araña. Tambores de guerra suenan a lo lejos. Extrañas criaturas de pesadilla comenzaron a aparecer y los supersticiosos inventaron cuentos salvajes para explicar lo inexplicable. Un monje abandonará su monasterio para encontrarse con ratas royendo a los muertos. En un lugar existe la casa del ahorcado, mejor no acercarse aun siendo invitado por su anfitrión. Maldiciones, extrañas leyendas, grutas olvidadas, hechiceras esperando, todo eso y más hallaréis, porque la reina Victoria se encuentra en un trono contaminado, donde la pudrición del interior de una tumba está mezclándose con el aroma de sus perfumes.

No sé qué estáis leyendo ahora, pero terminad rápido, aquí hay un autor español que se adentró en unos escenarios terroríficos dignos de los mejores maestros. Puedo y digo, que esta antología forma parte de mi lista de lo mejor que he leído en años. Por calidad literaria e imaginación.

Reseña: Batman. Yo, Joker, de Bob Hall

Tras ver un peliculón como es Joker, interpretado por Joaquin Phoenix, un actor que para mí se merece todos los premios que le puedan dar, uno tenía más ganas del personaje. Y uno sabe muy bien que gracias a ECC Ediciones, sólo tenemos que echar un ojo a su extenso catálogo, para ver que seguramente haya más de una obra centrada en el villano que probablemente has pasado por alto. Y así es, en mi caso. Entre sus últimas novedades encontré una que además de no haberla tenido en cuenta en su momento (uno no puede gobernar tan ancho mar), tenía un pintón de muerte. Y entonces, los nervios a flor de piel, llegar a casa, el sillón de lectura favorito y casualidad o no, la family le deja a uno sólo con sus pensamientos y al tajo. Por que Yo, Joker tenía todo-todito-todo para gustarme y ser leída de leída de una sentada. Para colmo, estaba de por medio Bob Hall, un señor maestro polifacético, y eso friends, eran palabras mayores…

Robert «Bob» Hall (1944) es un ilustrador y guionista de cómics estadounidense, que además es dramaturgo y director de teatro. Un maestro en las escenas, diría. Pero esperad, esperad, que hay más. Es que Bob es el cocreador de Los Vengadores Costa Oeste de Marvel Comics, o como se llamaron aquí, Los Nuevos Vengadores. Pero el señor Hall, como amante del cómic de superhéroes, tiene a sus espaldas más títulos como Weird War Tales, Squadron Supreme y de sus últimas me suenan Armed and Dangerous y Shadowman, que dibujó y escribió para Valiant Comics. Pero resulta que tiene en su haber una genialidad como es Yo, Joker, que se ubica fuera de la continuidad, en ese apartado lugar de DC Cómics donde las historias son como una invitación abierta a las fantasías más salvajes y extrañas del mundo de la viñeta. Conceptos algunos rarunos pero en su mayoría, extraños, autocomplacientes e inverosímiles con detalles sorprendentes que os puedo asegurar que en más de un caso gustan más que lo que se contó en la regularidad. Hablo de los Elseworlds (Otros Mundos).

Bien, pues hará unos veinte años (suena a mucho, pero para los de mi edad sabemos que no hace nada), el maestro Bob Hall apareció en los cómics de Batman en un visto y no visto, y fue para escribir e ilustrar historias muy chulas. Una de ellas fue Yo, Joker y otra Es la Hora del Joker (It’s Joker Time), ambas recogidas en este TPB que hoy os reseño. Donde brilla, sobre todo, la primera, pues uno tiene la sensación de haber descubierto el significado de la vida tras leerla… ¡A lo que vamos! Un guión que nos lleva a una Gotham muy distinta de la que conocemos, con lugares habituales y no habituales a la vez, pero con un ritual o celebración anual que lo cambia todo. Y es que cada 21 de diciembre, sus habitantes celebran una especie de concurso muy especial que consiste en intentar destronar al Caballero Oscuro de su puesto. ¿El objetivo? Sustituirlo. Una historia apocalíptica súper interesante en formato cómic muy a Los Juegos del Hambre o para la gente de mi edad, muy a lo Perseguido (The Running Man, con Arnold Schwarzenegger), historia del maestro Stephen King, por cierto.

Y aquí tenemos al Joker y Batman en el candelero. El Guasón (como dicen mis hermanos sudamericanos) escapa del Asilo Arkham para enfrentarse a un duro… ¿programa de televisión? Un futuro distópico en el que la verdadera historia de Bruce Wayne, su misión como Batman y su galería de villanos se ha convertido en una especie de culto de ofrendas al Mal. Un ritual televisado y venerado por los ciudadanos de Gotham que se mecen en un frenesí desorbitado instando a su Caballero Oscuro, un monstruoso ser conocido como The Bruce, que sólo piensa en aplastar y destruir. ¿La única regla? No tomar solamente una vida. Uff…, y para mal del demonio, los villanos a destrozar son ciudadanos inocentes, secuestrados, con lavados de cerebro y alterados quirúrgicamente antes de ser empujado a las calles para ser cazados y asesinados. Suena fuerte, ¿no? Eso no quita que mole.

Yo, Joker, una historia contada desde el punto de vista del Joker, uno de los desafortunados en ser seleccionado para actuar en tan siniertro programa de televisión, una manifestación del caos, hecha cómic.

Reseña: 100% Marvel HC. Marvel Team-Up, de Chris Claremont y John Byrne

Puedo asegurar que una de las muchas solicitudes que se le han hecho a Panini Cómics en los últimos años, ha sido la recuperación de los famosos Team-Up con los que tanto disfrutábamos de pequeños. ¿Cómo diablos no iba a ser atractivo para un fan de los superhéroes encontrarse una miniserie en la que su héroe favorito vivía una aventura -con enjundia- con otro potente superhéroe que bien pudiera ser el favorito de tu mejor amigo, de tu padre, hermano o hermana, o incluso del niño que no soportabas? O cómo normalmente me pasaba, un aventura de mi personaje favorito junto a otro que también lo era. Aunque yo siempre fui más de villanos Marvel…

Encontrarlos juntos, en definitiva, sufriendo, luchando contra un portentoso villano o incluso (esto era lo más común), enfrentándose entre ellos mismos. Ambos héroes pero con diferentes modos de ver la justicia, en dicho relato. O incluso a veces, a partir de estas miniseries, se creaban discrepancias que bien pudiera marcar la relación de ambos para toda la vida.

Los Marvel Team-Up representaban una formidable imagen de la Marvel de la época, con los personajes clásicos de la factoría entremezclándose con las revolucionarias creaciones de entonces. A groso modo, esto es un Marvel Team-Up en toda su esencia. Bueno friends, supongo que os habéis enterado que desde hace ya unos meses, y al fin en formato Omnigold, Panini Cómics está poniendo en el candelero esta legendaria colección de los años setenta en que Spider-Man compartía cartel con otros. Sí, el glorioso trepamuros en su mejor época y con autores, ya hoy grandes maestros del noveno arte como Chris Claremont, John Byrne.

Y es que este Spiderman: Marvel Team-Up podría ser de todos los de la época, la serie más molona. Una colección que -pese a que en la portada de este que os reseño hoy aparezca junto Thor-, en casi cada número la aventura le llevaba a toparse, ora con un superhéroe, ora con un villano diferente. En el fondo, lo que ya hemos contado. Te aseguras y sabes que vas a ir pillártelo sí o sí por que esto es caña de la buena. Lo que no te quita a nadie es, personajes grandiosos en combates e incertidumbres a tutiplén. O a cascoporro. Y para muestra un tomo.

Spiderman: Marvel Team-Up, de Chris Claremont y mi amado John Byrne, comienza en el Marvel Team-Up #59, de 1977 (precioso año) y la colección nos lleva hasta el #70, incluyendo además el #75 y #79 de la legendaria serie. Un compendio con muy variadas aventuras donde Spidey formará equipo, o trío, con más “insectos” como Chaqueta Amarilla o La Avispa contra el villano termodinámico Equinox dando por saco. O echándole una mano a la Antorcha Humana después de que el Súper-Skrull casi destroce al pretencioso chico ígneo. Con un puñado de los mejores héroes de Nueva York (Los 4 Fantásticos o Tigra) intentando detener al alienígena. Pero más. Bastante más. Carol Danvers como Miss Marvel y Spider-Man descubriendo la fuente de poder del Súper-Skrull, en una de esas tramas de espacio exterior que tanto me gustan. O Serpiente de Acero dejando una tarjeta de presentación a Iron Fist…, con Peter Parker tras el mensaje. O Puño de Hierro fuera de combate y dependiendo del trepamuros y de las Hijas del Dragón el eliminar a dicho sujeto en una aventura de artes marciales puras como jamás vi participar al arácnido.

Y Spidey encontrándose con el Capitán Britania por primera vez y dándose de ostias, en la primera vez que el personaje aparecía en un cómic norteamericano, por cierto). Y Kraven El Cazador atrapando a Tigra y utilizándola como cebo para una escaramuza. ¡O incluso una batalla contra el mismísimo Hombre-Cosa! En definitiva, maravilla tras maravilla. Divertimento puro. Cómics de los buenos, bien recopiladitos en tomos que uno puede llevar de aquí para allá para disfrute continuo.

Reseña: Flex Mentallo. El Justiciero Musculoso, de Grant Morrison y Frank Quitely

Hay momentos de incertidumbre en los que uno busca algo diferente que leer, y curiosamente descubre cositas como Flex Mentallo; obra que en principio tenía catalogada para futurible pero que resultó ser imposible encontrar disponible en su día. Una miniserie de cuatro números escrita por Grant Morrison y dibujada por Frank Quitely que sólo por estos maestros a un lector de cómics ya le debe interesar. Y en cuánto uno indaga, más se engancha. Y en cuánto uno descubre qué es realmente Flex Mentallo, más se pregunta cómo demonios ha podido pasar por alto algo tan chulo como puede ser un spin-off de los buenos de La Patrulla Condenada. De los que hay que leer sí o sí. Una epopeya que finalmente vuelve a estar disponible después de los problemas legales que por lo visto tuvo la obra y que la mantuvo fuera de impresión durante años. Pero entonces, ¿quién o qué es realmente Flex Mentallo? Pues diría que es solo uno de los muchos personajes secundarios que con un poco de salsa se les saca mucho partido.

Flex Mentallo: El Justiciero Musculoso es una historia donde el poder de la imaginación se considera la fuerza más suprema de todas y con ello se consuma todo un arco argumental de cuatro numeritos que ECC Ediciones ahora recopila en un solo tomo. Estoy de acuerdo. Además, ¿sabéis qué? No voy a explicaros quién o qué es exactamente Flex Mentallo, pues no estoy completamente seguro de poder hacerlo. No es lo que crees, de eso estoy seguro, pues vas a encontrar mucho más en una historia algo surrealista, en un innegable buen trabajo de Grant Morrison. Un lugar donde explorar un poco más sus pensamientos después de su maravillosa Animal Man.

Y aproximadamente una década después, hizo algo soberbio en Flex Mentallo. Los temas sobre qué eran los cómics, cuáles son y serán, están presentes en casi todo su trabajo. Flex Mentallo se erige como el eslabón perdido entre la forma original y cruda de Grant Morrison y la versión madura y segura que tenemos hoy en mente de un personaje o mejor dicho, de un héroe protagonista. Los cuatro números recopilados en esta aventura llamada El Justiciero Musculoso nos llevan a través de la historia de los cómics a grandes rasgos. El primer número se centra en la Edad de Oro, el segundo en la Edad de Plata, el tercero en ese “tiempo oscuro” posterior a 1986, y en el cuarto vais a ver lo que lo realmente piensa el autor de los cómics modernos. Y sonreiréis. Pues es algo binario. O los amas o no quieres saber nada de ellos.

Todo se basa en la idea de dos tipos más que diferentes. Flex Mentallo busca a su amigo llamado El Hecho, y ambos, conscientes de que son personajes de ficción de una serie de cómics inventados por un niño, intentan descubrir cuál es su verdadero sino. Flex Mentallo es muy similar a Charles Atas, un conocido culturista italiano de principios del siglo XX que desde muy temprana edad se mudó a Brooklyn, Nueva York y se hizo muy conocido. Su amigo, El Hecho, recuerda mucho al Rorschach de Watchmen, o quizás a The Question. Es decir, en personalidad, justo el otro extremo. Durante dicha búsqueda entrarán en juego todo tipo de factores y van encontrándose a sí mismos en diferentes marcos de la historia del cómic. Una exploración sobre qué eran y qué llegarán a ser.

Grant Morrison es solo la mitad de la ecuación aquí, y si hay alguien con quien el escritor debería trabajar con mayor frecuencia, ese es Frank Quitely. Tener a ambos en una misma obra, es absolutamente un gusto adquirido. Quitely con cada página mejora y mejora. Se debe en parte a que su estilo es una combinación de todo y nada. Es decir, puede representar algo ajeno al mundo del cómic en formato viñeta y de pronto, aparece como una versión ligeramente sesgada de los artistas de la Edad de Oro y Plata. Y Grant Morrison no es Alan Moore. Y definitivamente no es Frank Miller. Pero es ese tercer maestro en discordia de los contemporáneos de los que uno debe leer todo-todito-todo.

Dicen que leer Flex Mentallo: El Justiciero Musculoso es lo más parecido a alterar tu comprensión del espacio-tiempo. Lo que está claro es que te cambiará el modo de ver el noveno arte.