Reseña: Marvel Limited Edition. John Jameson – Hombre Lobo, de Gerry Conway, Gil Kane, John Romita, Tony Mortellaro y VVAA

Tener recopilado todos los cómics donde aparecía John Jameson (Hombre-Lobo) fue uno de los proyectos en mi adolescencia. Como amante del género de Terror en cualquiera de sus formas (sobre todo, del casi inexistente cómic de Terror), amé y amaré siempre, el rescate de monstruos clásicos que tuvo lugar en la Casa de las Ideas; y cuando me di cuenta que todo lo que corresponde al hijo de J J. Jameson eran un cúmulo de cómics que se podían reunir y coleccionar, decidí hacerlo. Obviamente, treinta y tantos años después y poseedor de una madre de esas que sufrimos muchos niños de los 80´s, a las que llamábamos gentilmente “liberadoras de espacio”; todo aquello se perdió en el tiempo. Aunque no en el olvido. Y quizás por que es verdad que el Universo se expande y se contrae, que todo vuelve, éste que está aquí, dio un salto de alegría al ver que en los Marvel Limited Edition que editan Panini Cómics y SD Distribuciones se publicaba un proyecto igual al de mi niñez. Pero todo recogido en un solo volumen, en tapa dura, joya-joyita que ha tocado mi patata… Pues incluso contiene más de lo que yo un día pude conseguir. Bastante más.

Todo el mundo sabe que J. Jonah Jameson odia a Spiderman. ¿Por qué? Los primeros indicios se revelan en Amazing Spider-Man #1, en una historia que presenta a su hijo astronauta John Jonah Jameson III, y como declara el director del periódico: “La juventud de esta nación debe aprender a respetar a los héroes reales, hombres como mi hijo, ¡John Jameson, piloto de pruebas! ¡No monstruos egoístas como Spiderman!». Por supuesto, cuando el cohete espacial está en peligro, es Spidey quien lidera el rescate de ese chico… Sin embargo, una década después, el heredero Jameson se encuentra nuevamente con el trepamuros, y esta vez desde el bando contrario pues por mal del destino, ha contraído la maldición del Hombre- Lobo.

Todas estas aventuras convirtieron al hijo del director del Daily Bugle durante un tiempo en un personaje recurrente popular que incluso tuvo su propia miniserie. Todas esas hazañas ahora se recopilan en John Jameson – Hombre Lobo (Man-Wolf: The Complete Collection), que incluye los cómics Amazing Spider-Man #124-125, #189-190; Giant-Sized Super-Heroes #1; Creatures on the Loose #30-37; Marvel Premiere #45-46; Marvel Team-Up #36-37, Savage She-Hulk#13-14 y el curioso Peter Parker, the Spectacular Spider-Man Annual #3.

Mientras estaba en la luna, Jameson encontró una piedra roja, única entre las otras rocas lunares de las que iban recolectando. Lo ocultó a la NASA, solo para descubrir que su radiación cósmica lo estaba transformando en un poderoso hombre-lobo. Se reveló que la piedra era un objeto extradimensional conocido como la piedra divina mística. El chico estuvo así durante seis meses antes de aparecer en Nueva York, para sorpresa de su padre y nuestro querido vecino Spiderman… Esto ocurre inmediatamente después de los terribles sucesos de la muerte de Gwen Stacy. Un plan malvado del por entonces emergente guionista Gerry Conway que llevaba la serie. «Estaba tratando de crear villanos nuevos y divertidos para que Spidey luchara contra ellos y encontrar la manera de involucrarlos personalmente en el elenco. Sentía como si Spidey no hubiera tenido nuevos villanos buenos desde que Kingpin entrara en escena. También me gustó la idea de una amenaza verdaderamente física, en lugar de otro científico retorcido…», declaró Conway en su día a Back Issue. «Sabía que la relación entre J.J. Jameson y su hijo se había minimizado. Recuerdo que me afectó mucho la primera historia de John Jameson cuando nos enteramos de lo que motivó la intensa aversión de Jonah por Spiderman. Su sensación de que la grandiosidad de Spidey disminuía el aprecio del público por héroes «reales» como su hijo, el astronauta. Pensar en hombres-lobo y la luna y querer involucrar un ángulo personal, me llevó a John Jameson de una manera bastante fácil”.

Historias brillantes que fueron ilustradas nada más y nada menos que por Gil Kane y John Romita, con Tony Mortellaro junto con el dibujante entrante Ross Andru. Equipo que estableció una dinámica entre autores, hoy maestros consagrados, que difícilmente se ha vuelto a ver tan resolutiva en otra colección de cómics. La respuesta del lector fue lo suficientemente fuerte como para alentar al Editor Jefe de Marvel de por entonces, Roy Thomas, a encargar una serie de Man-Wolf como protagonista de Creatures on the Loose.

Marvel ya tenía su Werewolf by Night, pero esto es otra cosa. Vais a ver que John Jameson – Hombre Lobo es simplemente Marvel en su mejor época demostrando Terror y pijameo en conjunción. Un spin-off de un spin-off, al que se le coge cariño. John es un buen tipo, pero es un monstruo. Historias importantes para entender el buen cómic que se creaba en mis añorados años 80.

¡No es una broma!

Reseña: Dune La Novela Gráfica: Libro 1, de Frank y Brian Herbert, Kevin J. Anderson, Patricia Martín y Raúl Allén

Viajé por Dune hace ya bastantes años cuando estaba de moda pasarnos novelas de CF entre compañeros de instituto. O más bien, entre amigos gustosos del fantástico que buscábamos emociones fuertes que comentar. Dune fue una de nuestras puntas de lanza que dio pie e inspiración incluso a partidas de rol. Novela, argumentos, Casas en guerra, fue nuestro Juego de Tronos. Aunque en formato novela para un nicho muy concreto. Tristemente, y tengo que decirlo, la lectura de literatura fantástica en años de estudios, se hace dificil si no tienes los profesores adecuados. Ahí lo dejo. En definitiva, Dune fue nuestro libro de cabecera y gracias a su lectura algunos indagamos más. Y había más. Pero os puedo decir que las dos únicas novelas buenas de la serie son la primera y la segunda…, pese a que el fanático acérrimo lo negará. Aunque cuando yo lo he recomendado, únicamente ha salido de mis labios el primero. Dune, a secas.

Bonita metáfora.

De ahí mi expectación por el cómic que acaba de publicar Norma Editorial en nuestro país. Partiendo de una novela que casi recomiendo leerla una vez al año, o cada dos, jamás pensé en la idea de ver la historia dentro del noveno arte. Y me atraía ver lo que podía hacer un apellido Herbert con esta gran historia. En concreto, la idea era quitarme el mono ante el film que se avecina. Así que los lectores interesados en sumergirse en el desalentador género de CF (eso me dijo una vez un hipócrita) pueden encontrar la lectura de la novela original de Dune, de Frank Herbert, en este genial tomito en tapa dura (Dune The Graphic Novel: Book 1), una primera parte de la mano de Brian Herbert y Kevin J. Anderson. Súper recomendado para lectores de las grandes epopeyas del género en formato ilustrado. Y es que a través de bellas ilustraciones (eso no te lo da la novela original y si tu imaginación es cortita…, estás tardando en pillar éste), coloridas y viñetas chulísimas, esta novela gráfica demuestra ser una adición importante a los que coleccionamos o queremos todo-todito-todo de Dune (¡me regalaron hace nada el nuevo juego de mesa!), en cualquiera de sus formatos.

Tal como cuenta Norma Editorial, ellos han decidido seguir adelante con la publicación pese al retraso del estreno de la esperadísima adaptación cinematográfica del gran Dennis Villeneuve. Y hacen bien. Uno o una quiere dulces mientras espera. Por eso, no tardé en degustar esta maravilla que en mi opinión le ha quedado de perlas al propio hijo del autor, que encabeza este proyecto de adaptación junto al escritor estadounidense de CF, Kevin J. Anderson, que ha escrito varias novelas de continuaciones en el Universo Expandido de Star Wars, autor que consta en su haber con el récord Guinness por ser el escritor más prolífico a la hora de firmar libros…, jajaj, qué tío. Pero lo más tremendo de todo es, que las magníficas ilustraciones son obra de dos paisanos nuestros como Patricia Martín y Raúl Allén. Eah.

Esta primera entrega sigue la historia de Paul Atreides, de quince años, mientras intenta navegar por su nueva vida en el planeta desértico Arrakis, donde su poderosa familia ha tomado el control. Cuando la madre de Paul, Jessica, encuentra una nota en un lugar secreto que le advierte de un traidor entre ellos, la familia Atreides se apresura a descubrir cuál de sus asesores de confianza está tramando matarlos. O peor aún, entregárselos de alguna forma al malvado barón Vladimir Harkonnen. Mientras tanto, Paul y su padre, el Duque Leto, se sumergen en las costumbres de este nuevo mundo colonizado; desde volar a través de las dunas de arena mientras intentan evitar gusanos gigantes devoradores de seres vivos, hasta ver como se compran y venden gotas de agua en las calles. Tanto Paul como su padre, disfrutan, a la vez que se documentan de alguna forma. El Duque Leto empieza a percibir que vivir en Arrakis no será una hazaña fácil…

A lo largo de esta primera novela gráfica, las bellas ilustraciones que acompañan al diálogo entre personajes proporcionan una visión especial a lo que Herbert quería que los lectores imaginaran mientras leían la novela original. Un aspecto particularmente agradable de la novela es una escena en la que Paul y su padre viajan a las dunas de arena para observar a los nativos de la mina Arrakis en busca de especias. Aquí, los lectores reciben información especial sobre la importancia de la minería de especias para el bien del planeta y lo peligroso que llega a ser ese tipo de trabajo. Paul y su padre tienen que usar trajes especiales para sobrevivir en el calor árido del desierto y el aire es tan potente en las dunas que ambos tienen que respirar con un aparato especial. Luego, cuando un gusano gigante amenaza con tragarse a todos los hombres de las dunas, la secuencia de acción que sigue proporciona la tensión y la emoción que necesita un buen cómic para obligar al lector a no apartar la mirada de las siguientes páginas.

Con la cantidad justa de información, épica y acción mezclados con política, podréis encontrar en Dune: La Novela Gráfica – Libro 1, una introducción perfecta al mundo de CF que propuso Frank Herbert y que deslumbró a millones de lectores. Diferentes razas, personajes, Casas en tregua o a pie de guerra, tensiones o intrigas para una epopeya que una vez que entras, quedas enganchado.

El primero de tres, friends. ¡Quedan dos tomos más!

Felices Fiestas.

Reseña: Samurái. El Corazón del Profeta, de Jean-François Di Giorgio y Genêt

Si tuviera que destacar una obra, por todo lo que lleva detrás, referente, y súper recomendable si eres fan del medievalismo y mismamente de esa era en el Japón medieval (por lo que mi opinión, sin duda, es subjetiva), podéis encontrar una obra llamada Samurái, en Yermo Ediciones, ques cuando menos reseñable. Cómic europeo que despliega en vista y contenido un mundo emocionante, además, en ediciones tochas, amplias, que recogen varios álbumes, y que ya han sobrepasado de largo la primera edición. Varios motivos de diversión asegurados.

Pero hay más. Mucho más. El escenario nos lleva a un marco clásico, ambientación pura y dura del Japón de antaño pero con ciertos toques fantásticos también. Por supuesto, tratados morales que apuntan al héroe a alcanzar la excelencia y el honor. De esto, sabemos. Pero aquí un joven héroe llamado Takeo (que recuerda al famoso Miyamoto Musashi y su tratado), embellecido con un toque algo más oscuro, un misterioso y fantástico El Decimotercer Profeta y una secta dotada de guerreras inmortales a su servicio. Una «secta» que se habría unido al hermano del guerrero y que Takeo, misteriosamente tatuado, quiere encontrar. Todo-todito-todo mola como está conjuntado. Un cúmulo de tramas mezcladas de forma genial que engancha a la lectura, pues todo empieza de forma atractiva, peliculera: un samurái y su discípulo interrumpen su viaje para ayudar a un grupo de campesinos atacados por bandidos… sin saber que una de las niñas de este grupo es la elegida para ser sacrificada en un terrible ritual sectari.

No digáis que no mola.

Vais a encontrar a un autor de renombre aquí, llamado Jean-François Di Giorgio, que esplende amor hacia el universo medieval japonés. Le descubrí en otra de sus obras llamada Senséi, publicada en Norma Editorial. Con permiso de aquel buen cómic, me ha gustado más el tono y lo que el guionista consigue en Samurái. Tiene una vibra diferente. Los personajes tienen personalidades menos detalladas pero se percibe a leguas que aquí lo importante es el «in crescendo», la trama y como todo se va tornando en desgracia. A veces, juega con lo fantástico para reavivar el interés, pero en mi opinión no le hace falta, aunque se dispusiera de bastante esoterismo en la época. Tiene una simple idea de secuestro y ritual que abre el cómic, que funciona mucho mejor.

¿Y por qué es buena su recopilación en varios volúmenes? No solo por la pasta que te ahorras (los que compramos cómic europeo sabemos de esto), en este caso, por que El Corazón del Profeta es un primer ciclo que comprende cuatro álbumes. Y dicen los que ya van por el tercer tomo (salió hace nada), que con menos seriedad, que su continuación. Uff…, me pone de los nervios no saber nada de nada de los siguientes.

Sinceramente, me preocupaba que Samurái, de Di Giorgio y Gênet, fuera un guión más de rivalidades interminables entre shoguns (shōgun: lit. «comandante del ejército») y samuráis. Pero este primer ciclo evoluciona hacia un lado más misterioso con una pizca de fantasía, una especie de búsqueda donde los personajes principales deben escapar de los enemigos que los acechan. Y un enigma donde el suspense se cuela en ti como vía intravenosa. La historia comienza con un prólogo misterioso, cuyo significado aprenderemos más adelante (en el segundo álbum), un inicio trepidante que hasta el inicio del volumen tres, va a tope. El dibujo es bueno. Descubrí que Frédéric Genêt abusa de los recortes y marcos «deconstruidos». Pero no es demasiado para mi gusto. No es el estilo pulido y fluido lo que me gusta en este tipo de historias. Me recordó un poco al dibujo de Robert Gigi en Ugaki; mismo estilo gráfico. Por lo demás el punto positivo, son las grandes imágenes de paisajes y ambientaciones japonesas muy acertadas, con un trazado dinámico, múltiples encuadres y diferentes formas que logran detallar escenas de combate que no siempre son fáciles de describir. Me dicen por el audífono que el dibujo hace un progreso sublime a partir del volumen siete…

Un cómic más que recomendable. Una serie, mejor dicho, porque la trama da para mucho más y por lo visto, viene en camino. Camino a mi casa, digo, jajaj. Un buen samaritano, ayudará a un grupo de individuos perseguidos por jinetes de la sombra que parecen inmortales. Toques de humor, lectura de la buena, para un buen rato de soa y mantita. Trasladarnos a una época donde la incertidumbre, el mañana, casi era un deseo de superación.

El que ame el dibujo en bruto, los bocetos, encontrará unos extras maravillosos al final.

Reseña: Asilo Arkham. Año Uno, de Dennis O’Neil, Jesús Saiz, Paul Dini, Devin Grayson, Mark Buckingham, Kieron Dwyer y VVAA

Asilo Arkham: Año Uno puede ser perfectamente el integral mas completo e ideal en cuanto a calidad/precio que podéis encontrar actualmente entre las novedades de ECC Cómics. Tal como se anuncia -y creo que es una forma genial de describirlo-, relata los orígenes de los principales antagonistas del Caballero Oscuro en un volumen irrepetible. Maestros del cómic como Dennis O’Neil, Jesús Saiz, Paul Dini, Devin Grayson, Mark Buckingham o Kieron Dwyer, están detrás. No es moco de pavo, ni un refrito, como está tan de moda decir a las primeras de cambio. Algunos títulos sobresalen en el desarrollo de personajes; otros en el desarrollo de lugares o entornos, “ambientación”, una palabra muy rolera que inspira; pero lo que esta claro es que el Universo DC es tremendamente rico en personajes, su entorno o ambientación se define de manera más significativa en términos de personajes, pero cuando ciertos autores se ponen a desarrollar lugares y personajes de forma seria, lo petan. Y un volumen donde esto esplende es Asilo Arkham: Año Uno.

El Asilo Arkham, hogar de muchos de los villanos de Batman cuando no andan en sus fechorías libremente…

Al igual que Miller se paró a pensar un día que un personaje como Batman necesitaba un reinicio (Batman: Año Uno) -en realidad, algo más especial que un reinicio-, es decir, una mini saga donde se narra el primer año en que dicho personaje comienza a desarrollarse como “ese” personaje. No fue sino una forma chula de contarnos algo muy interesante en formato breve. Esa era su columna vertebral. Por eso es obvio que después de tal éxito vinieran muchos «años uno»; unos mejores y otros peores, las como son. Pero de los cuales -este que anda por aquí-, decidió un día leerlos todos.

Abre el tomo con Two Face: Year One, dos numeritos que preveía que no me iban a gustar, ya que, el origen de ese personaje se manejó de brillante en la peli y decidí quedarme con eso, casi que no deseaba saber nada más. Si no del todo, encontré un argumento aquí que hace un esfuerzo valiente por sustituirlo y gustará a muchos por que, en realidad, lo supera. Mark Sable no ignora las historias anteriores, y no solo reconoce El Largo Halloween, sino que los asesinatos de Holiday son parte integral de la historia.

Una forma brillante de empezar el tomo.

A raíz de Death and the Maidens, Batman recibió una carta póstuma de Ra’s al Ghul que relataba que los Pozos de Lázaro eran una fuerza de la naturaleza, y que al destruirlos, Batman había alterado el equilibrio natural. ¿Un ejemplo? Llos muertos comienzan a levantarse en Gotham, y pronto será invadido por zombies. Un segundo nivel de la carta de Ra le da a Batman una serie de pistas para descubrir cómo crear un Pozo de Lazaro, y después… Descubrí que la historia era mucho más fácil si la imaginaba como una película. ¡Por qué de aquí saldría un peliculón!

No hay duda de que esta historia (Year One: Batman/Ra’s al Ghul) está relacionada también con Batman Begins, y no es otra cosa que un modo diferente de ver porque los productores se asustaron al enterarse que Ra’s, estaba, en los cómics, muerto. Francamente, me sorprendió y también ver que no sugería la resurrección de Ra.

Una espinita ha salido de mi corazón, por fin. En más de una, he contado que del único villano del oreja picudas que no había leido hasta ahora una historia que me hubiera entusiasmado era de El Espantapájaros. Dibujado por Sean Murphy (ya empezamos bien) encontré en Year One: Batman/Scarecrow, a un bien maquetado Dr. Jonathan Crane, uno de los villanos más antiguos de Batman, que es exactamente lo que parece: un tipo flaco, vestido como un espantapájaros que corre por ahí aterrorizando a la gente con armas convencionales o su marca registrada, la toxina del miedo. Clásico, puro e ilustrado de forma contemporánea. Un cómic en dos partes publicado por DC en 2005. Esencialmente, un recuento de la historia de su origen. Magnifico. Sencillo y gustoso de leer. Un camino de venganza contra aquellos que le han hecho daño anteriormente mientras vislumbramos su infancia.

Y así podría seguir casi eternamente describiéndoos el tomo en el que los más duros villanos del Caballero Oscuro, también tuvieron su primer año como tal, entre desesperación, lágrimas y dolor. Pero también locura, desazón, incomprensión y tristeza. Asilo Arkham: Año Uno relata los orígenes de los principales antagonistas del Caballero Oscuro en un volumen irrepetible, que cuenta con grandes autores, y mucha tristeza por estar al otro lado. Ese en que la vida te clava puñales por la espalda, cuando solo necesitas caricias.

Artísticamente, este volumen es una pasada.

Una obra diferente en muchos sentidos.

¡Felices Fiestas!

Reseña: Sentient, de Jeff LeMire y Gabriel H. Walta

Solo la portada, con poco, dice mucho. Es capaz de retrotraerte a las mejores pelis de CF de los 80´s, ¿no? No obstante, yo ya iba bastante hypeado (¡con ganas!) de leer esta obra debido a que soy seguidor de Gabriel H. Walta en Facebook. Lugar dónde él mismo a su vez, nos hypea con las viñetas en las que está trabajando. Y me enamoraba cada una de las que subía referente a Sentient. Por que ahora sé que son de Sentient (normalmente, no cuenta a qué obra se refieren). Y por fin, y gracias al Sello Evolution de Panini Cómics, lugar donde encontrar de vez en cuando obras muy características de cómic independiente. Sentient ya está entre las novedades de este mes; guionazo de Jeff Lemire con el enorme dibujo de nuestro paisano andaluz y triunfador en USA por sus geniales trabajos, como por ejemplo, su magnífica Visión.

Sentient es un cómic a cargo de los ganadores del Premio Eisner que nos traslada a lo más profundo del espacio exterior en un futuro no muy lejano, donde una nave espacial, la U.S.S. Montgomery flota hacia su destino. ¿Pero qué destino? El objetivo es crear una colonia en un planeta distante donde la humanidad resurja tras dejar atrás una Tierra agonizante. Empezar de nuevo. Así que el navío va lleno de familias pacíficas que solo quieren tener la oportunidad de prosperar. Una nave controlada y dirigida por la Inteligencia Artificial llamada Valarie, o simplemente, Val. Sin embargo, la colonia está teniendo problemas con los separatistas, que quieren derrocar al Gobernador de la Tierra y afirmar su control. Ahora, la Montgomery, está a punto de llegar a la llamada Zona Oscura, donde ninguna comunicación podrá llegar ni a la Tierra, ni a la colonia. Un momento tenso para todos los pasajeros pues, sabemos de lo que es capaz el ser humano cuando no-lo-ven… Concretamente, por que se está empezando a sospechar que uno de los tripulantes de la nave es secretamente un separatista. Cuando de pronto, lanza un ataque químico sobre los adultos, matándolos a todos… Ahora, solo los niños siguen vivos. Guiados por la I.A…, ¿saldrán adelante? ¿Pueden aprender a trabajar juntos? ¿Y puede Val demostrar que puede reemplazar su programación y convertirse en una figura materna para todos ellos?

Brillante. Brillante. Brillante.

Sentient, pertenece a la última ola de cómics de la novedosa editorial TKO. Si no lo sabéis, TKO tiene un modelo de negocio único y accesible: todos sus cómics están disponibles simultáneamente para descargar, comercializar o en un estuche de números individuales. Francamente, es una estrategia brillante, aprovechar los tres rincones divergentes del fandom para obtener la máxima exposición y reconocimiento de la marca. Beneficios sensibles de consumirse en una sola sesión que se presentan deliberadamente como una película de pantalla ancha y tienen un fuerte ritmo cinematográfico. Pero llámenme antiguo, si quieren, me quedo con el formato papel. La sensación ineludible de tener y disfrutar un cómic entre mis manos, no me la quita nadie.

Por eso esperé.

Como describí anteriormente, la historia se centra en el grupo de niños sobrevivientes después de que sus padres son masacrados y la I.A. de la nave asumiendo el papel docente tras la tragedia. A menudo se dice que los niños son conocidos por su resiliencia, y aunque Jeff Lemire no los muestra emocionalmente inmunes a la situación, sí que se apoya en esa resiliencia. Los niños, liderados también por Lil Wu (la mayor), uno por uno aprenden los roles necesarios para mantener la nave en funcionamiento, según en lo que sobresalen en la escuela. El “diferente” es Isaac, porque su madre fue la separatista y responsable de las muertes. Pero en lugar de adoptar el estereotipo de «como no le agrado a nadie, me convertiré en malo», Lemire muestra a un Isaac superando las suposiciones. Un gran personaje, que subvierte astutamente las expectativas de los guiones habituales. Val, sin embargo, es la chispa que hace que la historia funcione. Y hasta ahí puedo leer…

Estilísticamente, Gabriel H. Walta es un ilustrador muy a tener en cuenta. Sus páginas evocan (parece que sin esfuerzo, pero sólo lo parece) el vasto vacío del espacio, que es en sí ,un mismo un eco de lo que sienten los niños. Cantidad de viñetas de toma angular, a veces a caballo entre una página y otra, un efecto muy chulo que muestra lo que se puede hacer con un estilo minimalista cuando se utiliza correctamente.

Sentient es una obraza que merece film, por el simple motivo de llegar a más gente. No tienes que ser aficionado a la Ciencia Ficción para que te guste, ya que es un drama humano por encima de todo. El arte es magnífico y el guión lanza una reflexión al mundo: ¿Pueden las máquinas aprender de nuestra supuesta humanidad?

Reseña: Mascotas. Un Paseo en Compañía, de Jiro Taniguchi

Para los que amáis el actual cine oriental: ¿Sabéis de esas pelis contemplativas qué como joyita emergen cada dos por tres? Si lo seguís, sabréis a que me refiero. Concretamente, al cine coreano y a films como Burning; historias que enredan, que dejan atrapado en el sofá, pero también ensimismado a uno en sus pensamientos. ¡Toma redundancia! Esa sensación, ese nerviosismo, ese poso me deja también a mí, la mayoría de las obras de Jiro Taniguchi. Escribe y dibuja mangas de buen rollo, como diría cierto milenial o youtuber, en comparación con la mayoría de los mangas que tienden a ser lanzados, llenos de acción y emoción, sus volúmenes, sus guiones, sus historias son muchas más simples en principio pero -cómo diría Víctor, el profesor de Filosofía que tuve en el instituto-, al leerlo una parte de ti piensa: ¿Somos caprichosos o es que me están mirando?

Barrio Lejano y El Almanaque de mi Padre, fueron las últimas grandes obras que leí dl señor Jiro Taniguchi. Autor que sabe que el tema de la familia siempre nos hace llorar. Las lágrimas salen con facilidad, los recuerdos afloran y cualquier frase en la que salgan las palabras madre, padre, hijo/a, perrito/gatito… nos ponen el vello de punta. Nos acongojan. Por circunstancias de la vida, uno ve a estos seres «pasar», y con ellos vivimos tan buenos momentos como malos. Seres pequeñitos que solo piden de nosotros cariño y, dependiendo del caso, protección. Por supuesto, estamos hablando de mascotas, y con ese tema tan enternecedor, el maestro del manga contemplativo (como yo lo llamo) nos saca una antología de cinco historias, a cual, más bella. Cinco relatos que vieron la luz alguna vez en una revista y que ahora recoge Ponent Mon en este Mascotas: Un Paseo en Compañía.

Cinco cuentos: Tener un perro (Inu wo Kau), Y… tener un gato (Soshite Neko wo Kau), La vista del jardín (Niwa no Nagame), Los días de los tres (Sannin no Hibi) y Pedigrí Centenario (una quinta narración inédita, que también aborda la fraternal relación que tenemos los seres humanos con nuestras mascotas). Las primeras cuatro historias tratan sobre la vida cotidiana de una pareja que convive con sus mascotas; la primera cuenta la muerte de un perro viejo y el último relato es un poco similar a un trabajo posterior del autor, Kamigami no Itadaki, que recomiendo busquéis y degusteis. Este genial tomo editado por Ponent Mon trae también un texto de Taniguchi titulado Recuerdos, que trata el origen del libro y su experiencia con su perro Tam y un ensayo sobre el autor titulado El arte de pasear.

Sensibilidad y hermosas ilustraciones. Recuerdos. Sin ellos no somos nosotros, somos otros, si nos paramos un momento a pensar en ellos, nos convertimos en los niños que fuimos y es fácil (nuevamente) ponerse a llorar. De todo esto, sabe bastante Jiro Taniguchi. Conocí a Taniguchi en otras obras y me di cuenta que sabe tocar demasiado bien la fibra creando deliciosas historias de lo que en principio nos podría parecer un tema simple. Sinceramente, a mí ya me tenía ganado antes de empezar. Tras leer su Cielos Radiantes, dejó bastante poso en mí como para quererlo todo-todito-todo de él.

Historias que se recuerdan con frecuencia.

Mascotas, ha sido una vivencia dura para mí. Que bonito, que triste, que real ha sido todo. La vida te da cantidad de momentos tristes, y curiosamente, que poco recordamos aquellos momentos en los que fuimos felices. Un autor que goza de un gran poder para dotar sus argumentos de ambiente, temas delicados, tramas que sin necesitar género fantástico, atrapan al lector. Cada vez que leo a Taniguchi, una reflexión acude a mí: «De las cosas que importan, siempre nos damos cuenta tarde».

Una obra ganadora del importante premio Shogakukan Manga Award.

Reseña: Star Wars. Thrawn. Traición, de Timothy Zahn

Ahí andamos, ahí seguimos, ahí estamos…, es lo que le suelo contestar a un amigo que de vez en cuando me pregunta cómo me va con Star Wars. Sabe que intento leer todo lo posible de lo que llega en español, y a través de mí, parece estar esperando el deseado ¡Tierra a la Vista!, de las obritas que Planeta Cómic está poniendo en el mercado. Mi respuesta, algo indiferente, no esconde ningún rencor. ¿O sí? Lo que deseo de verdad es que se pique, y que decida lanzarse al igual que yo a disfrutar en un mundo, una galaxia extensa de grandes ideas. Como es un tío flojo en cuanto a leer, que lea. ¿Qué sabe bastante de las pelis, que en el Trivial de Star Wars no hay pregunta que se le resista? Jajaj…, hasta que sale una del Universo Expandido. Entonces, peta.

Y la última vez que nos vimos, le «rajé» un rato sobre el tema. Aquella tarde en la que nos tomamos un cafelaassoo juntos (como dice él), recuerdo haberle dicho: «A estas alturas, probablemente ya sepas si te gusta el Gran Almirante Thrawn o no». Por mi parte, soy de esos fans que considera al piel-de-pitufo proféticamente inteligente. He disfrutado con Thrawn de un resurgimiento desde que lo trajeron de la línea de tiempo de Leyendas a Star Wars: Rebels. Pero antes que nada, digo consonante y resuelvo. Thrawn: Traición, del siempre genial autor Timothy Zahn, no es una novela independiente. Es la última novela de la que ya muchos consideran «Trilogía Thrawn”. Además, te pide, casi exige, que conozcas o hayas visto Rogue One, Rebels, y especialmente sepas quien es Eli Vanto, el traductor desertor que Thrawn usó como protegido estratégico en las anteriores novelas. No sé si un cierre, pero en general, Traición es una historia sólidamente construida que incluye muchos hilos ya casi explorado. Aun así, indispensable, el conocimiento que aporta.

Después de Thrawn: Alianzas (https://www.cronicasliterarias.es/?p=1735), historias conectadas con la trilogía original y precuelas, Thrawn: Traición nos lleva a los primeros días de la Guerra Civil Galáctica. La rebelión es apenas una presencia, el proyecto de la Estrella de la Muerte está en marcha, por lo que Orson Krennic (¡de Rogue One!) se está concentrando tanto en su proyecto de súper armas como en su rivalidad con guantes de terciopelo contra el Gran Moff Tarkin. Tarkin desafía a Thrawn a deshacerse de las plagas que desafían la cadena de suministro de Krennic. Krennic le da una semana para hacerlo y apuesta al proyecto favorito de Thrawn, el escuadrón TIE Defender. ¡A tope de gama! (como dice otro colega). Lo que está realmente en juego es claro: o Thrawn fracasa y Tarkin es desacreditado, o tiene éxito y el proyecto de la Estrella de la Muerte obtiene su financiación de I+D. Por supuesto, la historia pronto se vuelve más molona y menos burocrática, de novela de espías o como queráis llamarla, pues los Chiss han aparecido en la galaxia conocida, luchando contra su vieja molestia de siempre, los Grysks…

Dos hilos argumentales separados de la historia principal que en tema lector es un tanto una fortaleza como una debilidad. Depende mucho del “lado del conocimiento” donde te encuentres. Aun así, como de costumbre, la habilidad del legendario autor de Star Wars por excelencia, Timothy Zahn, para crear un intrincado misterio, es impresionante. Thrawn tiene el poder de predecir magistralmente lo que un enemigo va a hacer a continuación («básicamente psíquico»), por lo tanto, Zahn tuvo que hacer malabares para hacer que esta novela funcionara a dos niveles, hacer avanzar la trama y hacerlo de una manera que otros personajes se enteren solo gradualmente en comparación con Thrawn. Difícil, difícil, de llevar. Y lo consigue.

Impresionante.

Thrawn: Traición comienza lenta como el 90% de las historias clásicas de Star Wars. El proyecto de la Estrella de la Muerte se cierne sobre todo. Hay algunas conversaciones de guiño y codazo, pero son discretas, un tono que generalmente disfruto. Un nuevo personaje, el Gran Almirante Ar’alani, que ofrece tentadores destellos y aspiraciones a aparecer en próximas películas o en la próxima-futura-posible serie televisiva de Thrawn. Otra cosa a destacar y que me encantó de esta novela es, la forma en que están escritos los monólogos internos de Thrawn.

Muchos estamos ansiosos por ver esa supuesta serie de Thrawn que se basará en la primera parte de la ya llamada Thrawn: The Ascendency Trilogy. En 2020 ya sabemos que no. Pero todo llegará. El Espacio requiere su tiempo. Así que, cafelaassoo, a tope de gama, sí, señor.

Reseña: La Gran Novela de Los 4 Fantásticos, de Tom Scioli

Uno casi ya no sabe lo que es mejor. Si quiere sus tomos integrales, sus novedades de cómics en tapa dura, estilizados y ¡por Dios! qué quepan bien en las estanterías kallax. O qué lo bueno si…, mejor caballo grande, ande o no ande. Disfrutar del mejor cómic en tamaño gigante, que nuestros son ojos se abran aún más y aprecien en su totalidad lo mejor. Pues gusta, para que mentir. Obviamente, me refiero a estas Ediciones Especiales de Coleccionista, las Marvel Graphic Novels, que Panini Cómics está publicando sobre los personajes más clásicos de La Casa de las Ideas. Después de devorar en su día, la gran novela de La Patrulla-X (https://www.cronicasliterarias.es/?p=1671), llega su equivalente con La Primera Familia, a cargo del aclamado historietista Tom Scioli (Godland, Transformers vs. Gijoe); esta vez con autoría exclusiva dentro del mismo ideario que la X-Men: Grand Design, de Ed Piskor, que os comentaba.

La Gran Novela de Los 4 Fantásticos (Fantastic Four: Grand Design), es una idea independiente de Tom Scioli. En su estilo único e idiosincrásico, nos lleva al comienzo del Universo Marvel en una edición que seguramente sea una de las mejores obras de arte secuencial del año. Visualmente cautivador y de las chuladas Marvel más curiosas que uno puede tener hoy en día en mano. La oportunidad de unirse a El Vigilante y ser testigo de cómo empezó todo…

¿Pero qué cuenta? Saberse las historia de Los 4 Fantásticos siempre ha sido fundamental para todo amante del pijameo. Su popularidad puede aumentar y disminuir, pero pregúntale a cualquier fan de los cómics de toda la vida, y te dirá lo importante que es la Primera Familia para el noveno arte. Muy obvio es, que debían ser candidatos a esta Edición Especial de Coleccionista. La narrativa de Scioli (como la de Ed Piskor) comienza con Uatu, El Vigilante contando su verdad y las de otros seres que contempla. Scioli luego continúa resaltando todos los momentos importantes de este grupo, tanto su origen, como otros sucesos tempranos, combinándolos a la perfección en una estructura narrativa página por página que recuerda a las geniales tiras cómicas de los periódicos que tan fuerte dieron en la Edad de Plata. La estructura en realidad acentúa el formato ese de muchas tramas por resolver y una inquietud constante en el lector por saber más. Sciloi es capaz de capturar esa energía creativa en cortas secuencias, con la diferencia que aquí tenemos todo a mano para seguir leyendo.

También tenemos un gran elenco de personajes, todos los grandes iconos principales que esperamos ver junto a los del pijama azul: Dr. Doom, Pantera Negra, Namor, Galactus, Namor, Hulk, Los Vengadores, S.H.I.E.L.D, La Mole y los siempre dicharacheros Hombres Topo. Pero también se evocan a personajes olvidados como el Hombre Imposible o el Hombre Dragón. Sciloi también pone una lupa sobre cuán extraños eran esos primeros cómics de Los 4F. Tramas de personajes rarunos, obsesiones extrañas, ciencia loca, humor poco convencional e intenso melodrama. Sciloi se documentó bastante para hacernos ver cómo la energía creativa y narrativa fueron una gran base para que estos cómics funcionaran.

Tom Scioli es, sobre todo, un maestro del arte secuencial con un estilo completamente propio. Su línea en este Gran Diseño es como una fusión de cómics independientes, absorbe la energía de la Edad de Plata de la era de Jack Kirby y construye a lo grande estas geniales historias de esos maravillosos mini-cómics que solían venir en «cestas de ilusión» para niños como con una tonelada de juguetes de los 80’s como He-Man (al menos, así lo viví en mi corta infancia en USA). Sciloi cuenta en una entrevista que trabajó en cómics independientes, hizo cosas al estilo Kirby en Image’s Godland y llevó una gran serie llamada Go-Bots, en IDW. Tenía pedigrí para esto.

Estas Ediciones Especiales de Coleccionista es un proyecto que necesitamos. No sé donde meterlos en mi colección, pero los necesito. La nostalgia, las sensaciones que aporta al amante del cómic de toda la vida, es casi indescriptible. Crepita energía, amor e historia. Compra obligada si leiste la reseña al completo. Ya no puedes escapar, lo siento. Todo un gran diseño escrito, a lápiz, entintado, coloreado y con guiones que te sacaran una sonrisa. Una tremenda gozada.

Reseña: Conquistas. Islandia/Deluvenn, de Jean-Luc Istin, Jarry, Radivojevic y Bertrand Benoît

Para encontrar Ciencia Ficción molona y actual, también es un buen lugar la BD; cuna del mejor cómic europeo, donde en algunos países se considera un modo de vida, casi una religión. Nosotros, en nuestro constante intento por acercanos a lo mejor, contamos con un buen lote de editoriales ya que traen a este lado de los Pirineos, ciertas joyitas. Un referente es Yermo Ediciones, donde casi cada mes provoca que nos asombremos al ver cada una de las novedades que anuncian. Decía… que la buena CF también se encuentra aquí. Y un ejemplo de ello es Conquistas, una serie que comienza por todo lo grande, visualmente, sobre todo, como un tiro. Una potente serie de los responsables de grandes éxitos ya en nuestro país como son las sagas de Elfos, Enanos y West Legends. Una idea del señor prolífico Jean-Luc Istin, uno de los autores que más sigo de la BD.

«La humanidad, siempre rápida para dispararse en el pie,

se reduce a una sola misión:

encontrar nuevos horizontes en el espacio exterior».

Cada álbum de Conquistas, que se puede leer de forma independiente, nos da la historia de una de estas nuevas colonizaciones. Yermo Ediciones lo edita en español con dos álbumes en cada uno de sus volúmenes. Mucho mejor. Islandia, es la historia que abre la serie. Descubrimos un exoplaneta de clima glacial donde evoluciona una población de homínidos que parece poco avanzada. Después de treinta años de criónica, la tripulación salió de su letargo programado para descubrir su nuevo «El Dorado». Es la oberleutnant Kirsten Konig quien aterrizará primero en tierra helada, a la cabeza de una formación reducida para no asustar a los nativos. El primer contacto será bastante bueno y la población local está lejos de ser hostil, al principio… Por que inevitablemente habrá alguien desencadenará el desastre. El almirante Ragnvald Hakarsson, que también esperaba un pretexto para jugar a los grandes conquistadores. A partir de entonces, las cosas no necesariamente van a salir según lo planeado, y los lugareños no serán tan inofensivos como parecían.

Afortunadamente, la historia no se detiene en esta construcción simple. Una doble conspiración a otra escala complica la intriga y da interés al álbum de forma que me sorprendió bastante. Y si al principio, o en una primera visual, Conquistas parece un cómic impregnado de diversas influencias y un poco caricaturizado, rápidamente se vuelve más complejo y reflexivo de lo que parece. Agregad a eso el dibujo chulo de Zivorad Radivojevic ya sea en los decorados, las flotas navales, paisajes nevados o subterráneos y los personajes. Fácilmente nos sumerge en dicho planeta lejano. La paginación bastante sustancial (75 páginas) también permite a los autores tomarse el tiempo necesario para mostrar su idea futurista e incluso desarrollar ciertos aspectos psicológicos importantes. También, ofrecernos algunas splash-pages alucinantes.

Deluvenn es la segunda aventura de la serie Conquistas. Esta vez con Nicolas Jarry en el guión y Bertrand Benoît en el dibujo. Aquí nos topamos con la presencia de una flota con el agua hasta el cuello. Naves que ya no tienen mucha elección y deben llegar imperiosamente a su destino lo antes posible. El sistema eléctrico y sus tripulantes están en las últimas y se pueden sentir en el aire las tensiones existentes. Sobre todo, porque nuestro personaje principal, Idris, responsable de reparar e intervenir en todo lo que sale mal, no es realmente bueno en diplomacia. Habla con los puños con demasiada facilidad. Por lo tanto, no tiene la oportunidad de aterrizar libremente en este nuevo planeta que tienen cerca, porque su temperamento le llevó a dejar a uno de sus superiores en coma… Y cosas del estilo. Así que aquí están nuestros supervivientes implantados en un nuevo planeta habitable para el hombre, pero donde solo emergen raros islotes y atolones, donde poder establecer colonias. Descubrirán rápidamente rastros de una civilización antigua y la existencia de criaturas titánicas que se asemejan a calamares. Evidentemente, la convivencia, con dos especies «inteligentes», no será posible…

Aventura menos sutil que la primera, pero que aporta una tremenda inspiración y una muy conseguida ambientación. Con un personaje curioso que se baña en testosterona. Muy alarmante (de bueno) es el dibujo que se marca Bertrand Benoit aquí. Nos regala atmósferas, paisajes y criaturas muy bien hechos dando una coherencia real a todo, con una tremenda coloración de Olivier Heban.

Conquistas, el primer volumen de una nueva y atractiva serie, que todo aficionado al buen cómic de CF, debería echar un ojo.

Reseña: Robin Especial 80 Aniversario, de VVAA

Robin es uno de los personajes de cómics más conocidos que jamás haya adornado páginas de cuatro colores. En DC, es tan icónico como Superman, Batman o Wonder Woman. Sin embargo, se le considera secundario y lo más probable es que nunca se considere un principal. Pero es un personaje al que se le ha permitido envejecer, desarrollarse, cambiar de identidad y convertirse en más de lo que era desde que se presentó por primera vez en el Detective Comics #38, del año 1940. Hasta a mí, que desde siempre huí de las historias de Robin en solitario (desde que tengo uso de conciencia no podía con este personaje), ahora sí, me ha gustado lo encontrado en este tomito Robin: Especial 80 Aniversario. Ahora que uno le da una oportunidad lectora a todo; es quizás de las cosas más importantes que he hecho contra mi personalidad. Los superhéroes a menudo representan un sentido de esperanza en tiempos convulsos. Superman es el ejemplo más obvio, pero Batman ofrece una yuxtaposición más interesante: alguien que parece un villano, presentando a los niños la esperanza de otro mañana. Para algunos, sin embargo, (para los más jóvenes, quizás), a veces Batman es demasiado oscuro. Y tal vez algunas mentes necesiten empezar a ver el mundo por lo bello, por lo bueno, por el lado blanco. Quizás-quizás-quizás, necesitemos saber más de personajes como Robin.

Robin representa algo mejor: no solo lo que es Batman, sino a lo que en a última instancia aspira. Bruce Wayne ha tenido éxitos y fracasos en ese sentido a lo largo de los años, pero cada iteración de Robin lo fundamenta. Poseyendo una humanidad con la que es más fácil identificarse. Creo que muchas de las historias de este Robin Especial 80 Aniversario, os va a molar por eso. Veamos algo de lo que contiene y así el por qué este personaje ha sido tan refrescante durante ocho décadas seguidas.

Robin Especial 80 Aniversario presenta historias que celebran el cumple no solo del Robin original, Dick Grayson, también a sus sucesores en el papel: Jason Todd, Tim Drake, Stephanie Brown y Damian Wayne. Dick obtiene protagonismo en casi la mitad del tomo con cuatro historias que abarcan su carrera desde el Robin clásico hasta el Agente 37. Jason solo recibe una historia, al igual que Stephanie. No es sorprendente que Time Drake y Damian Wayne aparezcan en dos historias cada uno. ¡Hay mucho qué discutir aquí!

Todas las historias incluidas en esta traslación al español de Robin 80th Anniversary 100-Page Super Spectacular, todas, tienen algo en común. Cada uno de estos guiones rinde homenaje a los personajes que han llevado el manto de Robin alguna vez. También logran mostrar cómo cada uno de los personajes es una versión única de ese Robin. Y cada historia también parece tener lugar en un momento significativo de la vida del individuo. No son simplemente cuentos atemporales de aventuras juveniles. Todos tienen una influencia emocional o de desarrollo en los personajes que aparecen. Quizás, lo más sorprendente es que los creadores hayan tenido asociaciones previas con los personajes en dichos momentos. El caso más obvio es Marv Wolfman, quien presenta la primera historia que describe un momento crítico en la decisión de Dick de actuar por su cuenta como Nightwing.

Ya sabéis mi política de no-spoilers sobre one-shots, así que tendréis que disfrutar por vosotros mismos de estas tramas de liderazgo, sumisión, abatimiento y auge de un personaje que cuanto más leo, más interesante lo encuentro, dentro del grupo de “los sin-poderes”, por supuesto. La historia producida por el equipo creativo de la era Renacimiento (James Tynion IV y Javier Fernández), es simplemente maravillosa.

Recomendado si: Robin significa algo para ti, siempre quisiste darle una oportunidad para que te gustara o lo quieres todo-todito-todo de estos Especiales Aniversario que está publicando ECC Ediciones en formato recopilatorio.