Reseña: RedFork, de Alex Paknadel, Nil Vendrell y Giulia Brusco

En mi búsqueda constante de buenas historias de Terror, ya hace tiempo que me di cuenta que por lo menos en nuestro país, se van encontrando cositas pero en formato cómic. Historias de terror escritas recientemente que nos llegan en formato cómic a través de las grandes editoriales como Panini Cómics, la cual, sí que trae obritas muy interesantes de vez en cuando. Y el ejemplo está en RedFork que publicaron este mes de abril que se nos acaba de ir. Un cómic que para el amante del mejor género de todos, recomiendo desde ya, sí, sí, desde ya y sin apenas haberos contado nada. Porque los pueblos pequeños son un escenario común y casi ideal para las historias de terror. Hay una, si no muchas, buenas razones para ello. El escenario más pequeño permite un acercamiento más íntimo a los personajes y en las manos adecuadas, se ofrecen historias que tratan menos sobre sustos y más sobre las personas a las que impactan esos horrores. Lo que conduce a un examen más amplio y escalofriante de los problemas sociales y las cuestiones más allá de la humanidad de los presentes.

RedFork, escrita por Alex Paknadel y a los dibujos Nil Vendrell, es una historia de terror de ese tipo que utiliza su entorno -una comunidad minera pequeña y empobrecida-, no solo para contar una historia genuinamente aterradora, sino también para llevarnos a una trama de horrores del mundo real. Sumando explotación y opresión de clases sociales venidas a menos, por ejemplo. En RedFork, el ex-convicto Noah McGlade regresa a su pueblo, aquel lugar perdido entre las montañas, famoso por su mina de carbón. Pero al regresar no encuentra el mismo lugar que recordaba. Su lugar natal se ha visto arruinado como tantos otros pueblos pequeños de la América profunda por el declive económico y la crisis de los opiáceos. Además, en su caso concreto, hay una amenaza sobrenatural que parece estar drenando la poca vida que queda en el lugar. Un horror latente al que Noah se tendrá que enfrentar para salvar su vida asi como la del pueblo que le vio nacer.

La historia de RedFork es otra de esas historias de horror en lugares apartados que me gustan. Mantiene un terror genuino proponiendo esos temas que, de tan lejos que están, si pasa algo no se entera nadie. Algo cada vez más dificil de conseguir creerse en este nuestro querido mundo actual de sobre-información e internet. Aun asi, Paknadel lleva adelante este guión maravillosamente. Lo que funciona mejor en RedFork es lo bien que se desarrollan los personajes. No hay caricaturas de gente de pueblo pequeño, solo representaciones genuinas de la gente tal como es. Cada personaje en RedFork es tratado como si fuera solo eso: humano. Hay simpatía, incluso por Noah, quien en la vida real muchos descartarían como amigo. Lo que me lleva a pensar que esta historia viene totalmente inspirada por personas que tal vez existan. Paknadel nunca se desvía hacia la «pornografía de la pobreza». Las dificultades en RedFork no se exhiben como forraje de historias viscerales. En cambio, hay una honestidad en ello, tanto en la humanidad de las personas que sufren como en la brutal indiferencia del rico dueño de la mina que aparece en la historia. La escritura de Paknadel convierte una historia de terror en algo inquietante por lo real, algo que siempre hizo muy bien Stephen King.

Trabajando a la perfección con todo esto, están la obra de arte de Vendrell y los colores de Giulia Brusco. Las imágenes de RedFork se sienten crudas y ofrecen una mirada honesta a la pequeña ciudad estadounidense en decadencia mientras inyectan suficiente «maldad» para hacerlo todo aún más incómodo. RedFork es un cómic demoledor, que me ha sorprendido. ¡Guau, cuándo uno se topa con algo así que no espera!

Uno más para la cómicteca.

Reseña: Zombicide. Día Uno, de Luca Enoch, Stefano Vietti, Alessio Moroni y Marco Itri

Al igual que con los cómics, en otras de mis aficiones como son los juegos de mesa, no pido otra cosa que divertimento. Que me pongan en situación, que en este caso yo decida sólo o junto a mi grupo de juego, las opciones más favorables para evitar los peligros y salir indemne al final… Pero divertimento puro y duro. Y eso es el juego Zombicide. Un juego de supervivencia de horror-zombie donde prepondera la máxima de intenta salvar tu culo al menos hasta el próximo día (turno). Y cierto es que ahora estoy en otros temas más lovecraftianos pero en su día Zombicide, fue el juego de mesa que más disfruté. Por lo que no iba a dejar pasar esta oportunidad que brinda Yermo Ediciones con su nuevo sello Meeple Comics, donde se publican cómics basados en juegos de mesa. Cómics que no son otra cosa que oportunidades de vivir nuevas aventuras pero en formato novela gráfica al igual que el grandioso Cthulhu Death May Die que ya devoré en su día (https://www.cronicasliterarias.es/?p=9093).

¿Y qué vamos a encontrar en Zombicide: Día Uno? Pues un comienzo. Una historia donde se detalla el primer día de reunión de varios de los protagonistas del juego. Una trama, en general, muy divertida como lo puede ser cualquier trama donde la civilización humana se va a la mierda por culpa de zombis. Acción por un tubo, y ¿original? Bueno, esto ya es súper dificil de conseguir dentro de este subgénero. Y os lo dice alguien que escribió en su momento su novelita zombie de rigor y fue publicada dentro de toda aquella cadena de novelas con esta temática que vieron la luz gracias a Dolmen Editorial. La originalidad dentro de estos temas ya son casi una alegoría porque, en realidad, suelen ser historias que se centran sólo en los personajes. Y ya conocemos bastante bien a los series humanos y sus delirios… Pero con que el cómic, novela, película, la trama sea medianamente interesante, yo ya estoy dentro. Y como se aproveche la oportunidad -como he visto en Zombicide: Día Uno– para desarrrollar un poco más algunos personajes del juego, con eso me quedo a gusto.

Y la mejor parte os la digo: la mejor parte fueron las historias cortas individuales que se proponen en la trama casi al final del volumen. Son lo suficientemente cortas para no resultar aburridas. Además de ser súper necesarias en estas tramas post-apocalípticas el saber de donde proviene cada uno. Así los personajes brillan un poco más. Por lo que tengo claro que voy a jugar con Norman la próxima vez que juegue Zombicide. Todo esto se complementa con un buen arte gráfico, que viene del último diseño que se le hizo al juego con el reciente lavado de cara en su última edición. No era así con el juego cuando yo empecé. Sin embargo, mola bastante más este formato ameri-manga donde se ha aprovechado la oportunidad para agregar algunos detalles y personajes nuevos. Zombicide: Día Uno está escrito por Stefano Vietti y dibujado por Alessio Moroni y Marco Itri, con colores de Paolo Francescutto y Marina Sanfelice. La portada es Filipe Pagliuso. Y dice así:

«Ayer, el mundo se movía a buen ritmo, con su flujo habitual de altibajos. La vida era normal, predecible y completamente desprevenida para la locura que azota hoy. Todos quedaron de piedra al ver que los muertos volvían a la vida… Todos excepto Ned, es decir, Ned vio venir el caos y ahora encuentra en un refugio seguro para él y sus amigos. Aquellos amigos que sobrevivieron, al menos. Pero hay una ciudad entera llena de zombis caníbales con los que cruzarse y la munición escasea, los suministros también, pero si hay que salir, se golpea fuerte y se devuelve esos míseros zombis a tumba».

Una buena lectura. Puro divertimento.

Reseña: Stranger Things. La Poderosa Erica, de Danny Lore, Greg Park y Valeria Favoccia

La hermana pequeña de Lucas, Erica, quiere jugar a Dungeons & Dragons, pero visto lo visto, sus amigas prefieren que no. Sobre todo, porque el estilo de Erica al ejercer como Dungeon Master (Directora de Juego) es un poco egoísta. Y poco es decir mucho. Ella y solo ella es la protagonista de todo…

Después de ayudar a salvar el pueblo de Hawkins de misteriosas criaturas sobrenaturales y espías rusos, Erica está impaciente por vivir nuevas aventuras y se magnifica constantemente. Sin embargo, llega una nueva crisis al vecindario de Hawkins y junto a sus amigas, tendrá que demostrar que la cooperación es la mejor manera de salir adelante.

Stranger Things: La Poderosa Erica viene de la mano de los autores superventas como son Danny Lore y Greg Park (El Increíble Hulk, Star Wars: Age of Rebellion) y dibujado por Valeria Favoccia (Assassin’s Creed: Reflections, Doctor Who: The Tenth Doctor). Estamos ante otra de las mini-historias paralelas a la genial serie de televisión que tanto cautivó a frikis -y no tan frikis., como fue la aclamada serie de Netflix que por cierto en breve se viene nueva temporada.

Linda, cohesiva, y aunque a veces es un poco repelente, Erica al final se hace querer. Es uno de esos personajes que funciona mejor en pequeñas dosis, eso es cierto, pero también se necesitaba leer una historia centrada únicamente en ella. Una trama por y para ella… pero tampoco muy extensa. Y eso es lo que proponen Danny Lore y Greg Park en esta otra joyita de la colección que Norma Editorial publica en nuestro país. Asi, una vez que te adentras en su epifanía, las cosas se juntan un poco mejor en esta trama con moraleja donde Erica pierde el rastro del preciado periquito de su madre y tras eso se monta un lío persecutorio de dos pares de…

Otro cómic chulo y emocionante de Stranger Things.

Indispensable para el total fan de la serie entre los que me incluyo.

Genial y divertida trama, a destacar muy mucho como se las gasta el grupito de amigas de Erica.

Reseña: Star Trek. El Conflicto Q, de Scott y David Tipton y David Messina

Nunca uno dice no a disfrutar de una historia divertida de Star Trek considerando que el fan moderno de esta saga entre los que me hallo, ha seguido el camino de todo-todito-todo lo que ha ido saliendo en los diferentes formatos frikis como pueden ser pelis, novelas y cómics. Sí, lo reconozco, soy de los casi últimos en llegar por culpa de esa libre obsesión de leer y leer y probar todo de todos los campos habidos y por haber de la buena Ciencia Ficción. Y fue que me encontré no hace mucho con un nuevo tomito publicado por Drakul Editorial; lugar donde podréis encontrar varias obras de la saga como Star Trek: Countdown (https://www.drakul.es/component/virtuemart/star-trek-countdown-detail), novela gráfica precuela oficial de la espectacular película de Paramount Pictures que abre el universo alternativo creado por J.J. Abrams; Picard: Countdown, obra que reseño aquí: https://www.cronicasliterarias.es/?p=6837 o el cómic que guionizó el conocido escritor de CF, Harlan Ellison, denominado La Ciudad al Borde de la Eternidad (https://www.drakul.es/component/virtuemart/star-trek-la-ciudad-al-borde-de-la-eternidad-1-detail).

¿Y entonces El Conflicto Q? Lo mejor de esta miniserie es que no involucra ninguna de las tonterías de Kelvin Timeline ni está remotamente asociado con J.J. Abrams y la “reinvención” que comenzó en 2009. Es un cómic hecho por y para el fan más acérrimo de la franquicia. Los hermanos Scott y David Tipton han escrito un gran número de guiones para los cómics de Star Trek y para otras series como Angel o Tortugas Ninja, y aquí nuevamente se magnifican junto a David Messina, un prolífico dibujante de cómics italiano con un gran número de títulos publicados especialmente los relacionados con el universo alternativo de J.J. Abrams (como por ejemplo el antes mencionado Star Trek: Countdown). Un ilustrador muy a tener en cuenta ya que ha hecho sus pinitos también con Superman, True Blood, Lobezno, La Patrulla X, Spiderman, Wonder Woman e incluso Iron man. Se puede decir que es el dibujante por excelencia de los cómics de Star Trek publicados por Drakul Editorial en nuestro país.

¿Y El Conflicto Q? La historia nos lleva a conocer a Q junto con algunas otras especies alienígenas altamente avanzadas e incluso trae nuevamente a escena a las tripulaciones de la Kirk Enterprise, Picard Enterprise, Sisko DS9 y la súper famosa Voyager. Esto me pareció maravilloso y…

… me encantó la parte a modo de borrador en la que se introduce al lector que llega sabiendo sólo un poco, y como muestra cada una de las cuatro especies alienígenas con las que se han construido equipo. Mezclando incluso estos grupos en cuatro nuevas facciones. Las mismas que tendrán que maniobrar y “jugar” o hacer un esfuerzo conjunto para resolver la disputa que se plantea con dicho ser. Hecho que por cierto está causando que el espacio y el tiempo tenga algunos efectos secundarios potencialmente catastróficos.

Eso si. Al lector que llegue de nuevas decirle que esta mezcla de tripulaciones le puede dificultar el seguimiento de la trama, ya que es difícil controlar qué personajes están en el mismo equipo. A esto me refería con que es un cómic hecho directamente para el fan de  toda la vida, el cual se sentirá como en casa ubicando a cada uno en su sitio y sabiendo por qué se dice, lo que dice, en algunos momentos. Y sinceramente también es un poco discutible el guión. Ya que las tripulaciones conspiran para resolver el problema juntos, y sin embargo, parecen estar jugando según las reglas de Q.

Ahí lo dejo. No cuento más. Una lectura entretenida que me encantó poder disfrutar como nuevo fan de Star Trek.

Reseña: Catwoman. Si vas a Roma, de Jeph Loeb y Tim Sale

Así como la colección DC Black Label comprende grandes títulos de la franquicia con muchos imprescindibles que muchos queremos tener de esta forma tan preciosérrima; también existe en librerías otro formato más llevadero que engloba joyitas con las que deleitarse allá en cualquier parte que desees. DC Pocket contiene cómics que sus autores idearon para destacar por lo diferente, cómics como los que donde se junta el tándem Jeph Loeb/Tim Sale, de los que ya sabes que no te van a defraudar. Creadores de trabajos tan originales como Victoria Oscura o El Largo Halloween en DC, o la famosa trilogía de los colores para Marvel, productores ambos de cómics muy destacados y casi de culto que querrás conseguir en cuanto leas alguno de ellos. Y donde los dibujos de Tim Sale esplenden asi como obras muchas que deben estar en cualquier cómicteca que se precie. Catwoman: Si vas a Roma fue una miniserie de seis números, una historia que te va hacer amar el personaje si a estas alturas aún no «te has encontrado” con ella. Una historia que pone a Selina Kyle en el punto de mira y donde se la envía a una misteriosa visita a Roma…

El conocimiento de Loeb de los personajes clásicos DC suele abrumar. Y brilla en  Catwoman: Si vas a Roma. Y aunque juega con la feminidad de Catwoman cuando es necesario, también introduce elementos algo inseguros al personaje, como la secuencia del sueño inicial que nos da una idea de su relación con Batman y su miedo al imperio de los Falcone. Al poco, te das cuenta que Selina es definitivamente un personaje al que seguir, pues Loeb presenta un guión que es una visión bastante profunda de la personalidad felina de la señorita Kyle. Y es que la historia tiene lugar en Roma después de que Catwoman deje Gotham para buscar la verdad sobre su pasado… Y sintiendo que puede tener una conexión demasiado cercana con el árbol genealógico de la familia Falcone, o más profunda con Carmine «El Romano» Falcone; Selina no puede más, necesita apaciguar su karma y para ello se toma unas vacaciones lejos de Batman-Bruce-Gotham y decide buscar respuestas.

Y mientras está en Roma, rastrea varias pistas con la ayuda de El Acertijo y comienza a armar las piezas de una conspiración oculta donde ella se pasea, casi sin querer, por el punto de mira de un rifle de caza que la observa constantemente.

¿La curiosidad mató al gato?

Definitivamente, no es una lectura obligada. Pero divertida como pocas y da protagonismo a un personaje de los que rondan normalmente al Caballero Oscuro y que se suele usar como pieza lateral en sus historias.

Catwoman: Si vas a Roma sirvió para que Jeph Loeb y Tim Sale respondieran a preguntas surgidas en Victoria Oscura. Dieron forma a una trepidante miniserie que por fin vuelve a estar disponible a través de esta edición pequeñita, playera y con la que se disfruta como el que más. No tengo ningún problema en calificar este volumen como uno de mis favoritos de Catwoman y uno de los primeros (si no el primero) que recomendaría leer con La Gata como personaje en solitario.

Reseña: Thor, de Kieron Gillen y VVAA

Una de las muchas cosas que se hacen dentro del mundo del cómic de superhéroes es recomendar a un personaje en base al autor que lo trabajó en ciertos momentos, números o incluso volúmenes completos. Y no está mal porque como cada uno somos de nuestro padre y de nuestra madre… y el don no siempre actúa de la misma forma ni tiene el nivel adecuado. Aunque esto es como todo y obviamente sólo nos vamos a quedar con lo bueno de cada uno. Por lo que se suele escuchar: ¡Oye, léete el Hulk de Peter David! o ¡Hazte ya con Los 4 Fantásticos de Byrne! y también ¡No entiendo como no has leído ya el Spiderman de Straczynski! Bien. Pues cuenta mi prima Lidia Castillo en la avanzadilla de este Thor, de Kieron Gillen, que fue el mismo J. Michael Straczynski quién comenzó a plantar las semillas de las futuras guerras asgardianas durante su paso por la cabecera de la Primera Familia de Marvel. Y en base a eso, se gestaron diez gloriosos números del rubiales más famoso de Marvel (Thor #604-#614) que se han dado en llamar «el Thor de Kieron Gillen». Y que Panini Cómics acaba de publicar en un portentoso Marvel Integral. La etapa completa de Kieron Gillen al frente de las aventuras de Thor, donde se cierran los argumentos pendientes de la época escrita por Joe Michael Straczynski. Un volumen que tiene muchas cosas buenas a su favor. El buen arte y una historia apasionante son los cimientos principales en una especie de arco argumental en dos partes.

La primera tiene que ver con la Caída de Asgard. Dr. Doom está haciendo sus tejemanejes habituales y está corrompiendo a los asgardianos y Loki trabaja con él. Thor, que está en el exilio por matar a Bors, debe salir en defensa de Asgard y el Rey Balder. Además, el presidente Osborn envía a Hammer para asaltar Asgard. Una trama realmente apasionante de leer donde mi única queja sería que al estar incluida en su día en una colección tan larga, mucha gente se la perdió. Pero bueno, problema solucionado, ¿no?

La segunda parte, todo tiene que ver con Desir, la versión de Bor de las valquirias y una trama de Loki y Mephisto. Esencialmente, los Desir buscan alimentarse de las almas de los dioses pero debido a una antigua maldición no pueden alimentarse de esas almas que van a Asgard o a Hel. Entonces, cuando Hela pierde a Hel y obtiene una parte del reino de Mephisto como suya, se abre la posibilidad de que Desir ataque. Mientras tanto, Thor va al propio Infierno y lucha contra demonios para obtener un arma antigua con el que poder destruirlos.

Disfruté viendo a Mephisto, del quien se hace aquí un gran personaje. Sin embargo, una vez más, me quedé con la sensación de que me perdía algo. ¿Cómo murió Loki y cuando murió? Si esta es una colección integral…, no hombre no, a lo que me refiero es que estamos ante uno de esos arcos que disfrutas al cien por cien solo si sigues la cabecera del personaje. Y es por esa falta de información que a este tomo solo le daría cuatro estrellas de cinco. Pero por lo demás, un magnífico cómic con el que disfrutar de un personaje bien llevado y con un arte espectacular.

Un fanático de Thor disfrutará de esto. No me cabe la menor duda. Y ver al Doctor Muerte experimentando con asgardianos, una abominación dificil de derrotar dando mamporros y cantidad de héroes defendiendo Asgard, Loki, Thor y compañía teniendo que ayudar a Hela a luchar contra el Disar… Más criaturas que se alimentan de las almas de los asgardianos muertos y la revelación al final del tomo con Kelda y Loki dando una explicación… Dos arcos que forman un todo (Asedio: Ragnarok y La Letra Pequeña), a eso sumadle bocetos, arte gráfico y el one-shot de Loki con arte de Jamie McKelvie (uno de los mejores one-shots leídos en mucho tiempo). Lo que me lleva a decir que vale mucho la pena leer esto.

Reseña: Batman. Príncipe Oscuro, de Enrico Marini

Batman: Príncipe Oscuro es de esas historias potentes que empiezan «in media res». Fue una historia publicada inicialmente en dos partes pero en realidad es un conjunto, una magnífica novela gráfica de la mano de Enrico Marini (1969), un conocido dibujante italiano que destaca en el cómic europeo con series como El Escorpión, Rapaces o Las Águilas de Roma, y que hace su debut en el cómic de superhéroes con Batman: Príncipe Oscuro.

La historia comienza justo cuando el Joker baja a un sótano donde mantiene cautiva a una niña. Por otro lado, Bruce recibe un misterioso regalo envuelto en verde y morado a las puertas de la Mansión Wayne. Luego, la historia salta ligeramente hacia atrás en el tiempo hasta una persecución en automóvil a alta velocidad que involucra al Joker, sus minions y el Departamento de Policía de Gotham. Catwoman interfiere en la persecución alegando que el Joker robó joyas que estaban “dispuestas para que se robaran” y entonces Catwoman se retira cuando Batman se abalanza para someter al Joker y darle para el pelo.

Todo termina como ya sabéis… o no, porque escapa. Pero el Joker queda frustrado, sobre todo, porque las joyas se perdieron en el río. Batman tiene una conversación con Gordon en el edificio de la GCPD y Gordon muy alterado esta vez quiere que alguien capture sí o sí al Joker y se lo traigan para decirle unas palabritas. Los periodistas grabaron toda la persecución y las noticias están dejando en evidencia a las fuerzas y cuerpos de seguridad de la ciudad. Después, la historia se remonta a tres meses antes, cuando Mariah lleva a su hija Alina a ver a Bruce Wayne. Él afirma no recordar a Mariah y se sorprende por la presencia de Alina. Bruce percibe entonces algunas marcas de pinchazos en el brazo de Mariah y la despide diciéndole que busque un buen abogado… Pero esta niña va a cambiar muchas las cosas en la vida de Batman y lo vamos a comprobar.

La primera parte de Batman: Príncipe Oscuro cuenta una historia de misterio fuera de continuidad. No es una historia extremadamente profunda o compleja, pero Marini hace un buen trabajo configurando el mundo y presentando una trama interesante. Como relato para la colección Otros Mundos (Elseworlds) es perfecta. Pero los tres mayores misterios de este cómic son:

¿Sabe el Joker que Bruce Wayne es Batman?

¿Cuál es la relación entre Alina y Bruce?

¿Cuál es exactamente la relación de Bruce con Selina Kyle en esta realidad?

Estas tres cuestiones os mantendrán intrigados toda la trama. Debo decir que si bien las representaciones de todos los personajes son muy frescas y gustan, tuve un problema con Harley. No sentí que el personaje aportara nada sustancial a la trama. En cambio, parecía existir con el único propósito de ser un objeto de deseo para el Joker y quizás para el autor. Un atractivo visual por el placer de que ya que estás, la metes en la historia y así también la dibujas.

Pero realmente aprecio las historias maduras de Batman, y de hecho, las prefiero. Y Batman: Príncipe Oscuro lo es. No obstante, es posible que no me haya gustado Harley en esta historia y cómo fue dibujada, pero el arte, en general, puedo decir que me encantó y se nota que, sobre todo, Enrico Marini es ilustrador antes que otra cosa. Desde la forma de la capucha hasta cómo se dibuja la capa del orejas picudas, es maravilloso todo. También me gustó mucho su versión del traje de Catwoman; honra las versiones clásicas del pasado y la visión de Marini de Gotham City es increíblemente detallada.

No lo esperaba en estas Ediciones Deluxe que está publicando ECC Ediciones con sobreprotector, pero mola, sí que mola tenerlo así.

Reseña: Superman. Identidad Secreta, de Kurt Busiek y Stuart Immonen

Es bonito ver lo que es capaz de crear las mentes de algunos guionistas en ciertos momentos de su vida. Cuando crees que ya nada te va a sorprender sobre un personaje, lees una historia como Superman: Identidad Secreta y te explota el cerebro. Una historia diferente, tan original, que el protagonista no es Clark Kent y su alter ego como tal si no mas bien la idea es jugar con el concepto aquel tan chulo que tuvieron en su dia los famosos cómics What if…? Sí, aquellos en los que se cogía a superhéroes famosos y sobre ellos se creaban argumentos basados en preguntas retóricas como ¿Y si… Thor se enfrentara a Conan El Bárbaro?, ¿Y si… el Capitán América hubiera sido presidente de USA? ¿Y si… Daredevil fuera sordo en vez de ciego? Exacto. Paranoias algunas pero idas de olla muy atrayentes otras. Se cambiaba todo lo anterior contado y nos enviaban de lleno a una nueva aventura. DC Cómics elaboró en su dia un sello en el que las historias a publicar eran un poco What if…? Lo denominaron Other Worlds y este Otros Mundos nos lo traajo a nosotros ECC Ediciones. Un gran acierto pues se necesitan originalidades para leer hoy en día. No obstante, Superman: Identidad Secreta más que ser uno de esos cómics de otras realidades, se basa en una idea recurrente que tuvo el maestro Kurt Busiek el cual se preguntó una y otra vez si de verdad Clark Kent siempre estuvo destinado a ser Superman. O quizás, en algún momento de su vida, pudo ser una persona normal.

Desde ya os digo que estamos hablando de un cómic que se hace indispensable de leer/tener a las pocas páginas de visualizarlo. Te das cuenta de que estás ante algo grande y no quieres que acabe. Se sale de los tópicos y de manera brillante nos hace pensar si hagamos lo que hagamos el destino siempre se va a cumplir. Superman: Identidad Secreta está considerado uno de los indispensables de Superman junto a All Star Superman, de Morrison y Quitely o muchos otros. Por lo que es obvio que ECC Ediciones publique este mes esta Eddición Deluxe para el que lo quiera en una edición inmejorable.

Kurt Busiek es un guionista de cómics consagrado. Conoce a la perfección el mundillo de los superhéroes. En un artículo que se adjunta al comienzo de este tomo, cuenta como se le ocurrió la idea para Superman: Identidad Secreta, mientras buscaba incesantemente un número desconocido de la colección DC Comics Presents, en concreto el número #87; genial historia, por cierto. En Superman: Identidad Secreta se cuenta la historia de Clark Kent pero en la vida real. Es un chico apellidado Kent al que a sus padres les hizo gracia llamarlo Clark por el famoso alter ego y personaje de cómic tan conocido. Esto conlleva que al hacerse mayor, todos hagan chistes (hasta la saciedad) sobre su nombre. Comparaciones idiotas que primero le irritan y a las que luego se acostumbra. Qué remedio. Pese a todo, cuando alcanza la mayoría de edad, y en una de las escapadas que le gusta hacer al bosque, encuentra una capa y descubre que puede volar… No, no… descubre que de buenas primeras… sí, de buenas a primeras cuenta con los poderes de Superman.

Asi, los paralelismos con el personaje de cómic se van cumpliendo con el paso de los años. Kent descubre su identidad y cuando actúa como Superman salvando a indefensos, intenta desaparecer rápidamente para que nadie le vea y todo siga siendo un rumor entre la gente de a pie. Clark Kent llega a la universidad y se enamora de una chica llamada Louis, una chica hindú a la que cuestiona antes de salir con ella: da la casualidad que ella se llama también (sólo de nombre) como la famosa novia del superhéroe de cómic, ahora es él quién hace chistes sobre lo que podría ser de ellos dos. Pero el amor y el destino, siempre el destino, parece querer que esta relación siga adelante. A partir de entonces…

El acierto de Busiek siempre es la asombrosa realidad con la que trata a los personajes de cómic. Hablar de Busiek es hablar de su obra cumbre Astro City, donde se desarrollaban historias de superhéroes tan reales, originales y sentimentales, que casi asustaba leerlo. Magnífica serie que necesita también unos buenos tomos Deluxe. Superman: Identidad Secreta es un cómic diferente, las viejas ramas las seca y deja paso a ese nuevo brote de una historia que pudo ser y no fue. Pero que provoca que te preguntes si no es la variedad del mito mucho mejor que la idea original que todo el mundo conoce.

Reseña: Batman. El Impostor, de Mattson Tomlim, Andrea Sorrentino y Jordie Bellaire

En una semana con más tiempo o vacaciones, ¿a quién no le va a apetecer cogerse uno de estos tomitos tan chulos del orejas picudas que publica ECC Ediciones en nuestro país y que recopila un arco argumental completo. Aventura que disfrutar y quien sabe si comentar con alguien algún dia en mesa de debate. Para los que os guste de algún modo saber a lo que váis y no gastar pasta por gastar (que no está la cosa para tirar cohetes), con esta reseña me dirijo a vosotros para reseñaros Batman: El Impostor, donde el director y guionista cinematográfico Mattson Tomlin, artífice de Proyecto Power y Pequeño Pez, se une al siempre magnifico Andrea Sorrentino, dibujante galardonado con un Eisner cuyos puntos fuertes son el suspense y el terror —como demostró en Joker: Sonrisa Asesina o en la genial Gideon Falls. Un tomito que recopila íntegramente la serie limitada Batman: The Imposter, compuesta por tres entregas en su edición original.

Y es que…, por fin encontré a Andrea Sorrentino (uno de mis ilustradores favoritos) dibujando un cómic de Batman. Como comentaba antes, por supuesto, lo podemos ver en Joker: Sonrisa Asesina (https://www.cronicasliterarias.es/?p=5874) y en Batman: Asesino de Sonrisas (https://www.ecccomics.com/comic/batman-asesino-de-sonrisas-8695.aspx) antes de esto, pero el primero apenas tenía Batman para degustar y el segundo es solo un one-shot, no una miniserie como me gusta disfrutar a mí al estilo de El Impostor. Además, el color corre a cargo del único e inigualable Jordie Bellaire, quien resulta ser mi colorista favorito desde ya. El único desconocido para mí era el guionista y escritor, Mattson Tomlin y entonces, ¿este cómic esta a la altura de las expectativas? Echemos un vistazo.

Adelantar que es un cómic, una historia, visualmente maravillosa. Por ejemplo, hay una increíble extensión de dos páginas donde vemos una interpretación monstruosa central con un mitad hombre, mitad murciélago (no se preocupen, es solo una representación simbólica del personaje), con partes de la capa de un monstruoso Batman que se extiende por las páginas funcionando como bordes de viñeta. Eso ya es espectacular. Pero os diré que el cómic está ambientado en esa época en la que la gente todavía se pregunta si el Caballero Oscuro es siquiera un hombre… Y bueno, como suele pasar, estamos ante un cómic muy oscuro estéticamente con las tintas de Sorrentino pesadas en sombras y los colores de Bellaire mezclándose perfectamente con ellas. Realmente marcando el tono de cada escena. Tintas y colores intencionados para que la historia parezca una pesadilla.

En Batman: El Impostor también se disfruta mucho de los diseños de los personajes: todos se ven completamente únicos y se aprecia mucho realismo en cada uno de ellos. Podrían ser personas que ves por la calle. Y brilla el arte secuencial y se nota que hay un director de cine detrás de esta trama. ¿Un ejemplo? Hay una gran secuencia en la que Batman (¡Montado en bicicleta!), persigue a un par de criminales. Batman pasa corriendo junto a los otros autos de la calle, alcanza a los criminales, lanza una granada en al coche y el auto choca contra otro. Cada momento sigue al anterior de manera lógica y como resultado la historia tiene acción casi en cada viñeta.

¿La trama? Primero se menciona que “la ira de Bruce ahuyentó a su tutor”. Supongo que por «tutor» se refieren a Alfred. Aunque me resistí a la idea de que Alfred dejara solo a Bruce para lidiar con el problema de la trama. A lo que vamos es, que estamos en una historia donde Bruce lleva poco tiempo siendo Batman. Por desgracia, ya se ha ganado enemigos tremendamente poderosos. Y la élite financiera tradicional de Gotham se muestra hostil ante lo imprevisible de ese tío con pijama negro que va por la ciudad impartiendo justicia. Por lo que se desarrolla un plan para neutralizar al justiciero. Y aparece un segundo Batman acechando en las azoteas y los callejones… que asesina criminales. ¿Limpiar su nombre? Eso como mínimo.

Reseña: Marjorie Finnegan: Criminal Temporal, de Garth Ennis, Goran Sudzuka y Miroslav Mrva

Hacía muucho, muuuucho tiempo, que no leía nada de Gath Ennis. Ese guionista al que debes recurrir sí o sí cuando quieras disfrutar de una historia macarra y desenfadada, por decirlo de un modo suave. Autorazo de maravillas del cómic como la saga del Punisher con Steve Dillon, Hellblazer, Crossed o sus obras-cumbre como Predicador o The Boys entre otras muchas… Garth Ennis es un guionista irlandés que siempre-siempre has de seguir si te mola ver cómics donde se brinda por la extrema violencia, el humor negro, el abuso de las palabras malsonantes y por «ahondar» en temas como la amistad entre hombres, las grandes religiones y alusiones despectivas hacia los superhéroes.

Y es que Garth Ennis y yo tenemos una larga historia, desde sus primeros días no siendo tan buenos en su participación con Juez Dredd, hasta verlo encontrar su verdadero estilo en Predicador y The Boys (serie de TV que también recomiendo aunque ni de lejos toca todo lo que se disfruta en el cómic). Siempre es un placer leerlo. Es por eso que al ver que Panini Cómics rescataba para este mes Marjorie Finnegan: Criminal Temporal, obra de la que por cierto no sabía nada de nada; los vellitos de punta, friends, de saber que tenía nuevo cómic de Ennis por disfrutar.

Marjorie Finnegan: Criminal Temporal nos presenta a la titular Marjorie, una chica atrevida y sexy que «corre de un lado a otro, robando cualquier cosa que merezca la pena». Básicamente, ella es feliz, rebota de suceso a otro trapicheando y riéndose de la vida a la vez que maldice a todos como un soldado con impagos. Disparando a la gente con «armas a su medida» día a tras día. De ninguna manera es una buena persona, eso tenedlo claro pero es tan divertida y te lleva fácilmente de su lado cuando su hermana, agente de policía que trabaja para el Departamento de Policía Temporal, intenta arrestarla por diecisiete mil ciento ochenta y dos violaciones temporales. Y es que en el fondo hay dos personas muy malvadas en esta historia, esas mismas que proponen a Marj un robo en la famosa Biblioteca de Alexandria. Hablamos de su ex y su socio que, sin duda, no tienen muy buenas intenciones al intentar cambiar la historia en su propio beneficio. ¿El único aliado de Marj? Un tipo llamado Tim. Bueno, su cabeza. ¿Y para qué sirve una cabeza?

Un cómic que dejará fijado vuestro culo al lugar de lectura que normalmente usáis. Marjorie Finnegan es una criminal temporal y la protagonista de un cómic, aventura de aventuras, maravilloso a más no poder. El mismo Ennis le da toda su gloria al guión, otro más que para nada es recomendable para niños. Creo que cualquiera que haya disfrutado de la genial trama de Jimmy’s Bastards, se sentirá aquí como en casa. Y obviamente el que venga con el objetivo de leer un cómic serio pues ya puede darse media vuelta e irse por donde ha venido.

El artista Goran Sudzuka vuelve a ser un gran socio para Ennis, después de su exitosa colaboración en A Walk Through Hell. Su estilo claro y ligeramente cómico brilla durante las secuencias de acción con diseños de personajes muy bien realizados. Friends, Ennis siempre es garantía de pasar un buen rato haciendo lo que más nos gusta.