Reseña: Star Wars. Maestro y Aprendiz, de Claudia Gray

Hacía ya tiempo que necesitaba un buen fileteado de carne Star Wars en formato literario. Planeta Cómic y Timun Mas siguen trayéndonos cómics y novelas súper recomendables para el fan, y si quieres, y quieres dedicar gran parte de tus horas de ocio a ello, tienes bastante donde elegir. No solo entre novedades, tiene un buen buffet clasificado por personajes o por épocas. Un amplio abanico donde saciar el ansia que nos gobierna a todos de ver/vivir/leer más y más cositas de Star Wars. Indagar en, ¿qué hubiera pasado sí?, ¿qué ocurría en… durante los hechos de…? Así hasta todas las preguntas que quieras hacerte. ¿Lo bueno? Que resulta que hay una serie de autores contratados para que también se hagan esas cuestiones, y lo mejor, escriban sobre ello. Un mundo hecho para todo aquel que quiera sumarse. El ejemplo claro es Claudia Gray. La cual se suma al mundo Rebelde y de los inicios del Imperio con Maestro y Aprendiz. Una escritora estadounidense conocida por escribir la saga Medianoche, libros de los que se han vendido cientos de miles en todo el mundo, Inmortal (Free: A story of Evernight) y Vacations from Hell. Una de las nuevas autoras que apuntan alto y que ya ha hecho sus pinitos en la literatura del Universo Expandido con la súper recomendables Estrellas Perdidas, Linaje y Leia: Princesa de Alderaan. Autora súper ventas de las listas del New York Times y considerada fan de Star Wars desde la infancia.

Y me pasó que, vi la publicación de Maestro y Aprendiz en nuestro idioma, y lo quise. Lo deseé leer y me duró un suspiro, pese a tener algo más de cuatrocientas páginas. Tengo que decir que ya iba predispuesto a amar este libro pues Obi-Wan Kenobi y Qui-Gon Jinn son dos de mis personajes favoritos. He seguido sus carreras con gran interés, leyendo en su día la serie Aprendiz de Jedi, de Jude Watson, una serie formada por una buena tanda de novelitas que publicó en su día la extinta Alberto Santos Editor. Una serie que encauzaba trilogías o bilogías y que narraba con detalle la adolescencia de Obi-Wan Kenobi. (Sin duda, si sigue adelante la serie de televisión, tirarán mucho de aquí). Bien, a lo que iba: que muy raro sería que Maestro y Aprendiz no me llegara a gustar. Amor por estos personajes, pese a la de palos que le han caído tras los films de George Lucas.

Star Wars: Maestro y Aprendiz tiene lugar en el decimoctavo año de Obi-Wan que ha sido aprendiz de Qui-Gon por un tiempo, pero con una relación nada fácil. Obi-Wan se irrita ante el desprecio Qui-Gon siente por las reglas, creando una brecha entre ellos cada vez más grande con cada hecho, con cada suceso, a medida que una nueva oportunidad surge. Quién la conozca, sabe que uno de los puntos fuertes del trabajo de Gray es la discusión de las diferentes motivaciones entre Jedis. ¿Por qué hacen lo que hacen y hasta dónde pueden llegar sin asomarse a ese lado oscuro que tanto temen?. Una cuestión con la que lucha cada uno de los Jedi en este libro.

Qui-Gon se enfrenta a las restricciones de los Jedi dentro del sistema político de la República. Está frustrado por cómo esto parece poner a los Jedi en desacuerdo con su mandato como parte de la República y con lo que se supone «correcto». Cuestiona la sabiduría de que los Jedi se vuelven poco más que la fuerza policial del canciller y, en eso, pierden contacto con la Fuerza. Esto, a su vez, permite que hechos deleznables como la esclavitud en la galaxia, continúen. Rael Averross es un Jedi que fue el padawan de Dooku antes de Qui-Gon y fue llevado al Templo a la edad de cinco años. Edad considerada tardía para ello. Debido a esto, siempre ha sido un poco extraño, nunca sintió realmente que pertenece al lugar donde está. Nunca ha perdido su acento y sus modales y su vestimenta refuerzan aún más su indiferencia ante los demás. El Consejo Jedi ha forzado las reglas exclusivamente para él en un esfuerzo de ayudarlo a alcanzar su máximo potencial. Sin embargo, las intenciones han sido en vano y se ha vuelto un ser cegado a sus propias deficiencias.

Puede ser la novela “más Jedi” que he leído. La que más trata el tema y lo desarrolla con diferencia. Cada uno de estos personajes, las motivaciones que los impulsan al igual que sus suposiciones sobre el universo y su lugar en él, están presentes casi en cada página del libro. Gray vuelve a tejer una historia de manera experta para mostrar las formas en que nuestras propias suposiciones pueden interferir y desviarnos. Gray se suma a nuestra comprensión de los Jedi antes del Episodio I, dándonos una idea de su relación con la República y algunas de las razones por las que se han establecido bajo su liderazgo. También aporta más datos sobre el Conde Dooku y su relación con Qui-Gon, así como con los Jedi, ya que solo dejó la Orden poco tiempo antes de que esta historia tuviera lugar. Y lo más importante, Gray expone la relación central de Qui-Gon y Obi-Wan, ayudando a preparar el escenario para lo que finalmente se puede ver en La Amenaza Fantasma. Me encanta la forma en que se establece la fascinación de Qui-Gon por la profecía…

Reseña: La Sombra sobre Binara, de Juan Ángel Laguna Edroso

La Sombra sobre Binara consta de catorce relatos muy particulares. Unos fueron seleccionados y publicados en varias antologías, otros ganaron premios o quedaron finalistas y los demás se escribieron especialmente para este ejemplar. Este libro despierta las leyendas y horrores que se esconden en la tierra de Aragón. Algunas pesadillas todavía siguen ahí en el ADN de sus habitantes. Viajaremos desde la capital hasta los Pirineos, lugares tenebrosos acompañados de detalles oscuros con ese presagio que deja el mal agüero. Juan Ángel Laguna construyó estos relatos mitad terror, mitad leyenda, acompañándolos de nostalgia, siguiendo la tradición de maestros como Ligotti y Lovecraft. Relatos rescatados de antologías publicadas, sentiremos que las historias son bastante variadas incluso unas mejor narradas que otras. Se nota la calidad literaria de cuando el autor dominaba a la perfección el arte de saber narrar, y en cierta forma seguiremos su trayectoria dentro de estos cortos. Al menos yo así lo sentí.

Y es que tras los muros del puente de piedra hay una sombría procesión de cheposos. Ni siquiera el cierzo más frío es capaz de detenerlos. Una campana toca a muerto. A medida que pasan, las luces parpadean en el miedo de la oscuridad. Cazadores monstruosos se reúnen en busca de nuevas presas que arrastrar hasta sus pesadillas. Una aldea aparecida de la nada que posee una iglesia exacta a la que existe en otro lugar. ¿En verdad es otro lugar?, se preguntará el protagonista. Unos misteriosos guías subirán arriba de un tejado para golpear con su espantabrujas. Es duro no querer quedar en el olvido… Un padre junto a su hija de ocho años visitará el circo de las gorgonas. El padre sentirá una rara sensación como de ser transportado hacia la caseta de la pitonisa, mientras la niña se adentrará en el laberinto. ¿Por qué ocurre esto? Tendremos a cierto joven que se apuntó a hacer un voluntariado social y que deberá ser el acompañante de un extraño anciano que posee el misterio de un espejo invertido. Seguiremos con dos hermanos bandoleros. Otros tiempos de pobreza donde el nombre pasaba a convertirse en mito. Una narración triste y nostálgica. Todo cambia al entrar a robar dentro de la casa de una anciana que en vida sufría el síndrome de Diógenes. Él no lo sabe, pero un gato y ella misma le vigilan. Arañas gigantes atacan, pero no creo que esté nadie preparado para verlas llevarse a alguien por una alcantarilla. Más y más relatos porque aquí en este libro incluso las brujas cesan su adivinación, cubren sus espejos de plata y guardan sus pociones.

Son historias que han crecido con el autor. Desde sus inicios, cuando les susurraba cuentos destinados para emocionar a sus amigos en la infancia. Relatos que más tarde inventó para futuros lectores. Ahora ya más maduro, con una prosa inmejorable, sus historias siguen cautivando.

Reseña: Efímera, de Juan F. Valdivia

En verdad, hay que aplaudir el maravilloso mundo creado de este autor que ha construido un universo creativo personal lleno de detalles. Con la esencia del gótico antiguo nos lleva hasta Efímera, una ciudad de una época pasada donde la magia manda y tienen a sus dioses encerrados. Personajes sencillos en una vida monótona y corriente, allí en su puerto en barcos que avanzan a golpes de remos en el horizonte se perfila una tormenta. Con ella hará su entrada un navío completamente calcinado del que sale un humanoide arrastrándose… La angustia llegará cuando la sacerdotisa les diga que los versos de la canción han temblado. Ante esta amenaza zarpará la galera La Embestida, con el capitán Asbaros Mistraquiis, su tripulación y los tres representantes de los poderes más importantes de la ciudad para detener la amenaza.

Prácticamente toda la historia se recreará en el mar. Un barco que debe soportar el peso de una parte de la tripulación dotada de poderes. Sentiremos la historia crecer a partir de las emociones de la tripulación, la naturaleza áspera del océano y las muchas dificultades que pueden surgir en una situación de este tipo.

Juan F. Valdivia usa un vocabulario muy diverso sin caer en la pedantería lo que dará una sensación de orden al texto. Alabar el trabajo de documentación de lo que es la jerga naval, es de rigor. Sabe introducirnos en el ruido ensordecedor del viento, de las olas inmensas que zarandean el barco, de los extraños fenómenos que trae la tormenta, ese peligro insondable que guarda el mar con unos personajes que deberán batirse en el mundo de la magia. Comenzará en un ambiente tranquilo en busca de esa extraña tormenta y poco a poco la atmósfera de la historia ira haciéndose cada vez más oscura, esa sensación de que algo ocurrirá, hasta que los protagonistas se vean inmersos y arrastrados a lo sobrenatural. Báculos que crean muros de aislamiento, sacerdotisas sin párpados, relojeros que esconden cuerpos deformes bajo sus hábitos negros, rituales, canciones de piratas… todo ello para enfrentarse con la tejedora blanca.

Una aventura que mantiene despierto al lector, vivencias realistas juntándose con poderes que escapan a toda comprensión. Un libro hermoso de leer y con misterios por desentrañar. Algunos quedarán para el final. Juan F. Valdivia sabe dejarnos con ganas, embarcándonos como uno más de esa entrañable tripulación Animaros a saber cómo acabo esta batalla. Abrid el libro y dejad que la magia os atrape.

Lo recomiendo.

Reseña: Biblioteca de Cómics de Terror de los Años 50. Momias, de VVAA

Por el Terror bien escrito, descrito, ese que con pocos detalles penetra en lo más profundo del ser humano y le provoca que abra mucho los ojos y de pronto mire a un lado y a otro y se sienta indefenso ante cualquier mísero ruido…; no siempre brinda. Además, tiene el poder de que por él, no pasan los años. No sé ustedes pero uno añora aquellos relatos (de los miles) leídos del género y cada poco recuerda los buenos. Y entre los buenos siempre está alguno de Theophile Gautier, un poeta, novelista y fotógrafo francés que con su La Novela de la Momia me aterrorizó una cuantas noches de verano…

Momias. Quizás hoy en día no sigan aterrando tanto por que el cine hace tiempo que abandonó ese sendero y lo reconvirtió más hacia el lado de la aventura. Pero os aseguro que leídos, el Terror gobierna bastante casi cualquier trama con un ser pútrido, vendado y despertando del sueño de los justos, acechando. Con una maldad dentro como pocos seres existen. Bien, pues en una colección maravillosa e indispensable para el buen amante del cómic de Terror, Diábolo Ediciones publica un nuevo tomo de la exitosa Biblioteca de Cómics de Terror de los Años 50. Tras haber disfrutado del Frankenstein, de Dick Briefer (uno muy diferente al que imagináis), Haunted Love (relatos macabros con el amor muy presente) y el recopilatorio Zombis (que habla por sí sólo); ahora trae uno centrado en ese ser de catacumbas egipcias como son las temidas momias malditas del averno. Una colección de relatos que en USA, los editores Craig Yoe y Steve Banes decidieron volver a poner en el candelero. Las mismas historias que en su día, Senado y asociaciones de padres, jamás quisieron que leyeran sus hijos.

Horripilantes historias con momias como centro del Mal en sí mismo. Con grandes autores de entonces detrás (Bob Powell, Don Perlin, Howard Nostrand, Frank Giusto, Iger Shop y Sy Grudko), y otros tantos detrás que proponen sumergirte en estas curiosas obras con esos seres vendados como protagonistas. Con tramas algunas que rozan el humor negro como ¡La prometida de la momia!, ¡Los sirvientes de la tumba!, o aventuras expedicionarias como ¡La maldición de la momia!, La momia insepulta o Misterios Desconcertantes… Una edición que Diábolo Ediciones pone en librerías y en las mejores cómictecas que se precien, por supuesto, junto a su buenos hermanos de cómic clásico de Terror. ¿La idea? Poder pasar “un mal rato”, y perderse así en historias con guiones rescatados de olvidados cómics, la mayoría inéditos en este país. Subterráneos agujeros que guardan el Mal en sí mismo, lejanas tierras malditas, sofocantes catacumbas y seres de los que se hace imposible escapar… Una edición de coleccionista a precio competente. Por que todo un género literario se levantó tras esas leyendas de maldiciones con expediciones británicas que nunca se debieron dar; por que la ambición del hombre por hacerse con los más grandes tesoros ajenos ya era el verdadero mal; por que de esas suculentas historias con grupos de valientes aventureros y estudiosos de historia del arte, sólo brotaron leyendas y extraños fenómenos que permanecieron y que nadie supo explicar. Profanar tumbas de grandes reyes, muchos dioses de la cultura egipcia adoradores del reino de los muertos… Casi que era obvio que de ahí no podía salir nada bueno.

Una edición de Craig Yoe y Steve Banes que Lorenzo Pascual trae a nuestro país. Una genial idea de ir rescatando lo que los amantes del buen cómic seguro agradecen. Antologistas que aman el cómic clásico proponiendo lo mejor de lo mejor en ediciones llevaderas, en tapa dura, ideales a las que recurrir cuando el cuerpo pida dicho exótico subgénero. Una Biblioteca de Terror que en USA ya cuenta con cantidad de entregas y que se agradece que lleguen a nuestro país.

Momias. Ese monstruo que está en el podio de los aberraciones más conocidas. Un volumen con prólogo de propio Steve Banes y una introducción de Steve Thompson. Con una selección de portadas de cómics de la época bastante chulas. Historias sobrenaturales, relatos de podridos y siniestros seres no-muertos pendientes de que dejes cada cosa en su sitio. Remover el pasado, coger lo que no es tuyo, siempre es mal asunto. Veintitrés historias nada menos, con las que deleitarse en tardes grises , de mal tiempo, frío y lluvia como las que tenemos encima. Por que si la tormenta acecha, nada como  leer una buena historia de Terror.

Reseña: Loki. Hermanos de Sangre, de Robert Rodi y Esad Ribic

Los lectores de cómics sabemos mejor que nadie cuando un titulo necesita una reimpresión. Las solicitamos una y otra vez a la editorial pertinente hasta que los deseos se hacen realidad. Todo llega. Pero si además vuelve al candelero en una edición grandiosa, magnífica a cual lienzo que se precie, por que en realidad en ella prima el dibujo, prima que te deleites con cada trazo, con cada viñeta y con cada mega splash-page… A uno sólo le quedan los aplausos. Panini Cómics lo hizo hace no mucho con una gloriosa edición de la Parábola, de Stan Lee y Moebius. Ahora vuelve con un nuevo titulo en sus Grandes Tesoros Marvel, en un mes en el que parece que Thor va a tener bastante protagonismo.

Loki: Hermanos de Sangre sale mañana, por cierto. Pero no me he podido resistir y adelantarme a recomendaros esta maravilla que deberías pillar con poco que os guste la mitología nórdica, los lienzos de Esad Ribic (que aquí se echa a la espalda también coloreado y una tremenda portada), y por supuesto, haceros con él los que aún no tengáis esta chulada y os gusten los What if…?, así como, las disputas entre los herederos de Asgard.

Una recopilación de lo que fue en los 90, una miniserie de cuatro números escrita por Robert Rodi. Una suculenta que se hace corta, pero que captura perfectamente el encanto y el atractivo de la épica poderosa de los cantares mitológicos. Stan Lee -Stan the Man- siempre fue mucho más astuto de lo que aparentaba. Y al crear a Thor decidió confundir a la oposición tomando una mitología existente e injertándola en la mitología estadounidense moderna que él mismo elaboraba. Con Thor le salió bien. Y así, Asgard se convirtió en el mito constantemente reinventado, clásico y moderno, nuevo y antiguo, mitológico y de Ciencia Ficción; todo en el mismo paquete. Mitos rediseñados y reescritos, esos mismos que Walter Simonson elevó a la cumbre. Entonces llega Robert Rodi y reconoce que Loki es quizás el vehículo perfecto para reflexiones metaficcionales sobre la naturaleza de los villanos y su codependencia con los héroes. Crea Loki: Hermanos de Sangre, con un Loki siempre amargado y herido en su ser que en un momento de locura acusa a su padre de manipular las reglas del Universo para criar a Thor como un héroe. «¿Cuál es la mejor forma de hacer un héroe?», se pregunta en voz alta y la respuesta llega: «Darle un hermano malvado para definirse». Odín lo niega, pero Loki no se convence. «Entonces mírame, padre, y dime claramente que no fui llevado a tu corte con el único propósito de galvanizar la bondad de Thor». Odín calla. No sé vosotros, pero creo que uno no puede evitar sentir cierta simpatía por Loki, por su desgracia, pobre villano. Es bastante malvado, pero quizás las circunstancias de la vida lo moldearon para que fuera así. Muy similar el concepto a lo que propone aquella genial película de superhéroes, Megamind.

Mientras Loki domina a Asgard, la miniserie se atreve a preguntar qué pasa cuando el villano gana. No me refiero a eso como una especie de amenaza o convocatoria, solo una observación sobre el medio del guión de Rodi. Entonces, ¿qué sucede cuando el villano derrota al héroe (particularmente en los cómics)? Los cómics y la mitología y varias otras formas narrativas serializadas dependen en gran medida de la dinámica héroe-villano para definirlas. Y los villanos suelen ser claramente secundarios en ese sentido. Después de todo, Loki no ha tenido tantos cómics propios para definirse, ¿verdad? Todo lo que hace es intentar matar a su guapo, encantador y querido hermano pero nunca nos preguntamos (ni él mismo lo hace) qué pasaría si tuviera éxito. Entonces llega una idea chula, un argumento atractivo, como es Loki: Hermanos de Sangre. Los villanos podrían argumentar que harían del mundo un lugar mejor, quizás sueñan con convertir el mundo en una utopía. Las dudas de los buenos seguirán ahí, y es un problema al que Loki, en papel de rey y las responsabilidades que conlleva, se enfrenta. Y aquí Robert Rodi hace algo fascinante. Sugiere una idea que une perfectamente los mitos y leyendas de antaño con el mundo más moderno de los cómics de superhéroes.

Hay muchos Lokis esperando. Aquí con un Esad Ribic dibujándolo de forma absolutamente maravillosa y en una edición que su contraportada-portada-solapa se convierte en un póster digno de ser enmarcado. Ya me diréis si no es una verdadera joya.

Reseña: Pieles Rojas, de Paolo Eleuteri Serpieri

Los amantes del buen cómic y del género Western estmos de enhorabuena. Y aunque a veces la espera de algún titulo que merezca la pena, se hace larga, uno siempre tiene la esperanza que entre las editoriales que publican asiduamente cómic europeo en nuestro país, aparezca alguna joyita. Por eso, nunca me cansaré de deciros que como mínimo vuestro ojito derecho debe estar puesto siempre-siempre en Ponent Mon; editorial gracias a la cual (por-ejemplo-por-ejemplo) podemos acceder a joyitas de la BD como Apache Junction, Simón del Río o el glorioso integral de Manos Kelly. La misma editorial que alcanza el podio del aficionado al comenzar a publicar volúmenes del maestro Serpieri como Las Reglas del Oeste, Lakota, La India Blanca y otras historias de mujeres o este magnífico volumen de relatos que os traigo hoy llamado Pieles Rojas.

Y es que con Pieles Rojas se contribuye a los inicios del autor italiano. Los nuevos amantes del cómic pueden no saber que antes de hacer Ciencia Ficción y dibujar buenas nalgas femeninas (¡Cómo en Druuna!), Paolo Serpieri comenzó de forma inteligente con lo que molaba en el momento; haciendo relatos cortos del Oeste en formato viñeta. Sus primeros trabajos, gracias a Ponent Mon, ahora recuperados de la legendaria publicación italiana Mosquito. Con todo lo ideal para abstraerse en esa visión casi antropológica de la cultura nativa americana.

Cheyennes, pawnees… Lejanas estepas de color amarillento y amarronado donde cuervos carroñeros sondean tribus que recorren el sendero, la cuenca del río Plateado en las actuales Nebraska y Kansas. Auténticas tribus repletas de historias sugerentes que contar, llamativas y con trasfondo. Tramas que narrar, siempre vestidos con su indumentaria gobernada de pieles de animales y plumas con los más diversos tonos de ocultación. Historias de estos hombres curtidos en el dolor, entre los susurros de atardeceres bajo la sombra de las Rocosas, aventuras que Serpieri muestra  de forma bastante realista y que vieran la luz a finales de los años 70.

En Pieles Rojas descubrimos así al indio que con desazón está tratando de conformarse con la llegada a sus tierras de la cultura blanca. El indio místico, el indio en guerra que es cauto y preserva su juego, y por supuesto, aquellos trabajos duros que conllevaba la trashumancia entre bisontes y pieles rojas. Historias que no brillan por la percusión de sus escenarios, Serpieri siempre fue más de acercarnos a los personajes en demasía, a sus interiores, haciéndose principalmente descriptivo con sus moralidades a través de bocadillos de pensamiento y cajas narrativas. ¿Qué les preocupa¿ ¿Qué les incita a seguir hacia delante? ¿Tienen mucho que perder? Todo en una vena muy cercana a lo que hacía Giraud, Manara o Boucq.

En este genial recopilatorio se aprovecha además, la llegada a su fin del siglo XIX, cuando en América del Norte dos grandes civilizaciones se enfrentaban a muerte. Así se cierra un volumen que tiene como objetivo un apasionante viaje al Lejano Oeste, el cuarto de una cuatrilogía de autor podríamos decir, ese mismo que sabía reflejar como pocos, dichos momentos de supervivencia casi diaria. Para saber más. Destinos inevitables y otros lances del destino que muy pocos esperan. La vida misma pero atractiva en lo que se refiere a viejas historias de frontera. Como amante de la originalidad, para mí brillan. Historias cortas de las que hablar poco, es contar demasiado. Joyas muy destacables en este tomo como De cómo se convirtió en bandido Cola de Zorro, El Sortilegio del Espíritu de las Aguas y la inmersiva Takuat. Si aún no lo habéis notado, os adelanto que para mí Serpieri, es uno de los más grandes ilustradores que ha parido el Viejo Continente. Paolo Eleuteri Serpieri (1944), un guionista e ilustrador de cómics italiano, de todos conocido por sus trabajos de representaciones muy detalladas.

Ahora casi que descanso a gusto. O no. Por que uno siempre quiere más. Más de lo bueno. Lakota, La India Blanca y otras historias de mujeres y Las Reglas del Oeste son genialidades que ya se encuentran en mi cómicteca en lugar destacable. Pieles Rojas se les une con los abrazos abiertos. Serpieri enmarcando perfectamente escenas detalladas y documentadas. Su tinta negra profunda como modelo de equilibrio, tanto en términos de decoración cercana como de personajes expresivos y disfrazados. Su cese de los cómics por razones médicas es una gran pérdida para el noveno arte. Mucha fuerza, maestro italiano.

Reseña: La Sombra/Batman, de Steve Orlando, Giovanni Timpano, Alex Ross y VVAA

Personalmente, me encanta cuando Batman hace duetos con personajes tan dispares como La Sombra. Además, Steve Orlando me ha convencido otras muchas veces con sus trabajos y aquí en pocas páginas me sedujo con una descripción del Caballero Oscuro muy inquietante. Pensé que el aspecto noir, el trabajo de detective, y Stag como villano eran puntos importantes. Además, tenía curiosidad por ver cómo (o si) podía superar ese nivel de calidad de su otros trabajos con este tandem. Pero si alguien se lo pregunta, esta recopilación en formato TPB que ECC Ediciones recién publica y que recopila íntegramente la serie limitada de seis números La Sombra/Batman, no es una continuación de aquel Batman/The Shadow editado en su día. Estamos ante una trama completamente diferente y sin vínculos directos en apariencia y… ¿qué volumen no es como mínimo interesante donde deja sus trazos de algún modo el gran Alex Ross?

La Sombra/Batman comienza en Nueva York, con Batman persiguiendo al profesor Pyg… -sí, has leido bien, no es un error, ¡el orejas picudas está en Nueva York! -, y tras Pyg, Batman no está solo. Robin (Damian) está con él. El dúo dinámico trabaja para tratar de detener a Pyg y sus secuaces mientras intentan resarcirse de la multitud que los rodea. Pero puedo deciros que aquí Batman…, ES BATMAN, en todos los sentidos. Aunque la verdadera estrella del comienzo de la trama es Damian. Sé que es joven, y que no estará vivo por mucho tiempo tiempo, pero sin duda tenemos aquí la mejor representación clásica del personaje, un sabelotodo que patea traseros muy a lo Grant Morrison.

Cuando de pronto la historia cambia de pura acción a novela de detectives con algo de género negro como fondo. El dueto hacen un trabajo relativamente fácil con Pyg, y al hacerlo, curiosamente obtienen una información increíblemente valiosa. Bruce y Damian abandonan puñetazos y patadas voladoras para comenzar a investigar el…, Bueno, digamos que empiezan a trabajar por separado. Comienzan entonces ciertos momentos sutiles y bien calculados dentro de la trama que no puedes ni imaginar a donde conducen. Empieza a hablarse de La Sombra e incluso hay bromas sobre cuál será su papel en los sucesos que se están dando. Pero lo que más me gusta es cómo se va planteando la idea del villano en sí. Y a cuál de los dos héroes (Batman o La Sombra) le pertenece. Además, de encontrarnos con la incómoda relación profesor-alumno/alumno-profesor entre La Sombra y el Caballero Oscuro.

Continúa. Dos hombres de carácter fuerte que se dedican a proteger el mundo en el que viven, pero a veces corren el riesgo de enfrentarse. No obstante, ahora deben trabajar juntos para descubrir y derrotar un gran Mal que ha estado presente bajo sus narices durante siglos y del que apenas se habían percatado…, hasta que empiezan a unir hilos. Un crossover realmente disfrutable, con dos personajes muy similares en intención pero diferentes en moralidad. El orejas picudas tiene su propia ética, esa que le impide matar a nadie. Mientras que The Shadow no duda en quitar vidas por el bien común. ¿El objetivo final? La protección del mundo que ambos necesitan regular. Una alianza incómoda que une muy diferentes lazos en conflictos cercanos para un mismo objetivo. Una parte del cómic que los muestra cercanos, una lectura cercana y loable.

Espero más crossovers así. Disfrutables y que dejan con ganas de más. Dos personajes que comparten tantas similitudes que es fácil ver cuándo y cómo chocarán. Y con una historia que da mucho juego.

Reseña: Preventorio, de Carlos Samper Revuelta

No hay nada como la terrible realidad para construir Terror. Preventorio, fue un hospital antituberculoso ubicado en la ciudad de Aigües en Alicante. Lugar lúgubre y aterrador con una de esas leyendas que atraviesan el tiempo. La gente comenta sobre una dama blanca, los parapsicólogos sobre extrañas psicofonías; es difícil no sentir empatía en el recuerdo del dolor que todavía podemos encontrar allí. Y aprovechando la oscuridad de la noche, acompañados por la luz de la luna, Jorge, Cristina, César y Paula se introducen en el interior del Preventorio en busca de sensaciones fuertes. Una de las protagonistas es especial. Puede ver el velo que separa los vivos de los muertos. Dentro de ese ambiente tétrico nos quedaremos con la imagen de una silla de ruedas cara a la pared tapada por una sábana sanguinolenta. Pero, ¿de dónde sale? De la otra historia, la de Pedro y Ana, de cuando ese hospital estaba activo, entre 1951 y 1952, en esta narración ficticia. Crematorios, túneles buscando cualquier escapatoria, la sala de cadáveres, aquel misterioso enfermo al que llaman “El Sonrisas”, ambas historias de pasado y presente se convertirán en una sola…

Los restos del pasado andan dispersos. Nuestros cuatro jóvenes protagonistas se encontrarán con sillas de ruedas, mesas con correas, bisturís…, aparatos abandonados, pero todavía contienen sufrimiento. Ellos lo sentirán, lo tocarán, lo respirarán. Escucharán gritos de impotencia. Chillidos que nos aterran porque alguna vez fueron reales. Y no es difícil pensar que, si hubiéramos estado allí internos, podrían ser nuestros. No es un terror visual, es un terror de querer cerrar los ojos no queriendo ver más. Así que, pasillos, puertas cerradas, luz de linterna que nunca vence la oscuridad, respiraciones entrecortadas, la muñeca, el montacargas…

Carlos Samper le da vida a cada habitación con sus descripciones detalladas. Pinta la atmósfera con tanta autenticidad, que estas habitaciones frías y crueles nos resultan tan familiares como las nuestras. Pero hubo un detalle, que yo tan curtida en el Terror, se me escapó. No entendía el motivo de ciertos inquietantes hechos. Entonces me detuve un momento en la lectura preguntándome: ¿Qué es la realidad? Cuando soñamos creemos que todo lo que nos sucede es real. Nos sorprendemos cuando nos despertamos y al final, no encontramos nada de eso. ¿Cómo sabemos realmente entonces de qué lado estamos?

No, no es ninguna pesadilla lo que van a vivir. De un mal sueño siempre se despierta. Pero esto es mucho más, es el Terror que rompe los huesos, esa verdad que te destruye el alma. Cuando terminé de leer el libro y apagué la luz me puse a pensar en su historia y en cómo podía explicar luego las sensaciones. Era consciente que me iba a resultar muy difícil hacerlo, este horror me superaba. En la cama me decía, es todo mentira, una historia sacada de la imaginación de un autor, es todo mentira, es todo mentira…  Mientras escribía la reseña seguí pensando lo mismo. Necesitaba que mi mente lo creyera. He leído una historia tan terrorífica que soy feliz, y a la vez me asusta no encontrar otra que me haga sentir lo mismo. Cerré las páginas y aun así sigo escuchando gritos. Me gustaría decirle que no parara de hacerlo. Es la única manera de saber en qué lado se encuentra cada uno. Hacedme caso, leed este libro.

Reseña: Morir de Miedo, de VVAA. Edición de Mauro Armiño

Esta antología gótica contiene algunos de los mejores escritores franceses del siglo XVIII, finales del XIX, por supuesto, dentro de lo que fue el género fantástico. Ellos levantaron el Terror como una forma de arte, emocionando a lectores con cuentos de la oscuridad y lo macabro. Veintiocho relatos junto algunos fragmentos de novelas, una maravillosa selección que logrará satisfacer vuestra hambre de miedo. Los no-muertos caminan entre estas páginas, bebedores de sangre, comedores de carne, fantasmas, amantes que resucitan, objetos que cobran vida propia… También podréis encontrar miedos personales, desfiles de las más terribles pesadillas, incluso la locura. Una deliciosa variedad se encuentra aquí a la espera de unos lectores que puedan liberar a los protagonistas del horror. Por que dentro del contexto de una sociedad moderna, lo sobrenatural siempre está más VIVO que nunca.

Creían en presencias del otro lado del velo, estos escritores ponían en tinta y papel los miedos y las angustias de las personas, también utilizaban ese poso inquietante que queda en las pesadillas cuando no sabemos si es real o falso lo que estamos viviendo. Las obras de estos escritores brillantes dieron textura e interés, usando ese lado oscuro o paisajes sombríos crearon unas historias increíblemente bien diseñadas para ser recogidas siglos después aquí por Mauro Armiño. Aplaudir su edición, gran traductor y crítico literario experto en literatura francesa, que ha sabido buscar los relatos que han pasado ya al estatus de leyenda con otros menos conocidos, haciendo de volumen que publica Ediciones Siruela, casi una rareza.

Y una joya.

Es lo grandioso de esta antología. La lista de los nombres de los autores: Jacques Cazotte, Charles Nodier, Honoré de Balzac, Théophile Gautier, Philarète Chasles, Pétrus Borel, Prosper Mérimée, Gustave Flaubert, George Sand, Victor Hugo… entre otros muchos. Me es imposible destacar joyas literarias, pero para que sepáis qué vais a encontra, dejo un pequeño resumen: La Cafetera, del gran Théophile Gautier. Donde en primera persona nos relata la increíble historia que vivió en un viaje a Normandía con unos amigos e intentando buscar a una hermosa joven, encontrará en su lugar algo que no olvidará nunca. El Ojo Sin Párpado, de Philarète Chasles. Un clásico inolvidable del Terror. El autor nos traslada hasta Escocia, en la noche de los muertos, donde una tradición pagana olvidada en los eones del tiempo despertará para recordarnos que el horror existe. El Monstruo Verde, de Gérard de Nerval. Estamos ante una fábula muy particular que nos narra la valentía de un alguacil junto a una avariciosa dama. Además, sabréis de un hombre-oso, una estatua que cobra vida…, relatos y más relatos macabros, fantasmales, oníricos. Cerrará sus páginas unas breves biografías de los autores.

No es un libro cualquiera. Es el sueño del verdadero amante del terror sólido y bien ejecutado. Historias que se siguen buscando y continuarán ahí cuando nosotros nos hayamos marchado para siempre.

Reseña: Notre-Dame, de Ken Follet

Soy de esos que se hizo fan de Ken Follet tras su obra magna Los Pilares de la Tierra. A partir de entonces, me empeñé en leer todo lo que había escrito, a la vez que seguía al tanto de cada nuevo titulo que trajera como novedad. Rápidamente me di cuenta que me gustaba bastante más como escritor de novela histórica que como narrador de thrillers. Nada que ver. Siempre me pareció curiosa dicha combinación. Pero bueno, quién no tiene hoy en día luces y sombras. Lo que decía, que decidí leer todo lo que escribiera pues me parecía de esos autores buenos y con poder de enganche. Bien, pues a la espera de un buen titulo de histórica, Plaza & Janés ha decidido publicar el ensayo que escribió el maestro de Gales, tras la horrorosa tragedia del incendio de Notre-Dame, tragedia vivida por todos; la desolación de la prestigiosa catedral que nos dejó estupefactos, sobre todo, a los amantes de la Historia del Arte, en abril del pasado año y que muchos pudimos observar con tristeza en los noticiarios.

En Notre-Dame, el señor Follett describe las emociones que sintió cuando conoció la tragedia que amenazaba con destruir un icono, una de las puntas de lanza para los amantes de los catedrales. Y para emocionar aún más, nos pone en conocimiento con datos históricos, momentos del pasado determinantes, para que dicha obra de arte haya ido ejerciendo fascinación universal a cada uno de sus visitantes.

Es de suponer que Ken Follett sabe algo-bastante sobre catedrales medievales habiendo estructurado su serie de Kingsbridge en torno a la construcción de una de estas maravillas arquitectónicas creadas por el hombre. Es por esa razón que cuando Notre-Dame, la joya en piedra del corazón de París se incendió, los medios acudieron en masa al autor para que comentara sensaciones. Y habló informalmente, relata aquí, tuiteando a amigos y seguidores, que no es difícil para una gigantesca masa de piedra así, incendiarse: «Las vigas consisten en cientos de toneladas de madera, viejas y secas. Cuando eso se quema, el techo se derrumba. Entonces los escombros que caen. destruyen el techo abovedado que también cae y destruye los poderosos pilares de piedra que sostienen todo el asunto…». Al final , aunque gravemente dañados, los pilares de la catedral se sostuvieron, y los noticiarios anunciaron que el presidente francés Emmanuel Macron prometió que el daño sería reparado en cinco años. Follett arroja algunas dudas sobre ese calendario optimista y señala que siempre es imprudente subestimar a los franceses…

En este genial ensayo, el autor conecta de algún modo los terribles acontecimientos de 2019 con la construcción de Notre-Dame que duró un siglo, iniciándose en 1163. Donde alega que fue una construcción que benefició a grandes segmentos de la socio-económicos de entonces, produciendo además enormes avances tecnológicos. Y es curioso ver como generaciones de constructores morirían antes de ver la catedral terminada en 1345.

Ken Follett rinde homenaje a este patrimonio galo revelando la influencia que ha tenido en las catedrales de todo el mundo y en la escritura de su más famosa novela Los Pilares de la Tierra. Un ensayo sobre como todos nos hemos sentido víctimas de ese horrible incendio que aún está por desvelar si existen culpables o no. Los fans de Follett y las catedrales disfrutarán bastante con esta lectura, y querrán más.