Reseña: Wonder Woman. Las Mentiras, de Greg Rucka y Liam Sharp

Siguiendo con lo épico, uno va leyendo por temporadas lo que el cuerpo le pide. Puedo saltar (sin saltar en realidad) de una novela pulp a cómics de Conan, de un clásico superheróico a una biografía histórica, o de una historia de Terror a relatos costumbristas de Virginia Woolf. Topándome entre tantas letras y viñetas con algunas historias similares aunque cada una en su ramal. Y ahora vuelvo a la Wonder Woman de mis amores para poder leer una nueva aventura aprovechando que ECC Ediciones recopila ahora en tomitos sus mejores arcos argumentales. En especial, este Wonder Woman: Las Mentiras sacado del evento DC Renacimiento. Y es que he disfrutado mucho pues todo empezaba bien. En uno de los muchos viajes en metro que hago, me topé una tarde con un chico que leía y disfrutaba de la lectura. Le pregunté si tan buena era la historia y me dijo algo que me alucinó: «Este tomo tiene dos cosas nuevas para mí: es mi primera lectura de Wonder Woman y el primer cómic donde veo una mujer como la protagonista». Aluciné. Como si de un hecho sucedido en los años 50 del pasado siglo se tratara, pensé: ¿A estas alturas? Por todos los dioses, me valía que el joven nunca hubiera leido nunca un cómic de WW pero, ¿el primero dónde una mujer era protagonista? Soy consciente que para cierta gente desconocedora del personaje podrá pensar que las historias de la Chica Maravilla son siempre del mismo tipo: aburridas por exageradas, feministas, con un personaje escrito específicamente para que DC pueda mostrar al mundo que los géneros de sus personajes están equilibrados. Pero los insensatos se equivocan. Wonder Woman: Las Mentiras es un tomo ideal para demostrarlo. 

Diana es un personaje fantástico, interesante, imperfecto e intrigante. La historia comienza con la prota pateando traseros antes de irse a casa. Pero Diana anda confundida y comienza a cuestionarse la verdad de todo. Y no está segura de por qué tanta confusión. Pero sucede. Y está claro que ella no es… Así comienza un guión de Greg Rucka que demuestra una vez más, que es uno de los grandes maestros guionistas del noveno arte, vivo. Un personaje icónico expuesto a una perspectiva diferente. Y como fondo un paisaje inusual, la selva tropical de Banakane, muy lejos de lo urbano, de la siempre oscura Gotham City. La Chica Maravilla en un mar de ricas imágenes de bosque verde, entre tonos rojos y marrones, con unos personajes que tienen un pasado claramente ligado a Wonder Woman como son Steve y su equipo o Barbara Ann como Cheetah, uno de los principales adversarios de la superheroína. La conocida como chica-guepardo. Es entonces que a mitad de camino, quizás uno se pueda encontrarse confundido con lo que está sucediendo y se pregunte por qué demonios Diana no puede regresar a casa. Y vi que Greg Rucka ganaba, ese era seguramente el efecto deseado. Lector y prota desubicados…, en resumen, Diana se encuentra incapaz de regresar al Olimpo de Themyscira, y empieza a darse cuenta que tal vez su única esperanza sea esa odiosa chica-guepardo. A cambio de su ayuda, la villana quiere que la princesa amazona mate a Urzkartaga, para quedar libre de la maldición que la hace alimentarse de mortales. Una pata lava a la otra. «Quid pro quo». Y como el destino es así de cachondo, Diana y Steve trabajan en el mismo caso pero desde extremos opuestos. Aun así, el encuentro en la jungla ilustrará aún más ese pensar de que ambos están eternamente unidos. Algo así como Clark Kent y Lois Lane.

Se suele decir que un héroe es tan bueno como sus villanos. Greg Rucka se encarga en Las Mentiras de que la teoría se asiente. Un buen primer arco que vio la luz en la serie Renacimiento y que ahora se puede disfrutar de una sentada. A medida que disfrutaba el tomo me fui dando cuenta de un detalle, con ciertos matices, la historia daba la suficiente información para completar espacios en blanco a todo aquel desconocedor del personaje; como le sucedía al chico del metro. Se disfruta. Y es que seleccionando cualquiera de los títulos que ECC Ediciones está publicando en esta colección, siendo sincero, cada vez que leo uno de ellos me aficiono aún más a un personaje que siempre había visto con otros ojos.

Reseña: 100% Marvel HC. El Castigador: Zona de Guerra, de Chuck Dixon, John Romita Jr. y Mike Harris

Interminables alabanzas para definir esto de tener en un sólo tomo una serie al completo. En un solo volumen portable donde quiera que vaya, una maravilla que poder llevar bajo el brazo para degustar y abstraerse en cualquier lugar posible. La Maravillosa Época de los Integrales que estamos viviendo y que en el futuro recordaremos, o se recordará, como años dorados de publicaciones en papel. Como si no hubiera un mañana.

El Castigador: Zona de Guerra es una serie publicada por Marvel Comics donde vais a ver a The Punisher dándolo todo. Tramas que fueron escritas y dibujadas por varios artistas en un total de cuarenta y un números, pero donde esplende por encima de todo el inicio llevado a cabo en 1992; guionizada por Chuck Dixon, y con un John Romita Jr. pletórico a los lápices. El Castigador: Zona de Guerra está considerada la tercera serie más popular entre los aficionados, pero ya sabéis como es esto, para gustos los colores. En mi caso, leerla de un tirón así, ahora, y con la madurez que uno tiene en estos momentos, os juro que ha hecho tambalear mis dos altas posiciones que ostentaban Punisher Max y Diario de Guerra. Y no es para asustarse, se dice que con Zona de Guerra, el personaje llega a marcar en los 90s su máximo pico de explotación y popularidad.

Los seis primeros números comprenden un arco argumental. Con el trasfondo común de lo obvio: la guerra contra el crimen de Frank Castle como El Castigador convierte el Universo Marvel en una zona de guerra. Donde al abrir el tomo nos damos de bruces con un enfrentamiento: un oficial de policía recibió un disparo y un pintilla utiliza a otra poli como escudo humano. The Punisher le dispara y ella puede correr a auxiliar al otro agente. Mientras tanto El Castigador ejecuta al pintilla. Pero ella trata de arrestarlo y él, tranquilamente, le dice que haga lo que crea correcto. Y al no hacer ningún esfuerzo por detenerlo, se va. Comienzan a desatarse entonces toda una serie de crimenes violentos por la ciudad. Un colombiano herido se encuentra con sus superiores y les explica una reciente masacre. Frank Castle empieza a sospechar que su compañero Micro tiene un problema con la mafia. Noches después, desaparece. En una de sus salidas, Frank intercepta un robo de uno de los lavaderos de dinero que usan las Tríadas y los mata a todos, excepto a uno, que se niega a dar información. El Castigador lo tortura con una paleta, un trozo de carne y un soplete (hay que verlo). Pero todos los caminos parecen llevar al denominado Shotgun, que ha empezado a gobernar la gran ciudad de la noche a la mañana. Y cuando los jefes de reclutamiento policial empiezan a requerir gente, Mickey dice que tiene a un primo de Kansas ideal para el trabajo: Johnny Tower (El Castigador, encubierto) que va de todas-todas a por ese Shotgun…

Lo siguiente es que Rosalie se molesta porque las familias de la mafia se están reuniendo sin ella. Uno de los cabecillas le dice que debería irse a casa y llorar la muerte de su padre, tío y prometido. Ella argumenta que nació en La Familia y ha estado al lado de su padre desde que era pequeña. La mayoría alegan que no van a trabajar para una mujer. Ella ordena a sus chicos que lo maten. Después del altercado, se elige a sí misma como nuevo jefe y les da a todos su primer mandamiento: ¡Quiere a El Castigador muerto! Para asegurarse, Rosalie se reúne con Los 7 Asesinos y les explica los términos. Todos tienen puesto el ojo en The Punisher después de esa famosa recompensa de cinco millones de dólares.

Caña de la buena.

Ciertos desconocidos creen que cuando recomiendo algo con ansia, con tanto ímpetu, es por que soy así de entusiasmista, de forofo, de influencer… Es en esos momentos cuando les recuerdo (mi madre decía: «Tienes tan buena memoria, de lo rencoroso que eres».), les recuerdo a esa gente sin fe, que El Castigador: Zona de Guerra es una jodida maravilla.

Reseña: El Cielo en Guerra (Integral), de Pinard y Dauger

Creo que El Cielo en Guerra no se puede definir mejor que con la frase con la que abre su introducción: «Una gran saga en cuatro partes que sigue la historia de la aviación francesa durante la Segunda Guerra Mundial». Y ahora recopilado en un portentoso integral de cómic europeo como sólo Norma Editorial sabe hacer; podemos adentrarnos, sumergirnos en historias, desdenes y batallas espectaculares en el aire, gracias a Philippe Pinard y Olivier Dauger que saben narrar con rigor histórico la historia de la potente aviación francesa de entonces.

Los Diablos Rojos es el primer álbum que comprende la tetralogía. La batalla de Francia vista a través de los ojos de un joven piloto en el famoso escuadrón de combate que marcó una época. Un viaje desde el comienzo del conflicto hasta el armisticio del 22 de junio de 1940. Con la impresionante muestra de la táctica Blitzkrieg en tierra gala. Etienne de Tournemire es un joven teniente recién licenciado que acaba de unirse al escuadrón de los Diablos Rojos; contra toda expectativa, los vehículos blindados alemanes han logrado cruzar las Ardenas, los panzers, apoyados por la aviación, continúan su infernal ataque y amenazan con cruzar el Mosa en el Sedán francés. Estamos ante una de las batallas decisivas de la guerra, pues si los alemanes se hacían con este punto clave, los panzers evitarían la parte mejor fortificada de toda Francia… Etienne de Tournemire y sus camaradas en el centro de la lucha, superados en número, intentarán revertir el curso del destino.

Una curiosa historia se cuenta en Escarapelas en Llamas. Junio de 1940, un verano desastroso para Francia. El escuadrón de los Diablos Rojos sufre una debacle general y se retira al norte de África. El armisticio redistribuye las tropas y se rompen algunos juramentos de lealtad. A partir de ahora, se tendrá que elegir entre volar bajo los colores de Vichy o participar con las Fuerzas Francesas Libres. Todo se precipita y Francia camina a marcha forzada hacia la derrota. Las retiradas y las deserciones se suceden a un ritmo infernal. Llegan a orillas del Loira, donde Etienne y su compañero André Marceau mantienen su última batalla antes de unirse al norte de África. Pero un nuevo evento cambiará sus destinos: el drama de ver a la flota francesa siendo bombardeada por los propios ingleses. El compromiso de los pilotos franceses contra sus aliados de ayer es solo la premisa de una confrontación aún más cruel.

¿Era indispensable en una serie así el álbum Alerta en Siria? Sí, si deseamos tener en cuenta todo lo que sucedió durante las últimas horas de combate aéreo en junio del ´40. Completar en nuestra cabeza lo ocurrido, hasta el bendito aterrizaje aliado dos años después. Tensión, locura, desazón, una letanía de quejas constantes ante un miedo creciente: ¡Y los refuerzos! ¡Cuándo llegarán más aviones, armas más poderosas! Decenas de clichés que reconoceréis aquellos fans del buen cine bélico, asiduos a documentales o hayáis leído libros relacionados con la ocupación final de París. Brillante en este cómic la filosófica conversación sobre Kant entre un personaje y un oficial alemán.

Con Operación Tourch llegamos al final de esta entretenida tetralogía. Noviembre de 1942. Por fin, los escuadrones angloamericanos llegan como apoyo al norte de África defendido aún por el ejército de Vichy. Los escuadrones franceses contra los aviones aliados apoyan el combate hasta el alto el fuego… Épica y más épica.

Apreciando y poniéndonos del bando de los perdedores, los autores nos introducen en un bando francés que intenta preservar los intereses de un invasor que se vuelve más temible cada día. El dibujo es magnífico (como ocurre siempre con Dauger), y los colores permanecen a buen nivel de un álbum a otro (me gustaron mucho los verde-marrón-blanco de Europa y los beige-ocre para África-Siria-Iraq). Un guión instructivo, patrullas y escaramuzas en el cielo, épica durante cuatro días de intenso combate. Álbumes que se dejan leer con verdadero placer. Y aunque no encontraréis personajes entrañables, algunas de sus conversaciones se os quedarán grabadas por siempre. Un espectacular integral que hará las delicias de los aficionados al cómic bélico.

Reseña: Mr. Milagro. Edición Especial, de Tom King y Mitch Gerads

Mr. Milagro es una de esas series que marcan al lector después haberla leído. Tom King nuevamente haciendo estragos entre lectores de cómics, seguidores y frikis de los superhéroes, en cualquiera de sus modalidades. Tras enterarme de la enorme fama de la obra, de conocer de lo que fue capaz este autor en obras anteriores, sobre todo, tras disfrutar de su maravillosa revisitación al personaje de La Visión (Premio Eisner a Mejor Serie en 2017); sí friends, yo soy uno de los que está entre el público cuando Tom King da un concierto.

En primera fila.

Y supongo, que como muchos de vosotros, gente que ya tiene una edad y por una cosa o por otra no se ve comprando grapas a cada momento. De los que no tienen paciencia para nada, o no tienen tiempo para mucho, o mejor dicho que a día de hoy ama los buenos tomos recopilatorios “a lo ECC” que salen al mercado; lo siento, si soy de esa gente que espera a que una súper recomendada obra como Mr. Milagro este en un solo tomo. Por que era obvio que llegaría. Y disfrutar así de una de las series más alabadas en el mundo del cómic de los últimos tiempos. Con una mini introducción del propio Tom King que llega al alma tras descubrirnos lo cerca que estuvo de morir (o de volverse loco) en manos de su hijo…, abre este volumen que recopila la serie limitada de doce números guionizada por él e ilustrada por Mitch Gerads. Una obra que fue publicada mensualmente por DC Comics y por supuesto, por ECC Cómics en nuestro país. Una historia que ha llevado a ambos autores a ganar sus respectivos Premios Eisner, el premio más alto ofrecido en la industria del cómic. Un tandem de autores que ya lo hizo bastante bien en El Sheriff de Babilonia, genial serie de doce de números también que ECC editó en un solo volumen no hace mucho. ¿Será para ellos el 12 el número de la suerte?

En un par de páginas que agradecerán los no muy puestos, antes de sumergirnos en la trama, nos ponen en situación indicándonos quién es quién en los mundos de Apokolips y Nueva Génesis. Cada uno de los grandes mandatarios de estos planetas, y lo que de Darkseid y Highfather, surge. Como eje central, la historia de Mr. Milagro , que a groso modo nos habla de un oficial de policía estadounidense convertido en consultor militar mientras intenta resolver el asesinato de uno de sus aprendices de policía iraquí en la Bagdad de 2004.

*Nota: Tom King fue agente de la CIA, por lo que es obvio pensar que en ciertas partes del guión se está basando en sus propias experiencias durante la guerra de Irak.

King y Gerad abren con el personaje principal sacado del hospital por su esposa, Big Barda, después de haber intentado suicidarse. La explicación que Scott da, es que es un artista del escape y por lo tanto, su mayor truco es saber escapar de la muerte. Inmediatamente después de regresar a casa, ambos encuentran al hermano de Scott, Orión, quien les informa que la guerra ha comenzado nuevamente. Highfather ha sido asesinado y Darkseid tiene la ecuación de la Anti-Vida, que le da el poder de infectar y dominar las mentes de sus enemigos haciéndoles creer que sus vidas no valen nada y voluntariamente se someten al control del propio Darkseid. Mmmmm…, aquí hay algo que empieza a no cuadrar, ¿no? Orion algo irritado informa a Mr. Milagro y a su chica que deben regresar a Nueva Génesis cuanto antes para ayudar en una guerra en la que se verá involucrada todo el universo.

Pero no os equivoquéis. Tom King no está interesado en batallas espaciales épicas. Le va más profundizar, mostrarnos a personajes grandiosos de la forma más humana posible. Almas rotas, deprimidas con preocupaciones que podemos tener tú y yo, sin duda, un buen truco para acercarlos al lector. Y lo hace de forma magistral. Exempli Gratia: Mr. Milagro recibe constantemente flashes de sus amigos muertos, la realidad parece desvanecerse como un televisor con estática y lo que debieran ser viñetas de acción a veces se dividen en fondos en negro que simplemente dicen: «Darkseid es». Como lector, nunca estás completamente seguro de si son realmente mensajes de Darkseid y su ecuación de la Anti-Vida invadiendo la mente de Mr. Milagro, o si Scott finalmente ha perdido toda la cordura tras años de abusos.

Si nos vamos a ese trasfondo que a veces es inevitable sacar a la luz, Mr. Milagro es esencialmente la vida de Jesús en el Universo DC; es hijo de Dios (Highfather) y fue intercambiado al Diablo (Darkseid) para hacer las paces entre Cielo e Infierno. Criado en el Mal y con una infancia llena de torturas, finalmente escapa pero todos sabemos que las secuelas quedan. Con diálogos ágiles, queda así una trama recogida en un volumen tan completo como necesario de tener en la mejor cómicteca que se precie. Filosofía pura y dura. Uno de mis momentos favoritos de la serie es ver a Scott Free cuestionarse la existencia de todo parafraseando a Descartes.

Uno de los mejores regalos en formato cómic, que podéis hacer/os en estas Navidades.

Reseña: Retratos de los Hijos, de George R. R. Martin

Hay otro George R.R. Martin ahí fuera. Una especie de autor semidios anterior al maestro de la Fantasía con su Canción de Hielo y Fuego. Ganador de un Nebula y tres premios Hugos, nada más y nada menos, y en su día famoso por su trabajo como guionista en series de televisión como The Twilight Zone y La Bella y la Bestia. Qué hubo un antes, en definitiva. Y que aún a día de hoy, uno se siente raro cuando lleva aconsejando tanto tiempo a un autor, y resulta que hasta que no se hace mundialmente conocido (¡por una serie de TV!), no empiezan a reparar en sus obras. Por ello, algunos damos gracias a Editorial Gigamesh por su intención de rescatar una nueva colección en formato bolsillo con grandes titulos del maestro. Títulos ya en librerías como Nightflyers o dos buenas antologías como Nómadas Nocturnos o este Retratos de los Hijos que os traigo hoy.

Quizás para aquellos corazones desolados que ven como nunca llega Vientos de Invierno, quizás para aquellos que amamos a Martin por encima de todo, como autor de CF y Terror, volvemos a tener más literatura suya para disfrutar. Retratos de los Hijos te invita a visitar una galería de retratos muy inusuales. Temas tan extraños como un autor que comienza a ser visitado por los personajes de sus novelas; esos señores rencorosos a quienes no les hizo ninguna gracia el trato con ellos. O tal vez prefiráis transitar por aquella antigua pintura que guarda el recuerdo del último partido de la Super Bowl que se jugó. O inspeccionar un boceto de la niña cuyo mejor amigo era un dragón hecho de hielo. Y más. Por que también capturado en esta galería de lienzos está aquel hombre que viajó en el tiempo para revertir los errores y humillaciones de su pasado, a cambio de recibir justicia. Y retratos igualmente extraños en una variedad de estilos, algunos bizarros, otros conmovedores, todos inolvidables. Por que George R.R. Martin es un maestro literario de los tres grandes géneros y en antologías así lo demuestra.

Y ahora confieso. Al señor Martin lo descubrí hará unos veinte años. Lo recomendé y lo recomendé. Sus cuentos molaban cantidad. Para mí fue un enorme descubrimiento encontrarle en un ejemplar de la extinta colección de Martínez Roca en la colección Gran Súper Ficción. Una antología que trataba los Premios Hugo (el premio más importante a nivel mundial que se otorga en CF), y que se llevan dando desde principios del siglo XX. En fin, que di con un tomo que contenía dos relatos suyos. ¡Este señor había ganado dos premios Hugos al Mejor Relato con dos cuentos propios! Un «ex-aequo» para él solito. Pero dos maravillas. El Camino de la Cruz y el Dragón y Los Reyes de la Arena. Dos joyas de la CF que recomiendo que leáis cuanto antes. Pero que duda cabe que hablo de un joven que ya venía de ganar anteriormente un Hugo con una novela corta, y que a partir de ahí empezaba a despuntar. Hasta que bastantes años después dio el pelotazo con la saga Canción de Hielo y Fuego (o Juego de Tronos para los seriéfilos), y entonces se amilanó…

¿Qué fue? ¿El dinero, la fama, la comodidad de saber qué tranquilamente todo llegará? Pero no llega. Pese a todo, soy de los que mantienen la esperanza, pues un señor que ha creado historias tan fascinantes, no puede dejarlo así como así. Y aunque nadie le pide que sea una tormenta de palabras constantes como el tito Stephen King, sí que tenemos el deseo de volver a verlo en la palestra con un nuevo titulo.

Por el momento, os recomiendo esta maravilla llamada Retratos de los Hijos, con prólogo del gran Roger Zelazny y dos relatos inéditos en español como La Última Superbowl y Hora de Cerrar. Nunca me cansaré de recomendar a alguien que me maravilla como escribe.

Reseña: Vampirella. Volumen 3, de Pepe González

Llegó por fin la tercera y última entrega del famoso recopilatorio de las historias ideadas por el autor español Pepe González para la inmortal Vampirella. Una edición conmemorativa de los mejores números publicados del personaje, después de dos tomos indispensables para los amantes del verdadero cómic pulp. Un integral que contiene veintitrés números que resumen quince tramas y que vieron la luz en aquella oscuridad de los benditos años comiqueros habidos entre 1978 y 1983. Historias que hasta el momento eran casi imposibles de encontrar.

El calor, la sangre en ebullición y terror insondable. Hablamos de la joya de la corona de la Vampirella Magazine. Una obra, un personaje, que llevaba encerrada más de treinta y cinco años en una bóveda lúgubre y aromatizada, y que gracias a estos integrales de Planeta Cómic vuelve a estar disponibles en librerías. Una dulce y atractiva a los ojos morenaza llamada Vampirella que resurge de donde nunca debió irse. Publicadas y desenterradas al otro lado del charco por Dynamite Entertainment, ahora la tenemos aquí y se cierra así la recuperación de esta maravillosa trilogía de buen cómic de Terror.

En este nuevo tomo se recogen  historias escalofriantes de la femme fatale por excelencia del cómic de horror. Aderezada con dioses míticos, seres espectrales, pueblos abandonados, tierras baldías y demonios malévolos, donde Vampirella brilla a base de gracia y sensualidad. Por supuesto, gracias a los lápices de todo un grande con fue Pepe González. Un tomo que en su primer ejemplar y segundo se abría con una introducción magistral hacia el personaje de Antoni Guiral, explicando la de problemas que tuvo el personaje para salir adelante con Pepe González, ya que el tío era un fiestero de los buenos y no cumplía plazos de entrega. Un Pepe González, sin embargo, en todo su esplendor, considerado el dibujante que mejor ilustraba chicas de todo el mundo. Así de simple, así de fuerte. De hecho, se decía que todos los dibujantes de la editorial española Toutain y muchos de la Warren, literalmente copiaban los dibujos de este señor que se nos fue en 2009. Un maestro patrio que nunca debemos olvidar, que desarrolló junto a grandes guionistas a la mejor Vampirella de todos los tiempos.

Guiones recopilados en este tomo de cierre, una indispensable edición para el amante del mejor cómic de Terror, que cierra con historias tan inolvidables como La Babosa Bestia de la Balsa del Bellaco, Un Amor Bendecido por el Infierno, Ser una Esposa en la Muerte o Un Festín de Pavor. Entre otras muchas, por supuesto. Y una que no se me va de la cabeza como Los Horrores de Ciudad Amargura, donde el dibujo alcanza cotas insuperables. Grandes guiones ilustrados a cual más brillante en dibujo y trama, aunque siendo sinceros las que se centran en la trama de continuidad basados en la familia Pendragón nunca me molaron mucho. Soy más de ver a este pibón en aventuras independientes, en luchas contra monstruos aberrantes, pueblos perdidos surgidos del averno o en cavernas húmedas enfrentándose a sectas adoradoras de seres abominables que predican con sangre humana.

Pese a leer y amar relatos, libros y cómics de Terror desde que tengo uso de razón, Vampirella fue un reencuentro tardío para mí. Si contempláis de todas-todas la apariencia de la chica natal del planeta Drakulon y la imagináis en una revista en las manos de un niño…, bueno, supongo que entendéis a lo que me refiero. Tenía que luchar contra viento y marea para obtenerlos. Me podía la curiosidad siempre eterna por el mundo de los vampiros. Y más cuando me enteré que Vampirella tuvo su primera aparición en una de esas antologías del dios de las antologías fantásticas como fue Forrest J. Ackerman. Derechos que fueron comprados para los cómics y ahí es donde el personaje despuntó con notoriedad.  Los más grandes siempre quisieron dibujar a Vampirella.

Este tercer y último volumen incorpora además toda una selección de portadas que son lienzos en sí mismos, con los que poder decorar los mejores hogares que se precien. El tuyo, el mío, como dice la canción Si nos dejan… Para los que tenemos buen gusto.

Reseña: The October Faction, de Steve Niles y Damien Worm

Para aquellos que reivindicamos tanto a editoriales, más cómic de Terror, consuela ver que en Norma Editorial se van editando cositas interesantes. De Norma siempre haré mención a aquella genial serie llamada Rachel Rising, tres tomitos maravillosos, con una trama original y diferente del ya considerado maestro Terry Moore. Pero en definitiva es eso, que uno cada mes echa ojo a novedades y es en Norma Editorial donde encuentra mithril. Es obvio. Tan fácil como ir a lo seguro y publicar autores de renombre del mejor género de todos. También nuevas promesas. Pero sobre todo, consagrados, de los cuales muchos títulos aún no han llegado aquí.

En este caso, un autor de renombre como Steve Niles. Gran guionista -eterno por su maravillosa saga vampírica 30 Días de Noche-, uno de los maestros actuales del horror sobrenatural, como se alega en varios sitios. En The October Faction, una vez más, Niles y Damien Worm demuestran ser el equipo ideal para una historia tenebrosa donde casi cada página es puro arte gótico. Reliquias, marcos como imágenes perdidas en el tiempo, empapados en sangre, desgastados tapices y un clima agobiante son sus principales virtudes. Detalles tan monstruosos como la historia que se cuenta. Donde Niles va directo al grano con diálogos que se sienten cercanos y oportunos; para nada clichés. Horror del bueno. Pero, ¿qué cuenta The October Faction?

Frederick es el jefe de una familia de cazadores de monstruos. Hace mucho tiempo que se retiró y ahora enseña sobre esos terribles seres en la universidad. Un día es visitado por un ex-compañero, quien le dice que su esposa se reunió con un enemigo común y tuvo lugar el intercambio de una llave. Mientras tanto, los hijos de Frederick y Doloris están comenzando a desear que ese tan famoso “negocio familiar” resurja. Vivian acaba de terminar la escuela y se siente encantada al descubrir que su hermano Geoff (que ve personas muertas) ha descubierto una forma de capturar monstruos. ¿Quizás papá les permita unirse al negocio familiar ahora?

Pero hay más. Mucho más. Esto se cuenta tan sólo en el número #1 de este TPB que recién publica Norma Editorial y que recopila los seis primeros números de la serie. Unos cómics que veían la luz en USA allá por 2016 y que llegaron hasta el #17. Y que pese al tiempo, es de agradecer que sean recuperados para el mercado español. Números donde podremos descubrir un poco más sobre el por qué, Frederick Allan de Gristlewood, dejó la caza de monstruos después de aquel incidente en Harlow; por qué Frederick intenta prohibir a sus hijos que sigan sus pasos; por qué el pasado lo está alcanzando tan rápidamente; todo hasta que la pequeña Deloris es atacada dejando tras de sí una pista en forma de anillo de plata…

Steve Niles es para mí el mejor guionista de cómics de Terror actualmente. Con Damien Worm colaboró recientemente en la excelente Monster and Madman (que no me explico como aún no se ha publicado aquí) y de ahí surgió un buen matrimonio que elabora grandes sensaciones y atmósferas. Una unión de la que deseo ver más. Pero por el momento me contento con saber que Norma Editorial nos continuará esta genial serie con escenas salpicadas de sangre, donde la belleza reside en la trama y en lo gótico actual y que nos presenta una historia con diversos ramales donde se vuelve curioso el contraste o la contraposición de lo que quiero decir. Pero The October Faction brilla especialmente por eso. Me encanta.

Ah perdón, por supuesto, Netflix ya tiene los derechos para una serie. Faltaría más.

Reseña: Grandes Tesoros Marvel. Parábola, de Stan Lee y Moebius

No ocurre muy a menudo y menos hoy en día, pero en los años dorados, cuando dos titanes de cualquier medio artístico colaboraban en un proyecto, seguramente atraían la atención de multitud de seguidores. Una cómic, una novela gráfica producida por los ya ángeles del noveno arte Stan Lee y Jean Giraud (más conocido como Moebius); dos colosos frente a frente, un mano a mano entre cómic americano y la famosa “bande dessinée” (BD) de cómic europeo. Y ahora en un maravilloso y enmarcable tomo, Panini Cómics reedita este genial Parábola, un título que jamás debió dejar de estar disponible en librerías.

En este noviembre que se nos fue, hemos tenido el primer tomo de la nueva línea Grandes Tesoros Marvel que trae una recopilación del cómic Parábola editada a un tamaño gigantesco. Aquellos dos números que compusieron en su día una historia en el volumen 4 de la magnífica serie regular de Silver Surfer. Panini Cómic vuelve a reimprimirla después de los años. Dónde una estrella cae a la tierra, el pánico se apodera del planeta mientras la humanidad se prepara para su inevitable fin y resulta que la estrella es una nave y dentro vive un dios.

Todo lo que pide es adoración. Superado en todos sus intentos de salir ileso, el ser humano se apresura a obedecer. Solo hay una voz de disidencia que no será silenciada. Se llama Estela Plateada, que reconoce a ese dios como su antiguo maestro aunque se pregunta por qué Galactus alenta a la humanidad a vivir de acuerdo con su naturaleza más oscura… Para colmo, todos los superhéroes de la Tierra han caído ante el inesperado poder de Mrrungo-Mu, el líder alienígena de los esclavizadores. Todos, excepto Silver Surfer. Que se pregunta: ¿qué posibilidades tiene él contra tal poder?

La historia de Parábola es de esos grandes guiones que parecen relativamente simples (Galactus, un ser alienígena de poder insondable que se alimenta de planetas enteros, regresa a la Tierra habiendo hecho un juramento para no atacarlo y exige a la humanidad seguimiento); sin duda una idea que queda para siempre en el lector. Indispensable para amantes de Estela Plateada, por supuesto. Una trama fascinante sobre la locura y nobleza del hombre.

Originalmente publicado en 1988 llega en este 2019 que se nos va, una grandísima edición digna de coleccionismo. Con una genial introducción de Stan Lee se explica la idea y en un fascinante epílogo de Moebius se explica el proceso artístico tras la novela gráfica. El guión de Stan Lee se siente quizás demasiado elaborado (¿adulto?) para un cómic de la época. No obstante, las magníficas ilustraciones de Moebius liberan un poco y muestran la suficiente moderación para permitir que el arte hable por sí mismo. Ayudado de diálogos que son extrañamente apropiados para imágenes tan grandiosas. Muy conseguido el tono bíblico en esta/este Parábola.

Al igual que otras grandes historias del noveno arte como Watchmen, La Última Cacería de Kraven o El Regreso del Caballero Oscuro, Parábola es un indispensable de cualquier cómicteca que se precie. Dos estilos diferentes que se mezclan para crear una salsa diferente. Sabrosa. ¿Crees que llevar mucho tiempo agotado ayuda a valorarlo más? Pues sí. Pero que es una maravilla, eso no me lo quita nadie. La fusión de los estilos artísticos francés y estadounidense, deja de piedra.

Indispensable.

Reseña: Las Sombras de Constantinopla, de Jean-Pierre Pécau, Fred Duval, Yana e Igor Kordey

Uno más de este serial indispensable de cómic europeo para todo amante del género histórico. Jour-J (Día D) son una serie de álbumes de la BD donde cada titulo es una ucronía. Tratan un tema, argumento o hecho histórico, enfocado desde el punto de vista de otra alternativa a lo que realmente ocurrió. La ucronía especula sobre realidades alternativas ficticias en las cuales los hechos se han desarrollado de diferente forma de cómo los conocemos. Esa línea histórica se desarrolla a partir de un evento histórico extensamente conocido, significativo o relevante, en el ámbito universal o regional. Para que nos entendamos, ¿sabéis de esos famosos What If… de cómic americano? Pues con temas históricos reales.

De treinta y nueve álbumes cuenta esta colección, más algunos integrales que unen títulos. Un serie que emprendió tan atractivas ideas allá por el 2010 y que llega casi a nuestros días. Como siempre, ando recomendando una indispensable editorial de cómic europeo como es Ponent Mon. Simplemente, por que tiene el detalle de traernos del otro lado de los Pirineos, obras muy guapas y traducirlas al idioma de Cervantes, el tuyo, el mío… Títulos que de otra forma difícilmente leeríamos. En especial, la serie Jour-J, cómics que se pueden leer de forma independiente pese a estar enmarcados en su país de origen dentro de una colección. Y que Ponent Mon tiene el detalle de juntar aquí en un mismo volumen, componiendo tramas por temática, por así decirlo.

La Sombras de Constantinopla viene así en formato díptico. Dos cómics que Jour-J fueron editadas en los álbumes #27 y #36. Donde nos trasladamos a 1453, a esos últimos momentos del Imperio Bizantino, en el que los turcos asedian Constantinopla, la ciudad nunca conquistada. Una batalla final que esta vez quizás solo se salve con la intervención de los ejércitos cristianos de la Vieja Europa. Una lectura que se disfruta bastante al encontrar al personaje histórico, loco y terriblemente inteligente como fue Vlad The Dracul III (inspiración de Drácula). Una trama tan beligerante como absorbente donde descubrir la maldad humana en sus más altas cotas con Bizancio y los ejércitos otomanos como protagonistas. Así como la rivalidad fratricida entre la religión ortodoxa querida por Basileo y el catolicismo de las comunas italianas subordinadas al Papa de Roma. Una batalla despiadada por defender una ciudad. Un inmenso bastión. Con una terrible máxima en el aire como bien cuenta la sinopsis editorial: «A fuerza de luchar contra el tigre, ¿no se convierte uno en tigre?».

Todo el Oro de Constantinopla es el segundo titulo incluido. Se continúa de algún modo la trama sobre las ruinas del campamento turco devastado (friends, lo siento, el tema histórico es cultura, nunca spoiler), con Iskander y Vlad Tepes avanzando a pie entre ruinas y cadáveres destrozados para el deleite de aves carroñeras. De pronto, se topan con una terrible situación, en unas tiendas turcas, tres soldados mantienen a una niña en vilo para proteger sus miserables vidas y salvar su gracia. Pero Vlad Drakul no es muy dado a otorgar gracia a nadie…

En la ucronía propuesta por Jean-Pierre Pécau y Fred Duval, una vez más se mantiene un ritmo trepidante. Aunque en esta ocasión los cambios en el marco temporal son mínimos con un desarrollo espectacular. Ofreciéndonos una historia totalmente amoral, sangrienta y violenta como bien pudo ser realmente este periodo. La asistencia al dibujo de Yana, de Igor Kordey, no me pareció tan bueno como se preveía. Esperaba algo más impactante para un segundo álbum, después del listón tan alto de Las Sombras de Constantinopla. Pese a estos detalles, tenemos una buena variante del mito de Drácula, con un Vlad Tepes atractivo, fílmico e imponente, comandando sus tropas frente a una muchedumbre de anti-cristos para la fe católica.

Reseña: Corto Maltés. El Día de Tarowean, de Juan Díaz Canales y Rubén Pellejero

Dije en una ocasión que Hugo Pratt estaría bastante orgulloso de ver cómo le ha ido a su personaje icónico tras su muerte. Y no me arrepiento. Dignos sucesores han sido Juan Díaz Canales y Rubén Pellejero con un proyecto que algunos creíamos irrecuperable. Canales con sus magníficos trazos y Pellejero con un guión que absorbe, me volvieron a dejar estupefacto de lo bien que recrean, que te trasladan al mundo-época de Corto Maltés en esta novedad como es El Día de Tarowean.

Corto Maltés. Nadie ha negado nunca su importancia, nadie ha negado nunca su grandeza y, sin embargo, me parece maravilloso que una obra así aguante tan bien el paso del tiempo. Tanto que, yo que llegué no hace mucho a ella, disfruto con cada titulo como ese niño que abre un regalo por primera vez. Pero sé lo que me hago. No estoy leyendo todos los títulos de un tirón. Me deleito cada poco. Y como en el mundo del cómic (reediciones, novedades y demás) todo son buenas noticias últimamente, para colmo, Corto Maltés vuelve a la “vida moderna” de la mano de dos autores patrios con los que ya disfruté en su primer intento con el personaje como fue Bajo el Sol de Medianoche. Un álbum que ya tardáis en leer si no lo hicisteis.

Tal como se alega en la sinopsis editorial, Corto Maltés: El Día de Tarowean, es una precuela a una aventura ya vivida. A groso modo, nos desvela los acontecimientos que hicieron que Corto Maltés acabará amarrado a una balsa y abandonado a su suerte en pleno Océano Pacífico. Los autores Juan Díaz Canales y Rubén Pellejero nos proponen una aventura interesante, coherente y atractiva y quizás demasiado sometida a la leyenda del personaje. De acuerdo en todo. Pero he encontrado mucho más trasfondo en este álbum de apenas noventa páginas que en muchos otros. Con grandes momentos para los amantes del personaje, tenemos una historia amena que se vuelve intrigante a cada paso. Con cierto tono pasivo al principio, por que así lo pide la situación. Quizás algunos la tachen de historia comedida, pero en mi opinión, creo que aporta bastante ver a este personaje de leyenda en otro tipo de situaciones. Amigos críticos, no todos los títulos tenemos que compararlos con la obra cumbre La Balada del Mar Salado.

A lo nuestro: aquí nos encontramos a Corto deambulando sin rumbo, sin que sepamos a ciencia cierta que pretende y cuál es su plan de actuación. Poco se sabía sobre lo que le sucedió a Corto Maltés antes de La Balada… Teníamos algunas pistas, rumores, y aquí es donde vamos a empezar a atar cabos. Ciertos datos que nos contaron hablaban de su asociación con Rasputín, de un turbio asunto entre piratas y se decía que estos incautos estaban al servicio de un personaje misterioso llamado El Monje. Aquí viviremos esa historia…, de la que sabemos el resultado. Las cosas se torcieron y nuestro protagonista acabó náufrago y atado a unos troncos. Iremos atrás en el tiempo.

Un pasado de este icónico personaje que no sabíamos. La precuela a una historia que sedujo a miles de lectores en su día y aún hoy lo consigue. Un nuevo álbum con grandes momentos de puteo al señor Rasputín dignos de renombre. Grandes escenarios acreedores de este clásico como paseos al atardecer por hermosas playas, salidas nocturnas a siniestras cantinas o encuentros en lugares tétricos como camposantos aneblinados. Una trama, una aventura, una puntualización que llega unos años más tarde para explicar. Así como para completar la colección de un personaje al que uno siempre desea volver. La hermosa leyenda creada en 1967 por Hugo Pratt.