Reseña: ¡Viva la Anarquía! El Encuentro entre Majnó y Durruti, de Bruno Loth y Corentin Loth

Tras los sucesos contados en el primer tomo de ¡Viva la Anarquía! (https://www.cronicasliterarias.es/?p=2708), un cómic excelente que le daba a la “anarquía” su definición real, ya comenté que se rumoreaba un segundo volumen. Y aquí está. Nuevamente de la mano de Ponent Mon. Más datos, más guion e ilustración de la historia que persigue o persiguió a estos dos tipos que un 15 de julio de 1927 se encontraron y establecieron amistad. Dos anarquistas, Nestor Makhno y Buenaventura Durruti, uno ucraniano y el otro español, dos anarquistas revolucionarios que rodeados de sus seres queridos, entablan una conversación fraternal sobre su viaje personal y los valores libertarios que defienden con ardor. Dos que buscaron posibles vías para construir un mundo mejor donde no hubiera mandatarios, ni explotados, ni jerarquías, y donde el Estado y la propiedad fueran abolidos. Una quimera de igualdad y libertad que muy pocos defienden incluso a día de hoy. Y si el primer álbum se centraba en el reencuentro, aquí llega la anécdota, la aventura vivida, hechos pasados por los que sufrieron junto a otros. Concretamente, las operaciones a gran escala destinadas a poner en práctica sus ideales. Majnó -como le llamaba Durruti-, relata sus batallas al frente de un ejército insurreccional, para establecer una zona revolucionaria libertaria y luego defenderla contra los imperialistas y los bolcheviques. Por otro lado, Durruti detalla las acciones que cometió con la esperanza de debilitar el poder en el lugar y la patronal, tanto en España como en Centroamérica.

Pero hay más. Otro excelente álbum de Bruno Loth sobre un tema que le es querido: la anarquía. Después de haber trabajado ya mucho en la Guerra Civil Española y sus múltiples convulsiones políticas, rinde homenaje a través de esta serie en la que destaca el tema histórico y los entresijos que a menudo se utilizan para captar al amante de los grandes hechos históricos. Makhno, el ucraniano, Durruti, el español, y su visión del mundo y lucha donde convergen para construir un mundo mejor y sobre todo más igualitario. Sabiendo lo casi imposible que es esto. Dos pensadores, dos intelectuales guerreros en un nuevo álbum que nos permite por un lado (re) descubrir estas dos figuras emblemáticas de la anarquía y “desempolvar” el anterior álbum Por que después de leer El Encuentro entre Majnó y Durruti, querrás revisitar el primero y completar sensaciones.

No es un cómic político. Así que olvidaos de todo lo que creéis saber sobre anarquía. Esta trama no tiene nada de educativa. Pasea mejor por esa playa donde degustar sucesos históricos y personajes que no todo el mundo conoce y que gobiernos no interesados promueven su olvido. Debéis saber que antes de 1914 y durante el período entre guerras, el movimiento libertario tuvo una influencia significativa tanto en Francia como en España, especialmente en Cataluña. A principios de los años 20 del siglo pasado, los dos líderes anarquistas se refugiaron en Francia. Bruno Loth imagina que cuando los dos hombres salieron de la cárcel, se encontraron y se rodearon de compañeros combatientes, cada uno hablando de su viaje. Estamos en un período en el que la violencia es un modo de acción en respuesta al envío de rompehuelgas particularmente violentas que acababan con las fuerzas antidisturbios y muertes «fáciles». Ese no era el objetivo. Pero a lo que vamos, lejos de ser didáctico o doctrinario, en ¡Viva la Anarquía!, encontramos un cómic de tema interesante, de gráficos llamativos, que expresan a la perfección las atmósferas de Ucrania o Cataluña realzadas por un suave y espléndido coloreado de Corentin Loth.

Bruno Loth sabe cómo cautivar al lector con retazos de vidas singulares. Una continuación y un final tan fascinante como instructivo vais a encontrar en este díptico. Completismo muy recomendable.

Reseña: 100% Marvel HC. Universo Veneno, de Cullen Bunn, Iban Coello y Matt Yackey

Dicen que tienes Veneno en la piel… ¿Soy el único que después de los años sigue haciendo el chistecito? Probablemente. Pero es que cada vez que disfruto o vuelvo a hablar de uno de los recomendables arcos que se están publicando del personaje, casi que termino haciéndome el gracioso. En definitiva, es eso, se están publicando todos y cada uno de los mejores arcos del personaje y yo estoy intentando traer (intentando haceros ver) que es un antihéroe muy disfrutable. Sobre todo, en sus cuatro o cinco arcos argumentales cerrados que están viendo la luz en estos 100% Marvel HC. Donde uno de estas puntas de lanza es Universo Veneno, de Cullen Bunn (autor con experiencia en simbiontes y sucesor de Rick Remender en la serie regular en la que Flash Thompson encarnaba al Agente Veneno), e Iban Coello, uno de los ilustradores de moda en la Casa de las Ideas, paisano nuestro además. que reside en la siempre maravillosa Barcelona.

El Venomverse fue una miniserie de cinco numeritos que se publicó a finales de 2017 y que la crítica USA estuvo partida en dos en sus comentarios. Os dije en una ocasión que yo no seguí a Veneno en sus aventuras independientes nunca pero lo redescubrí, un poco antes de la película, donde movido por la curiosidad me pregunté por qué demonios sabía tan poco de este personaje. Y como supuse que Panini Cómics sacaría lo mejor de él aprovechando el tirón del film -cosa que se jodió en parte por la pandemia, pero que dicha editorial con garbo continuó con su plan de publicación-, se aplaude. Y agradecemos muchos fans coleccionistas de constante búsqueda de cositas inencontrables, que así se haga.

Retomando, Universo Veneno es una trama muy de CF que hay que leer a poco que te guste el personaje. Crea un entorno que engancha, y aunque hayáis estado fuera de los cómics de Marvel “por un tiempo”, como me dijo un compañero de curro el otro día; sí que se puede leer y disfrutar deduciendo que Peter Parker anda cerca… ¿La historia? El villano Jack O’Lantern está sobrevolando Nueva York en busca de Venom hasta que este aparece y le da pal´pelo. Sosteniendo al villano de cabeza en llamas desde un balcón, Venom se sorprende al escucharlo suplicar piedad, sin embargo, le contesta: «Eres un carnicero, Jack… un asesino en serie… un asesino de pura cepa…». Y luego salta sobre su cuerpo y lo destroza (si alguien aún no sabes de lo que es capaz Veneno, esto es una muestra). Atestiguado por unos adolescentes, Veneno les dice que ese tipo obtuvo lo que se merecía y de repente, no se siente bien y su cuerpo se deforma e implosiona. Dejando a los chavales alucinados.

El sentido de la justicia de Veneno (que lo tiene) lo transporta a un universo donde los Venoms, criaturas blancas que consumen un simbionte y a su anfitrión para adquirir sus poderes, matan todo lo que pueden. Nuestro Venom ha sido convocado a este universo por otros héroes de Marvel, junto con simbiontes, para luchar contra estos seres y destruirlos. Con esto y poco más, tenemos lío. Una trama que tiene urgencia en sí misma en un entorno post-apocalíptico. Cuanto más revela la serie sobre los «Venenos», más se me parecían al agobio de la interminable marabunda que nos increpa en el Aliens, de Ridley Scott. Y con un resultado final muy parecido, simplemente rediseñado para adaptarse a un mundo que nadie quiere que exista. Y con una revelación de la mente maestra secreta tras los Venenos que os va a dejar el culo torcido. La guinda a una historia que, sin ese giro de tuerca, no sé si me hubiese gustado tanto.

Pero el arte de Universo Veneno es lo potente. Su atractivo de venta. Iban Coello aporta una calidad dinámica y caricaturesca, una que resulta muy útil cuando Venom intercambia golpes con nuevos enemigos. El movimiento esplende aquí. Un trabajo nítido, a veces, en ángulos extremos que aumentan la intensidad de la batalla. Con la ayuda del colorista Matt Yackey. Pero esto si tengo que decirlo, Universo Veneno es el tipo de historia divertida, sin mucha profundidad, muy en el molde de un cómic Marvel de los 80. Y no sé si eso le puede gustar a la chavalería actual.

Reseña: Azimut (Integral), de Wilfrid Lupano y Jean-Baptiste Andreae

Y ahora os voy a enseñar lo que posiblemente sea uno de los cómics más maravillosos publicados en español de este entre-mes. Diría, que uno de los mejores integrales y bonitos que se van a publicar este año. Una joya visual la mires por donde la mires; Azimut, de Lupano y Andreale.

Ponent Mon, como no podía ser de otra forma, trae este cómic de enorme calidad a nuestras librerías. De esas historias que mezclan géneros, que quizás no tiene ninguno o que es inclasificable por la cantidad de temas que toca: Un lugar de vastas incongruencias en mundos posibles, imposibles, aunque en uno de ellos, más que en cualquier otro lugar, permanecemos profundamente acometidos por la idea de la vejez y su trágico desenlace como es la muerte. En otros lugares tal vez no, pero en este mundo, está permitido pensar que sí… Quería poner este mini-avance de la sinopsis por que fue, sin duda, lo que me atrapó. Pero por el momento sólo añadiré una extraña pregunta que te persigue desde el principio: ¿Qué o quién demonios es el Arrebatatiempo?

Cinco álbumes de una serie que ahora se recogen en un poderoso integral que obviamente merece la pena. Wilfrid Lupano al guion y Jean-Baptiste Andreae a los dibujos y al color, que, sinceramente, con su trabajo asombra, ilumina y se te cae el mundo al suelo por la envidia de lo bien que lo hace. Historias, álbumes, tramas conectadas que curiosamente tuvieron al lector en vilo durante años pues comprendían un solo ciclo y se publicaron bastante espaciados en el tiempo (2012, 2013, 2016, 2018 y 2019). Un despiporre que nunca se le debe hacer a un lector asiduo y ansioso de buenas historias de cómic europeo. No obstante, ahora le dan a la publicación de un integral, un valor tremendo que esta maravilla llegue a nuestros lares.

La bella Mania Ganza es también de la opinión de Aristide Breloquinte (quien investiga los misterios del tiempo a bordo de su nave laboratorio Laps). Y esto nos lleva a una gran aventura en compañía de personajes fantásticos que -estoy totalmente de acuerdo- recuerdan a los personajes creados en su día por Lewis Carroll (Alicia y el País de las Maravillas). En Los Aventureros del Tiempo Perdido, conoceremos a los personajes y veremos en qué consiste la «Quest» y lo que son capaces de hacer. Ah, y espera, espera, no, en serio: ¿Qué o quién demonios es el Arrebatatiempo?

La Bella debe Morir es el segundo álbum. Y es que después de escapar del juicio de Ireneo el Magnánimo, la hermosa Manie Ganza y su banda de sabios aterrizan en el triste reino volante del Barón Chagrin. Este último, un personaje mítico si cabe, que habría logrado conquistar la vejez… Pero, ¿a qué precio? Por su parte, el profesor Aristide Breloquinte y su tripulación continúan estudiando la espinosa cuestión del paso del tiempo y parecen tener ya una idea sobre la terrible desaparición del Polo Norte.

En Los Antropótamos del Nihilo, la bella Manie Ganza hizo un trato terrible: siglos de vida contra miles de muertes. Y mientras su propia madre, la Reina del Éter, busca matarla, reinos enteros se declaran guerra entre sí. En todos sitios se preparan para la gran masacre, de lo que se alegra Baron Chagrin, por supuesto.

Nubes Negras, Velo Blanco es como un reinicio eterno. Se organiza un nuevo compromiso para Manie Ganza, esta belleza debe convertirse en la esposa del Señor del Desierto, el gran mamamouchi Baba Musiir. Pero este último, por poderoso que sea, no sabe si podrá resistir los celos enfermizos del Arrebatatiempo. ¿Por amor? La Reina del Éter está dispuesta a despertar poderes enterrados (y con razón) en venganza por la belleza de su hija…

Y cierra el tomo/arco/ciclo/integral, Las Últimas Escarchas del Invierno. Donde una enorme ola de hielo azotó todo el país y lo que se salvó del desastre, se ha convertido en una tierra de asilo para los refugiados climáticos. La nación de Petitghistan debe revisar sus principales planes para conquistar el mundo, ya que es precisamente el resto del mundo el que llama a su puerta. Y el triste palacio volador del Barón se estrelló contra estas tierras heladas. Y el dueño del lugar se encuentra allí, helado, muerto: ¡El que iba a vivir hasta el fin de los tiempos! ¿Significa eso que realmente el final de todos los tiempos?

Azimut ganó el prestigioso Premio Imaginales en 2013. Es el ejemplo claro de cómic europeo de diez. Dibujo preciocérrimo, tramas originales chulas, cómic súper recomendable -diría que indispensable, al menos, de leer- para fans de la mejor literatura fantástica. Hasta las contraportadas son enmarcables.

Reseña: Marvel Saga. Aniquilación, de Keith Giffen, Andrea Di Vito y Laura Villari

Por fin está disponible el que sería el eje central de la saga Aniquilación. Panini Cómics acaba de colocar en librerías especializadas la miniserie de seis números que cuenta como arco troncal del evento que nos tiene a muchos en vilo. El tema que quema que os he venido contando en Prólogo (https://www.cronicasliterarias.es/?p=3741), Nova/Estela Plateada (https://www.cronicasliterarias.es/?p=4449) y SuperSkrull/Ronan (https://www.cronicasliterarias.es/?p=4573).

Keith Giffen reanuda su sentimiento militar tras este macro-evento y diría que intensifica diez veces más lo vivido. Si los lectores pensaban que Nova y sus batallones no tenían esperanzas de sobrevivir después de la batalla enorme que se acaba de dar, los fans van a tener la sensación de que la guerra terminó antes de que la serie realmente comenzara. Giffen establece una atmósfera oscura, una comida junto al fuego a altas horas de la noche y la calma antes de la tormenta que se confunde con cualquier batalla conocida. Lo clava en ambientación. Pues ha caído un imperio (un comienzo espectacular si empiezas por aquí), dos héroes han muerto e individualmente, Silver Surfer, SuperSkrull, Ronan y Nova ya se han enfrentado a partes iguales contra la devastadora Ola de Aniquilación. Y hasta la fecha no han conseguido ganar ni una de las batallas. Con esa máxima que invitar a unirte a tus enemigos contra un Mal mayor, así como la poca gente que queda con fuerzas para lucha en el Universo, la única opción es no morir en el intento.

Lectores constantes: antes de súper recomendaros (otra vez) esta saga, permítanme ponerlos al día. Annihilus lanzó un medio para atravesar la Zona Negativa y entrar en nuestro universo a través de lo que se llamó originalmente The Crunch. Una fuerza que entra arrasando, erradicando varios mundos Skrull, así como Xandar, como ya sabéis, el hogar de los Nova Corps. Muchos han huido y se han unido para generar una fuerza militar universal con el fin de evitar que la Ola de Aniquilación se abra paso a través de nuestro universo. Pero la historia comienza cuando los lectores se dan cuenta de que Richard Rider (Nova) ha asumido el cargo de comandante de toda esta flota universal, mientras que Peter Quill (que ya no va como Starlord), se ha convertido en el segundo al mando. Otros personajes invitados que parecen querer ayudar son Gamora, Drax y varios ex-Heraldos de Galactus. El objetivo general de este tomo que como dije corresponde a la miniserie de seis números que ejerce como eje troncal de toda la serie, forman el esqueleto de la odisea. Sienta las bases de lo horrible que está el panorama y las circunstancias actuales, además de dejar al lector con un suspense de narices casi con cada número. En pocos guiones he sentido tan de cerca que todo está perdido.

El mejor tomo donde encontrar como Keith Giffen intensifica el tema bélico en la saga. Más que un cómic, en ocasiones, cambiando ciertos detalles, vais a tener la sensación de estar viendo un documental o film de la Segunda Guerra Mundial. Los eventos de cómic actuales normalmente muestran a tus grandes superhéroes luchando contra el enemigo por sí mismos. Sin embargo, Giffen adopta el enfoque de revelar el ataque de la Ola de Aniquilación y magnifica los medios casi imposibles de éxito. Giffen muestra la Ola, el horror y, en última instancia, eleva este evento por la magnitud interminable en lugar de mirar solo un arma individual o cósmica superpoderosa. A decir verdad, un aspecto de la narrativa refrescante y genuinamente más realista. Giffen quiere que los lectores sepan que Annihilus está ganando por masividad. No arrincona a los héroes. A esta Ola no le importa la vida o la muerte. A lo banzai, son de naturaleza suicida. Y que le pregunten al ejercito estadounidense del Pacífico de 1941 si se puede luchar contra eso… Y con una vuelta de tuerca muy chula, una tendencia insecto-usual (creo que entendéis la idea); reproducir, avanzar, conquistar y morir. Un viaje “agradable”.

Súbete ahora que estás a tiempo.

Reseña: Roy & Al, de Ralf König

Los que vayáis a descubrir la obra de Ralf König con este titulo que recién publica Ediciones La Cúpula, os diré que estáis de enhorabuena, porque (con)tiene todo por lo que merece la pena leer un cómic de este autor. Y puede que os enganchéis. Y puede que cada vez que queráis humor, reíros por que lo necesitáis o queráis sacar algo de vuestra cómicteca para prestar a un amigo…, en definitiva, un cómic que le divierta; os gustará tener la obra de König para sacar uno al azar. Y si la suerte dice que toca leer Roy & Al, tan obvio como que os desternillaréis de risa.

Con este titulo concretamente, por lo menos, vais a encontrar una de las obras más originales de König. Eso sin duda. Donde se presenta también (ya lo conoceréis algunos) escenas de sexo gay. Algo en lo que no soy especialista pero, pocas series de cómic dónde encontrar el tema, ¿no? En cualquier caso, habiendo visto las portadas de otros álbumes de König ya sabréis que es un punto fundamental en su trabajo. Esto me lleva a categorizar sus series en las series de «Sólo para Adultos», y mirad que me gusta poco poner esa etiqueta. Dicho esto, Roy & Al no es un álbum centrado en el sexo.

Es bastante gracioso, sobre todo, si te molan o te partes con ciertas situaciones provocadas por esos seres normalmente pequeñitos que tenemos en casa algunos como son los perretes. Y en este álbum, los dos gays antes mencionados no son los héroes, sino sus perros. Sí, Roy y Al son los perretes que buscan tema en este cómic. La sal de este álbum se debate en las relaciones entre estos dos perros y la visión de ciertos comportamientos (muchos sexuales) por sus amos.

Hay que decir que Al no está realmente contento con los modales de su dueño (es francamente homofóbico), y los comentarios hechos por Al y su nuevo amigo Roy, comentando y criticando la vida de su dueño juegan con la ironía, y en el ambiente homofóbico que imperaba en Francia (me consta) hace unos meses. Pero todo se suma al lado de lo absurdo y lo cómico. Los cuentos, las historias, los sketchs que encontraréis en este volumen son desiguales. No en calidad, sino en variedad. Quiero decir, historias independientes que apenas siguen un mismo argumento. Se puede decir que son “situaciones” y con algunas reirás por mucho que os pueda parecer libidinosas, lascivas u obscenas con el tema que quema.

Al es un perro de pura raza, que acaba de ser adoptado por un homosexual. Horrible para este perro homofóbico.

El nuevo amigo de su amo también tiene perro. Roy, que de alguna forma se convierte en amigo.

Dos perretes comentando, criticando y terminando por imitar los modales de sus amos.

La idea ya da risa.

Reseña: 100 % Marvel HC. Longshot, de Ann Nocenti, Arthur Adams While Portacio y VVAA

La joyita rescatada por Panini Cómics para este mes que ya se fue (aunque salió hace unos días) fue, sin duda, el 100% Marvel HC Longshot. La obra con la que despuntó de forma independiente Ann Nocenti. Bueno, independiente, independiente… Un héroe diferente, aunque mutante, el más afortunado del (de los) Universos, como siempre se le anunció. Un chico sin pasado, en mundos paralelos, un tipo amnésico que huye por su vida, ponerse a salvo de varios monstruos. Recuerdo esta miniserie cuando apareció en kioscos. Era otra de esas que coleccionaba un amigo. Pero en aquel momento en el que todo el mundo buscaba coleccionar una serie diferente a los demás -ora por tener algo único, ora con la idea de poder prestarnos entre amigos títulos no repetidos- en aquel momento que tanto hype mutante existía en nuestro país, yo no la leí. No me atraía. Dejemoslo ahí. Pero sabía que era una miniserie que tenía que molar, que tenía ese toque aventura en solitario a lo Han Solo, y sólo por eso algún día leería.

Han pasado más de treinta años.

Longshot en su huida encuentra un portal dimensional y entra. Los demás lo siguen pero, a diferencia de él, quedan atrapados en una especie de limbo intermedio. El joven termina en Nueva York, donde salva la vida de una mujer con su suerte antinatural. Huyendo de la policía, se hace amigo de un “superviviente” llamado Eliot. Al leer en el periódico sobre un secuestro, el joven y Eliot visitan a la madre del niño y el extraño «lee» una nota que dejaron los secuestradores, que lleva a Eliot y Hester a un extraño sitio donde los monstruos que lo habían seguido ahora tienen intención de sacrificar al niño para crear el camino de regreso a su dimensión. Usando su suerte, el extraño salva al niño, aprendiendo en el camino que su suerte depende de la pureza de ciertos motivos. Ahí es donde entra en escena la pequeña criatura que lo ayuda aunque pertenece al mundo de los demonios. Antes de acabar, Eliot bautiza al chico como Longshot. Y el joven se marcha con la criatura, sin estar muy seguro si puede confiar en ella…

Con un inicio espectacular, ¡en la primera grapa!, muy propio de los mejores años comiqueros de la historia, los benditos 80, por supuesto; ya estamos inmersos en el/los universo/s que Nocenti propone. Aunque creo que en realidad fue Bill Anderson quien escribió el primer número. Me informé y se ve que el problema es que se anticipó a un número de Marvel Age, y hubo algunas alteraciones en el diálogo antes de que saliera el Longshot #1. Una serie de donde partió la pandilla de niños mutantes luego denominada como «la Bratpack» en un New Mutants Annual. Incluso he leído que el ilustrador Arthur Adams (que aquí está soberbio) nombró a Neal Adams como una de sus principales influencias para la serie.Y es que sólo os he contado lo que ocurre en el primer número. En una grapa. En un número de seis que son los que comprenden esta primera serie que se creó para dar a conocer al mundo al mutante Longshot. Seis números que obviamente vienen en este 100% Marvel HC que algo más que indispensable para todos aquellos que degustan de miniseries independientes pero muy importantes dentro de la Casa de las Ideas. Un tomo que trae además cantidad de extras como portadas, bocetos y “la Biblia” creada por Ann Nocenti como base para el personaje.

Una maravilla.

Y han tenido que pasar más de treinta años para que flipara con esta lectura. Para que de gracias a Panini Cómics por haberla rescatado. Y es que Longshot se convirtió en un título increíblemente candente muy rápido. Gustó mucho y todo el mundo la recomendaba así como la ponía por las nubes. Quizás eso hizo que muchos nos alejáramos. Fue donde Arthur Adams se convirtió además en ídolo de muchos que aún no le habían prestado atención. De hecho, se prometió una cabecera, una serie ilimitada del personaja pero nunca sucedió. ¿Veis? Esta es otra prueba de que esa sensación que muchos humanos tenemos de huir de las modas es, en la mayoría de los casos, mala para uno/a mismo/a. Como se decía en el film Jóvenes Ocultos (Lost Boys) sobre el arroz: «Millones de chinos no pueden estar equivocados».

Reseña: Los Mentores, de Zidrou y Francis Porcel

Un thriller de la mano del siempre recomendable Zidrou. Con una premisa de esas de búsqueda que pone el corazón en vilo. Sobre todo, si eres padre, o ya no te digo, madre. Un tomo integral que además recoge el díptico de unos álbumes que dieron mucho que hablar al otro lado de los Pirineos. Y ahora os puedo decir que es un volumen de éxito. Con un Zidrou en su máxima expresión. La historia es de las que dejan sin aliento y es imposible no pasar páginas, una tras otra, para intentar saber qué diantres pasa. Simpatizamos con esta madre que lleva buscando a su hijo durante veinte años, y la pregunta constante de quién demonios son Los Mentores, no se te va del tarro. Con una introducción de gran efecto (que posteriormente, bajará un poco el ritmo porque si no…), comienza el primer álbum llamado Ana. Pero muchas preguntas quedan sin respuesta y se van sumando más y más a tu nerviosismo lector. Encontramos personajes de casi todos los ámbitos, cada uno en su papel, sus traumas, pero seguimos sin saber absolutamente nada cuando termina el primer álbum. Con un ritmo así, me hubiera gustado ver ciertas caras de aquellos lectores que siguieron la historia número a número entonces. Es de esas historias que te alegra saber que está leyendo el integral. Pero con Zidrou en el guión, nunca se sabe realmente qué esperar.

Eso si, tenemos tiempo para simpatizar con las dos heroínas a las que todo parece ponerse en contra cuando deciden empezar una búsqueda certera. Esta madre de familia que intenta encontrar a su hijo desaparecido y la chica llamada Joyce tan dinámica. Una historia súper ágil cuando realmente empieza, construida al principio con un poco desbarajuste (creo que intencionado para desubicar al lector) que nos lleva a una investigación que se vuelve común para dos almas que quizás no sean tan diferentes. El argumento troncal: Hace casi veinte años que la hija de Ana fue secuestrada violentamente por un comando armado mientras ella se encontraba en la sala de partos. Desde entonces, nunca ha dejado de buscarlo. Joye es una escort. Una chica que huye de su proxeneta y sus secuaces que han jurado matarla. El encuentro casual de estas dos mujeres con personajes y luchas dispares servirá a las causas de ambas.

Una vez me encontré con una mujer que llevaba una muñeca. (…) Estaba en camisón y le hablaba a esta muñeca como si fuera su bebé. ¿Por qué? ¿Quién era ella? No lo sé ”.

Zidrou

De ahí surgió la idea inicial del nuevo díptico que publica de forma integral Ponent Mon. Benoît Drousie, alias Zidrou, nos estampa en toda la cara una historia que huele a film o serie de Netflix. Aunque, ¿qué historia podría no serlo a día de hoy con tantas productores rascando del noveno arte? El autor vuelve a privilegiar una narración de dos historias dramáticas por el precio de una. Un guion que logra cautivar y mantenerte en guardia por lo que pueda pasar. Un autor que se enfrenta de manera brillante a un par de personajes femeninos, con diferentes orígenes y temperamentos, uniendo fuerzas y determinaciones para intentar salir de situaciones de pesadilla. Mientras una busca liberarse de un «jefe» mafioso la otra no morirá tranquila por saber, al menos, quienes son aquellos seres que cogieron a su hijo. Roles asumidos que son contundentes, reales y están sacudidos por una atmósfera particularmente oscura. Además, el modus operandi del cómic no está cargado de detalles que distraigan del objetivo. No hay desvíos innecesarios. El guionista va al grano y conserva todo el suspense dejando la puerta abierta a muchas posibilidades. Y eso desestabiliza. Ahora que está tan de moda revisitar la serie Perdidos (Lost); es esa sensación. No saber a dónde va cada cosa por muchas clases de guion que uno haya cursado.

Entiendo que el público francés, en general, se haya quejado del dibujo. En ocasiones, aparecen pequeñas imperfecciones en los decorados y segundos planos que parecen menos refinados. El diseño de Francis Porcel es solo persuasivo. Quizás no tenga el poderoso don (¿aún?) para destacar en la BD. Pero no dejan de ser gráficos efectivos.

Los Mentores es un cómic irritante pero adictivo.

Reseña: 100% Marvel HC Los Vengadores. La Visión y la Bruja Escarlata, de Bill Mantlo, Rick Leonardi, Steve Englehart y Don Heck

 Los Vengadores: La Visión y la Bruja Escarlata, tomito que recoge el Giant-Size Avengers #4 USA ,además de la serie mencionada Vision and the Scarlet Witch #1-#4 USA.

En la aventura elegida para abrir el ejemplar, Bruja Escarlata es atrapada y encarcelada por el todopoderoso Dormammu. No sabemos si La Visión podrá hacer algo, pero lo intenta. El sintezoide perteneciente a Los Vengadores viaja a la Dimensión Oscura para salvar a la mujer que ama. Pero, ¿puede La Visión, una creación de la ciencia, luchar contra el místico más poderoso de Marvel? ¿La Visión y Bruja Escarlata contra Umar y el infernal Dormammu? Una aventura curiosa para demostrarnos el amor existente entre estos dos.

Y para ver como llevan su relación, le siguen los cuatro numeritos a los que antes hacía referencia. Comienza la primera serie en solitario de Vizh y Wanda, un cuarteto de historias con una sola dirección que comienza de forma atrapante. Un cuento casi de Terror, en el último día de octubre con un malvado hechicero druida, tres niños en peligro, una aventura donde la magia oscura tiene mucho que decir; que me ha encantado. Sobre todo, porque no conocía nada de nada de esta aventura. No sabía que existían historias así. ¿Así cómo? Pues con estos dos como pareja, a lo suyo, aislados de tanto superhéroe y villanos que se obcecan en acabar con el mundo. Pero ya sabemos que para cierta gente con poderes es dificilísimo alejarse de eso, ¿no?

Habiendo dejado a Los Vengadores, La Visión y la Bruja Escarlata se han mudado a un vecindario residencial tranquilo de Nueva Jersey para -intentar- ser personas normales. Es Halloween y Vision sorprende a un trío de niños que piden Truco o Trato cuando pasa su mano por la bolsa de caramelos… Poco después, Vizh y Wanda entran en casa y sorprendentemente encuentran a Jarvis arreglando el lugar para ellos. Jarvis también les da un libro que el Capitán América encontró y resulta ser un tomo repleto de runas druidas, que invisible, el tomo mágico emite una luz verde que convierte a los tres niños en un trío monstruoso que invaden la casa para llevarse a Wanda. Vision lucha contra ellos pero el más fuerte atraviesa a Vision causándole un dolor insoportable. Samhain, encarnación eterna de Halloween, surge del libro, y ahora libre en el mundo nuevamente, se enfrenta a Wanda y a La Vision. Y así empieza la aventura.

Una serie de la que quiero más, por que sé que hay más. A Panini Cómics ruego para más tomitos de estos que siguen la serie clásica de la pareja. Si la serie de TV dejó hype, ya no os digo este cómic. Es una gozada volver a sentir lo que fuimos con estas historias de magia y superhéroes que en muy pocos cómics Marvel se podían encontrar. Doctor Extraño y poco más. Bill Mantlo en todo su esplendor. Cómics de principios de los 80 que a tantos niños de entonces nos engancharon. Con escenas más románticas de los que uno suele encontrar en un tebeo Marvel de la época. Además: es el especial donde tuvo lugar la boda de la pareja. Por lo que sé, que si has leido hasta aquí, lo vas a pillar.

Y lo sabes.

Reseña: Marvel Limited Edition. Marvel Two-in-One. Mi Amada… ¡Mi Asesina!, de VVAA

Otro puntal de lanza de Panini Cómics es la asociación con SD Distribuciones para publicar cada mes un Marvel Edition Limited, a cual más interesante. Lugar donde obviamente se recuperan grandes joyitas de cómic clásico, tomos que algunos se agotan casi antes de salir. En ellos, de vez en cuando, aparecen los Marvel Two-in-One que tan buenos momentos de lectura nos dieron a algunos en nuestra infancia y aún dan. Una serie regular de cómics que fue publicada por Marvel Cómics entre enero de 1974 y junio de 1983, historias no solo protagonizadas por Ben Grimm/The Thing/La Cosa, sino el lugar donde correr las mejores aventuras que se pueden leer del personaje con diferencia. Mismo lugar donde encontrarlo al rudo pedregoso haciendo equipo con héroes y villanos (a veces, al mismo tiempo) para detener a un enemigo mayor y común.

Mola que se tenga en cuenta el contenido y que se abra este MLE denominado Mi Amada… ¡Mi Asesina! con el Fantastic Four Annual #11, una aventura de las chulas donde Reed Richards, Susan Storm y Namor, así como Johnny Storm, el Capitán América y Bucky batallando con un montón de soldados nazis, laboratorios secretos y enfrentándose al villano (que muy pronto se pondrá de moda, ya veréis) el temible Barón Zemo. Así como los dos primeros Marvel Two-in-One de la historia donde digamos que nace esta idea de poner aventuras aparte de este poderoso superhéroe que dice frases míticas como, ¡He sido el único e inigualable The Thing demasiado tiempo para ahora dejar que un montón de estiércol me robe la gloria! O su maravillosa: ¡Es la hora de las tortas! Como dice un colega marvelita que tengo de toda la vida: «De un huerto donde están Bill Mantlo, Ron Wilson, Roy Thomas, John y Sal Buscema, Marv Wolfman, Jim Starlin y Jim Shooter; no puede salir nada malo».

Marvel Two-In-One: Mi Amada… ¡Mi Asesina!, es un volumen que se disfruta de peh-a-pah, añado, porque además hay que indicar que continua la serie que abre en el MLE que se publicó en agosto, el Marvel Two-in-One: Grita Monstruo. Aquí se continúa desde el original Marvel Two-in-One #20 llegándose hasta el #36 y añadiéndose alguno más de otra serie para completar tramas. Detalles que se agradecen. Un inicio que nos traslada a 1942 cuando una gigantesca nave nazi con forma de esvástica ataca edificios en la ciudad de Nueva York y La Cosa saca pecho para evitar daños a la ciudad más bonita del mundo… Apoteósico número. De los pocos y curiosos números donde disfrutar de The Thing en forma humana y con un curioso traje creado por Reed Richards como exoesqueleto, pese a que Galactus…

Acción y acción. Aventuras que nos ponían el vello de punta cuando las leíamos por primera vez, y creo que esa es la verdadera fuerza y atractivo para comprar/pillar estos Marvel Limited Edition que acaban de ver la luz; ediciones limitadas algunas inencontrables al poco de publicarse. Con Ben Grimm recorriendo mundo; Londres, Cabo Cañaveral, el Triángulo de las Bermudas… e incluso enfrentándose a cosas muy locas como un Tyranosaurus-Rex en un pantano lleno de inmensos brontosaurus. Pero también hacen aparición grandes personajes como Los Invasores, La Legión de la Libertad, Thor, Puño de Hierro, Nick Furia, Spiderwoman, Deathlok o la famosa aventura (muy buscada) en la que Ben Grimm se encontró por primera y única vez con Doc Savage. Una joyita. Además, de aparecer una de las legendarias batallas finales de todos los superhéroes contra el tan de moda, Thanos.

Vais a quedar con ganas de más. Sorprendidos, y melancólicos muchos, como me sentí yo al recordar algunas de estas tramas que el insulso de mi cerebro creía haber olvidado. Mi esperanza es que en que en algún momento en el futuro cercano aparezca otro nuevo MLE que aporte más. Otro nuevo tomo que complete la colección. No es difícil. Insisto, verdaderas joyitas del pijameo que nos encandilaron entonces donde algunos números mantienen muy bien el paso de los años. Y los que no, si te los tomas como el visionado de una peli resultona de serie Z (a lo Sharknado, por ejemplo), los disfrutarás de lo lindo. En definitiva, un Marvel Limited Edition que vale su peso en oro por el contenido clásico incluido que rebosa nostalgia por los cuatro costados.

Reseña: Mutafukaz, de Run

Fuera de la moda o del «mainstream» (como se le dice ahora), en el mundo del cómic ocurre como en el cine: a «las afueras», es el lugar con más altas probabilidades de encontrar algo diferente, una historia inusual o que toque lo que otros antes pasaron por alto; paisaje nuevo, una ciudad pérdida en los vastos bosques del altiplano. Dibbuks es de esas pocas editoriales a las que tenéis que echar el ojo para encontrar fácilmente lo que os digo. Obritas que quizás de otra forma solo miraríais de reojo al pasar por una librería especializada y que, sin embargo, tienen ese algo que os atrae. Comento esto porque cumple todo lo que digo Mutafukaz, una de las novedades que regresa calentita a tiendas con su primer volumen y que es ese monstruito diferente que todos deseamos ver alguna vez en nuestras vidas para cerciorarnos que lo que muchas veces pensamos, existe.

El cómic Mutafukaz tiene historia dentro de la historia. Pero no la pondré aquí. Es labor de investigación vuestra. La trama tiene lugar en un futuro alternativo en una nueva ciudad llamada Dark Meat City, la ciudad más grande de New California que apareció después del Big One: un tremendo terremoto que destruyó parcialmente California. Megalópolis de varios millones de habitantes, Dark Meat City está contaminada, plagada de pandillas e inseguridad. Tenemos a nuestros dos héroes, Angelino y Vinz, que se ganan la vida en un barrio pobre, con sus amigas las cucarachas, luchando con trabajos ocasionales e inventando nuevas mierdas para arreglárselas a diario. Mientras tanto, reparten pizzas. Un día, Angelino es atropellado por un camión y ahí comienza el tema… Pero está bien, no preocupaos, sin embargo, empieza a tener extrañas alucinaciones, cree ver sombras sospechosas tras algunas personas que se mueven libremente y después de consultar a un médico, quien lo tranquiliza, él y Vinz son perseguidos por un escuadrón de policía sin razón aparente. Dos amigos obligados a huir, sin saber por qué, desafiando los peligros de esta ciudad más que inhóspita; entorno que recuerda mucho-mucho a mi amada peli The Warriors.

Lo primero que me atrajo cuando leí Mutafukaz (con ese provocador título que suena a lo que suena) es lo que se encuentra en la primera página interior y que tapa la presentación del título. Dice: «Totalmente desaprobado por la autoridad del Cómic-Code». Y ya desde la portada, Mutafukaz marca la pauta. Fuera de portadas convencionales o pasadas de moda y formatos congelados, este cómic contrasta radicalmente con todo lo que se hace en la tradición franco-belga y lo reivindica con audacia. Con oscuridad a cascoporro. Son algo más de cien páginas políticamente incorrectas, imaginativas, delirantes, que no se parece a nada que haya leído antes. Nada de una estructura fija a seguir. En este festival visual, cada página esconde un hallazgo, cada escena, un pretexto para un enjambre de ideas que quizás pueda resultar algo desconcertante al principio, porque no estamos acostumbrados a este tipo de batiburrillo artístico. De hecho, lejos de las referencias franco-belgas, me atrevería a decir que es una obra que extrae su esencia de la contracultura estadounidense y la animación japonesa.

El protagonista con un aspecto un tanto caricaturesco que recuerda a una especie de Mickey Mouse malo-malón y sin orejas, nos lleva del cuello a un universo hip-hopero y de guerra de pandillas. Este Angelino que nos encontramos al principio de la aventura y que parece arrastrar su culo por una una ciudad sórdida, entre entregas de pizzas, medita sobre la nulidad de su existencia y dedica las tardes a pasar el rato en medio de cucas en un piso-okupa que comparte con su mejor amigo. Pero como os decía, tras el accidente comienza la road-movie a pie, en medio de una gigantesca insurgencia urbana. Una trama rica en análisis y desvíos de guion que aborda temas complejos y fascinantes (ingeniería genética, secretos de estado, manipulación del clima, etc.) y que da un lugar privilegiado a personajes todos ellos más disparatados que los demás. No obstante, el autor aún logra hacer coherente una historia que reúne a luchadores mexicanos, platillos voladores, extraterrestres y bandas afroamericanas.

El sentido dentro del sinsentido.