Reseña: En Silencio, de David Ouimet

Las ilustraciones de David Ouimet han aparecido en portadas de álbumes y libros, incluida la serie de libros Dare to be Scared, de Robert D. San Souci y otros (dónde lo descubrí yo) como la genial antología Tales of the Unnatural. El trabajo de Ouimet está aún por descubrir en nuestro país, de ahí la importancia de esta novedad más que interesante llamada En Silencio, que Minotauro Ilustrados acaba publicar. El trabajo de Ouimet fue seleccionado para el Annual 59 de la Society of Illustrator y se exhibió en el Museo de Ilustración Estadounidense en la ciudad de Nueva York en febrero de 2017. Fue todo un acontecimiento.

En Silencio, de David Ouimet, tiene éxito en la más difícil de las tareas literarias: emplear muy pocas palabras en una historia y, sin embargo, transmitir temas de gran complejidad. En este fascinante libro ilustrado, cuenta la historia de una niña sin nombre en el deambular de una vida solitaria. Una persona tranquila en un mundo cacofónico. Ambientada en un opresivo paisaje urbano distópico, nos unimos a ella en su viaje hacia la iluminación. La vibra apagada, a veces industrial, de las ilustraciones de Ouimet evoca una ciudad densamente poblada, por la que pasa nuestra joven protagonista de forma anónima. Los personajes circundantes están representados como una masa uniforme, cada uno de ellos con una máscara para ponerse en determinadas situaciones. Un guiño simbólico a nuestras propias conformidades cotidianas. Como introvertida en un mundo que valora a los extrovertidos, esta colegiala pensativa refuta la mentira de que los días escolares son los días más felices de tu vida.

Soy diferente.

Soy la nota que no está afinada.

Me pongo de ratón, me pongo gris.

Se imagina a sí misma elevándose hacia el cielo como un pájaro, pero la clave de la libertad no es un bello pájaro de bello emplumado; los libros y la imaginación le darán alas a nuestra heroína melancólica, y su lectura silenciosa y voraz llevará a comprender que los libros no son simplemente un refugio de la vida, sino una forma de entenderla. Y una posible puerta de entrada a la libertad. En tan sólo cuarenta y ocho páginas, En Silencio, crea una atmósfera rica y se centra en cultivar la resiliencia en una vida de aparente aislamiento. Hablando con el inadaptado que reside en todos nosotros, y en particular alzando a los introvertidos, refuerza maravillosamente la famosa cita de Rumi:

«Cuanto más callado te vuelvas, más podrás escuchar».

Entre ilustraciones ricamente detalladas, atmosféricas e incluso aterradoras que presentan un mundo sombrío, distópico y mecanicista donde la uniformidad sombría es la norma, la narradora en edad escolar describe sentirse incomprendida y sola. Y como es tímida y diferente, elige el silencio. Sin embargo, no todo es desesperado en esta inquietante historia: aunque el narrador parece preocupado por estar silenciado, la prota posee una imaginación viva y reconoce lo importante que es el silencio al leer, lo que se describe como liberador.

En Silencio, es un álbum incita a la reflexión. Elogiado por autores tan conocidos como Neil Gaiman, Philip Pullman y Dave Eggers; tienen bastante razón en lo de que es una historia inusual, y que permanecerá en tus pensamientos mucho después de leerla.

Reseña: Biblioteca Michael Moorcock. Elric, La Ciudad de los Sueños, de Roy Thomas y P. Craig Russell

Uno de los más potentes títulos que está sacando Yermo Ediciones son las obras de Elric de Melniboné. Un gran clásico de la literatura fantástica creado por el maestro Michael Moorcock, un maravilloso personaje que al igual que otros, ha visto la luz en formato cómic y con un trabajo (desde siempre) nada desdeñable. Y sinceramente, es lo mismo pero no es igual. De hecho, las sensaciones no se parecen en nada. Al igual que cuando lees un relato de Robert E. Howard y después lees un cómic de Conan en ningún momento tienes la sensación de estar viviendo lo mismo, pese a ser el mismo titulo que el de sus respectivas novelas. De hecho, Elric: La Ciudad de los Sueños, el tercer volumen para dicha Biblioteca Michael Moorcock creada por Yermo Ediciones, contiene la historia que dio a conocer a Elric al medio del noveno arte.

Os decía que Elric: La Ciudad de los Sueños es una adaptación al cómic de la famosa novela de Moorcock. Encontramos nuevamente a un inspirado y empecinado Roy Thomas (con sus historias de Conan a sus espaldas) adaptando para el mundo esta maravillosa historia. Los puntos más relevantes, los rescata de forma muy fiel. La base de la historia es que Elric, el último Emperador de Melniboné, está liderando a un grupo de invasores humanos para saquear su ciudad, Immyyr. Pero su verdadera intención es rescatar a su amor Cymoril de su hermano loco y actual Emperador Yyrkoon. Una de esas historias (si no la primera) del hastío de Elric, la casi predestinada destrucción de su tierra natal y su traición a todos aquellos que en teoría eran sus amigos. Contar más, sería espoilearos la historia, así que leedlo, revisadlo y leedlo nuevamente porque es una de esas pocas joyitas de Fantasía en formato cómic que salen al año.

Elric: La Ciudad de los Sueños fue la segunda incursión de Marvel Comics en el formato de novela gráfica. Un titulo de 1982 de la primera historia del Elric de Michael Moorcock que está llena de magia oscura y espadas; incluida una con gusto por las almas humanas, ya sean enemigas o amigas porque, my friends, Stormbringer siempre moló cantidad.

Roy Thomas es fiel al material original y el arte de P. Craig Russell es sobresaliente como de costumbre. Una epopeya de aventuras fantásticas que abarca mundos y que a aquellos a los que no les gusten los mundos que abarcan épicas fantásticas, aún disfrutan. Punto curioso: aunque conozco al personaje de Elric desde hace años, creo que nunca termino de conocerlo bien. Su nombre es lo que siempre recordamos pero cuando retornas a él, vuelves a descubrir cositas nuevas. Exempli gratia: no sabía que había versiones de él en una «línea de tiempo alternativa» y es que nuestro Elric se reune con algunos de sus otros «yoes» para impulsar aspectos importantes de esta trama y…

No cuento más.

Lo que hicieron y como lo hicieron Roy Thomas y P. Craig Russell con el personaje es una labor magnífica. Yermo Ediciones vuelve a traernos otra joya en tomo, otro diamante en bruto en tapa dura, un manjar para el mejor paladar comiquero, una verdadera maravilla tercer volumen de la Biblioteca Michael Moorcock, números que querrás todos a poco que conozcas uno de ellos. Una obra de una enorme calidad, diferente, con un guión de enganche como pocas veces se encuentra en un cómic de Fantasía. Donde Roy Thomas cogió la esencia, lo mejor de ello y lo llevó al formato ilustrado con la ayuda del maestro Russell, creando así una obra magna donde junto a la trama que se va tejiendo lentamente, llena de suposiciones que luego no se cumplen y que sorprenden con suspense de por medio. Y es que Michael Moorcock fue uno de los escritores contemporáneos más prolíficos e innovadores. Su obra dedicada a la Fantasía ha sido particularmente una de las más influyentes del género, y en ella ha consagrado la figura arquetípica del antihéroe atormentado y acosado por las fuerzas del destino.

Elric de Melniboné es de esos pocos eternos que aún no ha sido llevado a la gran pantalla con criterio. Aunque se rumorea que están en ello.

Reseña: Las Tinieblas y el Alba (Precuela de Los Pilares de la Tierra), de Ken Follet

Si tiene algo bueno volver a empezar la marcha tras el verano es poder ponerte de nuevo con una saga que ha hecho mella en muchos de nosotros. No me digáis que no es genial el ver las novedades editoriales del último trimestre del año y encontrar que grandes autores vienen con novedad a nuestro país. Un nuevo libro de Stephen King, un nuevo misterio de Joël Dicker, una expansión a lo ya contado en la multiventas juvenil Crepúsculo… Pero ahora parad, parad, ¡paren las máquinas! ¿Qué el señor Ken Follet viene con nuevo titulo sobre Los Pilares de la Tierra? ¿La precuela a la saga de Kingsbridge? ¿Una precuela? Jamás se me hubiera ocurrido. Y lo curioso es que ni la recordaba. Conocía la noticia de publicación sobre The Evening and the Morning hace algún tiempo, pero la había olvidado por completo. Pero, «don´t worry», casi que mejor el llevarte nuevamente una sorpresa, verlo en librerías y rápidamente llevártelo a la mesita esa que muchos tenemos junto a nuestro sillón de lectura favorito. ¿O no?

Ken Follet es de esos escritores que cambió de género para una nueva novela y encontró/amos la gloria. Les pasa a algunos y cuando se dan una serie de circunstancias brotan obras de arte. Un ejemplo de ello es George R.R. Martin, un autor de toda la vida en la Ciencia Ficción y ya veis lo que hizo con Canción de Hielo y Fuego. Es como cuando un grupo heavy compone una balada. Lo petan. Ken Follett es el autor de la exitosa novela Los Pilares de la Tierra, una historia ambientada en la Edad Media y que tiene lugar en Inglaterra. Una novela de evolución, como yo las llamo, de las que conoces a los personajes y viajas, creces y vives con ellos durante toda una vida… Y un poquito más. Las Tinieblas y el Alba se considera una precuela de ese libro. Sucede alrededor del año 1.000 d.C. (unos doscientos años que Los Pilares…) y, entre otras cosas, analiza la fundación de la ciudad de Kingsbridge. En cada una de las novelas de trilogía suele haber tres personajes principales. Yendo a tiro hecho en Las Tinieblas y el Alba está Edgar, que se convierte en constructor y planificador de barcos, Ragna, una hermosa joven con ascendencia real que viaja desde Normandía para casarse con “alguien” en las cercanías de donde nace Kingsbridge y un monje llamado Aldred, cuyo sueño es convertir la abadía donde reside en centro de aprendizaje tanto para el clero como para los laicos.

Las Tinieblas y el Alba  es una visión de una época pasada de naturaleza feudal con la realeza y la gente común conviviendo, pero dividida en cierto modo. Una Baja Edad Media pura y dura como diría un Licenciado en Historia. La Iglesia tiene poder en la sociedad y la ejerce con jerarquía y poder propio, un periodo donde el comercio está comenzando a evolucionar y las personas que se mueven diariamente en la compra-venta y la vuelven su práctica se dan cuenta que pueden llegar a ser un tipo de clase adinerada y dejar atrás por fin toda una vida de sufrida subsistencia. Las Tinieblas y el Alba comienza cuando Edgar está a punto de fugarse con una chica de la que se ha enamorado. Desafortunadamente, ese mismo dia, un grupo de vikingos asaltan la zona y matan a la joven, además de destruir la casa de la familia de Edgar y los medios para ganarse la vida. Angustiado por su pérdida, Edgar se dirige con su triste familia a una granja que se les ofrece para que puedan subsistir, la misma zona donde llega Ragna para su boda y donde el monje se encuentra en las primeras etapas de su intento de hacer de su abadía un importante centro de aprendizaje.

Así comienza una trama de encuentros y desencuentros, amores e ideales por los que luchar. Todo lo que cuente de más, lo considero «spoiler», pues sinceramente, sin ser Las Tinieblas y el Alba una obra de arte, es una novela que se disfruta un montón, hayas leído o no la trilogía a la que hace referencia. Aunque obviamente te molará más si pillas los guiños y ciertas mini-tramas que el propio autor relaciona con su anterior obra. Los buenos son realmente buenos aquí y los malos son francamente malvados, duros de corazón y viciosos. Estoy de acuerdo, quizás en esta época apenas había grises. Tres vidas se entrelazan en la historia y a lo largo de los años, vemos que cada una pasa por un sufrimiento inimaginable. Incursiones vikingas, batallas inglesas, traición, corrupción, violación y pillaje, pero también lealtad, esperanza y amor. Mi admiración por la habilidad de este autor no para de crecer. Y eso que hubo algo extraño que me liaba hasta que me acostumbré. Muchos de los nombres comienzan por W o D y… Nah, jajaj, cosas mías.

Pero es fácil. Ken Follet es maestro de la novela. Su escritura es fascinante y crea una trama bien descrita, otra vez. Tiene el don de crear vida con personajes que se vuelven reales, que los visualizas fácilmente tras su modo de expresarse. Las Tinieblas y el Alba es un nuevo volumen de un autor que llegó directamente a la cima y se mantiene en el podio gracias a una de las mejores sagas literarias de nuestros días.

Sabes que quieres leerlo.

Reseña: The Fade Out (Deluxe Edition), de Ed Brubaker, Sean Phillips y Elizabeth Breitweiser

Tuve un amigo que amaba cualquier argumento que hiciera referencia a novela negra, cine de época y entorno político-detectivesco de los años 50. La persecución de “comunistas” en Hollywood, las grandes novelas de Dashiell Hammett, Raymond Chandler y films provenientes de libros como La Dalia Negra y L.A. Confidential. Todo esto era súper ideal de la muerte para él. Y aunque yo lo criticaba sarcásticamente en días nublados, en cierto modo, me lo inculcó. O me pasó su fiebre. Pues si algo tiene el ser humano pasionario de gustos enfermizos es un inmenso poder de contagiar al de al lado. Siempre que estén en su misma onda y sean receptores abiertos, claro. El tema es que leí y vi bastantes cositas que a él le molaban, y en ese trajín de gustos que por supuesto disfruté, yo también descubrí cositas pero más de mi campo. Me topé con Ed Brubaker. Con su Soldado de Invierno, con su Criminal, su Batman: Gotham Noir, su Gotham Central, su Sleeper, su Fatale, su Velvet y su Kill or be Killed. Es decir, el género negro hecho cómic. Pero no el género negro bla-bla-blá y bla-bla-blá; el mejor thriller, el mejor cómic de espías, el jodido mejor género negro hecho cómic. Díganme ustedes entonces si tras tanto «sufrido» (os aseguro que no conozco a nadie y digo nadie que no le haya gustado ni siquiera una de las obras anteriores), nadie; cómo diablos no iba yo a pillar esta Deluxe Edition de The Fade Out que vuelve a editar Panini Cómics en su sello Evolution Cómics.

La historia tiene lugar en 1948, la edad de oro de Hollywood y el antiguo sistema de Estudios. Es una época de prosperidad de posguerra que se refleja en películas ostentosas y glamourosas en Hollywood. Durante estos días, los Estudios tenían TODO el poder y la influencia de Hollywood. Había mucho dinero en la industria del cine y dada la paranoia de la Guerra Fría, el incipiente FBI tenía un gran interés por erradicar a los presuntos simpatizantes comunistas dentro de la industria. Intereses duales de los estudios y el FBI dieron como resultado un Hollywood lleno de guionistas y actores que compitieron vendiendo al de al lado como competidor comunista, para que fueran puestos en la lista negra y eliminados.

Ser etiquetado como «comunista» e incluido en la lista negra es exactamente la situación en la que se encuentra uno de los protagonistas en The Fade Out. El otro, aún experimentando una carrera exitosa, está luchando con el trastorno de estrés postraumático de sus días en la guerra. Juntos, los dos se topan con un asesinato que se convierte en algo más grande de lo que uno puede imaginar… Un «noir» o un «hard-boiled» como la definió Raymond Chandler en su ensayo El simple arte de matar (1950); una trama oscura y violenta, pero también inteligente que nos muestra a un Ed Brubaker en su mejor momento.

Lo que hace que The Fade Out sea tan convincente es la atención de Brubaker a los detalles con respecto al período de tiempo. Leí una entrevista en la que dijo que basó esta historia en los relatos de su tío, que fue guionista de género negro durante dicho período. Todo-todito-todo te traslada a la época como hacen las buenas novelas de Hammett. Desde la jerga, la cruda descripción de la segregación de la costa oeste, las diferentes experiencias de la posguerra para los veteranos y los altibajos de la vida en Hollywood, todo se corresponde con precisión con aquellos momentos de penuria y vida. Como cinéfilo y amigo del “pasionario” que me lo inculcó, he leído libros y ojeado documentales de esta curiosa época norteamericana. En aquellos días, los actores, y las mujeres en particular, eran tratados básicamente como esclavos en la industria del cine. Y Brubaker captura ese lado feo e ignorado de los primeros días de Hollywood al explorar a los guionistas que, en última instancia, eran simples herramientas de los Estudios. Ironía negra clásica que resulta ser verídica en uno de los finales de cómic más tristes de todos los tiempos. Teniendo en cuenta, además (¡Tened en cuenta!), que esta trama se disfruta con delicadeza, paciencia, como realmente se lee una buena novela negra. Esas que aportan datos, más en los detalles y conversaciones, que en la propia prosa.

Estamos hablando de una Edición Deluxe que recopila los doce números de la serie, reparto de personajes, extras, biografías y bueno, siempre sin olvidarnos del gran Sean Phillips, alma gemela ilustradora de la mayoría de las grandes joyas escritas de Brubaker. Apoyado en un coloreado maravilloso de Elizabeth Breitweiser que lleva el cómic a un nivel grandioso visualmente. Me alegró mucho oír que se rumoreaba una adaptación cinematográfica en breve.

Así que leed The Fade Out si sois fanáticos del «noir». Leed esto si sois cinéfilos. Leedlo, si os encanta el drama criminal. The Fade Out es una maravilla que satisface a todos y obviamente acaba de posicionarse en el top de mis mejores lecturas de este odioso año.

Indispensable.

Reseña: Joker Asylum, de Arvid Nelson, Jason Aaron, Alex Sánchez, Jason Pearson, Gail Simone, Andy Kubert y VVAA

Una compilación de todo lo referente a la trama Joker Asylum es lo que se puede devorar en este tomo. Y aunque todo comenzó con una miniserie-elenco de cuatro numeritos donde los mejores creadores sacaron adelante una serie especial semanal protagonizada por los villanos más grandes de la galería de némesis de Batman; cada número contaba una historia independiente que brindaba a los lectores una mirada al interior de las destrozadas vidas de los mayores adversarios del Caballero Oscuro. Mas, lo que mola-mola-mola de verdad, es que las tramas están narradas por el principal maníaco homicida de este mundo, el Joker. Todo muy al estilo Tales from the Crypt (Historias de la Cripta), Joker Asylum es un volumen recopilatorio muy tocho que ECC Ediciones recién edita, un tomaco que profundiza en los peores enemigos de Batman de la mano de autores tan destacados como Jason Aaron (Scalped), Jason Pearson (Wetworks), Gail Simone (Batgirl), Joe Quiñones (Dial H de Héroe) o Andy Kubert (Flashpoint), entre otros.

Una antología de relatos que empieza muy potente, con sucesos sobre la vida de Hidra Venenosa, Dos Caras, el Espantapájaros, el Sombrerero Loco, Pingüino, Harley Quinn, Riddler, Killer Croc, Clayface… Cada trama centrada en un villano, el Joker actúa como narrador de fondo pero también es el protagonista de inicio. Aparece en la primera historia y luego a lo largo de los siguientes números va presentando a los demás. El equipo creativo cambia con cada capítulo, cada uno brinda una profundidad interesante y giros a lo que ya conocemos de cada villano. Drásticamente diferente, se centran en varios temas como el amor, los rencores, la corrupción y la moralidad. Cada historia nos recuerda por qué estos villanos son tan populares, pero también qué es lo que les impulsa a ser malos como demonios. Y esa parte mola un montón. Las historias de Hiedra Venenosa y Pingüino son muy normalitas, pero cada una termina con una nota escalofriante, interrumpida al estilo Joker, con final humorístico. Provoca que quieras más. No obstante, lo que se cuenta sobre Dos Caras es súper chulo, una trama con doble moral, que si hubiesen sido realmente los sucesos que conocemos de él, quizás estuviésemos hablando del mejor/peor enemigo del orejas picudas, uno de los personajes malos-malutos mejor creados.

Opción múltiple: ¿bueno o malo? La mayoría de las primeras tramas que se tratan en Joker Asylum cuentan con esa tesitura. Involucran la participación del lector para determinar el resultado, con algunos finales reguleros, otros curiosos, otros maravillosos y alguna que otra joyita como he contado antes que capturan a la perfección la psique del paciente/víctima/asesino a tratar. Además, quizás valga la pena echarle un vistazo a Joker Asylum como introducción para lectores que no están familiarizados con estos personajes, para así conocer de qué pie cojea cada uno. Algunos guiones hacen un trabajo increíble al explorar la oscuridad del personaje y su inquietante patología. Pero este súper integral -que no me cabe duda que está hecho para ti, si has leido la reseña hasta aquí-, además contiene toda una serie de continuaciones, sagas y miniseries que derivan de la proposición del Joker de contarnos las “voladuras” de los malhechores más prestigiosos de Gotham. Esta genial edición recopila todo lo que brotó de esa pionera idea. Véase, Joker’s Asylum II #1-#5 USA (la continuación a la primera miniserie que hace lo mismo pero con más villanos), pero también toda una serie de números concretos o arcos argumentales de otras colecciones donde por H o por B se hacen referencia o extienden lo contado a lo presentado en Joker Asylum; véase los incluidos aqui: Batman #23 USA, Batman and Robin #23 USA, Detective Comics #23 USA, Batman: The Dark Knight #23 USA, Batman: The Dark Knight Annual #1 USA).

Un volumen que cuenta además con un arte tan perturbador como lo que proponen los guiones de Arvid Nelson, Jason Aaron u otros tantos guionistas con los que cuenta el tomo. Ilustraciones que parecen hechas a medidas para con la pérdida de cordura a tratar. Arte tosco y esquemático del artista Alex Sánchez, una provocativa y estilística, esun buen ejemplo de sintaxis adecuada para dibujo y guión. Liderando lo que otros muchos ilustradores proponen.

Joker Asylum es para colmo, un material y excelente ejemplo de cómo Batman es creado por sus villanos. Profundiza en su mentalidad y muestra las formas en que el héroe podría inclinarse fácilmente hacia el lado más oscuro y retorcido de la moralidad. Sin embargo, aunque Batman aparece en algunas historias, es en gran medida un personaje secundario, narrado desde el lado de la villanía. Esta perspectiva le da al tomo un aspecto muy interesante, una visión retorcida y potencial, una lectura fresca y curiosa, una valioso añadido a la colección de cualquier fan del Caballero Oscuro.

Reseña: Marvel Héroes. Doctor Extraño. Relatos Extraños, de Peter B. Gillis, Sal Buscema y VVAA

Eah, pues vamos a decirlo ya: el tomo recomendado que todo el mundo estaba esperando sobre Doctor Extraño ya está aquí. ¿Relatos Extraños? ¿Por qué? Muy fácil. Se esperaba como agua de mayor un buen tomo recopilatorio de la etapa del guionista Peter B. Gillis, donde el Doctor Extraño casi que es otro. Ahora más tenaz, duro, el Hechicero Supremo con un parche en el ojo y desplegando a más no poder el uso de la magia negra. Una etapa maravillosa ahora recogida en un integral que recopila los primeros diecinueve número de Strange Tales, Doctor Strange #74-#81 y Doctor Strange: Sorcerer Supreme #1-#4; lugar donde se le va la pinza del todo. Es más, podéis mirar webs norteamericanas donde se pide consejo sobre lo mejor de lo mejor de Strange y raro es el que no aconseje esta etapa.

Pues Relatos Extraños hace, sin duda, referencia a aquella serie antológica de Marvel Comics. Un título que fue revivido de diferentes formas y en múltiples ocasiones. Y donde Doctor Extraño y Nick Furia, agente de S.H.I.E.L.D., hicieron su debut. Un escaparate para las historias de CF y Suspense de los maestros Jack Kirby y Steve Ditko, y para la obra pionera del escritor e ilustrador Jim Steranko. Y aquí es donde algunos se dará cuenta que el Doctor Extraño tiene una larga historia en Marvel. En mi caso, por ejemplo, a poco que veo a alguien medianamente interesante en el personaje, rápidamente acudo a mostrarle todo un mundo de posibilidades e historias por descubrir. Da igual si queréis profundizar en Extraño después del film en solitario de Benedict Cumberbatch o tras disfrutarlo en Infinity War o EndGame (dónde para mí lo peta). El caso es que el Maestro de las Artes Místicas es obviamente uno de los mejores superhéroes (si se le puede llamar así) jamás creado en la Casa de las Ideas.

Doctor Extraño: Relatos Extraños recoge una maravillosa época-aventura larga del personaje. Esta parte vio la luz a mediados de los 80s donde casi cada colección de cómic contaba con un a día de hoy reconocido maestro del noveno arte, ya sea en guión o ilustración. Este tomo se inicia con los últimos números de Doctor Strange (#74 al #81), que dan pie al reinicio de la serie con Strange Tales #1, en los que entramos de lleno en una aventura del Hechicero Supremo junto a Capa y Puñal. Lo aclaro ya porque después vienen las eternas preguntas: está bien comenzar aquí incluso si no has leido nada antes o incluso si no te has sumergido en la saga del Barón Mordo o no has entendido bien el papel de El Anciano (mentor de Extraño y predecesor como Hechicero Supremo).

Como os decía, Doctor Extraño: Relatos Extraños recopila la totalidad de la carrera de Doctor Strange en la revivida Strange Tales, y da pie a una serie de encuentros y desencuentros que vuelven las cosas (contadas hasta el momento) un poco confusas. Dado que Extraño ha regresado de una tremenda batalla, exhausto y sin poder, y su Sanctum Sanctorum ha sido golpeado y muchas de sus armas y artefactos destruidos con tal de detener a un hechicero rival. Y todas las cosas que esos artefactos mantenían a raya ahora están tratando de volver a funcionar…, pero requieren su tiempo. Por lo que son tiempos desesperados que requieren medidas desesperadas, y Extraño se ve de pronto interesándose por el Lado Oscuro para sobrevivir al cansancio y al horror que le acecha constantemente. Abrazando los peligros del sopor y… la magia negra.

Pero, espera, espera, desde sus inicios fue descrito como un practicante de magia negra, ¿no? ¡O así lo llamaron! ¡Incluso como nigromante! ¡Dios mío…, acabo de matar a mi primer hombre!, llega a exclamar entre lágrimas, muy afectado por lo sucedido. Aunque es obvio que se ha olvidado de los hombres, demonios y seres varios que ha derribado a lo largo de los años. Y también hay bastante de: ¡Debo negarme a mí mismo los placeres del amor! Cosa que estaba pasando después de varios “tonteos” con su discípula/aprendiz, Clea. Pero lo que mola-mola-mola, de verdad, es como estos guiones de Peter B. Gillis se encaminan al más puro de Terror de Lovecraft.

Rituales a impedir, ocultismo y seres que no debieran haber pisado nunca nuestro planeta. La parte en la que Extraño se une a un viejo enemigo del Primigenio para atacar a la peor de las fuerzas oscuras, que resulta ser nuestro viejo amigo Shuma-Gorath, es espectacularmente soberbia. Tras tragarse una tonelada de oscuridad y fusionarse con Arioch (¿Señor del Caos de las obras de Moorcock?), nos topamos con pulp a raudales, almas torturadas, ritos ancestrales, la oscuridad a un paso para dejar atrás tanto sufrimiento… Horror, suspense, acción, romance y fantasía oscura con una pizca de elementos de carácter lascivo, violencia y erotismo.

Sí, la etapa de Peter B. Gillis con Doctor Extraño, es notablemente buena. Esta sí es mi taza de té.  Todo funciona.

Reseña: La Mennulara (Novela Gráfica), de Simonetta Agnello Hornby y Massimo Fenati

Quizás es bueno que ciertas obras cambien de formato con tal de que lleguen a más gente. Después uno/a buscará más o no si le interesa. Pero al menos será consciente de su procedencia y tendrá esa opción de «expandirse», tal vez de conocer más, o simplemente de verlo resuelto de otro modo. Me ha pasado con La Mennulara que acaba de publicar Planeta Cómic en formato novela gráfica. Una joyita que he degustado en unos cuantos viajes en metro. Esos, en los que me evado de todo y disfruto de mis lecturas.

Simonetta Agnello Hornby siempre ha sido vinculada a la profesión de abogado pero gracias a su pasión por la escritura y el compromiso de apoyar las causas de los menores, víctimas de violencia doméstica y marginados, fue galardonada con la Orden de la Estrella de Italia de rango oficial, mención honorífica que otorga el gobierno italiano. Nacida en Sicilia, vivió muchos años en Londres, y debutó en el mundo literario con la novela de La Mennulara, nada más y nada menos que a los 57 años. Con un best-seller traducido a diecinueve idiomas, un gran éxito internacional que ahora se convierte en novela gráfica gracias a las ilustraciones de Massimo Fenati.

Os puedo aclarar que La Mennulara en este formato es una obra respetuosa con el original, pero también es cierto lo que se aclara en la sinopsis: en cierto modo es autónoma y diferente, y viene enriquecida con algunas escenas inéditas, un «capítulo perdido» que no estaba presente en la novela tal y como se conocía hasta ahora.

La Mennulara nos traslada a los años 60 del siglo pasado. En la Sicilia de El Gatopardo, ahí siguen los señores y los criados, y a su alrededor, la gente que, temerosa, cuchichea sin cesar y cree saber «toda la verdad» sobre los demás. Pero los tiempos han cambiado, y esa gente ya no teme tanto a los poderosos de antaño, ni a esa nueva ley del silencio que se impone cuando asoma la huidiza presencia de la mafia. Llegamos entonces al 23 de septiembre de 1963, cuando en el pueblo siciliano de Roccacolomba, fallece la Mennulara, así llamada por haber sido en su niñez una hermosa recolectora de almendras.

Durante toda su vida, hasta el mismo día de su muerte, se dedicó a servir con una lealtad que rayaba lo enfermizo, a la acaudalada familia Alfallipe. Pero ¿cómo se explica que con el tiempo se convirtiera en administradora de los bienes de sus amos? ¿Y por qué éstos se resisten en un principio a cumplir sus últimas voluntades? En el pueblo no tardan en desatarse los chismorreos: unos la maldicen, otros la veneran, piezas de un rompecabezas y voces que nos van dando forma a la imagen fragmentada de La Mennulara, para componernos así, y poco a poco, el espléndido retrato de una mujer inolvidable.

Y mientras va desvelándose el misterio que la envuelve, su figura emerge, poderosa, en un universo rural y opresivo, donde muchos intentan alejarse de un pasado que se resiste a morir y una modernidad que nunca acaba de llegar.

Los dibujos de Massimo Fenati recuerdan la clara línea de la BD y tienen el encanto del dibujante estadounidense moderno. Durante el último encuentro en el Circolo dei Lettere recordó su gran amor por el Tintín, de Hergè, descubierto en su infancia, del que admiraba el trazo limpio y a la vez detallado y rico. Otro autor importante en su formación fue Quino, el creador de Mafalda, cuyos dibujos animados aprecia especialmente y de los que aprendió a hacer los personajes en el papel, dándoles carácter, algo que no es tan simple e inmediato de expresar solo a través del dibujo.

En La Mennulara se ve claramente dicha inspiración.

Durante el mismo encuentro del Circolo dei Lettere, Simonetta Agnello Hornby afirmó que la historia de La Mennulara le fascinó mientras la escribía y aún hoy le gusta leer la novela gráfica de Massimo Fenati, pues aclara que no es un thriller, pero hay bastante misterio en dicho relato visto así. Mencionó también, que fue un nuevo descubrimiento para ella pasarse al mundo del cómic, y por eso decidió que libro y novela gráfica fueran algo diferentes. En especial, la forma de expresar la historia.

La Mennulara, la premiada novela debut de Simonetta Agnello Hornby, se ha convertido en novela gráfica. No tenéis excusa para pasar un buen rato.

Reseña: Biblioteca Conan. La Maldición del No Muerto y Otros Relatos, de VVAA

En ocasiones, uno clama al cielo por la hipocresía de la gente. El desagradecimiento y demás. Y más viendo que poco a poco la mayoría de las editoriales han ido haciéndonos caso y reeditando, publicando y RESCATANDO grandes joyitas del cómic. Traiéndolas nuevamente a nuestros días en un buen formato de tapa dura, y es más, bastante económico o en distintos modelos (de calidad) para que todo el mundo pueda hacerse con ellos. Y sí, obviamente me estoy refiriendo a lo que Panini Cómics está haciendo con nuestro amado cimmerio. En fin, para que darle más vueltas a lo evidente. Tomo tras tomo, joya del noveno arte súper recomendable, obra asequible, una maravilla a los ojos. Un nuevo tomo de Biblioteca Conan, que recopila en sendos tomitos los inicios así como las mejores historias del bárbaro más poderoso de todos los tiempos. La Maldición del No Muerto y Otros Relatos es el segundo volumen (¡y ya está en la calle el tercero!) de esta magnífica colección que nadie que ame el noveno arte en cualquiera de sus sentidos, debería perderse.

Así de claro. Pues después de apenas sobrevivir al combate en el mar, Conan se encuentra prisionero en barcos de esclavistas que, como puedes imaginar, no le sienta bien a un guerrero de tierra firme. Durante su intento de fuga, Conan toma posesión de una misteriosa reliquia que lo lleva a un viaje de aventura, emoción y su posible desaparición. Recordad, son sus inicios en el formato viñeta. Con un Roy Thomas iluminado y un John Buscema omnipotente con el lapicero; La Espada Salvaje de Conan puede ser una de las series más recomendadas de la historia, miréis por donde miréis. Abarca un género que algunos con tanto pijameo no quieren ver, pero que a poco que leas algo, quedarás encandilado. De por vida. Y lo querrás todo-todito-todo. Y además con razón, por que son historias que cumplen exactamente el tipo de aventura que uno espera degustar en una tarde en el sofá. Incluido un Conan que sufre con personajes de todo tipo a su alrededor, paisajes extraños, lugares malditos y viajes que son un no parar de emboscadas.

Este volumen incluye los cuatro primeros números de la serie, en cuyo interior figura, entre otros contenidos: La Maldición del No Muerto, El Coloso Negro y En la Montaña del Dios Luna. Grandes relatos inolvidables que pasaban cómic traidos de formato original de Robert E. Howard. Gracias a autores que con el tiempo se convirtieron en grandes maestros, debido a su éxito y bajo la atenta mirada del Comics Code, comenzaba así una revista contenedora de historias épicas y espectaculares. Que cambió de nombre dejando atrás la Savage Tales para adoptar el nombre del gran protagonista que estaba maravillando a todos. Un lugar donde estamos encontrando, y vamos a encontrar casi en cada tomo, las más legendarias historias del cimmerio gracias a los dioses del cómic Roy Thomas y John Buscema.

Los tres números que vieron la luz en 1974 y el primero de 1975. Donde también dejaremos el mar del sufrimiento para toparnos con maldiciones, seres aberrados e islas las cuales es mejor no pisar nunca. Tal como se cuenta en Sombras de Hierro en la Luna:

En la isla acecha la muerte en muchas formas y Conan es el elegido para enfrentarla cada noche».

Y sé que algunos de ustedes se preguntará (sobre todo, si es vuestra primera intención con Conan), como están sobreviviendo estas historias al paso de los años. A eso tengo fácil respuesta, friends. De maravilla. De hecho, puedo asegurar que las historias de Conan pueden ser, si no la que más, de las que mejores sobreviven al paso de los años. Leerlas no varía. Es Fantasía Heroica; son mundo imaginarios que para nada se relacionan con “nuestro” paso del tiempo. Aquí no hay seres marcianos, ni de Venus, ni ciencia a la que podamos achacar algún tema científico. Aquí hay sangre, magia, rituales, combates a muerte, seres deformes y el cuerpo a cuerpo como única salida a la vida. Perros acorralados, hambre y monstruos traídos desde lo más profundo del abismo. Esto, amigos míos, es una jodida maravilla.

Reseña: Historias del Multiverso Oscuro, de Scott Snyder, Tim Seeley, James Tynion IV y VVAA

El Multiverso Oscuro, un abismo sin fin de universos viles, en descomposición y deformados. Visitado una vez más por la mirada de Tempus Fuginaut, El Centinela Inmortal Vigilante entre Universos, que intenta una vez más encontrar esperanza para la crisis que se avecina en el lugar más desesperado de los mitos DC. ¿Qué puede salir mal? Bueno, en esta particular mirada al abismo, Tempus detecta un universo que tuvo su cambio de tono principal en el apogeo de los eventos de La Noche Más Oscura. Esta vez, Sinestro no pudo hacer uso de su anillo blanco y la esperanza se perdió en la lucha inicial… Diecinueve días después, quedan muy pocos en pie.

Llega uno de esos buenos tomos de ECC Ediciones en tapa dura. Historias del Multiverso Oscuro (Tales From The Dark Multiverse) de DC Comics, lo defino ya, así a bote pronto, como el tomo sobre utopias más recomendable del año. El que más. Y me arriesgo aún sabiendo que estamos en septiembre. Una pura inyección de esteroides. Una colección recopilada que reunía en edición original, nada más y nada menos, que Tales from the Dark Multiverse: Batman: Knightfall núm. 1, Tales from the Dark Multiverse: The Death of Superman núm. 1, Tales from the Dark Multiverse: Blackest Night núm. 1, Tales from the Dark Multiverse: Infinite Crisis núm. 1, Tales from the Dark Multiverse: Teen Titans: The Judas Contract núm.1 USA.

Ahí es nada. Con historias y dibujo de una hueste de los talentos más aclamados del mundo del cómic —entre los que se incluyen Scott Snyder, Tim Seeley, James Tynion IV, Javier Fernández, Brad Walker, Kyle Hotz, Aaron Lopresti, Tom Raney y muchos más—, Historias del Multiverso Oscuro recopila cinco números especiales ambientados en el reverso oscuro del Multiverso; como bien dice su sinopsis editorial. Y es que después de los eventos de Dark Nights: Metal, se abrió una puerta de entrada al Multiverso Oscuro. Ahora sus historias son reveladas. En este volumen podremos viajar a esos caminos infranqueables, mundos retorcidos y trágicos, donde Bruce Wayne nunca recuperó el manto del murciélago de Azrael, Lois Lane se convirtió en el Erradicador, etc, etc. Paranoias de las que gustan. Esos ¿What if…? que tanto molan leer de vez en cuando. Donde uno de esos pocos “afortunados” es el protagonista Lobo, donde incluso frente al olvido, tiene una recompensa por encontrar. Con la ayuda de Sinestro, el Lantern del Limbo, Lobo y su objetivo necesitan escapar de la Tierra. Mientras trata de no encontrarse con todas las formas de vida del universo oliendo sus ganas de… Una historia con un giro increíble que termina en un arco cómico e inesperado.

Y sinceramente, no me gustaría revelar mucho más. Las historias recopiladas en Historias del Multiverso Oscuro son bestias algo extrañas. Vienen de intervalos aleatorios entre Dark Nights: Metal y los eventos de Dark Nights: Death Metal, no reseñados aún por aquí. Pero lo intento aclarar. No es que Multiverso Oscuro estuviera completamente ausente de la DCU, como puede pasar, por ejemplo, con el arco El Batman Que Ríe, que anda corriendo por ahí infectando a inocentes… Si analizas el tomo fríamente (después de dos lecturas) como hice yo, verás que todos estos especiales tratan momentos clave, de personajes clave. Y algunas historias son tan buenas como oníricas, y provocan que no te importe volver a ver a algunos de estos personajes, tal vez en Death Metal, si todos estos procedimientos no llegaran nunca a estar relacionados con el producto de Scott Snyder. Y aunque los relatos que leeréis aquí, se pueden descartar fácilmente del sello actual de DC, Elseworlds (Otros Mundos), el hecho de que todos estos sean «oscuros», es decir, todos terminan inevitablemente en una tragedia horrible; sugiere una extraña fascinación distópica a otros futuros que son tan prometedores como singulares. Y el ejemplo se cuenta en ciertos guiones del volumen. Pues, ¿qué pasaría si Superman saliera de su retiro en el futuro e “inspirara” a una generación? O más bien ¿qué pasaría si la maldita y zombificada La Noche Más Oscura fuera incluso peor de lo que fue y Hal Jordan no ganó, y peor aún, murieron muchas más personas que antes?

Historias del Multiverso Oscuro toma lo bueno y puro de una historia y lo corrompe. El Terror, bien mirado, es un género y uno muy bueno para esto. Y a las realidades alternativas siempre le vino de muerte.

No hay más palabras, señoría.

Reseña: Champignac – Enigma, de BeKa y David Etien

OUI, oui, OUI !!! Desde hace unos años, Editions Dupuis ha decidido adaptar el universo de Spirou y abrirlo a autores distintos a los de la serie madre. Una buena cantidad de ideas nuevas y creativas con total libertad para expresarse. Después de disfrutar con el bichejo más bichejo de ese mundo como es el Marsupilami, y después de saber como se las gastaba en su “vida normal” el tal Zorglub -ese siniestro megalómano, científico loco torpe que que pasó de enemigo a amigo de nuestros héroes-, el Conde de Champignac es quien tiene ahora los honores de un one-shot. Uno por el momento, por que no me cabe duda que repetirá. Pues Champignac es un personaje fascinante, rico en posibilidades y con solo ver que su pasado ha sido relativamente poco explotado hasta ahora por “la maquinaria” que genera historias de Spirou; el conde es de esos héroe discretos que molan. Y llevarlo al entorno Segunda Guerra Mundial es simplemente una genial idea. De buenas a primeras, me encontré devorando un excelente álbum, que respeta tanto el universo de referencia (con muchos guiños tan coherentes como creíbles) pero también, en general, diré que ciertos eventos de la historia real están genialmente bien encajados. Lo de la espada de madera es una idea endiabladamente buena…

Lo he dicho en más de una ocasión. Algunos estamos encantados con lo que va trayendo poquito a poco Nuevo Nueve Editores. Una editorial que empieza muy fuerte por que hay detrás gente con bastante experiencia en el mundo de la BD. No pasa ni un mes que este que está aquí no mire sus novedades. Para este mes nos traen Champignac – Enigma, el álbum de BéKa y David Etien que hoy os recomiendo. Donde se nos presenta a un conde de Champignac en sus primeros treinta o cuarenta años, en medio de la Segunda Guerra Mundial, y por el momento lo encontramos sonriente y tranquilo, con su lado caprichoso y su pasión por la ciencia y los hongos. Detrás de su bigote (aquí todavía marrón), encontramos el personaje de las aventuras de Spirou más joven, y a mí eso me encantó. Dejando atrás su castillo, se va a Inglaterra, al sitio de Bletchley Park, donde los intentos ingleses de descifrar las comunicaciones del ejército alemán tienen lugar en secreto. Luego se codeará con una parte de la historia, el famoso Alan Turing en particular. Y allí también conocerá a una guapa escocesa, de mente tan vivaz y curiosa como la suya, de la que pronto se enamorará.

Aquellos que sepan un poco sobre el descifrado del Código Enigma y la vida de Alan Turing no andarán desorientados y saborearán este titulo con gusto. El escenario tiene muchos puntos en común con la reciente película Descifrando Enigma (The Imitation Game), de Benedict Cumberbatch, pero también con la novela de Neal Stephenson, Cryptonomicon. Sin embargo, me complació la explicación mucho más didáctica y clara del funcionamiento del descifrado y de la máquina en Champignac – Enigma. Quizás, por que la magia del cómic y la explicación con dibujos facilita su comprensión. Pero esta parte didáctica, muy presente durante la primera mitad del álbum y que puede sorprender, afortunadamente da paso rápidamente a una historia más ligera, mezclando aventura, humor y una parte de romance. Y el famoso Alan Turing es aquí sólo un personaje secundario.

El diseño es realmente magnífico. Las viñetas están trabajadas, hermosas, elegantes y dinámicas al mismo tiempo. Y el color es lo suficientemente sobrio como para recordarnos que esta es una trama que forma parte de la realidad histórica, pero una historia clara y limpia que aporta alguna que otra sonrisa. El dúo Béka-Etien se mantiene admirablemente de pie en este acto de equilibrio. Solo lamento algunos guiños, en particular, los que hablan de Ian Fleming, pues imagino que son algo rebuscados ya que no todo el mundo puede saber que es el escritor de las novelas de James Bond. Pero en general, me encantó. Champignac – Enigma es toda una experiencia dentro de la experiencia. Y mola el cuadernito de notas que trae

Muchos agradeceríamos que se convirtiera en serie.