Reseña: Tif y Tondu. Misterios al Descubierto, de Will, Maurice Tillieux y Desberg

Más Tif y Tondu, por favor, y más Tif y Tondu tenemos gracias a Dolmen Editorial que no para de traer a nuestra tierra joyitas de la BD como esta. Cuarto volumen el denominado Misterios al Descubierto con el que se completa el ciclo de aventuras guionizadas por Tillieux, incluyendo los dos últimos episodios que escribió en colaboración con Stephen Desberg, por entonces una joven promesa que no tardaría en consolidarse profesionalmente, pasando a convertirse en el guionista oficial de la serie tras la desaparición prematura de su mentor. Lo aclara y presenta muy bien la sinopsis editorial. Pero tres nuevos álbumes de la colección recopilados en un portentoso volumen en tapa dura para su disfrute. Virtud que os aseguro que Tif y Tondu siempre aporta.

En Aventura en Birmania (Aventure Birmane), el cuerpo del explorador Jacques Carlier es encontrado en la selva, diez años después de su desaparición. Las joyas Khmer están colocadas junto al cuerpo, lo que sugiere que los exploradores habían descubierto un tesoro. La señorita Amélie financia y participa en una expedición a Birmania para aclarar lo sucedido. Para esto se acompaña de Tif y Tondu, así como de cuatro científicos. Pero mientras tanto, un hombre es secuestrado en un pequeño pueblo de Francia y uno de los científicos parece tener todo el interés en que la expedición fracase…

En El abismo prohibido (Le gouffre interdit) nos vamos a un pequeño pueblo de Ardèche, en Aulenay, donde Chomerac espera cerca de la estación a que lleguen sus dos invitados. Tif y Tondu no pudieron resistir la invitación de su viejo amigo. Al mismo tiempo, se produce un atraco en un banco de la ciudad y dos hombres enmascarados se apoderan del botín. Se comportan de manera extraña pues esperan a que el empleado tras el mostrador pueda avisar a la policía… Genial aventura que tiene de todo. Acción buenas subtramas y siempre en el camino, el misterioso Sr. Shock, el bandido internacional con esmoquin al que quieren atrapar a poco que tengan oportunidad.

En Los pasamontañas (Les passe-montagnes) todo lleva a descubrir un centro de ocio para millonarios en Los Alpes donde se gestionan demasiadas fechorías y conspiraciones para con el mundo.

Tif y Tondu era y es uno de los títulos más esperados por los fans del cómic franco-belga a este lado de los Pirineos. Una de la obras más esperadas que en mi caso, ni me enteré de que salía como novedad en su día. Pero que a día de hoy llevo ya cuatro volúmenes disfrutados en el idioma de Cervantes por fin. Es toda una aventura verlos, obtenerlos y devorarlos. Dos detectives -uno calvo y otro barbudo- capaces de lo mejor y de lo peor según se tercie el asunto. El misterio que se les presenta…, para un dueto de investigadores que si no sabíais nada de ellos ahora tenéis una tremenda oportunidad de haceros con sus historias ya que Dolmen Editorial sigue publicando esta genial obra de la BD.

Por supuesto, indispensable para amantes del buen cómic europeo.

Reseña: Bootblack, de Mikaël

En un cómic bélico, por lo general, nos topamos con flashbacks de soldados y veteranos venidos a menos que suelen recordar una y otra vez los momentos más duros pasados durante una batalla o guerra. Bootblack es muy diferente, trata de un soldado que recuerda su pasado, sí, pero tira más hacia el recuerdo de una juventud del protagonista como hijo de inmigrantes en las calles de Nueva York de entreguerras. Los grandes momentos vividos de un personaje en una ciudad que crecía y crecía es la nueva obra de arte del artista Mikaël.

Es increíble cómo este autor es capaz de apreciar y reproducir en sus títulos las grandes ciudades norteamericanas de los años 30 (Nueva York, en particular). Y como narra sobre las profesiones de la época y lo que simbolizan. Pasamos de constructores de rascacielos gigantes en su genial Giant (https://www.normaeditorial.com/ficha/comic-europeo/giant), a tratar los problemas de vida de los pequeños limpiabotas de la ciudad que sobreviven varios dias con un escaso dólar. Es más, si miráis de pasada la portada de este volumen que recopila los dos álbumes de Bootblack, os enfrentaréis a una ilusión óptica. ¿Un guiño voluntario a su anterior obra? Da la impresión de estar viendo a un hombre sobre una de esa famosas vigas en el aire, cuando en realidad son dos tomas, diferentes ilustraciones que tratan lo que es estar arriba o abajo.

El punto fuerte es, sin duda, el dibujo y los colores creados para la ocasión por Mikaël. Su estilo realista muy ameno y su elección de colores donde predominan los tonos sepia, dotan casi a cada viñeta de un encanto especial. Sus decorados de las grandes ciudades norteamericanas del periodo de entreguerras acentúan aún más ese clasicismo nacido de la propia vertiente cinematográfica del encuadre y la coloración. Una trama que se lee agradablemente también. En primer lugar porque el dibujo de Mikaël -muy oscuro, con un colorido bastante conseguido- es realmente bueno y dinámico en una trama donde seguimos a un grupo de niños traviesos, incluido nuestro héroe y lo que les deparará el destino (una escena introductoria en forma de flash-forward, luego una historia lineal que nos explica el pasado del personaje principal y finalmente un regreso a una época posterior para la escena final en el primer álbum).

A nivel de personajes, el joven pilluelo de la calle dispuesto a todo para salir airoso, el amigo luchador, la bella y joven vecina de la que se enamora perdidamente o el rival pandilla. El nivel de progresión de la historia, maravilloso. El descubrimiento del entorno, luego la evolución de las pequeñas travesuras hasta la catástrofe que lo cambiará todo… Un genial clásico que te hace amar el buen cómic europeo. ¿Muy Dickens la trama? Puede. Pero más similar diría yo a las sensaciones que uno tiene cuando disfruta la excelente película Érase una vez en América. Incluso por el romance de Al y Maggie (algunos puntos en común con el de Noodles y Deborah). Y, por supuesto, una obra que tira de la enorme fuente de inspiración que fue para todos cuando la Nueva York de la época empezó a alzarse hacia los cielos en la Era Roosevelt.

De la que Will Eisner también creó maravillosos cómics, por cierto.

En una web como Desde New York…, un cómic así tenía que ser reseñado sí o sí.

Reseña: La Verdadera Historia del Soldado Desconocido-La Báscula de Charlot, de Tardi.

Leer a Tardi siempre es garantía de cavilación. Disfruté encontrando nuevamente una obra suya en Norma Editorial. La editorial por excelencia donde encontrar buen cómic europeo desde que tengo uso de razón.

Un álbum en tapa dura, dos historias publicadas en 1974, en blanco y negro y en el genial formato álbum clásico de la BD. Pero más. Científicos locos, delirios a lo Julio Verne, 14-18, la pena de muerte, la morgue… En aquella época, después de mayo del 68, los autores rompían estándares, eran provocadores y desconcertantes. Por eso, Tardi fue el precursor de muchos formas de abordar un cómic y a día de hoy sigue siendo relevante. Dos buenas historias reunidas aquí PERO: ¿por qué no puedo “hacerme” o sentirme a gusto con el estilo gráfico de Tardi? Pregunta que me hago humildemente a mí mismo y para la que aún no tengo una respuesta convincente.

Me gustó La verdadera historia del soldado desconocido. Tardi nos ofrece un delirio cuya narración recuerda mucho a Edgar Allan Poe. La historia también es de ese estilo en ambientación pero aquí un pobre hombre se encuentra en un mundo extraño donde se mezcla el realismo con la ficción. Está genialmente elaborada la exaltación y aparente ebriedad que desprende la trama. Pareces estar inmerso en el sueño de alguien.

En cambio, la siguiente historia me gustó bastante más. La Báscula de Charlot es algo más paranoica y se hace algo dificil de entender; estamos hablando de una realidad que no cuadra con la nuestra y por eso puede contrariar. Una historia que desprende sensaciones similares a visionar un lienzo abstracto y lo que de ahí tu mente pueda imaginar. Pese a todo, una historia contra la pena de muerte, con la que te quedas pensando qué demonios va a ocurrir con el anciano protagonista, su carta y el tipo de monstruo que habita allí.

Este álbum comprende historias producidas al inicio de la carrera de Tardi. Encontramos entonces los temas clásicos y criticas con los que empezó a «dar caña». Él mismo lo explica en el Prólogo. Son locuras, demencias, Tardi pareciendo dibujar pesadillas que podrían ser suyas o no. Son cuentos de una mente joven que busca la originalidad por encima de todo. Demasiadas similitudes con Adèle Blanc-Sec.

Para quien no conozca a Tardi, La verdadera historia del soldado desconocido, le parecerá mejor relato que el opáco, La báscula de Charlot. Así es de Tardi.

Hasta que no sabes de qué pie cojea, sus historias pueden parecer únicamente delirios.

Te enamoras de su obra cuando insistes.

Reseña: Bouncer (Edición Integral), de Alejandro Jodorowsky y François Boucq

Bouncer es un western tradicional que trae Norma Editorial en formato integral como novedad para el mes más corto del año. Estamos ante una nueva edición maravillosa e integral de esta aclamada obra de Jodorowsky y Boucq, que ya colaboraron en Cara de Luna (https://www.cronicasliterarias.es/?p=2640), y que vuelven hacer un tándem perfecto de maestros del noveno arte. Pero Bouncer… what is… or who is? Bouncer es “portero” del saloon de Barro City. Bouncer es el que lleva el orden en el Saloon Infierno. Bouncer protege ese antro perdido de la mano de Dios en la ciudad de Barro City, en el lejano Oeste, mientras defiende la tierra de sus antepasados, un territorio donde los favores siempre se pagan con balas y sangre. Y, alternativamente verdugo o justiciero, Bouncer arrastra consigo un pesado y doloroso pasado familiar que nunca deja de atormentarlo. Secretos, tradiciones indias, minas de oro a explotar, chacales y buitres, todos los ingredientes están ahí para una muy buena historia dentro de otras que van surgiendo. Una obra soberbia porque en Bouncer el dibujo es suntuoso, realista, preciso y con detalles que hay que tomarse algo de tiempo para repasar. O nuevas lecturas para apreciarlos bien. Los colores en esta obra se convierten en olores que apestan a ese gran Oeste Americano donde se siente el polvo, la calor y la suciedad.

En este mundo violento, sin concesiones y sin remisiones, es donde Jodorowsky no aplica los buenos sentimientos en casi nadie. Es un universo tan duro y despiadado, una historia oscura bajo el sol occidental, muy real. Y tampoco os dejéis engañar por la aparente debilidad de Bouncer; un pistolero de un solo brazo, golpeado hasta la saciedad tanto moral como físicamente. Es un tirador formidable. Y cuando su sobrino que se ha quedado huérfano le pide ayuda, vuelve a reconectarse con su doloroso pasado. Él y sus dos hermanos son hijos bastardos de una prostituta deambulante, con la que han cometido muchas fechorías. El último provocó la dislocación de la familia mientras peleaban por un diamante. Uno terminó ciego, el otro hijo de mala madre y la respectiva, se suicidaron. ¿Linda familia, no? A esto sumad, varias aventuras entre las que destaca el intentar dilucidar sobre una serie de asesinatos que se han dado en el pueblo en los últimos tiempos. Todos asesinados por la mordedura de una serpiente…, en teoría.

Pones la banda sonora del gran Ennio Morricone, te sientas en tu sofá de lectura favorito y en nada te transportas con este tomaco a un spaghetti western oscuro y violento con los peores forajidos del Lejano Oeste. Tramas que hacen mella. Y no vamos a decir que es una obra original pero, ¿qué obras originales con el Far West como telón de fondo existen?

Los escenarios salvajes con la salsa picante del Monument Valley son fantásticos y los personajes tienen caras sucias, siniestras, realmente terribles que son cinceladas por el sol. Tenemos la carne picada de siempre. Balas sobrevolando cabezas. Un ritmo trepidante que rara vez descansa con violencia desatada casi en cada página. Tenemos aquí también a un Boucq muy, muy grande, quizás en la cúspide de su carrera de ilustrador. El dibujo de Boucq es increíblemente preciso cuando se trata de paisajes pero también tiene ese don para hacer rostros inolvidables. Un cómic que es una delicia para los ojos.

Os hablé en su día de cómo el western se había convertido en mi segundo género favorito. Los tres primeros arcos de Bouncer son un claro ejemplo del porqué de ello. Del encanto que puede llegar a tener este género inmortal al que tanto me he enganchado. Maravilloso, maravilloso, maravilloso.

Reseña: Morgana, de Kansara y Fert

Morgana es un viaje estético y una relectura muy personal del mito artúrico que nos ofrecen los autores Simon Kansara y Stéphane Fert. Y francamente, caminé en la historia. Ya no recuerdo exactamente la trama artúrica original tras tantas versiones fílmicas o desvaríos en literatura y cómics que sólo arrastran a lo esencial. Pero me gustó de este álbum que recién publica en nuestro país Nuevo Nueve Editores, que estamos ante una versión en viñeta donde sólo se aprecie la oscuridad de los sentimientos, la rabia de Morgana y la derrota de Merlín… ¿Spoilers? Vamos people que no se diga, que no sabéis nada de nada de este tema porque entonces ya el tema spoilers es para pegarse un tiro.

O un flechazo, en este caso.

En Morgana tenemos un cómic de dibujo tan moderno y oscuro, que para mí enncaja a la perfección con esta “insólita” historia. Y aunque tuve a priori un pensamiento ligeramente negativo sobre el dibujo de Fert, que no es necesariamente el estilo adulto, rápidamente, mis prejuicios desaparecieron ya que la fuerza y la belleza del diseño del álbum, en general, terminaron por dominar todas las demás consideraciones.

La elección de los colores dominantes es imponente.

¿La trama? Lo que os decía. Se revisita el universo artúrico aprovechando bien los personajes célebres de estas historias, los lazos que los unen o los desunen, mientras se desvían ciertos temas, añadiendo en medio de todo, diálogos irónicos que me sacaron alguna que otra sonrisilla. Pinceladas de humor que gustaron porque es rarísisimo encontrarlo en este tipo de historias. A mi entender dan vida a la trama y armas a esta Morgana, cuya venganza da alas a la voluntad femenina en un universo donde, a pesar del amor cortés que se suele esgrimir, la mujer suele estar presente únicamente como cómplice. Casi se podría culpar al guionista de haber llevado a cabo un reequilibrio demasiado brutal, ya que ningún hombre sale ileso de este juego de masacre tan misándrico. Por lo que tenemos un mini-joyita que ningún amante del mito artúrico se debería perder. Realmente disfruté esta versión moderna y feminista de la leyenda de los Caballeros de la Mesa Redonda. La narración es excelente y la forma en que Simon Kansara logra invertir el ángulo de visión de la leyenda, nos permite transformar por completo nuestra visión de Morgana.

Un álbum a descubrir por su modernismo, humor y singularidad.

Reseña: Density, de Lewis Trondheim, Stan & Vince y Walter

¿Cómic a la francesa con mi querido Lewis Trondheim en el guión? Vamos, por todos los dioses, quién se niega a eso. Lo que sea de este hombre y pronto. Y es que tras mis adorados cómics de Infinity 8 quién demonios no quiere leer más cositas de este autor en el que tiene puesto también el punto de mira Nuevo Nueve Editores.

¿Y con el dueto de ilustradores Stan & Vince que sólo aportan a este primer volumen de Density grandes dibujos de humor y frescura? Sólo dice… Espera, espera y verás.

¿La premisa? Ahora mismo, friends. Un grupo de amigos se va de viaje por USA pues uno de ellos tiene la intención de participar en un congreso sobre ovnis (de los que está convencido de su existencia). Pero cuando recorren el famoso desierto del norte del país tienen cierto contacto con un extraterrestre que no hace otra cosa que (por error) transmitirle a Chloe (en lugar de a Gilles, su hermano, y aficionado al tema UFO), un súper poder en el que puede modificar la densidad de su cuerpo. ¿A partir de ahí? Toda una serie de aventuras para poder dominar esta extraña habilidad que en un principio parece no ser virtud alguna.

Hasta que detectan que con ello podrían salvar a todo la raza humana.

Density es de esos cómics que no esperas que te lo hagan pasar tan bien. Bastante bien llevado, muy entretenido y, a menudo, con situaciones y diálogos que te sacarán una sonrisa (mínimo, si eres duro como yo para ello). Pero te lo hace pasar de lo lindo. Disfrutable, es decir poco. Toda situación es bastante fresca aquí. Insisto en eso: frescura, es lo que define esta serie. Por que sí friends, Density es una serie de volúmenes publicada al otro lado de los Pirineos que me consta que llega hasta el tercer tomo. Pero un cómic que se siente actual y contemporáneo (¿es lo mismo?) gracias al diseño del tandem Stan & Vince. E incluso si os pasa como a mí que al principio era un poco escéptico sobre la representación del extraterrestre en cuestión, terminas por sentirte atrapado dentro de la trama general en muy poco tiempo y gusta lo que se llega a ver. Y eso que la curiosidad por saber a dónde llevará todo esto, me tiene el pulso a mil…

Una serie que no se toma en serio a sí misma y que goza de ritmo, vitalidad y un dibujo afinado. Pocas cosas más se le pueden pedir a un cómic, ¿no?

Diversión.

Reseña: Serena, de Anne-Coraline Pandolfo, Terkel Risbjerg y Ron Rash

He aquí un álbum que desarrolla una extraña historia, en torno a una mujer tan fuerte como enigmática (e inquietante), con además una relación igualmente extraña entre esta mujer (Serena) y su marido. Una historia que agradecí que no se me entregara “todas las llaves” de la mansión argumental que propone, quedando cierto misterio, misterio acentuado por la presencia del alma maldita de Serena. Una señora que realiza sus bajas obras y por tanto la mirada (especie de jorobado manco ante la tez lívida y rostro dañado) signo de la presencia diabólica que es. Además, ¿no es el pelo rojo de Serena la marca del diablo como pensaban muchos en la Edad Media?

El hecho de que la historia transcurra en USA durante la Gran Depresión de los años 30, con sus desgracias laborales y costumbristas (lo vemos aquí con estos pobres trabajadores arriesgando sus vidas para ganar unos míseros) refuerza el lado oscuro de la historia. Por lo tanto, Serena está habitada por una ambición fría, que la hace rechazar todo lo que pueda interponerse en su camino, y yendo hasta el final, ya sea para hacer borrón y cuenta nueva en torno a su marido, sus inversiones en tierras (ver deforestación frenética, que va de la mano mano con la acumulación de muertes que cada vez parecen menos naturales); y si al principio esta chica trabajadora fascina y atrae, rápidamente perdemos la empatía que sentimos y aparece resaltando su lado más oscuro cautivando al lector de un modo pocas veces visto en un cómic.

La frialdad con que se presenta (incluso con su marido) da la impresión de que lleva una máscara. Serena es una especie de personaje de teatro antiguo, carácter enigmático y enfermizo, Serena destila a su alrededor un veneno que actúa con mayor o menor rapidez pero que termina funcionando. Como lectores vais a tomar gradualmente conciencia de su efecto y no solo en el ambiente inquieto que deja durante la lectura sino en la trama que termina por ser un historia súper interesante hasta el final.

Una adaptación de una novela de Ron Rash (no conocía a este autor y no puedo decir si supera o no la inspiración original), pero un álbum que conserva la profundidad psicológica que muchas veces se pierde en la transición de novela a cómic. Estoy seguro sin haber leido la novela. Tenemos un escenario oscuro y triste, solo iluminado por el cabello rojo de Serena. Una trama que se extiende sobre las llanuras del Lejano Oeste, en medio de la tala constante de árboles, en pleno apogeo cuando todo era barato excepto para el pobre o el indígena despojado de su tierra.

Inquietante obra, con la que se cierra la garganta en más de una ocasión. Lo simple pero efectivo de su dibujo me encanta. Nueva joyita de la BD publicada en nuestro país por Ponent Mon.

Reseña: Klimt, de Cornette y Marc-Renier

A mi chica, mi novia, la que es desde hace casi veinte años mi mujer, no le gustaba mucho estudiar Historia del Arte en el instituto. Sin embargo, siempre estuvo enamorada de un lienzo. Un cuadro de Klimt que se llama El Beso. ¿Por qué cuento esto? Muy fácil. Para mostraros la belleza de la cultura, lo que siginifica para todo ser viviente, pese a que no seas forofo, ni fan, de un tema. Desde entonces, en casa tenemos un cojín en el sofá con la representación del lienzo de Klimt. También le regalé unos pendientes y un colgante con esta misma ilustración. No nos gusta mucho El Retrato de Adele Bloch-Bauer (también conocida como La dama dorada o La dama de oro) porque es un rostro, una pintura que da cierto miedito. Pero sí que nos encanta también Danaë. Un óleo de Gustav Klimt, creado en 1907 que es ejemplo del simbolismo, la excelencia del amor divino, la trascendencia, la belleza del cuerpo de la mujer. Decidme ahora entonces si no era vital para mí, leer, degustar y reseñar, en esta magnífica colección que está publicando Norma Editorial sobre grandes pintores, autores de renombre en formato cómic; si no era súper indispensable ponerme con Klimt. Todos los matices de la vida de este genial artista en un cómic inolvidable como bien alega su sinopsis editorial.

Este es el retrato de un pintor bohemio que amaba el arte tanto como a las mujeres. Vivió en Viena, inmiscuido entre la rica burguesía y muy cerquita del famoso doctor Sigmund Freud. Conoceremos en este cómic cómo pintó su cuadro más famoso (El Retrato de Adele Bloch-Bauer), de la que hay que decir que su esposo era un rico mecenas de la industria azucarera. Y mientras leía el cómic me pregunté dónde había visto esta pintura recientemente. Y fue en la película La Dama de Oro con la excelente Helen Mirren, porque esta obra había sido confiscada por los nazis durante su locura asesina contra los judíos. Y es que fue necesaria una larga batalla legal a finales de los 90 para que la heredera recuperara la posesión de la propiedad robada (posteriormente otorgada por 135 millones de dólares a Ronald Lauder, el propietario de los cosméticos Esthée Lauder). Pero en lo nuestro, me encuentro que el guión del cómic describe bastante bien la fase de composición con esta reina egipcia cubierta de oro y joyas suntuosas. Es cierto que hay algunas fases ligeras, pero la lectura del cómic es una trama agradable de principio a fin.

También ayuda conocer a Gustav Klimt, cuya fama se elevó bastante tras su muerte (como suele pasar en la raza humana). Vivió un estrepitoso escándalo durante la exposición en 1901 de su cuadro Medicina, que fue criticado por la crítica, nunca mejor dicho. Obviamente, pero también curiosamente, los médicos tenían un problema con las mujeres desnudas. Por Filosofía, Klimt ya recibió palos por todas partes por plasmar gente desnuda abrazándose en una especie de orgía desbocada. Ochenta y siete profesores universitarios incluso presentaron una petición ante el Ministerio solicitando quitar sus pinturas de ciertos sitios, así que el artista no lo tuvo fácil para que aceptaran Medicina, más aún cuando repitió el concepto de cuerpos flotantes (la vida), un esqueleto (la muerte) y la figura femenina que representa a Hygeia, diosa de la curación, la limpieza y la sanidad (de ahí viene la palabra «higiene»). Vestida con una túnica decorada al estilo Klimt, la diosa tiene una larga serpiente enroscada en su brazo derecho que bebe de su copa. Nos mira de forma solemne y nos da cierta seguridad. Es una maravilla. Pero hay friends, los conservadores…

Este cómic vuelve a ser maravilla para mí por muchas cosas. Es la esencia del arte dentro del noveno arte. En términos de diseño, podemos arrepentirnos de los colores demasiado apagados pero el resto, el contenido y gran parte del continente, es bastante satisfactorio. Cada vez más enamorado de esta colección que Norma Editorial está editando. Además, Klimt sigue siendo noticia a día de hoy porque dos jardineros han encontrado una de sus obras que fue robada hace casi veinte años.

Pasen y vean, como se decía antes en los museos.

Reseña: El Pintor Forajido, de Frantz Duchazeau

Mezclar arte y belicosidad en un cómic es algo que no había visto… o no recuerdo haber visto nunca. Y poco menos que un autor francés para hacer esto bien, ¿no? Ya la portada de El Pintor Forajido atrae bastante y por eso, y un poquito más de tema histórico, me interesé por el álbum recién editado por Ponent Mon en nuestro país de la mano de Frantz Duchazeau.

El álbum comienza con un hecho histórico significativo, el regicidio del pueblo francés y su joven República. Están allí los mirones, los curiosos y varios pintores y diseñadores para congelar este momento en la memoria. La guillotina se destaca sobre un gran tablón en ángulo bajo. En el campo reina cierta anarquía, la muerte del rey no ha solucionado nada porque el pueblo sigue hambriento a pesar de la caída de la monarquía y los bandoleros son legión. Es en este contexto que descubrimos a Lazare Bruandet (un pintor desconocido para mí), un tipo grande, cojo, con una mirada un poco loca que de repente tira a su mujer por la ventana. Gesto que le llevará a huir a Fontainebleau e inmiscuirse entres sus bosques. Zona que conoce bastante bien, por cierto. Donde resurgen recuerdos de la infancia, tanto los buenos como los muy malos, a la vez que una tropa soldados llega a casa de su madre…

Un cómic que muestra escenas y crea tensión a menudo que avanzas. Viñetas por página, algunas silenciosas, que proliferan momentos de incertidumbre sin tener que aportar una sola palabra. Que permiten a su vez contemplar la hermosa naturaleza de los parajes que se recorren. Me gusta mucho el estilo de dibujo de Frantz Duchazeau, los colores también quedan muy bien. Un buen rato leyendo sobre los pasos de este pintor un tanto torturado y una historia que marca y renueva tus ganas por saber más del momento histórico que se refleja.

Frantz Duchazeau se inspira en la tumultuosa vida de un pintor desconocido, Lazare Bruandet (1755-1804), inmerso en la agitación de la Revolución, para pintar un retrato de este pintor fuera de la ley. ¿Pintor fuera de la ley? Pero todo parece relativo dado el caos que reina en París y en el campo. Una violencia omnipresente que tocó a Bruandet desde la infancia y que sin duda contribuyó a forjar su personalidad desmedida en muchos aspectos. Pues el pintor maneja la espada como el pincel y rechaza las convenciones de la pintura de su tiempo. Además, aspira únicamente a practicar su arte sobre el terreno. Una tierra lamentablemente invadida tanto por bandoleros como por las diversas facciones revolucionarias. Pero Frantz Duchazeau tiene la osadía de tomar como héroe de su historia a un personaje que no es simpático ni entrañable, pero que en cierto modo resulta eco de su tiempo. Seguimos sus andanzas con curiosidad, descubriendo poco a poco lugares de su infancia a los que regresa mientras asume de algún modo el papel y los excesos de un pintor maldito.

Brindo por esta elección de Frantz Duchazeau de presentarnos un álbum y un personaje fuera de lo común y hacernos querer saber más sobre el auténtico Bruandet. ¿Pintor loco? No sería el primero ni el último.

Aunque se maravillosa que la naturaleza que lo rodea le inspire para nuevas pinturas.

Reseña: Super Agente 327 (1986-2001), de Martin Lodewijk

Super Agente 327 fue un cómic ideado por Martin Lodewijk en 1966. Está considerado uno de los personajes más famosos del cómic holandés. Ni que decir tiene que hace una gran referencia al personaje televisivo de moda por entonces como era el Superagente 86. Sin embargo, tiene ciertos puntos de humor bastante diferentes, una de las más mordaces parodias del género de agentes secretos, protagonizada por el as de los servicios secretos de los Países Bajos, el audaz aunque a veces desmañado Enrique Panférreo.

Este quinto volumen integral recoge más misiones de un héroe (a veces, antihéroe), que a poco que lo conozcáis y os gusten las historias policíacas y de espías, os va a enamorar. Durante más de cuarenta años, Martin Lodewijk (1939-) ha estado escribiendo y dibujando las aventuras del agente secreto Hendrik IJzerbroot, más conocido por su nombre en clave Agente 327. Cada vez que amenaza peligro, es enviado para garantizar que la población neerlandesa pueda volver a dormir en paz. Hendrik lanzó la primera aventura en el ilustre semanario de cómics Pep, en respuesta al exceso de películas y series de televisión de espías que aparecieron a mediados de los 60. Series como Get Smart y por supuesto las películas de James Bond. Sin embargo, Lodewijk no se basó en James Bond, como muchos suponen, sino en la serie de televisión estadounidense Peter Gunn (dirigida por Blake Edwards); serie que nunca se emitió en Países Bajos, pero Lodewijk leyó sobre ella en la revista LIFE y vio en Gunn la apariencia ideal de Panférreo.

Para con la obra Lodewijk realizó relatos breves de cuatro páginas cada uno (veintiuna en total), pero en 1968 incursionó por primera vez en un relato largo (Dossier Stemkwadrater), que también apareció en Pep. Si bien las tramas son aventuras o desventuras de naturaleza anecdótica, esta larga historia le permitió disfrutar del personaje y de una larga serie de bromas y referencias al género de espionaje que encandiló a muchos y le dio fama a la obra a nivel europeo. Por ejemplo, el villano de la historia se llama Dr. Tal vez… (ya existía un Dr. No, ¿no?) E incluso un Dr. Yes. A partir de ese momento, Lodewijk haría principalmente historias largas, ambientadas en todo el mundo y esas son las historias a las que estamos llegando ya en estos integrales que tan maravillosamente está publicando Dolmen Editorial en su genial colección de cómic europeo Fuera Borda.

Este nuevo tomo Super Agente 327 (1986-2001) contempla La bomba olvidada, La ruta de la tortuga, La caja negra y Cacoína y comandos. Cuatro nuevas historias que llevará a nuestro héroe junto a la atlética, avispada y buenorra Olga Lawina, a los más recónditos lugares del mundo, desde la república exsoviética de Zappingstán hasta las selvas inexploradas de Marijuania; donde habrán de cumplir las más insólitas misiones. Un tomo que además incluye un extra que es “el cómic más pequeño del mundo” y nuevas muestras del talento gráfico de ese genio de la historieta holandesa que es Martin Lodewijk.

El Superagente 327 está de vuelta. Yo es que no puedo perdérmelo. Otro buen integral de cómic europeo que ya forma parte de las delicias con las que pueblo mi cómicteca.

Un gran momento comiquero que estamos viviendo.

Nunca me cansaré de decirlo.