Reseña: En las Montañas de la Locura, de H.P. Lovecraft y François Baranger

Puede ser perfectamente de las ediciones más esperadas en nuestro país, el trabajo que François Baranger está haciendo con la grandiosa y monstruosa obra de Lovecraft. Baranger es ya ilustrador reconocido en el mundo por su talento, en especial, en el mundo del cine y los videojuegos (Harry Potter, Furia de Titanes, La Bella y la Bestia). Y ahora anda tras los lápices de esta obra ciclópea, dando visual a lo incomprendido, a los parajes y aberraciones que el maestro de Providence nos describió en sus obras de Terror. Tras La Llamada de Cthulhu en Minotauro Ilustrados ya está disponible el uno de dos, de la que es para mí, la mejor historia escrita por H.P. Lovecraft. Por supuesto, hablo de En las Montañas de la Locura, una trama evocadora, inspiradora como pocas, historia que me consta que ha contribuido como base para que otras mentes brillantes del glorioso mundo del género de Terror, hayan creado guiones no menos flipantes. Una obra que abre con una introducción del gran Maxime Chattam, criminólogo y novelista francés especializado en ficción criminal, uno de los autores del momento.

Arkham, 1933. El profesor Dyer, un destacado geólogo, oye que una expedición científica pronto partirá hacia la Antártida con la ambición de seguir los pasos, esos mismos que él dio dos años antes. Con la esperanza de disuadirlos, Dyer decide dar un recuento completo a los trágicos acontecimientos por los que tuvo que pasar y a los que sobrevivió, esta vez sin olvidar los pasajes que su mente decidió rechazar al volver para no ser tomado por loco. Dos años antes, los barcos fletados por la Universidad Miskatonic habían aterrizado en el continente helado al comienzo del verano en el Polo Sur. El contingente de cuatro profesores y dieciséis estudiantes se pusieron a trabajar de inmediato. Los primeros resultados no tardaron en llegar, y el biólogo de la expedición, el profesor Lake, se marchó con varios miembros del equipo para seguir una prometedora ruta fósil. Pocos días después, alertaba por radio que había descubierto asombrosos especímenes de una especie desconocida, extraordinariamente antigua, antes de detener toda comunicación por un horrible tormenta que les acometía. Pensando en lo peor, Dyer partió hacia sus rescate al día siguiente. Setopó con sus miedos más ancestrales…

Paisajes desolados en desiertos helados, criaturas indescriptibles de millones de años descubiertas en un estado anormal de conservación, extrañas estructuras geométricas en la cima de esas montañas oscuras que se abaten contra el cielo, mucho más altas que el Everest… Como os decía e insisto, una obra que ha inspirado a generaciones de escritores y directores, desde John Carpenter, cuando dirigió La Cosa (The Thing, aunque se basa en otro relato de Terror, concretamente, Who Goes There?, John W. Campbell), aunque, sobre todo, En las Montañas de la Locura siempre suena últimamente por el deseo eterno de ser llevada a la gran pantalla por Guillermo del Toro.

Siempre me ha fascinado el universo creado por H.P. Lovecraft, aunque debo reconocer que siempre tengo que hacer un gran esfuerzo para meterme, de verdad, en sus historias. Pero es un problema particular, yo que normalmente odio los grandes relatos ausentes de diálogo y extensos en descripciones. Pero al César, lo que es del César. Sé lo que es, quién fue, leo todo lo que puedo sobre Lovecraft, por que siempre hay que leer a los grandes. Y François Baranger, no debe estar muy lejos de mi pensamiento cuando decidió ilustrar todo ese universo de descripciones horrendas que Lovecraft propuso. ¿Para hacerlo más fácil? Más bien, para poner ante los ojos de muchos todas aquellas demencias y bellos/malvados paisajes dignos de esa locura invernal.

Magníficas ediciones que me consta, se agotan en nada. Avisados estáis. Estáis calentando el sitio si, de verdad, amáis todo lo que el maestro de Providence propuso.

Reseña: La Sangre Manda, de Stephen King

El verdadero poder de los escritos del maestro Stephen King es que estos mismos sugieren que el peor Terror de todos nace o se hace en lugares. Y a ser posible, dentro de la amabilidad, la satisfacción de alguien, si hablamos de sus historias más oscuras como El Resplandor o Cementerio de Animales. No ofrecen ninguna esperanza. Pero la mayoría de las veces, el interés del Tito está en el “buen corazón” y la compasión que desafía a la oscuridad a las afueras de una comunidad. Debe llevar algo en su interior que le incita a dar información (con novelas constantes para lectores constantes) sobre el horror interno. Y en esa parte de esos mundos malévolos navega La Sangre Manda, la reciente novedad de aparición en Plaza & Janés, una colección de cuatro novelas cortas.

La Sangre Manda es un regreso a casa, tanto para King como para el lector. Cada uno de los cuentos es un regreso a un terreno pisoteado ya por el maestro de Maine. Pero en su mayor parte, están escritos con tal encanto y lo pasamos tan bien aquella vez, que uno siempre quiere más. De hecho, la sinceridad es una característica clave en estos relatos largos. Y King lo demuestra recurriendo a personajes de los que seguramente se ha enamorado en escritos anteriores. Un ejemplo es, que en la historia que da nombre al libro volvemos a toparnos con Holly Gibney, la detective que evolucionó como heroína en la trilogía de Bill Hodges y más recientemente en El Visitante. Sin embargo, La Sangre Manda es la historia más larga y menos efectiva de la colección para mí gusto. Por un lado, hace eco a modo de distracción de las escapadas anteriores de Holly, uniendo la criminalidad barroca de Mr. Mercedes con el pulposo horror que se nos presenta en El Visitante. Nada más original. Aunque el monstruo en sí está muy bien dibujado, y hay un capítulo dedicado por completo a rastrear sus apariciones que recuerda mucho a la gloriosa leyenda que encontramos en It.

El Teléfono del Señor Harrigan es de esas historias molonas que podría sacarse perfectamente de una de las primeras antologías de King. Esa eterna deuda que el maestro parece tener con el terror que fluctuaba en EC Comics y/o las alucinantes historias de la famosa serie Twilight Zone; fuente de inspiración para muchos incluso hoy en día. La trama habla de la amistad de Craig, un niño de doce años, con su vecino del mismo nombre y el regalo de un iPhone antiguo que de pronto interrumpe sus vidas. Una historia con voz tan atemporal, que el teléfono ya parece un objeto anacrónico y extraño, incluso antes de que el tema sobrenatural entre en acción. King siempre ha sido un crítico declarado de la ubicuidad del teléfono móvil en nuestras vidas (se puede ver en Cell), a cada momento nos recuerda que es un instrumento de influencia dañina para el ser humano. Pero hay un capricho en El Teléfono del Señor Harrigan que lo elevará todo al infinito… Y más allá. Maravillosa trama, como las de antes, con sus bailes escolares, matones, dólares en deuda y un niño feliz de pasar la tarde leyendo con un anciano.

La vida de Chuck es una representación justa de sus experimentos posteriores con la ficción literaria. La historia tiene tres partes distintas, cada una trabajando desde dentro un género diferente mientras King lleva al lector en un recorrido inverso por momentos de la vida de Chuck desde la cúspide de la mortalidad hasta su infancia. La primera parte es una pesadilla apocalíptica vinculada a la muerte inminente de Chuck a través de un ingenioso truco metafísico, mientras que la última analiza su infancia en una casa encantada. Otra genial historia.

Tras ella iría La Sangre Manda, que ya comenté antes. Finaliza el libro La Rata. Donde se explora la parte oscura de los encantamientos y la siempre extraña alquimia. Y aunque se recurre a ese momento incondicional de autor, escritor-protagonista, secuestrado en una cabaña en el bosque; algo cambia. Drew está allí para escribir una novela, algo que conlleva un riesgo significativo, ya que los intentos anteriores lo han llevado a la locura. Si bien todo va bien al principio, pronto las nubes de tormenta (tanto literales como figurativas) comienzan a acumularse…

Como habréis notado he ido toda la reseña intentando evitar todos los spoilers posibles. Ha sido una ardua tarea. Pues si de algo goza el poder del Tito King es que con cualquier comentario sobre sus argumentos, ya puedes enganchar a alguien y quizás desvelar demasiado. La Rata es para mí el mejor intento de King para transmitir la presión y la claustrofobia del proceso de escritura desde su joya llamada Misery. Si La Rata tiene un final feliz o no está abierto a debate, pero como conclusión La Sangre Manda es, sin duda, uno de los mejores libros que vais a encontrar en librerías este sofocante verano.

Reseña: Murder Falcon, de Daniel Warren Johnson y VVAA

Ese que siempre anda buscando la originalidad en un libro, en un cómic, en un guión, soy yo. It´s me…, como decía la canción. Por eso cuando a mis oídos llegan voces de Murder Falcon y mis ojos twitteros reparan en ilustraciones como las de Daniel Warren Johnson; una especie de hype crece en mi interior. Una bola de nieve que se agranda y agranda, hasta tenerla en mis manos. Para colmo, me entero que Planeta Cómic, siempre al quite con este tipo de obras chulas actuales e independientes del mercado USA, lo recién publica en español. Un tomito genial con los ochos primeros números, que comprenden la primera miniserie al completo. Una historia tan desmesurada como divertida, tan atractiva por su narrativa tensa y emocionante, que uno se pregunta como obras tan chulas han podido pasar tan desapercibidas hasta el momento.

Murder Falcon es una historia sobre monstruos, música y amor. Quién se atreva con ella, disfrutará de una combinación increíblemente satisfactoria con algunos elementos de cyberpunk, steampunk, o una mezcla de cualquier subgénero que toque el tema futurista semi-actual y se salsee con monstruos. Murder Falcon, de Daniel Warren Johnson, es ridículo, exagerado e increíble, uno de esos extraños sandwiches mixtos que nos pedimos en un bar, con un sabor nuevo y que bocado a bocado nos va gustando cada vez más. Es un cómic que celebra la música metal y la cultura que lo acompaña, lo que lleva a una trama que resulta ser al final sorprendentemente dulce y significativa. Algunos que no lean fantástico solo experimentarán una historia de amor y pérdida con un poderoso mensaje sobre cómo superar el dolor. Pero para el 98% de los que estáis leyendo esta reseña, la combinación de estos elementos increíblemente convincentes se convierten al poco en una historia súper entretenida que se puede leer fácilmente en una o dos tardes de piscina. Pues el núcleo de Murder Falcon se centra en una batalla entre seres monstruosos de otra dimensión que invaden la Tierra, esos mismos que son completamente inmunes al armamento tradicional; en cambio, se les opone una banda de metal, cuya música puede impulsar a los héroes con la capacidad de luchar contra esos seres. Esto lleva a batallas enormes de acción ininterrumpida, con demonios atravesados por colmillos de mamuts lanudos gigantes o un halcón que explota y raja aberraciones como quien corta mortadela.

Un nivel de acción tan enorme que lo convierte en una lectura tremendamente adictiva. Sin embargo, Murder Falcon tiene más que ofrecer. Mientras se desarrollan esas batallas, también se desarrolla una historia profundamente personal sobre la pérdida y el autoaislamiento. A medida que se avanza por la lectura, comprendes que el personaje principal, Jake, ha estado sufriendo por algo (no quiero spoilear) y, debido a esto, ha tomado medidas para aislarse de las personas que ama. Esto le hizo perder a su novia, despedir a su banda y entrar en un estado de depresión que le impidió hacer lo que más ama, tocar su música. Pero la vida siempre te da sorpresas (sorpresas te da la vida) y el paso del tiempo (y las hojas) le va ofreciendo a Jake una salida de sus pensamientos más oscuros a través de la música metal, que con el tiempo le permitirá volver a conectarse con las personas que quiere. Un mensaje poderoso que puede parecer demasiado obvio, pero en general sigue siendo muy efectivo.

Por que la vida del ser humano lo es. Por que las historias de amor son así.

Lo que atrapa verdaderamente de esta miniserie es la forma en que se aborda este mensaje. Durante los primeros capítulos, se desconoce por completo la condición de Jake. Hay indicios de que sufre algún tipo de trauma, pero no parece tan complicado. Luego, a medida que avanza la historia, se recibe una información tan fuerte como importante con la que casi te da un vuelco el corazón… por que ya casi “amas” a Jake. Con momentos muy dolorosos para los que hemos sufrido de cerca ese tema, pero también muy emotivos para los que comprendemos que la vida son dos días y hay que vivirla a tope.

Genial, magnífica miniserie, con muy atractivas ilustraciones (siempre me parece sorprendente leer un cómic escrito e ilustrado por la misma persona), elementos que bien trabajados de forma conjunta, dan pie a una obra de arte del cómic independiente.

Maravillosa.

Reseña: Un Poco de Odio, de Joe Abercrombie

Para aquellos que tienen la trilogía de La Primera Ley, de Joe Abercrombie, en alta estima como yo, les encantará saber que el libro que hoy os reseño es el comienzo de una nueva serie ambientada en ese mismo mundo. De hecho, algunos de los personajes principales de Un Poco de Odio son los niños u otros miembros de la familia de personajes de La Primera Ley. Para más chuladas, el escenario también es muy familiar, y la acción tiene lugar algunos años después de los turbulentos eventos de la primera serie. Todo esto hace una maravillosa transición y extensión de ese arco argumental en particular que a muchos nos encantó, y a otros tantos que también escribimos, nos inspiró. Y ahora, este joven maestro inglés en auge apellidado Abercrombie nos ofrece algo nuevo para masticar.

Bienvenidos de nuevo a Angland y sus territorios circundantes, donde mucho ha cambiado en los últimos treinta años y sin embargo, en algunos casos, mucho no ha cambiado. La Unión aún lucha por mantener la estabilidad en una tierra donde los merodeadores y los ejércitos enemigos acechan alrededor de forma continua deseando aquellos tenues dominios. También siguen existiendo esos mordaces dobles tratos que no ayudan para nada al reino. Esta es una tierra donde el poder habla y la mejor manera de ganar poder es eliminando a tus enemigos (preferiblemente usando métodos poco hábiles si es necesario). Al igual que con la serie anterior, existen amenazas para La Unión desde fuera de sus fronteras, lo único diferente son los líderes que ahora han tomado el relevo. La población se ha vuelto con los años amargada y descontenta, sobre todo, a medida que los refugiados huyen de otras tierras para inundar el territorio de la Unión en busca de un alivio de la corrupción y la brutalidad de indecentes gobernantes. En última instancia, la amalgama de refugiados causa una situación insostenible a medida que se arrastra el resentimiento extremo y las culturas muy dispares se ven obligadas a una situación en la que compiten por los recursos ya limitados, proporcionados por un gobierno indiferente que solo se preocupa por su propia codicia y poder. Para colmo, La Unión se enfrenta a una posible invasión a medida que un ejército crece en el norte. Hay una guerra en ciernes. ¿Puede prevalecer la Unión cuando las fuerzas tanto de fuera como de dentro de sus filas se está muriendo lentamente? ¿O va a resultar que las últimas décadas de relativa paz al final causarán daños graves y ahora apenas están preparados para ese ataque que está a punto de desatarse?

Un Poco de Odio tiene toda la violencia, la brutalidad, la construcción del mundo y el humor ingenioso que hemos llegado a esperar del Señor de Grimdark, Joe Abercrombie. Estoy evitando spoilers aquí para aquellos que no han leído la trilogía de La Primera Ley, pero si aún no la habéis leído, ¿qué os pasa? Lo que diré es que para aquellos que pueden haber tenido miedo de que Abercrombie se estuviera ablandando después de lanzar una serie YA hace unos años, tengan la seguridad de que este original escritor ha vuelto y mejor que nunca. Lo que encontré especialmente gratificante en Un Poco de Odio es la forma en que se nos permite volver a conectarnos con algunos personajes familiares a través de sus descendientes. Por ejemplo, está Savine dan Glokta, hija de mi personaje favorito de la serie, el torturador e inquisidor Sand dan Glokta. Savine tiene toda la astucia e ingenio de su padre, pero con una tenacidad y astucia propias que la convierten en una adversaria muy digna para aquellos que lo intenten. Luego está Rikke, hija de Sabueso, el amigo de Logen Nuevededos. Rikke tiene la capacidad de ver el futuro a través de un don llamado El Largo Ojo. Lo que ve en sus últimas visiones es realmente horrible, y podría tener implicaciones, o mejor dicho, muchas papeletas de que realmente suceda en un futuro cercano.

Estos personajes más una multitud de otros realmente componen la fuerza de esta historia. No hace mucho que Joe Abercrombie se convirtió en uno de mis escritores “actuales” favoritos. En especial, por su forma de escribir diálogos increíbles que súper enganchan a la lectura. En Un Poco de Odio lo vuelve a demostrar. Estar en plena forma. Diálogos brillantes y personajes que se desarrollan de manera sorprendente. Me ha encantado haber podido visitar de nuevo este mundo. Sumergirme en un libro maravilloso que apenas explora viejos terrenos, sino que se expande en la historia pasada para darnos una historia completamente nueva y atractiva para disfrutar.

Solo una nota rápida, si te preguntas si puedes saltar directamente a este libro sin leer su trilogía de La Primera Ley, diría que sí y no. Sí, es una historia totalmente autónoma y puedes leer absolutamente este libro y disfrutarlo por sus propios méritos. Sin embargo, si realmente deseas obtener la mejor experiencia de lectura, antes «debes pasar” por La Primera Ley.

Y te encantará de todas-todas.

Reseña: La Gran Novela de La Patrulla-X. Exterminio, de Ed Piskor

La Edición Especial de Coleccionista de la serie La Patrulla-X, nominada a los Premios Eisner y que nace de la mano de Ed Piskor, está siendo un viaje maravilloso a través de la historia del grupo. Desde la perspectiva de un creador extremadamente talentoso que se nota a leguas que siente una gran pasión por los personajes, Panini Cómics nos trae La Gran Novela de la Patrulla-X, este enorme diseño que recuerda tanto a los cómics de antaño, con enorme calidad en papel y tapa dura-blanda que a mí por lo menos, me encanta por su manejabilidad.

Por fin, volvemos a tener disponible un capíulo más de esta interesante idea, un capítulo más de la retrospectiva creada por Piskor para los gloriosos X-Men. Continuando donde lo dejó Segunda Génesis, en el punto donde Tormenta pierde sus poderes a manos de Forja, El Vigilante continúa narrando desde el nacimiento de Nathaniel Summers (futuro Cable) y el regreso de Jean Grey. Los lectores pasamos entonces por algunas de las historias más memorables de los años 80 y principios de los 90, incluida la Masacre Mutante, El Juicio de Magneto, la reubicación de la Patrulla-X en Australia y el debut de varios superhéroes favoritos de los fans como Psylocke, Júbilo y Gambito. Se ha dicho varias veces, pero vale la pena repetir, la cantidad de cuidado y comprensión que Ed Piskor tiene al armar esta historia para que disfrutes y vuelves a engancharte aún ya conociéndola. Es asombroso.

Al igual que en el capítulo anterior, este volumen está firmemente establecido o comprende aquella gloriosa época de Chris Claremont. Y Piskor continúa haciendo un trabajo excelente aquí eligiendo los momentos clave de aquel período. Reuniéndolos en una nueva narrativa. Cualquiera que lea esta nueva-vieja edición, se sentirá como en casa, ya que Piskor produce un homenaje impecable tanto a la escritura de Claremont como al estilo de narración más tradicional que prevalecía en los cómics de aquellos años. Sin embargo, para mí, la razón clave para que continúe el éxito de esta serie sigue siendo el arte de Piskor. Agrupa su estilo alternativo y su reverencia por el arte clásico de Jack Kirby y su compañía esplende y se vuelve realmente especial cuando tienes el cómics entre las manos. Si bien el período cubierto en este volumen incluyó a muchos artistas como Arthur Adams, John Romita Jr., Marc Silvestri y Jim Lee, por nombrar algunos; el arte de Piskor se mantiene fiel a sus diferentes enfoques mientras deja su sello en la franquicia. Incluso presenta su versión recoloreada del Uncanny X-Men #268, donde encontramos un argumento memorable con Lobezno, Capitán América y Viuda Negra, una trama de Chris Claremont y Jim Lee, que durante mucho tiempo fue una de las historias favoritas de los fans.

La Patrulla-X: Exterminio ha sido uno de los cómics de superhéroes, visualmente único y de los más chulos, que he leido en lo que llevamos de 2020. Desde el papel marrón de estilo retro, el uso del formato Marvel’s Treasury Edition y las sorprendentes cubiertas de Piskor (este volumen tiene un sorprendente homenaje a la portada de Marc Silvestri en Uncanny X-Men #251), hay una razón por la que esta serie está teniendo tanta aclamación por el público más entendido. Esos que por-lo-bajini, la estamos disfrutando a tope. Los completistas definitivamente deben asegurarse de que sus colecciones de gran tamaño ya tiene La Gran Novela de la Patrulla-X al completo. Por que para el verdadero amante de los mutantes esto es una tremenda gozada.

Cualquiera que aún no haya visto este increíble homenaje a la historia de una de las mejores franquicias de cómics de la historia, valga la redundancia; de verdad, no sabe lo que se pierde. X-Men: Grand Design: X-Tinction o La Patrulla-X: Exterminio ya está disponible para todos. Concluye la aclamada revisión de los mitos mutantes a cargo de Ed Piskor. Además, con un final muy distinto a lo que puedas esperar. Tardáis en intentarlo con esta maravilla.

Reseña: Los Niños Salvados (Ocho Historias de Supervivencia), de Philippe Thirault y VVAA

Los Niños Salvados es un cómic de alta sensibilidad moral con un tema grave como puede ser el testimonio de ocho niños judíos que pasaron penurias y casi murieron durante la Segunda Guerra Mundial intentando escapar de la política de exterminio nazi. Personalmente, pienso que no hay nada más vil en este mundo que hacer daño a un niño. Es la peor circunstancia agravante pues me conozco de sobras la ley y puedo decir y defender que aún hoy apenas están protegidos. Pero aquí estamos hablando de niños judíos separados de sus padres, deportados como ganado para agonizar en los campos de exterminio…, es decir, lo peor de lo peor que podáis imaginar. Simone Veil hace un pequeño prólogo al principio de este curioso álbum que edita Ponent Mon, indicando que es un tema difícil de expresar, escribir e incluso dibujar. ¡Pues claro! Siempre he dicho que los autores que tratan este tema tienen que gozar de un gran autocontrol moral. Sin embargo, cuenta Simone que estaba convencida del resultado.

Ocho historias de vida que muestran lo difícil que es escapar de la trampa nazi proporcionando una visión general de varias situaciones existentes: el destino de los judíos de Salónica, la vida en los guetos, el rescate de niños en Francia, Austria y Países Bajos. Historias reales, violentas, a veces crueles, auténticas e inscritas para siempre en una de las peores tragedias que la humanidad haya conocido. Como dice la sinopsis editorial, una obra primordial contra el olvido, un cómic para leer despacio. Testimonios conmovedores trabajados por un mismo guionista, pero con ilustradores diferentes. Y cada historia con una foto real del niño, lo que establece una relación cercana con el lector. Se llaman Alik, Alisa o Rachel, tenían diez años durante la Segunda Guerra Mundial y sobrevivieron al Holocausto. A través de su testificación, sabremos como pudieron escapar del horror, su partida al extranjero, pero también la angustia de dejar a familiares y amigos en manos del enemigo.

Una muy buena lectura para recordarnos que lo inimaginable sucedió hace poco más de setenta años. Ocho testimonios de niños que escaparon de los campos de exterminio, a menudo dejando a la familia, escondiéndose, cambiando su nombre y religión, viajando por países desconocidos. Una verdadera hazaña escapar de esta monstruosa organización creada solo para el Mal. Testimonios adaptados y escritos por Philippe Thirault y dibujados por ocho diseñadores diferentes. Todos los testimonios son tan impresionantes entre sí, se complementan y ofrecen una visión global de este triste momento enel que se lanzó el genocidio judío. Un trabajo colectivo, gráficamente exitoso cuyo objetivo principal es hacernos conscientes de los errores del pasado para nunca repetir semejante monstruosidad.

Los Niños Salvados es una recolecta de historias que son, por supuesto, dolorosas. El viejo continente estaba sucio hacia finales de los años 30. La humanidad inhumana avegaba en el contexto de guerra. En mi opinión, en cuanto a sentimientos, pudo ser la peor, la más odiosa frente al prójimo, por el remordimiento general de la mala vida que llevaba un alto porcentaje de la población. Se juntó todo. Debe recordarse que 1,5 millones de niños menores de 15 años perecieron en el Holocausto. Y es la primera vez que encuentro una obra particularmente interesada en este tema. Por eso creo que Los Niños Salvados logra su objetivo y que nunca podremos hacer demasiado por explicar a generaciones posteriores lo que realmente fue vivir aquello. ¿Por qué? Porque vivimos en una sociedad de consumo materialista que desarrolla el egoísmo y la rapacidad de manera bastante simple. Todo lo opuesto.

Encontraremos al final del tomo un interesante archivo educativo sobre el destino de los niños judíos durante y después del Holocausto. Se salvaron, por supuesto, ¡pero a qué precio! Testimonios que es esencial conocer.

Muy recomendable lectura.

Reseña: Moonshadow, de J.M. DeMatteis, Jon J. Muth y VVAA

Moonshadow fue una de las series de cómics más aclamadas de los 80s cuando salió por primera vez en Epic. Una secuela, Farewell Moonshadow, vio la luz en la siempre recomendable Vértigo en 1997. Ahora, muchos años después, Dark Horse y Panini Cómics a través del sello Evolution Cómics, acaban de publicar en nuestro país una lujosa edición en tapa dura que reproduce la serie original. Encima, con una sección de material adicional. A ver, por si aún no me habéis entendido: ¡Sí! ¡Llegó el momento! ¡Tenéis qué haceros con esta maravilla ahora que por fin vuelve a estar disponible! La obra que llevó a lo más alto a su escritor y creador J.M. DeMatteis, una obra que muchos años después sigue proyectando una enorme sombra sobre su carrera. Algo muy parecido a lo que le sucede a Neil Gaiman con Sandman.

Conoce a Moonshadow, el hijo de una joven hippie judía y un globo de luz alienígena alocado y sonriente. Esta serie, originalmente producida en doce partes, fue escrita y editada en lo maravillosos años 80, pero reeditada en 1994 y 1995, que es cuando yo la conocí por primera vez. Eres joven, sin dinero para todo lo que deseas, series que tristemente tienes que dejar pasar, y para colmo, ningún amigo cercano la continúa; que era el método entonces para poder leer algo que no coleccionabas. Pero recuerdo que me gustó mucho y que tuve esa espinita clavada largo tiempo. Además, enganchaba. Una historia de un viaje hacia la madurez y el despertar. Ideal para aquellos maravillosos años.

Moonshadow es un cómic perspicaz, brillante y absolutamente hermoso. Con impresionantes obras de arte pintadas en acuarela, cortesía de Jon J. Muth. Las palabras y las imágenes fluyen y se mezclan en perfecta armonía. La serie está bien escrita, es tranquila, dulce y conmovedora a la vez. Al releer el inicio, bonitos recuerdos afloraron en mí y ciertos momentos me encogieron el corazón. Moon deambula por el universo, ve morir a su madre, pasa tiempo en un manicomio, se une al ejército, pierde su virginidad, encuentra brevemente un hogar y luego lo pierde… Una trama constante que no para, con un protagonista que le va sucediendo una cosa tras otra. Su padre (componente de una raza de seres aparentemente omnipotentes pero completamente impredecibles) aparece a intervalos aleatorios y a veces solo para burlarse de Moon. Según como te coja el cuerpo, los encuentros y desencuentros con este ser, te ponen de los nervios. Una serie narrada por un viejo señor Moonshadow, del que te compadeces después de todo lo vivido, sentimientos hacia un narrador afligido.

Por otra parte, varios mini arcos argumentales. Con cierta mención al Viaje al Despertar, de Moonshadow, te mantienen totalmente intrigado (cómo lo estás ahora) sobre la naturaleza de esta idea. Bien, pues deciros, que al igual que todos ustedes y después de leer los primeros doce números en aquellos años, muchos lectores movieron este tema tanto que se le tuvo que preguntar al autor sobre su significado. Me parece curioso, por que los que hemos leído mucho sabemos que es una idea general creada por el autor, qué únicamente debe quedar como referente en tu subconsciente (o en la retina, como se dice ahora) durante la lectura. Ella sola debe evolucionar para que comprenda a qué se refiere. Pero no es dificil, mi opinión es, que quizás fuera una idea demasiado madura para niños lectores de entonces. Sólo hay que poner atención a cuando Moon y sus compañeros llegan al planeta Shree-Quack-Quack, y dan con un profeta que afirma haber descubierto el significado de la vida. Uno por uno, sus compañeros se unen a la multitud de seguidores de H’onnka, marchando felizmente en círculos hacia el profeta. Ese que tiene acciones ilógicas y ridículas, pero sus seguidores aparentemente tienen total fe en conocerlo. Sin embargo, Moon se aparta, solo, dirigido por el fantasma (o el recuerdo) de su madre muerta. Y es allí, en una cueva solitaria donde llega al final de su viaje.

La metáfora está servida. La metáfora de la vida.

Moonshadow es un integral que acaba de ver la luz en librerías. La obra definitiva de J.M. DeMatteis, Jon J. Muth, Kent Williams, incluso de George Pratt. Una idea, un mundo, un cómic inspirado en la canción de Cat Stevens del mismo nombre. Una sátira en forma de cuento de hadas ecléctico muy peculiar. Contada por un Moonshadow de ciento veinte años de edad. El trabajo de una vida. Una serie como ésta es un poco como una Prueba de Rorschach: personas hambrientas de misticismo y revelación encontrarán una aventura inolvidable. Las que no, sólo un cómic de Fantasía.

Reseña: Preferencias del Sistema, de Ugo Bienvenu

Preferencias del Sistema estuvo entre las historias nominadas en la selección de Angoumois y resultó ganadora del Gran Premio de la Crítica ACBD 2020 en Francia. Una trama con muchas virtudes, especialmente por sus temas elegidos: inteligencia artificial, memoria, transmisión y revisionismo cultural a través de la cuestión del almacenamiento de datos. Algo que ya casi nos gobierna a todos, al menos, una parte de nuestras vidas empieza a pensar constantemente en ello. Un thriller de anticipación o Ciencia Ficción en la forma, que nos lleva a preguntarnos sobre la abundancia de información en esta nuestra era de Internet, y su importancia. Información de todo tipo, desde la más inútil hasta la más consistente desde un punto de vista intelectual, que a través de ciertas “memorias” puede convertirse en datos poco digeribles, pues llegará el día en que miles de millones de páginas de datos abstractos e indiferenciados, ya no estarán al alcance de nuestro pobre cerebro humano. Y solo será accesible a las inteligencias artificiales de ese futuro cercano que empieza a asomar por el horizonte.

Una perspectiva un tanto aterradora para la curiosidad natural de cualquier ser que aspire a un conocimiento exhaustivo de cualquier tipo de tema cultural. Además, en Preferencias del Sistema, surge otro problema: el almacenamiento de datos puede no ser extensible indefinidamente y requerirá en algún momento solucionarlo eliminando lo «no deseado». Eso que ocupa espacio en las memorias de la computadora sin ser consultado. ¿Os suena? Qué debemos conservar, qué debemos eliminar y quién decidirá sobre ello. En este cómic traído desde la siempre recomendable BD por la editorial Ponent Mon, Ugo Bienvenu utiliza como enganche el film de culto 2001: Una Odisea en el Espacio; las autoridades han decidido eliminar la pelicula para siempre de la memoria colectiva. ¿La razón? Una totalmente hipócrita: según las directivas oficiales, las películas de vacaciones del Sr. Duchmoll tendrían una tasa de visualización mucho más alta y eso no se corresponde con las «cuotas requeridas». Por lo tanto, es un robot quien se encargará de preservar en secreto ese trabajo monumental, por iniciativa de un empleado del centro de almacenamiento. Éste, gran admirador de la película, pondrá en peligro su vida al cargar varios archivos (incluido la 2001), en la memoria interna de su androide doméstico. Acto que se considera un delito grave según la ley vigente. Y el robot, que lleva al hijo de la pareja en su seno, será responsable de proteger tanto a la descendencia como a los datos personales preciosos de su interior. Hasta que las cosas se pongan feas…

Una historia diferente, atractiva e inusual como a mi parecer debe presentar siempre una trama de Ciencia Ficción. Con un ritmo creciente pero también algunos momentos bonitos de poesía, y una cierta complicidad que se manifiesta entre el joven huérfano y su ciber-tutor; Preferencias del Sistema es un cómic que gustará a todo aquel que lo intente. Y no importa si no entiendes las referencias a la I.A. de 2001, o no has visto la película (aunque te aseguro que querrás verla), Ugo Bienvenu inserta referencias a otras muchas obras. Autores como Rimbaud, Alfred de Musset o incluso al cantante J.J. Goldman y su The Little Mermaid.

Preferencias del Sistema es de esas obras que se vuelven recomendables por su originalidad. De esos cómics que recuerdas cuando alguien te pide un titulo para leer, de los últimos que te hayan sorprendido. Una visión visionaria y verdadera que se volverá creíble con los años. Al contrario que lo que denunciaba Bradbury en su Fahrenheit 451, aquí no son los bomberos los que deben quemar libros, sino funcionarios administrativos haciendo lo propio con trabajos digitales para un mismo destino. Y con un dibujo tan realista y cercano a las novelas fotográficas que abruma.

Así es Preferencias del Sistema.

Reseña: Sharkey. Cazarrecompensas, de Mark Millar y Simone Bianchi

No sé si hay compromiso de algún tipo pero en nuestro país, las obras que va pariendo el gran Mark Millar las suele traer Panini Cómics. Son historias curiosas, atractivas, con ese toque de originalidad independiente que sólo los que tienen el don saben crear. Lo que se ha dado en llamar el Millar´s World. Ha estado trabajando con Netflix durante algún tiempo en el desarrollo de sus títulos en formato peli, de ahí que muchos de su cómics los conozcáis más por el formato film. Como guionista, a muchos nos tiene ganado desde hace años. Estamos hablando del creador de The Authority, Wanted, Kick-Ass, entre otras muchas obras, pero sobre todo el que ideó la famosa y potente etapa de Marvel denominada Civil War. Ah, y también la saga de Kingsman: The Secret Service, tan de moda ahora en cines. Vamos, que como autor, os debería sonar a casi todos. Y como seguidor de todo lo que hace este hombre, ahí estoy siempre al quite por que ya os digo, son historias que no dejan indiferente.

Y con Sharkey: Cazarrecompensas lo vuelve hacer.

La historia se centra en un cazarrecompensas calvo y de piel azul, portador de un malvado mostacho setentero y una actitud sin pretensiones llamado Sharkey. Ex-miembro de una división de élite de operaciones especiales, Sharkey ahora se gana la vida como cazarrecompensas, viajando por el espacio con su camión de helados propulsado por cohetes, y cazando a los criminales más notorios de la galaxia. Después de prender y recoger la recompensa por el criminal Multiple Jax, Sharkey queda como responsable del bienestar de su sobrino, el niño de diez años llamado Extra Billy. Sharkey, a regañadientes, acepta llevar al crío con sus familiares al planeta Odag. Pero por el camino al sector de Sin Atholl se le brinda la oportunidad de pillar la mayor recompensa de su carrera. Mil millones de kodonas por Edra Deering, la mujer más buscada y peligrosa de toda la galaxia. Una recompensa tan alta que seguramente atraerá a los cazarrecompensas de todos los rincones del cosmos, lo que mete a Sharkey en una carrera contra el tiempo. Y contra un polizón que es puro coñazo.

Pues eso. Mark Millar haciendo lo que mejor sabe hacer. Un guión magnífico con una premisa básica, o mejor dicho, un cliché bastantes veces visto, pero que el tío retuerce para hacer que te enganches. En solo un par de páginas, proporciona atractivo con la “colorida” actitud y arrogancia de Sharkey, y cómo reacciona ante el mundo que le rodea con cierta irreverencia y sarcasmo. Sharkey es un tipo rudo, machista y un tanto perverso con los demás, pero respecto al tema niño, su corazón aún mantiene ese puntito de esperanza. La segunda parte del problema es la alineación de los astros para presentar ante sus narices el premio definitivo, no sin antes saber que obviamente va a haber un cazarrecompensas rival que aún no se ha nombrado. Este otro cazador parece ser tan astuto y mortal como Sharkey, y Millar mantiene al lector pendiente hasta el final por un drama existente entre los dos, con una trama humorística que a muchos os encantará. Crea suspense, especulación y efectiva.

Otra maravilla de esta obra son las ilustraciones de Simone Bianchi. Su firma de tinta lavada, estilo de arte de acuarela, agrega una riqueza y un sentido espectacular a esta fantasía steampunk. Es una técnica que ha usado antes en títulos de Green Lantern y Detective Comics, así como en Marvel’s Wolverine. Sin embargo, aquí, no sé por qué, la veo superior. Como si hubiese evolucionado. La lleva a un nivel completamente nuevo, y representa un mundo maravillosamente extraño y colorido con calidad surrealista y onírica. Me encanta.

En general, Sharkey: Cazarrecompensas es otro titulo del maestro Millar que nadie debería perderse. Además de una excelente manera de entusiasmar a la gente sobre la próxima colaboración del autor con Netflix. Pues obviamente se prepara película y esta miniserie sirve como introducción. Ese es el detalle. No digáis que no mola.

Reseña: Frankenstein, de Bernie Wrightson y Mary Shelley

Desde nuestro lado, al menos, en este retorno a la normalidad no venimos exigiendo a las editoriales nada, sin embargo, parece que ellas mismas se autoinfligen exigencias para hacerse notar con su regreso. Virtud que repercute buenamente en nosotros como lectores. Y es que, no sólo es terriblemente maravilloso que vuelva estar disponible en librerías esta maravillosa novela gráfica llamada Frankenstein, además, es que vuelve a un precio genial. Ese mismo que resquebraja el tan odiado y dañino mercado de segunda mano especulador. Por supuesto, todo el mundo que conozco la está pillando. Ayer mismo vi que ese director friki tan guay como es Álex de la Iglesia, comentaba en Twitter lo encantado que estaba de haber obtenido por fin este titulazo. En serio, sin que sepas más, comprala y luego vienes y vuelves a leer la reseña, si quieres. O no. Lo que te apetezca. Pero no pierdas el tiempo, por que están desapareciendo a ritmo de bocadillos de jamón en la puerta de un colegio…

Hablamos de la clásica novela de Frankenstein, de Mary Shelly, pero ilustrada por el maestro del diseño macabro, el gran Bernie Wrightson (1948-2017). Para el que no lo conozca (no tenéis perdón de Dios), un historietista estadounidense creador de La Cosa del Pantano, así como otras decenas de títulos dentro del cómic de Terror que partió de revistas de género como House of Mystery, House of Secrets, o aquellas pioneras que dieron lugar a mi tan amada Creeepy. No obstante, también tocó otras cositas en las grandes casas del cómic de superhéroes, donde en mi opinión dejó huella en Batman con su The Cult. Pero, pero, pero…, en un podio aparte, Writghtson quedará eternamente reconocido por trasladar a nuestros ojos un Frankenstein de culto. Y, por supuesto, por ser amigo y colaborador del maestro Stephen King, quien precisamente escribe el Prólogo para esta edición en tapa dura publicada inicialmente en USA por Dark Horse.

La historia es un clásico, quizás la conocéis de pe-a-pa, o quizás solo por encima; depende de vuestro nivel lector y gustos por la literatura gótica de Terror. No voy a entrar en eso. Además, hay pelis y cientos y cientos de reseñas al respecto, con algunas teorías conspiranoicas que esas sí que dan miedo. Pero la diferencia entre esta y otras ediciones es realmente las ilustraciones de Bernie Wrightson. El valor que alcanza la historia con las cuarenta y cinco ilustraciones a página completa y en blanco y negro que son simplemente impresionantes y hermosos cuadros. Lienzos, que muchos de vosotros vais a imaginar en lo maravilloso que sería tenerlas a gran tamaño en esas tristes paredes que os reguardan del frío…, bueno, ahora mismo, del calor infernal que se aproxima. Unas ilustraciones que se cruzan y entrelazan con la trama de forma increíble y que sumergen al lector en dicha trama, la misma que ya pone nervioso e inquieta con tantos momentos terroríficos.

Detalles, detalles, detalles.

Pocas obras de artistas de cómics se han ganado la aclamación y reverencia universal, como es la versión ilustrada del Frankenstein, de Mary Wollstonecraft Shelley, por Bernie Wrightson. Un lanzamiento original de 1983 donde se empareja de forma maravillosa arte y literatura de calidad.

Si no has leído este clásico y estás considerando obtener uno, esta ES LA EDICIÓN. Esta. Cuando habléis con alguien que medio sepa de literatura fantástica, y tratéis el tema de El Moderno Prometeo casi siempre os van a hacer referencia a ESTA EDICIÓN. A tal y cual de una editorial que mola pero es que…, al final, se terminará hablando de ESTA EDICIÓN. Por que es la mejor, la que todo el mundo debiera tener, así de simple. Y por que tenerla en tus manos, es sinónimo de gozar con una trama tremenda y macabramente encantadora y bellamente ilustrada.

Cuando arte y trama son joyas, una historia maravillosa se transforma en diamante tallado en oro. Decir súper recomendable es quizás quedarse corto.

Obra de arte.