Reseña: Kappa y Otras Fábulas, de Ryūnosuke Akutagawa

Veintiuna fábulas con su poso de enseñanza os esperan en el interior de este libro. No todas serán protagonizadas por animales y personas, también harán presencia seres inanimados. Advertencias o simples moralejas que invitarán a reflexionar al lector, escritas con la armonía en que son narrados esos cuentos para no llegar a ser nunca olvidados. La más larga, Kappa, casi podría decir que es una novela corta… Otras apenas tienen cinco o seis páginas, todas ellas unidas por el hilo de la fábula. Son hermosas, de escritura fuerte a la vez que oscuras, porque Akutagawa reflejó en algunas, sus tormentos y miedos personales. Poco tiempo después terminaría suicidándose.

Akutagawa narra la historia de un hombre encerrado en un hospital psiquiátrico. Abrazándose a sus rodillas, cuenta a todo aquél que quiera escucharlo, su increíble historia. Cuando un día de verano ascendía el monte Hokada se cayó en un agujero llegando así al país de los Kappa, criaturas mitad humanas, mitad anfibias. En este relato sentiremos una conexión con el cuento de Alicia en el País de las Maravillas; ambos protagonistas cayeron por un agujero y llegaron a un mundo extraño. Salvo que los japoneses si creen en sus mitos. Ese mundo paralelo al nuestro, es en verdad extraordinario de leer y su moraleja se puede decir que es bastante universal. Aunque viene a criticar algunos aspectos de la sociedad japonesa. Pero en sí, lo que más analiza, es a la sociedad humana. Entiendes la decepción del autor no sólo en el resto de la humanidad también consigo mismo. Puede que las personas demasiado sensibles se sientan confusas por el pesimismo que se arrastra en parte de la lectura o el flirteo que el propio Akutagawa parece tener con la muerte. Estamos sin ninguna duda ante una lectura en parte lúgubre pero escrita de forma muy inteligente.

¿Qué más relatos vais a leer? Comentaré unos pocos. El hilo de la araña, si algo queda claro en este cuento en el cual hace presencia el paraíso y Buda, es que la bondad por pequeña que sea puede tener recompensa. Cuando extendemos la mano a otro ser, la gracia y bendición cae sobre nosotros. En cambio el egoísmo podría atraer nuestra propia perdición. El inmortal, encantador relato que nos viene a decir que nosotros no dependemos de las intenciones de los demás para lograr nuestros objetivos en la vida. Si nuestras acciones son puras, no importa si las de los demás no lo son. Seremos recompensados de acuerdo a lo que hemos hecho con nuestras vidas, no lo que otros han hecho con ella. Las ranas y la serpiente, tan simple de entender como que sin la adversidad no puede haber paz. Sin la oscuridad, no puede haber luz. La ciénaga, una obra de arte no tiene porqué ser entendida por todos, muchos sólo captan lo que ven sus ojos, otros en cambio ven más allá de los propios colores. La bruja india, sin ninguna duda, este relato nos advierte que los dioses funcionan de manera misteriosa y utilizan todas las cosas para lograr su propósito. Los perros y la flauta, la bondad y la honestidad siempre prevalecerán. El chico supo elegir bien su deseo. Cuando la verdad va por delante, lo demás terminará llegando…

La editorial Satori ha creado otra joya con este libro. Fábulas, para advertir y entretener con su rica prosa. Algunos de sus personajes buscarán su salvación, otros se hundirán en las condiciones más miserables del ser humano. Escoge cualquiera de los cuentos que quedan en su interior: La ventana, Sueño del mijo, La linterna mágica, El niño melocotón… ninguno te defraudará. Una gran lectura para la mente y el alma.

Reseña: Bad Girls, de Alex de Campi y Víctor Santos

Una buena novela gráfica tenía ganas de leer. Y buscando y buscando, tenía dos opciones: en primer lugar mis flechas apuntaban a un título que no pude conseguir en su día por estar agotado doquiera que fuera (más adelante lo conseguiré, no lo dudéis); y en segundo, un compi que tengo que actualmente reside en Queens, me habló muy bien hace poco de Bad Girls. Ah, y de cómo, viviendo donde vivía, la había pasado por alto aún. Pues sí friends, toda la razón. Y aunque soy muy de aconsejar que sigáis siempre-siempre vuestras intuiciones, es cierto que un porcentaje muy alto (debe estar escrito en algún sitio), alega que también hay que seguir las recomendaciones que os hacen vuestros amigos. Más bien, aquellos con quién compartís el gusto por leer.

Resultando que, me he topado con una novela gráfica maravillosa en historia y con dibujo deslumbrante. De colores crudos y visualmente impactante. Un script seguido de una máxima en principio básica dentro de las tramas de acción, pero que ha resultado ser una genialidad: tres mujeres tienen doce horas para salir de Cuba con seis millones de dólares en la noche de Nochevieja de 1958… Eso es Bad Girls. Una historia que evoca muy bien aquella vitalidad que tuvo La Habana en los 50s del pasado siglo. En Bad Girls vais a encontrar un activo thriller que sigue a un grupo de personas inquietas que bien podrían transitar un salón de jazz… Intentando escapar de un club nocturno el día de Año Nuevo de 1958. La misma noche en que el dictador cubano Fulgencio Batista renunció y Castro tomó el poder.

Carole, dirigente de la mafia de a pie, es el dueño del punto caliente llamado El Edén. Esa noche, cuando llega al club, descubre un enfrentamiento tenso con un intercambio de dinero sucio de por medio… Eso por un lado, por que por otro, entre diversos tejemanejes, se van sucediendo hechos entre los que destaca el rescatar a su amiga Taffy, una de las bailarinas, de su esposo malhumorado. Pero las cosas se van complicando con el paso de las horas, y las mujeres del local tienen poco tiempo para salir de allí y escapar de una Cuba en medio de una revolución política. Y tras cometer asesinato tras asesinato ya me diréis si no es para darse prisa.

Ah, y con un maletín con seis millones de dólares.

Chicas malas, malas, ¿qué harías en la víspera de Año Nuevo de 1958 en Cuba cuando tengas doce horas para escapar de un país en medio del caos? ¡Y con seis millonacos en una maleta! Esas son las preguntas que se debieron hacer los creadores Alex de Campi y Víctor Santos, a las que se propusieron responder con esta novela gráfica llamada Bad Girls. Una forma elocuente y estilística, además de una emocionante historia de un grupo de mujeres que intentan dejar atrás el caos de sus vidas y desear, aunque solo sea por un momento, el poder gozar de la riqueza y la no preocupación por el mañana.

Alex de Campi (No Mercy) ofrece un guión repleto de mujeres fatales, llenas de ingenio y emoción. Quienes, según Taffy: «Nunca se enfrentan a una crisis sin lápiz labial». La magistral escritura de De Campi está marcada por la frescura de las obras de arte en el sombreado cambiante que aporta Víctor Santos. De trazos sencillos que recuerda el estilo pop art de aquella controvertida década.

Como lector, disfruté bastante de estas viñetas noir, que en su demasía abarca, tanto elegantes detalles de época, como constantes referencias al género pulp. Del escritor nominado a un Eisner, Alex de Campi, y el virtuoso artista Víctor Santos, tenéis disponible esta historia de tres mujeres fuertes y multifacéticas que luchan por dejar atrás su pasado. Una novela gráfica de las que gustan devorar de una sentada, un tomito que cuenta ya Norma Editorial entre sus últimas novedades. Una muy molona historia.

Reseña: El Dios Vagabundo, de Fabrizio Dori

En épocas de incertidumbre, de malos presagios, donde sólo abundan las malas noticias y parece que todo lo bonito que vivimos una vez, nunca volverá; necesitamos leer historias llenas de vida. Lo mejor, el don de la creatividad que sólo tienen algunas personas, refrescarnos junto a ellos. Historias de esperanza que salvó de muchos males en el pasado, gente perdida, por que en muchas de las historias suele haber un mensaje, esa idea psicológica que algunos necesitan para recuperar fuerzas y salir adelante. Disfrutar de lo que creían perdido. Y todo esto sólo se puede encontrar en las buenas historias como os la que os reseño hoy. Un álbum de cómic europeo con un gran mensaje como el que acabo de leer. Tal como anuncia ECC Ediciones, El Dios Vagabundo, de Fabrizio Dori (Gauguin: L’Autre Monde) propone una fascinante inmersión en el mundo antiguo, ofreciendo una mirada diferente de la mitología y el arte para dar forma a una odisea de una extraordinaria belleza. Un modo de verlo. Pero yo he visto mucho más.

La mitología (la griega, además), tiene esa fascinación por cada ser de un poder evocador fabuloso innegable que desafía. Fabrizio Dori no se equivocó al interesarse por una deidad atípica, un sátiro caído, esa alma en pena que con su música y presencia provoca delirio a su alrededor. Confuso, la situación inicial será, sin embargo, solo el comienzo de un magnífico viaje, que comenzará tan pronto como empecéis a leer El Dios Vagabundo. ¿Y quién es esa chica ebria que da consejos en ese campo de girasoles a las pobres almas que vienen a recoger una predicción, mujeres, vecinas casi-patéticas y desconcertadas que necesitan ánimo en cada esquina? Dice una que sólo vale la pena el paisaje…

Cuando el bombín de Eustis emerge de entre las flores doradas y el oráculo comienza a contar su historia, todo el mundo queda fascinado con los extraños poderes de adivinación del que antaño perteneció a la corte de Dionisos, Dios del Vino. Mas, Hécate, Reina de los Espectros, decide enconmendarle una misión. Encontrar su mundo perdido. Al mismo tiempo que Aline, iremos sabiendo de la vida del vida del personaje, íntimo de Pan, y de lo que fue su vida en la casa de Dionisos. A partir de esa existencia hedonista, Eustis mantiene una fuerte nostalgia, lo que lo empuja a aceptar lo propuesto por Hécate. Y es que tras una trifulca con Artemisa, perdió su rango y ahora deambula por la Tierra, en ese campo de girasoles… Un pretexto que sirve como trampolín para el escenario creado por Fabrizio Dori. Un autor al que le gusta reservar muchas sorpresitas ocultas en el cómic. Peregrinaciones a lugares míticos, encuentros inimaginables, acompañar por el camino a un héroe intransigente… El autor (cuyo amor por la Historia del Arte es evidente), convoca en El Dios Vagabundo a pintores que admira. Maestros impresionistas o pioneros de la Nueva Ola. A ojos del profano, la historia contada aquí se queda únicamente en un cuento de ensueño que se lee sin dificultad. Pero el ojo perspicaz reconocerá las selvas de Rousseau en las representaciones de la vegetación, o pensará en los verdes profundos y los rojos extravagantes de Giorgio De Chirico; se codeará con los colores amarillos y dorados de Gustav Klimt, y será capturado por las máscaras de gas de Otto Dix, además de consentir y sonreír levemente ante Los Girasoles o La Noche Estrellada, de Van Gogh. Sin dejar de mencionar los guiños a Warhol o Hokusai, por supuesto. Homenaje tras homenaje. Por que El Dios Vagabundo es un profundo homenaje a la Historia del Arte. Fabrizio Dori se apropia en ocasiones de los estilos, técnicas y obras para reinterpretarlos mejor; si eso fuera posible, claro. Pero lo intenta de forma lúcida y los introduce en un cómic, en formato viñeta y gusta de saber de ellos para con la historia que transmiten. Como cuando vemos en el otro mundo, las figuras rojas (personajes en ocre sobre fondo negro), representaciones de la antigua Grecia de Gauguin.

Un álbum lírico y bien consumado dentro del cómic europeo. Todo un acierto de publicación que no esperaba por parte de ECC Ediciones. Es bueno saber que la editorial DCíta por antonmasia en nuestro país, también piensa en los amantes del cómic europeo y sus grandes logros. Ganadora del Premio Ouest-France 2019, nominada al premio de las librerías de Bande Dessinée de Francia 2019. Nominada al Premio Tour d’Ivoire del festival Á Tours de Boulles 2019. Incluida en la selección de indispensables del verano 2019 de la ACBD (Asociación de Críticos y Periodistas especializados en Bande Dessinée de Francia). Como podéis ver, recomendar este álbum no es sólo cosa mía.

Reseña: Marvel Gold. Los Nuevos Mutantes Vol. 1, de Chris Claremont y Bob McLeod

A Charles Xavier, fundador de La Patrulla X, cada vez le preocupaba más y más ir perdiendo en cada aventura a nuevos estudiantes; el primer Ave de Trueno murió en su segunda misión y Fénix se suicidó… En un ataque de la raza de Los Brood, Xavier creyó que todos sus X-Men perecerían. Estuvieron a punto. Y entonces empezó a elucubrar, cosa que le sumió en una medio depresión donde juró no volver a poner en peligro a más jóvenes mutantes. No obstante, su amiga y colega, Moira MacTaggert finalmente lo convenció para reabrir la escuela y así ayudar a jóvenes mutantes a tener «una vida normal». Todo se debía en realidad a una carta que Reed Richards (Mr. Fantástico) escribió sobre la necesidad de que Karma (Xi’an Coy Mahn), de algún modo fuera capaz de controlar sus tremendos poderes. La chica ya había comentado que ante tanta locura sus alternativas de vida eran, o El Club del Fuego Infernal, o Magneto. Ya veis, lo que es no saber. De guatemala a guatepeor. El profesor Xavier decidió acoger a aquella alma sin rumbo y entrenarla y educarla en el uso de sus poderes especiales. Pero jamás, jamás, la enviaría al combate…

Si algo te gusta, indaga. Casi todo tiene una base profunda y estable. Trascendente. No es, un día un autor o varios autores dicen: ¡Hey, vamos a hacer una serie sobre unos niños mutantes! Y tal cual… Sí que es cierto (y al que le gusta escribir, lo sabrá) que hay personajes que una vez creados, cobran vida. Consciente o inconscientemente dentro del creativo, piden paso, y quieren papeles en primera línea. No quedarse en el olvido. Y así fue como después de su primera aventura en Marvel Graphic Novel #4, la última generación de mutantes ocupa un lugar en la mente central de los autores pidiendo paso (otra vez). Se crea una serie principal solo para ellos. Encontramos así al Profesor Charles Xavier con la idea de volver a habilitar su Escuela para Jóvenes Superdotados con una nueva generación de estudiantes, que va rescatando por cada lugar del planeta.

Un equipo que se instala en la Mansión X, donde se convierten en un equipo de refuerzo para los X-Men. Karma, Bala de Cañón, Mancha Solar, Espejismo y Loba, son los componentes primarios de dicha formación. Con el paso del tiempo, otros integrantes se sumarán al equipo tales como Magma, una princesa amazónica; Cypher, un joven «traductor»; Magik, la joven gobernante del Limbo; y el alienígena Warlock, mi personaje favorito en aquellos años de mi niñez donde disfrutaba con cada número en el que salía. Además, que me gustaban bastante los principales enemigos que tenían. Los Infernales (Hellions), alumnos de Emma Frost, en ese entonces, la Reina Blanca del Club Fuego Infernal. Esos a enfrentar, los originales fueron: Émpata, un arrogante joven español con la capacidad de detectar y manipular las emociones de los demás; Catseye, una chica americana que podía transformar su cuerpo en una felina morada y cambiar su tamaño; Jetstream, un marroquí que generaba bioenergía térmica y se movía a velocidad sobrehumana; Roulette, una chica de Atlantic City que podía influir psiónicamente; Tarot, una lyonesa que podía manifestar mentalmente las imágenes de sus cartas de tarot; y un segundo Ave de Trueno, hermano menor del fallecido John Proudstar, el original Ave de Trueno, que poseía atributos sobrehumanos y una tremenda capacidad de curación. Un equipo de villanos a la medida casi siempre, que es lo que importa.

Un Marvel Gold, uno de los integrales más deseados por muchos desde que empezó dicha época de grandes publicaciones del pijameo. Los Nuevos Mutantes que acaba de editar Panini Cómics, los inicios como grupo de Karma, Bala de Cañón, Mancha Solar, Espejismo y Loba, así como los primeros diecisiete números de su serie, más algunos one-shots en los que participaban y ayudaban (o perjudicaban, todo hay que decirlo) con sus apariciones. Viviendo en un mundo donde dominar sus poderes mutantes y crecer en un mundo que los odia por sus increíbles diferencias con el ser humano de a pie. Una serie magnífica que muchos disfrutamos de pequeños, siendo una de las más leidas y buscadas en los kioscos de entonces. Finales de los 80s, en mi caso. Y como no recordar ser uno de los pocos de mi entorno que conseguía cada grapa que llegaba, gracias a mi amistad con el librero. En aquellos años, algunos podían tener cierta envidia, pero el caso no era siempre tenerlos. Eran años de gran amistad y solidaridad entre amigos, y como no había abundancia en la redundancia, pues para leer más, más cantidad de series, nos prestábamos unos a otros como si ni hubiera un mañana.

Así que me siento feliz. De algún modo sabía que esto llegaría. Marvel Gold: Los Nuevos Mutantes es uno de los tomos más deseados por los fans de los mutantes, además, de lo que está por llegar. Casi setencientas páginas a un precio genial, por lo que supone, con todo lo ideal para iniciarse con los jóvenes mutantes.

Chris Claremont en estado de gracia.

Reseña: Horologiom (Integral 1), de Fabrice Lebeault y Florence Breton

En el mundo de Horologiom, la mecánica reemplaza los comportamientos humanos. En este mundo de reloj (de ahí el título de la serie), todos deben ser re-ensamblados regularmente por medio de una llave vieja, bien plantada, en la parte posterior, para así desterrar toda pasión humana (amor, emoción, compasión, ¡hasta defecación!, compensada por la absorción de un «triángulo negro», etc). Pero en este mundo férreo y demasiado bien regulado que como tal, puede despertar en el lector cierta inquietud, destaca un nuevo granito de arena: un joven malabarista llamado Mariulo, quien ya descubrimos desde un principio que tiene el don de dar por saco a tan hermoso y poderoso estado mecánico.

Una vez más, Ponent Mon publica en español una maravilla del cómic europeo de Ciencia Ficción. Uno de esos, que de otro modo, rara vez veríamos publicado por estos lares. Horologiom es el título con el que se reveló Fabrice Lebeault y demostró su talento, con un premio en el Festival de Angoulême. Con un tema súper de moda en el mundo tecnológico y atractivo para todo amante de las utopías, robots, y futuros más cercanos que lejanos; la fauna mecanocrática que rastrea imperfecciones y extermina a los desviados, aparece aquí como mandatarios de la historia. Horologiom es una ciudad totalmente regida por las leyes de la mecánica. Cada habitante tiene una llave en la parte superior del cráneo que solo los robots son capaces de alcanzar y regular. Así, las emociones y los llamados comportamientos primitivos, están prohibidos. Pero ser miembro de la Gran Rueda conduce a la «mecánica», los «levantadores» son responsables de verificar y mantener las claves de cada ser. Las «aurículas» son cabezas de robots oyentes con dos cabezas que permiten el espionaje. Los «altruistas» son policías en monopods de un lado para otro. Los «sombreros negros» son funcionarios ultra celosos. Los líderes «laicos» ven su tarea complicada por un marco religioso, dirigido por un «predicador», que anima la adoración dedicada a la «Gran Rueda». Es entonces cuando la ahijada rebelde Sacharine, que pertenece a este curioso clero, ayudara a Mariulo en su huida de la represión.

¿Mis sensaciones? Diría que, sobre todo, Horologiom, es una serie de investigación tanto gráfica como de trama. La belleza y la creatividad de las decoraciones, los personajes, el alivio traído por los colores básicos prevalecen ante un lector al que se le gana con una amplia gama de decoraciones variadas, aéreas, subterráneas y, por supuesto, la ambientación. Una ambientación súper conseguida. ¿Y no debería ser eso el plato principal de una historia de CF? No obstante, Horologiom es una trama lenta. Para degustar con cuchara. La acción progresa poco a poco (durante los procesamientos, sobre todo) y tienes que entrar en todo lo que se comenta para no aislarte. Pero debido a que lo tenemos en formato recopilatorio, sabemos que tenemos bastante más por delante. Y podemos seguir degustando una historia que gusta. No sé yo como hubiera sido el tema si me hubiera puesto con ella en álbumes sueltos… Mas, insisto, esta fantástica ciudad, con un gran despliegue vertical, revestida de torres con cúpulas cónicas flojas y fálicas, unidas entre sí por rampas estrechas con vistas al vacío a ambos lados, sin barandillas; un universo real que atrae. Todo muy colorido a lo El Mago de Oz, encuentras detallitos muy chulos como que el vestuario de los personajes resulta ser ya un tema de investigación. Comenzando por la máscara de Mariulo, ese chico guapo, ese héroe que parece nacido para llevar a cabo la próxima revolución.

Este primer volumen recopilatorio contiene los cinco primeros álbumes de la serie. En El Hombre Sin Llave se nos presenta la dictadura donde varias facciones están tratando de llegar o permanecer en el poder. La policía religiosa espía y Mariulo (una persona sin llave) llega a Horologiom. Así llegamos a El Instante del Damokles, en el que el comité religioso y las fuerzas civiles libran una lucha despiadada por encontrar a Mariulo. Nahédig es un episodio correcto, donde los diferentes protagonistas juegan al gato y al ratón. Alianzas, tramas, las traiciones están en el programa de La Noche del Remozador, un escenario que se prolonga (todo gira en torno a la historia del Remozador, y gusta saber más del pasado del héroe de la serie) para deparar en El Gran Engranaje, que cierra este primer volumen integral de la serie. Con un final inesperado que pone en tela de juicio toda la visión que uno podría tener del mundo de Horologiom. Se ve que el editor lo tuvo en cuenta y por ello el primer recopilatorio compila hasta aquí.

Me encantó. Me dejó perplejo. Y con hambre de más. Una serie de alta calidad. Un éxito innegable que deberíais descubrir.

Reseña: Batman/Lobo (Integral), de Alan Grant, Simon Bisley y Sam Kieth

Con el beneplácito de ECC Ediciones, los aficionados al cómic más macarra hemos podido ir recuperando cositas muy difíciles de encontrar. Magníficos integrales de Superman, Wonder Woman, Batman…, pero también otras chuladas para el aficionado más cetrino como las aventuras de Lobo. Pero no, ahora en serio, ¿pero qué demonios estáis haciendo todavía sin saber de él? Lobo es el macarra al que siempre me refiero en mis recomendaciones de cómics con dibujazo, guiones humorísticos, desdichados, desenfrenados, sin necesidad de recurrir al cómic independiente. Suponiendo que de Batman sabéis un rato, de Lobo os diré que da miedito estar en su contra. Un personaje con el que te ríes, disfrutas viéndolo dar palos y todo lo que puedas imaginar. Un antihéroe del que siempre se ha dicho que para nada goza del simbolismo de Superman o la profundidad de Batman.

Lobo es un personaje de ficción que aparece en los cómics publicados por DC Comics, creados por Roger Slifer y Keith Giffen en su día (junio de 1983). Pero del que Alan Grant supo sacar el máximo jugo. Un alien que trabaja como mercenario interestelar y cazador de recompensas, haciendo honor a su estereotipo macarra. Ese tipo odioso, acometido de músculos hasta las orejas, que podías encontrarte montado en moto en una vía interurbana de los 80s… Pero, ¿y si tres maestros consagrados como Alan Grant, Simon Bisley y Sam Kieth hubieran hecho una miniserie donde el Caballero Oscuro se cruzara con el macarra de cara pintada? Pues quedaría una maravilla. Una miniserie guapetona que ahora ECC Ediciones recopila en formato integral. O mejor dicho, la recopilación de dos historias en las que intervienen estos dos grandes iconos DC. Con unos argumentos condensados pero muy bien pensados para desarrollar buenas tramas en muy poco tiempo. Una virtud sólo al alcance de unos pocos.

Y quizás debería comenzar diciendo que unos mis más adorados ilustradores es Sam Kieth. Desde muy pequeño adoro y persigo su trabajo. De hecho, diría que me inspiró para esos pocos momentos que dediqué a dibujar. Pero también me considero muy fan de todo lo leído de Lobo, y de una década acá, Batman. Sí, soy de los más recientes lectores por que nunca me cayó bien. Pero con la madurez todo llega. Y es que también me gusta bastante todo lo hecho por Simon Bisley…

Batman/Lobo Integral contiene el númerito del mismo nombre donde ambos chocan por primera vez. Un especial de Otros Mundos (Elseworlds), donde el Joker contrata a Lobo para asesinar a Batman, y si puede, de paso, que deje Gotham City hecha una ruina. También se aporta los dos números de una miniserie llamada Deadly Serious donde ambos forman tándem para enfrentarse a un ente alienígena capaz de poseer a cualquier fémina y convertirla en artífice de la devastación absoluta. Quién dice fémina, dice chica callejera molona, provocadora, que fuma, bebe y mata personas por doquier. Algunos tarantinescos las llaman «strippers».

Como decía, amo a Sam Kieth y a estos dos personajes involucrados. He estado esperando un tomito asi, con estas historias, desde hace tiempo. Librarme de estas tramas en grapa. Y es que uno obviamente ya se volvió con los años un poco sibarita y quiere tenerlo todo-todito-todo en la mejor edición. El Alan Grant-Simon Bisley de su mejor época, y a un Sam Kieth pletórico, firmando aventuras conjuntas de dos de los personajes más dispares de DC Comics. Entre las novedades del mundo del cómic, siempre hay tomitos-joya de los que merece la pena hablar por su relación calidad/precio. Este es uno.

Y por cierto, aquí vais a encontrar el que es para mí el mejor Batman dibujado.

Buena salud para todos.

Reseña: La Chica de Nieve, de Javier Castillo

Hace tiempo leí de este autor uno de sus libros, siendo sincera, debo decir que no me gustó mucho. Ni siquiera me tomé la molestia de reseñarlo. Pero esta vez es diferente. Cuando vi su nueva novela decidí leerla. Los años de lectora me han enseñado que algunos autores van madurando en su forma de narrar y quise comprobar si Javier Castillo lo había hecho. Lo que no me gustó en aquella ocasión fue encontrarme dentro de un thriller, personajes raros. Aunque en verdad podría decir que tenían un punto de original, sin embargo, le quitaban credibilidad a la historia. Se veían demasiado fantasiosos. Yo siempre he creído que si vas a contar un drama hay que hacerlo lo más real posible y en esta ocasión, con La Chica de Nieve, lo logró. Sus personajes desbordan credibilidad, los sientes como si no formaran parte de la invención de su autor y eso me gustó mucho. Por que con ellos empiezas a creer en la historia. Menos decorado, más realidad, más humana.

Nueva York, 1998. Kiera Templenton, de tan solo tres años, desaparece en la cabalgata de Acción de Gracias. En el 2003, cuando ella habría cumplido los ocho años, sus padres reciben una cinta VHS en cuya grabación puede verse a la que parece ser Kiera jugando en una habitación. Es entonces cuando deciden contratar a la periodista Miren Triggs, que seguirá una investigación paralela a la de policía. Lo que no saben es que esta periodista guarda un pasado lleno de incógnitas tan intrigantes como los de Kiera. Aquí empieza una novela repleta de interrogantes. ¿Sigue entonces viva? Y lo más importante: ¿quién se la llevó? Deberéis sumergiros entre sus páginas para saber la verdad.

Novela repleta de suspense, con un fondo romántico y tintes policíacos. No estamos tan solo ante una historia de unos padres desesperados por la desaparición de su hija, tras ese drama, el autor nos adentra en otras tramas que se van entretejiendo formando una unión con coherencia y sentido. Usa una narrativa sencilla sabiendo enganchar al lector. Deseas, según vas leyendo, saber más. Todo el peso del misterio recae sobre los personajes, como van avanzando en la investigación, tanto es así que nos llegamos a interesar más por lo que nos van sugiriendo que en la propia desaparición de la niña. Nos convencerá esa transformación que viven unos padres ante la pérdida de una hija. Todo el sufrimiento y la vuelta hacia la esperanza de encontrarla de nuevo. Seguiremos intrigados con esa periodista que guarda un secreto, el motivo de que no se rinda en su búsqueda. Junto a ella fondearemos el mundo del periodismo y su sensacionalismo, el negocio que hay detrás de cada desgracia.

Un ritmo trepidante mantiene el interés de otras tramas secundarias. Los saltos temporales bien identificados en cada comienzo de capitulo hacen la lectura más cercana dándole una perspectiva interesante. Esta vez sí puedo decir que me ha gustado el misterio, su suspense, pero sobretodo entender que los periodistas a menudo son acusados de sensacionalismo y de pensar en lo negativo. Pero en esta novela podemos ver que esto es solo la punta del iceberg. El autor desea mostrarnos que lo malo siempre pasa inadvertido y que debajo de la superficie hay algo mucho peor esperando.

Buena historia. La recomiendo.

Reseña: Star Wars. Era de República – Villanos, de Jody Houser, Luke Ross y VVAA

Planeta Cómic continúa su buena obra de traernos las mejores historias de Star Wars y tras el tomito recopilatorio Era de República – Héroes llega Era de República – Villanos; el otro lado, el lado oscuro. Si los cómics de Era de República nos han enseñado algo, es que las precuelas y sus homólogos siguen siendo las historias más buscadas. Las vibraciones nostálgicas son fuertes, por que además la premisa es atractiva: ¿Quién hubiera pensado que leer una historia sobre el Conde Dooku, Darth Maul o Jango Fett nos haría soñar con la idea de George Lucas regresando para hacer películas sobre ellos? La idea está ahí, y gracias a Jody Houser y Luke Ross, al menos tenemos una idea de como son los villanos más peligrosos de la galaxia, ahora recogidos en un tomito recopilatorio de una miniserie sobre ellos.

Aunque a muchos guste y otros incluso les duela, estamos ante una nueva Era Star Wars. Y en cómic eso se resume a una serie épica de aventuras que une a personajes favoritos de muchos de nosotros de la tan denostada primera trilogía. En Star Wars: Era de República – Villanos estaremos leyendo a los malos. Iluminando las figuras más oscuras de la Antigua República, y se comienza con Darth Maul, un arma viviente de ira y sed de sangre (que en mi opinión aún no ha sido bien aprovechado en pantalla), un Maul que acecha en las sombras de Coruscant esperando su oportunidad de atacar a la Orden Jedi. Pero el señor Sith lucha por contener su deseo de destrucción, y cuestiona los deseos de su maestro metódicamente. La pregunta es, ¿podría Maul haber seguido otro camino en la vida, o siempre estuvo destinado a recorrer el lado oscuro? Todo se profundiza aquí..

¿Y por qué importa esto? Por que mola. Los héroes ya tuvieron su tiempo para brillar y ahora le toca a los villanos. Esta colección continúa mostrando que Jody Houser tiene un control absoluto sobre personajes de ambos bandos, y que andaba deseando crear nuevas historias sobre ellos. En especial, sobre todos los que ahora andan muertos. Star Wars: Era de República es una buena colección de dos tomitos recopilatorios (por el momento) que todo fan debería tener. Me atrevo a decir que me gustó más este Villanos, por la dureza que se requiere para ciertos personajes, y así se sirve. Además Era de República, en su conjunto, me parece una obra más adictiva que la colección Héroes leída recientemente.

Jody Houser hace un buen trabajo también con los personajes principales aprovechando las motivaciones de cada uno hacia las órdenes del Emperador. Aquí nadie se casa con nadie y eso mola. Es real. Me encanta el inicio con un Darth Maul en una historia ambientada antes de La Amenaza Fantasma. Involucra al Emperador que parece estar empujando a Maul para probarlo, llenándolo de ira a tope y por lo tanto se vuelve más poderoso. Una escena clave cuya ubicación creo recordar salió ya en Rebels. Bastante oscura y premonitoria. Después está la historia de Jango Fett, que presenta a su joven hijo clon, Boba. Se trata de Jango educando a su hijo, que es algo que realmente no habíamos visto antes. Una historia no contada y con motivaciones interesantes. El siguiente es el Conde Dooku, con mi argumento favorito, donde los guionistas revelan a un hombre que puede parecer viejo, pero en muchos sentidos, es tremendo. Se encuentra en un próspero planeta llamado Sullust y está haciendo todo lo posible para mantenerse discreto; pero el guionista integra algunos elementos divertidos que incluyen una especie de rebelión, un Jedi y un trasfondo que nos lleva a los verdaderos pensamientos que Dooku tiene en la cabeza. Magnífica.

La historia del General Grievous se adentra en la psique de este híbrido humano-robot y juega con los elementos Jedi y muestra cuán profundo es el universo de Star Wars y cuántas historias aún se pueden extraer de épocas anteriores. Por último, pero no menos importante, se añade el Age of Republic Special que se centra en Asajj Ventress, Mace Windu y Jar Jar Binks. Historias cortas y fieles sobr estos extraños personajes. La historia de Ventress, dibujada por Carlos Gómez, es la más entretenida con diferencia. Y todo con un excelente arte de Luke Ross, acompañado de grandes coloristas y entintadores, que nos otorgan entornos y mundos vívidos y creíbles.

Para fans, muy recomendable.

Reseña: 100 Balas. Libro 01 (Integral), de Brian Azzarello y Eduardo Risso

La serie que recomiendo hoy puede ser la única que conozco que le ha gustado a todo el mundo a la que se la conté en su día. Y la recomendaré siempre. Siempre que alguien me pregunte qué serie cerrada es para ti la mejor, de superhéroes o no. Probablemente, hasta el resto de mis días, y con permiso de mi amada Astro City (que aún siguen saliendo historias), creo que siempre diré 100 Balas. Y como cuando el río suena, agua lleva, 100 Balas es claro ejemplo de ello. Una historia de la casi siempre magnífica y extinta editorial Vertigo, que ahora ECC Ediciones recupera en unos magníficos integrales. Un formato genial, vistoso y económico en comparación de una magnífica trama. Un compendio de historias que forman un todo, mejor dicho. Este Libro 01 de cinco reedita por completo la maravillosa serie del guionista Brian Azzarello y el dibujante Eduardo Risso. En este inicio, lleva los números del #1 al #19, una historia breve relacionada que se publicó en Vertigo: Winter’s Edge #3, además de una de sección especial de bocetos del maestro Risso.

100 Balas no es un cómic cualquiera, es un cómic real, con sucesos totalmente creíbles de ahí su grandiosidad. Maneja constantemente la máxima de, Si tuvieras la oportunidad de tomarte la justicia por tu mano contra alguien que te ha hecho daño (o a los tuyos) y pudieras salir indemne de ello, ¿lo harías? Los culpables de esta obraza son el norteamericano Brian Azzarello y el argentino Eduardo Risso a los lápices. 100 Balas está muy arriba en la pirámide de los mejores cómics de todos los tiempos. No lo digo yo únicamente, es ese agua que suena tanto en el río de las recomendaciones. El crimen ha surgido con fuerza en libros y cómics en los últimos años…, por que es real. Siempre ha estado ahí. Y hasta que no te toca de cerca… Antes, por supuesto, estaban las historias de detectives y mafiosos en la década de los 50 y 60 del siglo pasado, pero parece que poco a poco volvemos a literatura…, real. La tan de moda novela negra, los thrillers conspiratorios, los argumentos donde ya no es el protagonista quién investiga sino el asesinato o el modo en que se efectuó lo que nos atrae. Novelas como las de Dennis Lehane o Jo Nesbø entre las más vendidas de un género que no para de crecer. Y es que el regreso de muchos lectores a querer leer a los grandes como James M. Cain, Dashiell Hammett, Jim Thompson, James Ellroy, Elmore Leonard o incluso Patricia Highsmith; marcan que un cómic como 100 Balas sea indispensable. Además, de otros como Criminal o Sleeper, de Ed Brubaker, historias que lo petan en ventas, y que el mundo del cine anda fijándose en ellos. No pasan de moda, por que desgraciadamente el crimen nunca pasa de moda.

Y atrae.

100 Balas plantea la premisa de qué pasaría si un agente, cuya vida ha sido arruinada, recibe cien balas irrastreables para que se asesine a quien quiera. Estas armas son entregadas por el misterioso Agente Graves, líder de una organización conocida como Los Milicianos, una fuerza parapolicial instaurada por la organización clandestina conocida como The Trust. Una serie de miembros que vamos conociendo poco a poco con el paso de las historias, aunque cada argumento se centra en casos particulares de gente medio arruinada por algo hicieron (o no), o hicieron a medias pero pagaron el pato por completo. La verdadera savia de esta obra. Casos que podrían ser perfectamente reales: el Agente Graves se aparece como el que no quiere la cosa, en la vida de un hombre marcado por siempre por tener imágenes pornográficas de niños en su ordenador, una mujer cuyo esposo e hijo fueron asesinados, un hombre que ya no es bien considerado en lo que hace por culpa de cierta ««amistad eterna» de un amigo de la infancia… Y más. Graves sabe todo sobre ellos, hasta el más mínimo detalle, lo que hicieron, lo que les sucedió, y luego, los mejores consejos a dar para que el insensato claudique. Un arma y cien cartuchos. Matar a placer. Sin rastro. La venganza por encima de todo. Librarse del rencor eterno. La policía al servicio de Graves, las instrucciones para que esos demonios caigan de inmediato, en una frase. La persona que use este maletín estará, efectivamente, por encima de la ley. Sin daños a terceros. Ni a primeros. Por que como bien se dice ahora, la mejor venganza es vengarse.

100 Balas es un cómic de personajes. De historias independientes. ¿Un misterioso hombre que entrega un maletín con cien balas irrastreables? Mr. Sheperd, ¿un Señor de la Guerra, un hombre que se encargó de llevar a cabo el cometido del Trust? Megan Dietrich, ¿una «femme fatale», mujer muy joven, cabeza de la familia Dietrich de la organización clandestina? Los Minutemen, ¿siete asesinos muy habilidosos? El Perro, El Lobo, La Lluvia, El Bastardo, El Santo, el Monstruo, El Puntero… Brian Azzarello es reconocido por el uso de un amplio manejo de las voces de sus personajes. La jerga a la orden del día. Gran cantidad de metáforas, una serie oscura, violenta, acorde a las historias al cien por cien. Y, ¿por qué ofrece esto? Porque es la misma realidad, lo que vemos hoy en día, lo que gusta al ser humano. Tramas que podrían ocurrir fehacientemente, y quién sabe si ocurrirán o no han ocurrido ya. Este es el fuerte de 100 Balas. Una serie ganadora de los Premios Eisner y Harvey. De diez.

Reseña: Batman. ¿Qué le Sucedió al Cruzado de la Capa?, de Neil Gaiman, Andy Kubert, Simon Bisley y Mark Buckingham

Todos dicen que es un homenaje, y en cierto modo lo es, pero Neil Gaiman consiguió una vez más poner a muchos en su sitio con su enorme calidad en cuanto obtení libertad para ponerse con un titulo o un personaje de renombre. Neil Gaiman es ese gran autor, uno de los autores actuales más vendidos, autor de joyas del noveno arte como The Sandman. Unido a a otra súper estrella como Andy Kubert (BATMAN, Marvel 1602), para un minievento que ya sólo por el titulo ya cautiva; quedó una trama misteriosa como es ¿Qué le Sucedió al Cruzado de la Capa?, donde el orejas picudas y su entorno se enfrentarán a un desafío nunca experimentado antes, al profundizar en los misterios de la vida, o mejor dicho, los misterios de la vida después de la muerte.

Y es que Gaiman no deja piedra sobre piedra al explorar todas las facetas y épocas de la vida de Bruce Wayne en este guión. ¿Qué le Sucedió al Cruzado de la Capa?, es una de esas joyitas de las que siempre digo que todo el mundo debería leer…, al menos, una vez en la vida. Una chulada de cómic de mano de grandes autores, tomito pequeño, formato ideal que ahora se presenta dentro de la indispensable colección para el nuevo fan como es Batman Saga. Donde ECC Ediciones está sacando todo-todito-todo del Caballero Oscuro.

¿Qué le Sucedió al Cruzado de la Capa?, vio la luz en 2009 en los cómics USA Batman #686 y Detective Comics #853. Pretendía ser la última historia de Batman contada en el funeral de éste por aquellos que le conocieron. Una idea que sí, que viene precedida de la obra de arte que fue ¿Qué fue del Hombre del Mañana?, el cómic de Alan Moore y Curt Swan de 1986 que homenajeaba a Superman del mismo modo. Pero Gaiman hace aquí una retrospectiva un tanto diferente pues Superman ni siquiera es de nuestro planeta y si durante muchos años sobrevivimos sin él, ¿quién dice que una ciudad corrupta y enmarañada como es Gotham puede sobrevivir sin el Hombre Murciélago?

Todo comienza con el funeral de Batman donde el ataúd, con el cadáver de cuerpo presente, la primera en hablar y recordar momentos del fallecido es Selina Kyle, más conocida como Catwoman. Neil Gaiman y Andy Kubert realizan un maravilloso trabajo como solo puede salir de estos dos maestros. Creando una historia curiosa y original que casi deja en mal lugar a las demás que complementan el tomo; tres numeracos más como son Un Mundo en Blanco y Negro, Pavana y Pecados Originales, todos guiones de Gaiman e ilustrados por otros grandes como Simon Bisley, Marck Buckingham o Mike Hoffman. Pero en la joyita principal del tomo encontramos una trama llena de homenajes, alusiones y humor a la trayectoria de Batman. Incluso a su obra. Con referencias más o menos explícitas a autores que se ocuparon del personaje en tiempos pretéritos, Gaiman recoge todos estos conceptos, los pone en bandeja para que los personajes principales de sus historias colaboren en un guion bastante emotivo con rememoramientos incluso a problemas de continuidad.

Desde que ECC se hiciera con los derechos de DC, de Superman y Batman, es obvio que nos lo estén trayendo todo. Incluso joyas de Vértigo y gracias a Dios, clásicos que muchos deseábamos recuperar como El Cuarto MundoJLA – La Nueva Frontera o toda una serie de titulos de antaño sobre Wonder Woman… Es normal, y así debe ser, que se hagan reediciones de estos grandes titulos una y otra vez. Nunca deben faltar, siempre han de estar disponibles. Y si lo hacen dentro de un buen formato o dentro de esa colección que te estás haciendo con todo del Caballero Oscuro, pues mejor que mejor. Una de las cosas que más admiro de una editorial es la atención al fan en lo que respecta al rescate de titulos para ser llevados a buenas cómictecas.

Las chuladas que siempre deseábamos tener o volver a leer, están llegando. En un formato genial, cartoné, de nuestros personajes favoritos en su mejor época, van llegando. Y algunas siempre vuelven, porque nunca debieron faltar. ¿Qué le Sucedió al Cruzado de la Capa?, es otro volumen chulo indispensable por guión, dibujo y colección. Que además cuenta con un buen aporte de bocetos y diseños de página de Andy Kubert maravillosos.