Reseña: Buonaparte, de Fabienne Pigiére, Rudi Miel e Iván Gil

Una historia interesante por su lado histórico. Y de moda porque viene como acompañamiento genial a si lo has pasado bien o pretendes pasarlo con Napoleón, la última peli de Ridley Scott donde Joaquin Phoenix está que se sale, aunque haya sido criticada por mil sitios por los “entendidos” históricos. Sin embargo, en el cómic que hoy os reseño, y que Ponent Mon sacará en breve a librerías, nos llevan e modo certificado a lo qué pasó en muchos momentos en la vida de este famoso emperador, sobre todo, con el mayor tesoro de guerra de todos los tiempos descubierto por Napoleón durante su campaña en Egipto.

Hudson Lowe, oficial inglés y carcelero del emperador en Santa Elena, es el encargado de descubrirlo.

En Buonaparte seguimos algunos de los acontecimientos más importantes de la vida de Napoleón I, como sus batallas más famosas. Empezando por Waterloo, y también su campaña egipcia para intentar cortar la ruta inglesa hacia la India. Sólo unas pocas páginas abordarán cada una de estas epopeyas pero las necesarias para que el amante del buen cómic europeo se sumerja en la historia y la disfrute. O eso, al menos, fueron mis sensaciones. Algo que mola porque además permite permanecer en un formato de entretenimiento y no ofrecer una versión enciclopédica de la vida y obra de Napoleón como los “entendidos” y tiquismiquis de la vida pretenden.

Buonaparte proporciona el contexto necesario para llevar al lector hacia el final de la vida del emperador, prisionero en la isla de Santa Elena. Aquí es donde los autores introducen el pequeño giro de la serie. Se dice que Napoleón acumuló un tesoro colosal durante su campaña en Egipto y su carcelero será el encargado de extraerle la información para intentar apoderarse de él. Esta perspectiva es encantadora y abre las puertas a una historia dentro de la Historia. Me encantó esa idea. Los claroscuros de un hombre clave en la historia europea del siglo XIX, del que generalmente solo se recogen las gestas militares y las potencias victoriosas de Waterloo, así como el emperador caído que sigue representando una amenaza para Prusia, Austria, Rusia, el Reino Unido y la Francia de Luis XVIII que se dedica a debatir antes de firmar un protocolo que estipula que Napoleón es ya prisionero de todos.

Santa Elena parece el destino perfecto para deportar a su enemigo común. Isla, aislada, minúscula, rodeada de acantilados hostiles será, tras algún acondicionamiento, la prisión fortaleza ideal. Pero exiliado en la isla de Santa Elena, en el Atlántico Sur, Napoleón continúa su lucha contra Inglaterra a través del gobernador de la isla, Hudson Lowe. Lord Bathurst lo escoge con cuidado, convencido de que aplicarán rigurosamente las órdenes dirigidas a preservar a Europa de más guerras, pero también para humillar a Buonaparte.

Un integral que recoge los álbumes que editó Delcourt en 2021 ahora por fin en nuestro idioma. Un tomo que consta de dos partes (Santa Elena y Tesoro de guerra) y que además contiene material extra con información histórica valiosa y de los autores. Un cómic que sienta las bases para el encuentro entre los dos protagonistas y es hacia el final del integral donde veremos cómo los ingleses intentarán descubrir dónde está el tan ansiado tesoro. El emperador caído se enfrenta a Inglaterra en ese islote perdido en el que, exiliado con algunos familiares y considerado prisionero de guerra, se decide el devenir de este personaje clave en la historia europea del siglo XIX.

Volumen donde todo queda perfectamente plasmado gracias al dibujo de Iván Gil.

Reseña: La Mosca, de Lewis Trondheim

Lewis Trondheim es uno de los autores de la BD que sigo con fervor desde mis lecturas en Infinity 8 (https://www.cronicasliterarias.es/?p=865), Density (https://www.cronicasliterarias.es/?p=8684) y, por supuesto, la genial obra de La Mazmorra (https://www.cronicasliterarias.es/?p=1952) que se está publicando actualmente en nuestro país en formato integral. Laurent Chabosy, conocido como Lewis Trondheim, es uno de los miembros fundadores de la asociación OuBaPo, de la colección Shampooing de Delcourt, del Syndicat des Auteurs de Bande Dessinée (SNAC-BD) y de la revista Papier. Particularmente, un autor conocido por ser muy prolífico y por brindar por el estilo zoomórfico. Un autor que desde 1999 ha participado en numerosos proyectos, entre las que se encuentra la genial y antes comentada obra Donjon que elaboró con Joann Sfar y numerosos autores para Delcourt. Ahora llega La Mosca a nuestro país, la publica Planeta Cómic y mañana mismo sale a librerías. Claramente no es un imprescindible, excepto si no eres súper fan como yo del autor. Os puedo contar como anécdota que durante los 90 me propuse hacerme con todos los álbumes de Trondheim y La Mouche (La Mosca) fue uno de los más difíciles de encontrar. En 1995, fecha de su estreno, el autor aún no gozaba de su aura actual. Estamos ante un titulo que huele a álbum experimental, silencioso, donde el autor afina aún más su narración presentando a su feo héroe, lo que lleva a unos pasajes geniales (zoom, vistas improbables, etc.). La lectura de este álbum será rápida, porque es muda, salvo algunas aventuras. Es un poco un ejercicio de estilo, si queréis, un especie de cortometraje de humor al estilo Pixar. Pero en cualquier caso se trata de un ejercicio formal, uno más, donde Trondheim nos cuenta una historia rayando el absurdo, siguiendo a una mosca, desde su nacimiento hasta su…

Fácil de leer incluso para jóvenes que son capaces de prestar atención a algo más de dos minutos. En mi opinión, descubrir de algún modo la miserable y corta vida de una mosca. Así de simple. Y no es de extrañar porque Trondheim ofreció a menudo álbumes conceptuales con un principio sólido donde desarrollaba el ejercicio hasta el punto del absurdo. Aquí el lector seguirá la ruta de una mosca en su proceso de vida cotidiana y básica en su ciudad-país-mundo demasiado industrializado. El diseño minimalista presenta “personajes” dentro de un entorno realista básico y esbozado. Los degradados de grises permiten evitar gráficos demasiado minimalistas y representar determinadas perspectivas. Trondheim lo hace mucho más divertido, mucho más inventivo e interesante dentro de la simpleza que puede ser la vida de este insecto tan denostado.

Cabe señalar que La Mosca originalmente se trataba de un pedido para el mercado japonés que fracasó, pero Trondheim no tiró la toalla y reelaboró a su “héroe”, improvisando cositas más modernas y se nota en el resultado que el autor terminó divirtiéndose. Un buen remate. Lectura sencilla pero reconfortante, y es que Lewis Trondheim no es un autor cualquiera. Fue elevado al rango de Caballero de la Orden de las Artes y las Letras en 2005 y recibió el Gran Premio de la ciudad de Angoulême en 2006.

Si amáis el buen cómic europeo, tenéis que seguirlo.

Reseña: Todas las Princesas mueren después de Medianoche, de Quentin Zuttion

Imagino que como para muchos de vosotros el Festival Internacional de Angoulême es un evento en el que poner el ojo cada año para descubrir nuevos cómics, nuevas historias, donde se pueden encontrar grandes joyas del cómic europeo actual. Y donde ver títulos a los que estar atentos por si llegan a nuestro país. Por eso, cuando se da el caso y como ocurre en esta ocasión con Planeta Cómic, que trae uno de los ganadores del pasado año 2023, decidme, ¿quién demonios se lo va a perder?

Toutes les princesses meurent après minuit (Todas las princesas mueren después de medianoche) fue la ganadora del Premio Especial Juvenil del Gran Jurado. Y la premisa principal, más suspense no puede tener: “La vida sentimental de una familia peculiar”. Una novela gráfica pura que llega en pocos días a librerías dentro de la genial colección Es Novela Gráfica que se está marcando Planeta Cómic. Una colección con la que disfrutar de  grandes títulos, el más reciente Al son de un fado, de Barral, que disfruté muy mucho (https://www.cronicasliterarias.es/?p=14963). Historias que dejan regusto tras una buena sentada lectora.

En Todas las princesas mueren después de medianoche, durante un breve periodo de tiempo, seguimos a algunos personajes: una pareja en proceso de separación y sus hijos, una adolescente que descubre las alegrías y desilusiones del primer amor, y su hermano menor que toma conciencia de su homosexualidad y lucha por expresarse… con su mejor amigo en particular. Amores incipientes que sobreviven, otros que mueren: esperanzas y sueños chocando. Un guion que esplende muy profesional pese a la poca experiencia del autor, donde la narración está bastante bien labrada y no muestra demasiado patetismo. Bastante modesta y aireada, diría yo; la historia toma la forma de un día en la vida de una pareja y sus dos hijos. Un día que marca un punto de inflexión para cada integrante porque la pareja ha llegado a un punto de quiebre, la hija mayor está a punto de perder la virginidad, el niño está despertando su sexualidad y descubre que prefiere desempeñar el papel de princesa mejor que el de príncipe. Este último personaje es el más destacado y, sobre un tema difícil, Quentin Zuttion consigue pintar una imagen sensible y desprovista de cualquier voyeurismo. Los inmaduros, sus miedos y sus expectativas. El día termina en un punto de quiebre que invita a un nuevo comienzo, a una reconstrucción, muy bien traducida en el Epílogo.

El dibujo me pareció curioso. No sabría definirlo bien. Simple pero basados en colores pastel dando apoyo a los diseños algo amerimangas que le dan un toque curioso porque en ciertas viñetas cambian al punto clásico del cómic europeo. No sé definirlo bien. Pero esas son las sensaciones.

Quentin Zuttion progresa bastante bien.

Transmite agradablemente sus mensajes de tolerancia.

Hay algo en este título que complace por enteros a buen amante de la novela gráfica.

Reseña: E.P. Jacobs. El Soñador de Apocalipsis, de Rivière y Wurm

No hay mucho que añadir a lo que dijo MacKott. Una biografía de Edgar P. Jacobs al estilo Edgar P. Jacobs sería un gran éxito sin lugar a dudas. Todo esto es muy sencillo. Conozco algo de la vida de este maestro creador y siempre he pensado que menudo se ha pasado por alto su lado oscuro. Aparte de «Van Melk» y una rápida mención de los Funkens, se han olvidado ciertas alusiones que hizo en su vida. La ruptura con Hergé ya hace bastante que se mencionó y también se ha medio-olvidado el choque que tuvo con Martin, pero a los que hemos investigado su vida solo nos ha podido llegar información indirecta. Y ahora para entender bien estos «descuidos», nos llega por parte de Norma Editorial una buena biografía de este señor en formato cómic de la mano de François Rivière y Philippe Wurm. Un trabajo sencillamente precioso, agradable de leer, un gran volumen que hay que tener si eres fan del cómic europeo. Una biografía de Jacobs que fue lanzada en 2021 y que llamó rápidamente la atención de todos los grandes lectores de la BD. Sin embargo, este que está aquí, prefirió esperar un poco, y los días-meses-años pasaron y ahora que llega a nuestro idioma ni por asomo iba a dejarla pasar.

Como indica su título, este cómic fue guionizado por François Rivière, ya conocido por su trabajo sobre Jacobs. Relata la vida (a veces ligeramente reelaborada según los autores) del célebre creador de la famosísima Blake & Mortimer. Por lo tanto, en el volumen seguiremos a lo largo de varios capítulos, la vida de Jacobs desde principios de 1930 donde apuntaba alto su sueño de convertirse en cantante de ópera (de ahí su apodo «Barítono del noveno arte») hasta su muerte en 1987.

Siendo yo un apasionado de este autor y de su famosa serie (https://www.cronicasliterarias.es/?p=4321), debo decir que realmente no esperaba decepcionarme. También puedo deciros que ya estaba encantado desde las primeras páginas. Es como darle chuches a un niño. Rara vez decepcionarás. El dibujo es de una precisión y belleza impresionantes. Creo que el ilustrador Philippe Wurm quiso rendir homenaje al maestro inspirándose en esta minuciosidad que caracterizó a Jacobs, y lo consiguió. Desde el museo del cincuentenario hasta el mercado del barrio de Marolles, pasando por el Palacio Real suntuosamente diseñado, recorreremos las mejores vistas.

Cuentan que el tándem de autores llevaba trabajando en la biografía siete años. ¡Desde 2014! Quizás por eso apenas se siente rigidez en los personajes, de hecho, salen todos muy reconocibles. Nos encontraremos con Hergé, Franquin, Duchâteau, Martin, Van Melkebeke (un amigo de Jacobs que le ayudó en casi todos sus escenarios), o incluso Leblanc, el director de ediciones lombardas. Toda una serie de personajes reales que tuvieron un papel importante en la vida de Jacobs y que son perfectamente identificables y dan buen pie a una buena lectura.

Esta versión en color consta de tonos aterciopelados, reforzados por el uso de verde oscuro, gris, negro o beige. Las escenas nocturnas tienen especial éxito, sobre todo cuando los autores optan por retratar los miedos y pensamientos de Jacobs. Me moló que el diseñador aportara sus propios comentarios en algunas páginas. Sin embargo, a través de la lectura nos damos cuenta de que Jacobs tuvo una vida difícil, en particular, debido a la censura de sus álbumes, su divorcio o la muerte de su esposa. Estos datos resultan muy interesantes para comprender antes a la persona que a el personaje en el que se convirtió el creador de geniales obras como El rayo U y La flecha ardiente (https://www.cronicasliterarias.es/?p=13856). En definitiva, recomendable lectura para cualquier fan de Jacobs, que, nos guste o no, fue uno de los pilares del cómic incluso mientras vivía. Algo raro y digno de estudio a día de hoy.

Reseña: Auschwitz, de Pascal Croci

Puedo decir sin miedo a equivocarme que este álbum se realizó con el único objetivo de concienciar a las nuevas generaciones sobre el deber de RECORDAR. Efectivamente, no podemos decir que leamos Auschwitz con el objetivo de divertirnos, porque leer una historia que muestre el horror que vivieron los deportados en el campo de exterminio de Auschwitz-Birkenau, no es la mejor manera de pasar un buen rato. Si hablamos del tema moral, obviamente. Porque leer siempre es bien. Pero insisto: este trabajo fue realizado para que no olvidemos esa parte de la historia y las millones de víctimas del nazismo en todos los sentidos. Pascal Croci, ilustrador y guionista, de este álbum que publica en nuestro país Norma Editorial, hizo todo lo posible para mostrarnos la vida cotidiana del más famoso de los campos de exterminio y desafortunadamente (o afortunadamente) logra mostrarnos lo atroz y horrible que pudo ser pasar por allí.

El cómic nos lleva a conocer la historia de una pareja yugoslava que sobrevivió al infierno de Auschwitz y, sobre todo, nos muestra lo que soportó esta pareja, así como muchas otras atrocidades que sufrieron los deportados que pasaron por dicho lugar. No nos divertimos leyendo pero, sobre todo, aprendemos que el objetivo de los deportados era únicamente sobrevivir día tras día. En mi opinión, este cómic es ante todo un documental sobre el campo de Auschwitz y le daría todos los premios que se le pudieran dar a un cómic así. Porque además no es ficción al completo. Croci se inspiró en testimonios de supervivientes para mezclar ficción con realidad. Lo que depara un volumen interesante que además aporta y explica la génesis así como la correspondencia con determinados testigos.

El dibujo de Pascal Croci capta todo el horror de la vida en estos infiernos. El blanco y negro es sublime y el dibujo de los rostros logra expresar todo el sufrimiento que vivieron aquellos presos. Cuentan los que vivieron en aquellos tormentos que llegó un momento en el que todas las expresiones humanas parecían iguales y por tanto empezó a ser difícil reconocer a las personas. De hecho, en esta lucha diaria por la supervivencia no es sorprendente que personalidades y, sin duda, sus rostros, se fusionaran. ¿No es un esqueleto siempre similar a otro?

He leído por ahí que este cómic se hizo famoso por ser el único que cuenta bien los hechos ocurridos en la ex-Yugoslavia. Los invito a profundizar en ciertos testimonios de la época que les permitirán conocer las motivaciones de algunos de los beligerantes y verán que estuvieron muy unidas estas dos guerras pese a los años de diferencia entre ellas.

El diseño es particular pero sigue siendo muy exitoso. El blanco y negro no hace más que reforzar el horror que nos transmiten la mayoría de las páginas. Este estilo de dibujo se utiliza con el único objetivo de impactar, por supuesto, pero también para mostrarnos que no había nada hermoso en esos agujeros malditos. Estamos ante un cómic de la BD pero no tenemos un dibujo bonito sino más bien duro, serio y en perfecta sintonía con la historia. Hecho adrede. El objetivo principal de Pascal Croci es sorprender al lector con la horrible realidad histórica, y aunque creáis que a uno/a ya no le va a sorprende nada…, recomiendo leerlo porque logró hacerme entender que uno de los infiernos que se han podido conocer en este mundo es, sin duda, Auschwitz.

Una de mis profesiones frustradas, una de las que me llevaré a la tumba, es la de profesor de Historia. Auschwitz, de Pascal Croci, es el tipo de trabajo que hubiera incluido en un plan de estudios.

Reseña: Barbanegra, de Jean-Yves Delitte

Jean-Yves Delitte, alias Stom, es escritor, diseñador y colorista de cómics. Arquitecto y diseñador de formación, dio sus primeros pasos en la revista Tintín en 1984. Pero, sobre todo, os hablo de este genial autor polifacético porque en el momento en que entra en vereda en 2006 en la primera historia de su famosa y prestigiosa serie de barcos…, ya es un no parar en este tema y mola ver como se especializa en la temática marítima. En 2009, volvió a publicar dos cómics relacionados con su pasión por el mar y los viejos aparejos (Hermione), que mezclaba hábilmente hechos históricos e imaginarios en el contexto de la guerra de Independencia de los Estados Americanos. Algo muy parecido a lo que ha hecho en Barbanegra. Autor y coordinador de la colección Grandes Batallas Navales, álbumes geniales que también nos está trayendo Norma Editorial, obritas que cuentan con la colaboración del Museo Nacional de la Marina, una increíble y magnífica serie apoyada por la Academia de Ciencias del Mar y que recibió el Premio BD en 2019. Es más, de hecho, Jean-Yves Delitte es pintor oficial de la marina belga.

En Barbanegra, Delitte se atreve con un personaje histórico y fantástico. De renombre. El mítico pirata tantas veces nombrado, un personaje que el maestro autor de aventuras Daniel Defoe reconstruyó en una genial biografía a partir de los datos que recabó del único superviviente de su tripulación.

Fue en las primeras décadas del siglo XVIII cuando Defoe viajó de prisión en prisión para entrevistar a delincuentes marinos. A sus ojos, una fuente invaluable de información para sus escritos. En diciembre de 1721, en la humedad de las cárceles londinenses de Marshalsea, un hombre proclama su inocencia al tiempo que afirma que sí, efectivamente se codeó con el infame Edward Teach, más conocido como Barbanegra. Pero fue víctima, no cómplice, de uno de los piratas más terroríficos de la historia. ¿Y es esto cierto? Tendréis que descubrirlo por vosotros mismos.

Pensé que haría un pequeño descubrimiento con este volumen y no me he equivocado. Es tremendamente absorbente lo que cuenta Jean-Yves Delitte. Y cómo lo cuenta. En el guion, encontré la inspiración que esperaba en una historia de piratas, de las que ya he dicho más de una vez que no me suelen gustar. Pero por las que lucho por encontrar siempre alguna molona. Por otro lado, tengo que decir que no es un álbum por encontrarse por primera vez con Jean-Yves Delitte. Su estilo no es tan fino como en otros títulos en los que impresiona fácilmente. Me impresiona esto. Por que, especialmente, es un autor que ilustra maravillosamente bien. No sé si es que aquí intenta cambiar de tercio, probar cosas… no vi muy finos a los personajes (a veces, es un poco difícil diferenciarlos). En el tema vestuario y especialmente en los barcos lo clava. Eso si. Ahí está claro que no iba a fallar. Sentimos su pasión por los aparejos antiguos, las páginas dobles están más que logradas…, y en cuanto a la historia, creo que es lo que mejor se lleva en esta serie que originalmente se publicó en dos álbumes.

Tiene épica y extravagancia a partes iguales que creo que son dos pilares por los que se deben brindar siempre en un cuento de piratas.

Reseña: Al son de un fado, de Barral

Al son de un fado, de Barral, logra dar una sensación de melancolía como pocos cómics consiguen. Y todo mientras dibuja los contornos del terror y la desolación de la dictadura de Salazar. A la edad que uno tiene ya, rodeado de viejóvenes y viejos que se están yendo demasiado pronto, uno tiende a pensar en la muerte más de lo normal. Y a veces no sabe como tomárselo. Para colmo, me llega un cómic que hace que piense más en ello y en lo deplorable de los gobiernos que solo piensan en su beneficio. Una mezcla que en Al son de un fado se hace de forma maravillosa y que encaja en una narración bien hecha y hace que la historia sea bastante cautivadora. La división de la historia y algunas narrativas inesperadas están servidas por un dibujo elegante, además. Agregad a esto personajes entrañables y bien descritos. Un bálsamo a mi corazón de alcachofa…, como dicen los franceses.

Sobre un tema cercano a las afirmaciones de Pereira, que leí –y aprecié– no hace mucho, este álbum logra mezclar pequeñas y grandes historias. En efecto, siguiendo al personaje principal, un médico que escapa a las contingencias de la dictadura y que, a través de encuentros fortuitos, se enfrentará a sus aspectos más terribles. Un cómic donde descubrir como era la dictadura de Salazar en Portugal.

Nos vamos a Lisboa, verano de 1968. Fernando Pais ha decidido disfrutar de la vida a orillas del Tajo. Un señor médico que ya solo piensa en cerrar los ojos ante la dictadura de Salazar, después de una atormentada juventud militante, una vida de idas y venidas. Pero. de pronto, un día, Fernando se ve de pronto defendiendo a un niño que tiene un pequeño lío con un policía. Aunque el pequeño a la hora de sus actos, de sus comentarios, no hace distinción entre el ángel bueno y el ángel malo…

Un encuentro que cambiará su vida.

Al son de un fado es un cómic muy equilibrado, la narración es fluida, nos apegamos a los personajes (algunos flashbacks nos permiten comprender mejor la personalidad del médico y la historia del país). El dibujo de Barral, por supuesto, es eficaz. Obviamente, una lectura recomendable, o no la traería por aquí. Tiene también un lado romántico a la hora de ver al protagonista en aquellos momentos duros de la dictadura, enviando a sus hijos a la guerra en África, gente que defendía un país, la misma gente que después la policía no tenía miramientos en torturar. Los denominados «oponentes». Como muchos de vosotros (imagino), me sentí atraído por Al son de un fado por ser un álbum que trata el tema histórico, concretamente, la dictadura de Salazar en Portugal. Algo muy difícil de encontrar en cómic. Con este álbum en solitario, Nicolas Barral nos ofrece una maravillosa inmersión en el oscuro pasado del país vecino. El interés reside en el prisma elegido por el autor: Fernando Pais, su personaje principal, nos hace cuestionar el compromiso de cada uno, la resistencia a una dictadura en la que todos podrían verse implicados… y ser aplastados. Y es también toda esta vida bajo tal régimen de hacer “como si no pasara nada” que Nicolás Barral nos hace darnos cuenta de manera sutil e inteligente como son la mayoría de los seres humanos. Hasta que el destino provoca que una vida de un vuelco… Una chispa, un encuentro, basta para ponerlo todo en duda.

Reseña: Mi Amigo Pierrot, de Jim Bishop

La Cúpula se ha marcado un cómic que muchos no esperábamos. Si me lo permiten, un cómic europeo que no casa mucho con lo que los amigos del cómic nacional suelen publicar. Pero eso no quita que tengan buen gusto para publicar cositas chulas como Mi amigo Pierrot, y eso es muy de agradecer. Una verdadera sorpresa. Agradable. Un cómic a descubrir con urgencia por muchos de vosotros. Os lo digo muy en serio. Porque Jim Bishop tiene mucho talento.

Mi amigo Pierrot tiene grandes cualidades. Sus coloridos gráficos y decoración son lo primero. Ambos están fuertemente inspirados en Miyazaki, es lo primero que se os va a venir a la cabeza, está claro. En particular, El castillo ambulante, tanto por la ambientación como por la historia. De hecho, encontramos muchos elementos similares a la historia de Sophie y el hechicero Hauru en Mi amigo Pierrot; en la trama, pero también en muchas escenas, lugares y protagonistas. No es desagradable porque, como muchos de ustedes, soy un terrible admirador de Miyazaki, y porque… más de un buen jamón… como que uno no se cansa nunca, ¿no?

Afortunadamente, Jim Bishop aporta a su historia algunos elementos más personales, y una reflexión más centrada en el sentimiento de amor y en la libertad. La libertad de elegir el amor y el camino que quiere tomar uno/a en su vida. De todos modos, el autor hace algo también para contrariar al lector: elogia el romance rebelde aunque esto signifique abandonarlo todo para vivir su amor en completa libertad. Pero también vuelve a sentimientos más celosos y elogia el regreso a una relación más sabia y sincera, para finalmente regresar a la idea inicial de abandono. Incluyendo las responsabilidades parentales. Una trama que con la decisión final de la prota, os va a dejar un poco perplejos. Amor mágico, amor tóxico. A Cléa, una joven de la nobleza, se le promete un futuro brillante junto al hijo del Conde del Agua, Berthier. Pero mientras se prepara para casarse con él, tiene un encuentro de lo más inesperado con un mago callejero llamado Pierrot. Un acróbata que hace que su corazón vuelque. Encantador, galante y un poco intrigante, le ofrece el viento de libertad que le falta en la vida. Y siguiéndolo hasta su guarida escondida en el corazón del bosque, le abre un mundo maravilloso. Pero el vértigo del amor durará poco y ya las primeras lágrimas corren por las mejillas de Cléa pues tanta pasión da pronto, da paso a la confusión. ¿Quién es realmente Pierrot? Por otro lado, Berthier, angustiado, sale en busca de su prometida sin sospechar ni por un momento que esta búsqueda podría llevarlo al umbral de la locura.

Mi amigo Pierrot es un verdadero cuento para adultos. Bishop utiliza los códigos necesarios para hacernos reflexionar sobre la relación entre hombres y mujeres, sobre la libertad, la autonomía, el libre pensamiento, etc. Prisionera de una vida trazada por su madre, Cléa tiene un encuentro que cambiará su vida. Pierrot, un mago, la tomará bajo su protección, la seducirá y la hará descubrir la vida, a su manera y en todos los sentidos. La maravillosa relación del principio se irá transformando poco a poco en una relación tóxica, como si, una vez finalizada su obra de liberación, Pierrot perdiera el interés por su amada.

Edición, dibujos e historia, todo es maravilloso en este título. Realmente disfruté leyendo esta joyita que no esperaba. Un cómic realmente hermoso. Pero más allá del cuento, la transición de la niñez a la edad adulta está bien resaltada y, en última instancia, plantea la única pregunta real: ¿Cuándo abandonaste tus sueños para establecerte en la realidad?

Reseña: T´Zée. Una Tragedia Africana, de Apollo y Brüno Thielleux

Una historia de una tremenda atmósfera sudorosa, desesperada, fatalista, en una África todavía en guerra, fetichista, fascinante, despiadada con los débiles y en la que la ley del más fuerte aún aparece en toda su cruel y más absurda sencillez. Esto es T´Zée. El nuevo cómic europeo que cruza los Pirineos gracias a la editorial Nuevo Nueve. Realmente una historia atrapante a poco que te interese todo lo que el primer mundo, de algún modo, ha provocado en los países africanos. Todo en atmósfera, sí… todo en atmósfera… Una mini novela gráfica o un one-shot que nos habla del fin de una dictadura en un imaginario país africano pero súper parecido a todos esos que se os pueden venir a la cabeza en este momento, sobre todo, si ya tenéis una edad.

Cuentan que para la historia, Apollo se inspiró fuertemente en la historia del continente primario del hombre. Salvaje, brutal, lleno de creencias, en definitiva, fascista y peligroso donde lo militar se impone a los débiles. T´Zée está subtitulado como Una tragedia africana. Como maestro de orquesta, el guionista desarrolla su obra en cinco actos, todo finamente elaborado para conducir a lo ineducable. Y Brüno, como sinfonista de la ilustración, ejecuta la composición con maestría, y todo se vuelve perfectamente preciso «en tempo»; la atmósfera húmeda y crepuscular está magníficamente representada. Como punto negativo (o no) no hay empatía por los personajes, no nos apegamos a ellos, tal vez, para el tema amoroso, pero al final no dejan de ser peones en este juego de ajedrez. Lo que sí que importa es que este tándem de autores transcriben magistralmente la caída del poder. Como bien se señalo una y otra vez, cuestión de atmósfera.

T´Zée, al que accedí atraído por el tándem de autores de cuyas obras ya he disfrutado en más de una ocasión, por ello, fácilmente me dejé tentar por la historia. Aunque ni la ambientación ni el perfil de los personajes me parecieron atractivos… a priori, una vez comencé a leer, me costó abandonar la trama hasta terminar el volumen. Estamos en un país imaginario, fuertemente inspirado en el Congo (o Zaire) donde Appollo sitúa su trama y es difícil no pensar en Mobutu Sese Seko al leer esta historia. T’Zée, dictador impasible, megalómano, temido, admirado, odiado, personifica al dictador africano tal como lo imaginaba. Su hijo, dividido entre un padre al que admira y una visión política alimentada por sus numerosos viajes, parece paralizado por la magnitud de esta sombra que se cierne sobre él. Educado, inteligente, pero quizás demasiado educado para asumir un papel para el que no está hecho, ni siquiera tiene el coraje de declarar su amor a un amigo de la infancia. La segunda esposa, una arribista desesperada, cuya belleza selló su destino y que descubre el amor incluso cuando todo está perdido… Sí, efectivamente estamos ante una tragedia tal y como la describe el guionista. Una tragedia africana.

El dibujo refinado, los diálogos concretos, una forma de inevitabilidad en el destino de los personajes, y siempre esa África, a veces, paraíso, a veces, infierno, por culpa del ser humano, y bien descrita con amor pero sin complacencia, nos lleva a parar a un guionista muy inspirado.

Cómic muy recomendable.

Reseña: Blacksad. Todo Cae. Segunda Parte, de Canales y Guarnido

La espera de cada nueva historia de Blacksad, de cada nuevo álbum, podría ser comparable de algún modo a aquello que cuentan cuando en el puerto de Nueva York la gente esperaba en muchedumbre la llegada de las novelas Charles Dickens. Todo un cúmulo de lectores ansiosos por leer una nueva obra de lo que es considerado -y algún día se considerará nacionalmente en este país- como uno de los mejores cómics o personajes creados por autores patrios. Que no todo es cachondeo y humor en los cómics de los maestros españoles. ¿Qué al otro lado de los Pirineos ya se alaba de esta forma? Pues lo de siempre, el país de pandereta en el que vivimos. A lo que vamos, la segunda parte de un título que ha tardado tanto en llegar que, obviamente, uno ha recurrido al tomo anterior para poder entrar de cabeza en la trama y no perderse el más mínimo detalle. Eso si, se lee en nada porque el jamón de cinco jotas dura poco en el plato.

La anhelada conclusión de Todo cae. Otra historia que nos recuerda porqué esta serie es considerada el mejor noir del noveno arte. El ansiado cómic del detective antropomórfico más famoso del mundo vuelve. Suele pasar con Blacksad que con cada historia, quedas con la miel en los labios como osito que pide más y más. Pues imaginaos si ya íbamos sabiendo que Todo cae era solo la primera parte (https://www.cronicasliterarias.es/?p=7568).

Muy a los cine clásico de los 50, muy a lo novela negra de Raymond Chandler o novela policíaca de Dashiell Hammett (que es donde se mueve como gato entre madejas, la esencia de este personaje), John Blacksad recibe el encargo de proteger al líder del sindicato de trabajadores del metro. Ese personaje amenazado por la mafia de las comadrejas. Pero su investigación desafiará a los poderes políticos y empresariales que rigen los destinos de la ciudad, y estos no dudarán en aplastar cualquier obstáculo que pueda alterar sus planes. John llevará entonces una investigación que resultará particularmente delicada… Llena de sorpresas. Así comenzábamos con Todo cae. Pero ahora Iris Allen ya no existe y Alma ha regresado. Para John Blacksad, las cosas se complicaron particularmente con el arresto de Weekly. Así que toca volver a encarrilar esta historia porque el regreso de Alma Mayer ha puesto patas arriba la vida de John Blacksad, reviviendo un amor que este creía olvidado. Además, Alma está relacionada con el asesinato de Iris, del que Weekly es el principal sospechoso. No obstante, todo lleva o apunta al poderoso magnate Lewis Solomon, que está levantando un puente inmenso, un puente edificado sobre los huesos de varios muertos de la ciudad… Un “maestro” constructor de Nueva York, la viva imagen de que tras las constructoras y los ayuntamientos se maneja bastante dinero negro por detrás.

Todos los códigos de los viejos thrillers norteamericanos de los 50 están aquí. Desde una América zoomorfa que lucha por gestionar sus contradicciones a través de la masa animal de una ciudad en plena construcción, hasta la ambigüedad de una policía canina que come en todos los cuencos y hasta el cinismo de pájaros de alto vuelo que quieren gobernar la ciudad. Clásica en sus ingredientes, sutil en su narración y magistral tanto en su ilustración como en su colorido, esta obra final de Blacksad traduce toda la diversidad humana a través de un zoomorfismo más grande que la vida y cultiva su singularidad siguiendo al privado felino reacio a hacer concesiones. Sin contar esos seres tan delicados, frágiles y sexys como Alma…

¿Algo más? Blacksad es una obra con la que sus autores han tocado el cielo. Es todo muy simple, en realidad. pero una trama tan simple y tan bien cuidada como una novela de Dashiell Hammett. Y con unos dibujazos de la ostia. Estamos ante ooootra historia que uno/a tiene que degustar por sí mismo con una buena taza de té o café cerca y en un buen sofá para solitarios. Esos que somos todos cuando leemos. Para un último álbum, muy difícil hacerlo mejor.