Reseña: Abe Sapien Vol.3, de Mike Mignola, John Arcudi y VVAA

Ya no digo integral, digo colección de integrales; uno de los que muchos esperábamos que se empezaran a elaborar, sin duda, eran los integrales de Abe Sapien, tras las maravillas unificadas de Hellboy que Norma Editorial ha ido publicando; cuatro tocho-joyas en terciopelo-negro de Hellboy, seis tocho-joyas en verde de la archi-recomendable A.I.D.P., y ahora vuelve a la palestra la otra gran colección donde el dios Mike Mignola mete mano como es el tan esperado volumen tres de los integrales de Abe Sapien. Por supuesto, otro de la colección que todo amante del buen cómic debería tener y que incluye tres arcos argumentales que se pueden leer de un tirón, sobre todo, si ya tienes «dentro» el arco El Infierno en la Tierra. Los hechos acontecidos allí, ya siempre hay que tenerlos muy presente.

Abre con El ahogado. Donde se cuenta que hace un siglo, el investigador de lo paranormal Edward Grey se enfrentó a un poderoso hechicero en las costas de la isla de Saint-Sébastien. Pero a principios de los 80 del siglo XX, el nuevo agente de la A.I.D.P. conocido como Abe Sapien fue enviado para recuperar una reliquia que se perdió en aquella lucha. Y aquí se cuenta, aquí se disfruta, pero fueron tiempos en los que Abe aún no estaba preparado para enfrentarse a enemigos tan peligrosos. Y nos asomamos a una conversación que tiene lugar en el Cuartel General de la Oficina de Investigación y Defensa Paranormal, la discusión gira en torno a si Abe Sapien debería ser enviado a su primera misión sin Hellboy (se ausentó del grupo de 1979 a 1981). Pero el profesor también quiere que sea Abe quien recupere los restos de Vrooman, el brujo que Gray mató con la daga…

Me encantó esta historia porque el background de la isla es interesante, y la mayor parte de esa historia se la cuenta a Abe una mujer muerta, una bruja, cuya biografía es fundamental para la historia.

El diablo no bromea y otras historias cuenta con relatos súper estremecedores: la aparición espectral de un niño fallecido en un lago, un yelmo mágico atrapado en un submarino ruso hundido, un antiguo demonólogo y las consecuencias de su trabajo; tres misiones para la A.I.D.P. de las que tuvo que hacerse cargo Abe Sapien también en los benditos años 80.

La última recopilación que aporta el integral es Vidas perdidas y otras historias, donde Abe Sapien se enfrenta a vampiros latinoamericanos, una serpiente de lago, y un tentáculo lovecraftiano en sus investigaciones acerca de un nigromante del siglo XIX que aún viaja por el mundo. Una investigación que podría descubrirle su particular conexión con la humanidad. Otra maravilla del cómic que te hará amar no solo el personaje, sino todo-todito-todo donde Mignola mete mano.

La serie Abe Sapien tiene nueve volúmenes y es una parte esencial del canon. La serie es tan buena como Hellboy o la de la A.I.D.P; cualquiera que quiera disfrutar del fantástico tiene/debe tocarla. De hecho, ya va tarde si no. Secuencias de apertura fantásticas e inquietantes, cómics de terror, de fantasía oscura, súper bien elaborados. Y mola que se haya recurrido últimamente a contarnos cositas del pasado de todos los personajes. Y cuando digo todos, digo todos. Y es que Abe Sapien debutó en el primer número de Hellboy: Semilla de Destrucción. Corría el año 1994 y su cortesía y cordialidad contrastaban con la rudeza del personaje principal (algo que se muestra muy bien en las pelis de Guillermo del Toro). Desde entonces se ha convertido en uno de los personajes más queridos de la A.I.D.P., por no decir el que más. Como habéis podido comprobar, fue el primer secundario en tener su spin-off. Y la misma sinopsis editorial nos aclara que cuando apareció la A.I.D.P. como serie, fue pieza clave para el engranaje narrativo. Por todo ello, y por lo que está por venir, este que escribe piensa leer todo lo que el Mignolaverso propone.

Reseña: El Castigador. Círculo de Sangre, de Steven Grant y Mike Zeck

Estoy de acuerdo con Panini Cómics en que Círculo de Sangre es una de las míticas historias del cómic de superhéroes que debe estar dentro de la colección Must-Have. Y más si viene en un tomito económico, bien recogido cuyo contenido aporta su secuela y algunos extras. Tengo buenos recuerdos de mi juventud a principios de los dos miles en los que yo y otros muchos asistentes a la Comic-Con de San Diego no hacíamos otra cosa que hurgar buscando cómics casi inencontrables a precios de risa en los stands de segunda mano. La mayoría de los cómics de esos primeros años de asistencia a la Convención fueron para completar mi colección de entonces de El Castigador, la serie que había sido lanzada allá por 1985. Coleccioné esos cómics cuando aparecieron por primera vez, pero luego dejé de coleccionarlos hasta el año 2000, en el cual tener la posibilidad de asistir a una Comic-Con te devuelve el espíritu y el afán por el mundo del noveno arte. Sí. Me devolvió las ganas y, sobre todo, me motivó a obtener de nuevo «tiradas completas». Y recuerdo esto porque Círculo de Sangre lo compré-leí-devoré en esa época, me encantó como comienza con mi primo Frank Castle en la isla de Ryker encerrado entre criminales, y luego todo el asunto con el Trust fue bastante bueno con giros en la trama bastante interesantes.

El célebre film Tango y Cash se estrenó tres años después y parece tener mucho de aquí.

Circle of Blood es una de las mejores historias (si no la mejor) que se puede leer de The Punisher.

Un chupito de sangre.

Como decía, la trama  comienza con Frank Castle encerrado en prisión, donde está rodeado de sus enemigos, algunos de los cuales le temen, otros quisieran destrozarlo; aquí, a través del director de la prisión, descubre la existencia de un grupo llamado «The Trust», impulsado por sus propias intenciones, para eliminar familias y derrotar al crimen por cualquier medio, lícito e ilícito.

La propuesta es tentadora: unirse al grupo, recuperar la libertad y continuar su misión, ya no solo, sino con el apoyo de una poderosa organización. Es el punto de partida de una espiral de violencia y muerte que hará dudar de lo que está haciendo hasta al propio Frank Castle. Obra maravillosa dividida en cinco grapas que aquí tenéis en un tomito. Cada uno con una portada que ya es una obra maestra en sí misma. Fue la primera miniserie recogida de El Castigador. Consolidó a The Punisher como una figura popular y lo llevó a conseguir su propia serie. Esta historia se publicó originalmente en 1986. Si aún no lo he dicho, El Castigador es uno de mis personajes favoritos y, por lo tanto, todas sus obras punteras son para mí indispensables de leer. Más que nada porque no lo considero un superhéroe. Más bien un héroe social con el que muchos estamos de acuerdo en como actúa. Ojo por ojo y diente por diente. El rencor es malo, si te riges por la venganza, empieza a cavar dos tumbas… Bla, bla, bla. El Castigador demuestra que eso será o seró.

Siéntete libre de pensar porqué actúa como actúa y si lo entiendes y está solo un poquito, de su lado, gustarás y disfrutarás de sus aventuras a tope de acción.

Como la vida misma, tenemos un cómic violento y adulto, dibujado por Mike Zeck (Secret Wars, La última cacería de Kraven) en el apogeo de su carrera.

Reseña: La Guerra del Joker, de James Tynion IV y Jorge Jiménez

Alguien ha despojado al orejas picudas de sus recursos más preciados en la guerra contra el crimen. ¿El principal sospechoso? ¡El Joker! Como casi siempre este tío, este ser, este demonio en la tierra sobre Gotham que esta vez ha venido a quitarle al Caballero Oscuro sus artilugios (batmóvil, ordenadores, la Mansión Wayne, la batcueva…), y a ver como se las apaña Batman sin ninguno de sus utensilios más preciados. Sin manos derechas para un superhéroe que recuerden, brilla por la ausencia de poderes sobrenaturales.

Mientras Bruce salvaba a Gotham del ataque de Bane y compartía amoríos y aventuras con Catwoman, el Joker daba forma a uno de sus planes más ambiciosos. Y parece que ha funcionado. Después del último evento de la batfamilia en el que el Joker era el gran enemigo a batir, ahora surge la figura de Punchline, personaje de nuevo cuño al que ya vi en el tomo Joker: Especial 80 aniversario (que también ilustró Jorge Jiménez). Tenemos así, lo que es para mí una de las mejores historias de Joker/Batman que he leído desde hace tiempo y que cubre mucho terreno. Una historia que pretende ser épica (Tynion IV intenta darle más pero no lo consigue) pero donde el Joker ha conquistado Gotham utilizando los propios recursos de Batman, y Batman y su equipo deben recuperarlo todo. En muchos sentidos, el comienzo de este evento se siente como el comienzo del primer arco de Tynion donde marca todas las casillas de lo que podrías estar buscando en una historia de Batman. Pero la gran diferencia aquí es que esto ya se siente como la historia que el escritor realmente quiere contar, en lugar de la configuración necesaria para esa historia, no sé si me explico. Tynion está claramente interesado en contar una historia realmente memorable, ya que los guiños a la historia de Batman y Joker parecen especialmente deliberados. Si bien el título parece uno ideado en las oficinas de DC, Tynion IV demuestra tener trucos bajo la manga y presenta aquí una promesa lo suficientemente convincente para que los fans disfruten y quieran más. A los críticos les diría que se lo tomen como una transición y entonces la disfrutarán.

La Guerra del Joker es el primer evento de la etapa escrita por James Tynion IV. Dibujada por el gran Jorge Jiménez, una miniserie de seis numeritos, un tomo recién publicado por ECC Ediciones, que además de aportar la enorme labor del artista granadino recoge una entrevista y abundante material adicional. El Joker es posiblemente el villano más conseguido, con más profundidad, de DC Comics, y aquí tenemos al personaje en su máxima expresión. Si vas a leer esta historia, creo que merece la pena que pilles esta edición para conocer la historia completa. Porque son ciento sesenta páginas que son todo un disfrute. Tynion adopta un ritmo de narración más rápido y Jiménez está a la altura de la tarea. Sus diseños son modulares y se centran en los personajes de una manera que permite que la escritura de Tynion respire.

A primera vista, La Guerra del Joker parece ser una de esas historias de Batman contra un mundo que se ha vuelto contra él. Y este tomo aporta todo para que sepas lo que eso supone de verdad. Lo que está en juego.

Reseña: Las Crisálidas, de John Wyndham

Hay historias que te cambian la vida. Más o menos. Y es que a estas alturas uno se siente un poco extraño al sentarse a escribir una reseña de Las Crisálidas. Obra de un autor tan reconocido en la literatura fantástica, tan súper recomendado entre los que amamos los tres grandes géneros, como es John Wyndham. Un libro que leí por primera vez cuando tenía once o doce años y que tenía muchísimas ganas de retomar pues cuando uno anda escaso de ideas, las mejores fuentes son pura inspiración. Pero hasta no ponerme con esta genial edición que ahora recupera Alianza Editorial, no recordé que lo que disfruté mucho entonces era que el protagonista era un niño de misma edad. David Strorm me cayó bien desde el principio. Leer Las Crisálidas, es esa sensación de volver a pasar tiempo con un viejo amigo.

Las Crisálidas se desarrolla en algún momento en el futuro. Realmente no se sabe cuando, pero se puede asumir que han pasado al menos mil años desde hoy. La civilización cayó hace bastante y ahora solo quedan reductos que intentan salir adelante en una era agrícola en gran parte muy poco tecnológica. El no saber en esta novela te intriga, te atrapa de forma brillante, no se sabe con certeza qué fue de la humanidad, pero los indicios apuntan a que una guerra nuclear a gran escala, tuvo bastante culpa de la extinción de la prosperidad.

David vive con su familia en una granja en Waknuk, parte de lo que ahora conocemos como Labrador. La vida no es fácil allí. Se teme que las «desviaciones» (cultivos y animales mutados) sean obra del Diablo y deben protegerse, desarraigarse y destruirse para garantizar la pureza genética. Las «abominaciones» (personas mutadas) son esterilizadas y expulsadas a Las Franjas, una tierra donde la realidad es un tormento y la esperanza de vida es corta. Una frase muy optimista. Esas famosas desviaciones físicas son fáciles de detectar: un dedo extra, brazos largos, etc…Pero la desviación de David no se capta a simple vista. Su mutación le permite comunicarse mentalmente a largas distancias. ¿Y eso es una maldición o un don? A medida que crece, la situación se vuelve cada vez más difícil para el grupo social donde vive. Ocultar su desviación se vuelve un problema, y lo peor es que si le descubren, la cosa sólo pude terminar de una forma. Pues en una tierra impulsada por la religión (la Biblia es solo uno de los dos libros que sobrevivieron a la Tribulación, el fallecimiento de los ancianos), el propio padre de David es uno de los fanáticos más fervientes que no dudaría en entregar a uno de los suyos a las autoridades.

Cautivadora historia, fabulosa trama como solo Wyndham (uno de mis tres autores favoritos) sabía crear. Una obra que para el lector asiduo e incauto que aún no la haya leído, casi todo le parecerá un argumento bastante trillado. Pero recordad que estamos recurriendo a las fuentes. Las Crisálidas vio la luz, nada más y nada menos, que en 1955. Una de las primeras historias con tema apocalíptico que se pudieron leer en el pasado siglo XX. Aunque sí que se podría decir que es una escritura de su tiempo. Un poco formal para los ojos de hoy, cuando sólo se buscan lecturas mega-rápidas y sin apenas profundidad. «De su tiempo…», pero sólo a modo de estructura. Por que a nivel global, estamos hablando de una novelita de apenas doscientas páginas que un lector constante devorará en nada; pues absorbente, es quizás su mayor virtud. Con un gran discurso pronunciado como colofón final.

Mil gracias a Alianza Editorial por no olvidarnos, por seguir rescatando en su sello Runas estas joyitas que nunca deben faltar en cualquier biblioteca o librería que se precie. John Wyndham Parker Lucas Benyon Harris (1903-1969) fue un autor clásico británico de Ciencia Ficción que probó distintas profesiones como agricultor o marchante de arte antes de dedicarse a escribir relatos detectivescos y de CF. Maravillosas sus obras, El Día de los Trífidos, El Kraken Despierta (también en Runas) e indispensable, por supuesto, Las Crisálidas. Pero tiene más. ¡Así qué vamos a ello!

Reseña: Hitomi, de HS Tak e Isabella Mazzanti

En el Japón de la era feudal, una vagabunda sin perspectivas comienza a entrenar en secreto con Yasuke, un guerrero alguna vez famoso, desplazado y deshonrado, mientras lucha por encontrar su lugar en una sociedad arraigada en la discriminación y la violencia. Entonces aprenderá el código del Bushido y emprenderá su propio camino como guerrera. Pero pronto ambos empezarán a viajar por los antiguos caminos de Edo, donde otros luchadores, monstruos y mitos les acaban ofreciendo oportunidades de entrenamiento más que suficientes para llegar al culmen de todo poder absoluto.

Así empieza el viaje de Hitomi.

Un viaje que ni ella ni tú como lector olvidarás.

Encontrar su lugar en un mundo donde la discriminación y la violencia están a la orden del día. Lo que comienza como una simple historia de venganza ambientada en el Japón feudal, evoluciona hacia algo más cuando el guionista Tak, junto con las artistas Isabella Mazzanti y Valentina Napolitano, combinan hermosas influencias japonesas con sensibilidades occidentales en un nuevo y fascinante tomo que recientemente Panini Cómics ha publicado en nuestro país. La venganza. La búsqueda de ella. El pago por el asesinato de tu familia. Una joven con todo el rencor del mundo, rastreando al asesino. Y la orientación y ayuda para tal labor por parte de un poderoso monje.

La épica que como bien se dice en la sinopsis tanto promovió Tarantino pero que no solo a él, a muchos de los que estamos aquí que de pequeños vimos pelis de Bruce Lee en el cine y otra tanta, nos encanta desde siempre. Porque Hitomi, en parte, no deja de ser una siguiente versión de Yasuke, un hombre de origen africano que fue sirviente y portador de armas del daimyō japonés Oda Nobunaga (https://www.cronicasliterarias.es/?p=14016). El romanticismo de los samuráis deconstruído de una forma práctica y despiadada y Tak creando capas para los personajes en cuyo tiempo tiene lugar. Y

Mazzanti y Napolitano creando un hermoso paisaje inspirado en el estilo de volutas pintadas del antiguo emakimono japonés. Una atención al detalle tremendo en este cómic: desde la arquitectura hasta el vestuario.

Dicen por ahí que Hitomi es el mejor trabajo de Tak hasta el momento. No lo sé. Pero sí sé que debéis preparaos para una serie encantadora, bellamente producida, que lleva la típica historia de venganza a sus más altas cotas.

Reseña: Loira, de Étienne Davodeau

Cuando Louis recibe una invitación de Agathe, se conmueve un poco. Le intriga. Hace mucho tiempo de aquello y aunque nunca volvió a saber de ella, nunca la olvidó. Louis tiene recuerdos deslumbrantes de los pocos años que pasó con ella a orillas del Loira por eso no puede resistirse a la idea de tomarse unos días para volver a la luz del río y la sombra de aquella mujer. Pero decide ir hacia el lugar de encuentro que Agathe le indicó por correo electrónico…

Es por la tarde. Hace calor. Louis camina con gusto por el río y en una playa decide refrescarse antes de llegar. Se desnuda y entra al agua. Error. Pierde el equilibrio y comienza a desviarse. No entra en pánico y se deja flotar sin luchar. A pesar del peligro, se siente bien. El problema es que empieza a oscurecer y la corriente deposita a Louis en la otra orilla. Allí está desnudo, teniendo que caminar unos kilómetros para llegar al puente y volver al otro lado. Espera la noche oscura y comienza este largo paseo que al final resulta bastante divertido, y que luego describirá como mágico. Pero llega el amanecer. Y Agathe obviamente no está. Su casa parece vacía. En ese momento no sabe nada de lo que vendrá después. No sabe nada de la sorpresa que Agathe tiene reservada para las personas que la amaban…

Ediciones La Cúpula sabe del poder narrativo y comiquero que tiene Étienne Davodeau. Loira es el tercer título que publican en nuestro país, otra de las publicaciones por las que los amantes del buen cómic europeo damos las gracias porque con Loira, una vez más, Davodeau consigue conmoverme.
Loira es una continuación de Lulú, mujer desnuda (https://www.lacupula.com/catalogo/lulu-mujer-desnuda-integral/) y Les couloirs vins. Una ficción con mucho realismo donde los personajes se revelan lentamente, tanto a sí mismos como al lector. Y si Lulú, mujer desnuda nos habló de la crisis de la mediana edad, Loira es una oportunidad para que el autor se detenga en el paso del tiempo, piense en la muerte que se acerca inexorablemente, sobre la huella que dejamos y la que nos hubiera gustado dejar. ¿Y qué podría ser más simbólico que un río para hablarnos del paso del tiempo? Frente a él, nos convertimos en viajeros inmóviles, observadores de la vida en su interior, de vidas cortas; un lugar como el nuestro en el que suceden una y otra vez las estaciones que nos pasan por encima como el viento.

Tenemos un álbum que ofrece muchas escenas contemplativas de las que emerge una forma de apaciguamiento, de serenidad ante este flujo inevitable. Al mismo tiempo, Étienne Davodeau compartirá con nosotros el encuentro de los antiguos compañeros de Agathe, centrándose más particularmente en Louis, el mismo que desde el inicio de la historia se deja llevar por la corriente. Louis, que realmente no sabe lo que está haciendo allí pero tampoco quiere estar en ningún otro lugar. Louis que piensa en el paso del tiempo, que quiere ser padre e incluso abuelo. Louis, que se verá ante el final de su vida casi en un suspiro como tarde o temprano nos sucederá a todos.

Una vez más, los personajes interpretados por Étienne Davodeau me hablaron. Una vez más el simbolismo que utiliza me pareció acertado. Una vez más me ha conmovido.

Reseña: El Cielo en la Cabeza, de Antonio Altarriba, Sergio García y Lola Moral

Este cómic es uno de los grandes favoritos a mejor cómic del año. Una de las grandes publicaciones en nuestro país en lo que llevamos de 2024. Dos grandes autores españoles creando muy buen cómic europeo como son Sergio García Sánchez y el maestro del género negro como es Antonio Altarriba; para lo que diré que la portada resume bien el contenido de este álbum: cielo estrellado en la cabeza de Nivek el cual es incapaz de llegar a una estrella inaccesible. Un cómic donde Altarriba, después de mucha investigación y documentación, ofrece una ficción contundente, realista e intransigente sobre el porqué de esta crisis migratoria que vivimos al tiempo que lanza cierta indagación sobre como gestiona el tema la política europea.

Un cómic donde conocemos a Nivek, un adolescente de doce años que trabaja en una mina ilegal de coltán, en Kivu del Sur (República Democrática del Congo), un mineral que se utiliza en la fabricación de nuestros teléfonos móviles y que despierta el deseo y las ansias de poder de los integrantes, mafiosos y guerrilleros del país así como de las potencias europeas. ¿Qué ocurre? Pues que las milicias armadas están librando una guerra para apropiarse de las minas y a Nivek no le queda otra que unirse a uno de estos grupos paramilitares donde se convertirá en un Kadogo, uno de los niños soldados famosos del Congo.

Es a partir de este momento que se produce una cierta deshumanización, hay que decir que el rito de paso para convertirse en Kadogo es sumamente abominable…..vives o mueres. Se convertirá en un guerrero sediento de sangre; milicias despiadadas, matan y violan por placer, el afán de obtener ganancias. «En el Congo, para ser alguien hay que tener un arma… cuanto más matas, más te respeta la gente». Pero Nivek sueña con Europa, con otra vida, ya no quiere ser un peón intercambiable y junto a su amigo Joseph emprenderá un largo viaje que le llevará hasta el mercado de esclavos de Misrata en Libia, a orillas del Mediterráneo. a una travesía que mermará sus sueños.

Una historia que te permite descubrir los fabulosos paisajes de África, pero también la riqueza de sus habitantes, porque no todo es oscuridad. Una narración magistral en seis capítulos que compartimenta las diferentes etapas de un largo viaje iniciático. Una historia que huele a realidad, no moralizante, dura, conmovedora y que plantea muchas preguntas. Una sola pequeña palabra en la última página me puso el vello de punta.

Un cómic donde descubro el dibujo de Sergio García Sánchez, un estilo que no me recuerda a ningún otro, personajes a modo de caricatura, con rostros expresivos y cuerpos de elastómero con esos brazos y piernas de longitud desproporcionada. Un diseño inventivo e inmersivo donde los colores de Lola Moral son magníficos. Pero, en definitiva, un cómic que no está al alcance de todos, que no todo el mundo “disfrutará” porque algunos pasajes son muy duros a pesar del dibujo que suaviza el horror.

Recomiendo encarecidamente leer esta historia sin concesiones porque Antonio Altarriba es, sin duda, una de nuestros maestros del noveno arte. Lleva treinta años haciéndonos disfrutar con sus títulos, y que por todos los dioses nos esperen como mínimo treinta años más. Obras que terminan por ser publicadas en multitud de países cosechando algunas de las máximas distinciones. Recomendable es poco decir.

Reseña: La Imparable Patrulla Condenada, de Culver y VVAA

Este cómic o título es un brillante ejemplo del poder del trabajo en equipo en el mundo de los superhéroes. El cómic ilustra maravillosamente cómo cada miembro de la Doom Patrol aporta sus poderes, enfatizando que sus habilidades individuales son más efectivas cuando trabajan en conjunto. Pero no sólo se muestra aquí el poder creativo unido, también ofrece una satisfactoria combinación de acción, narración y arte. Los fans antiguos y nuevos se encontrarán inmersos en una rica narrativa que resume la esencia de lo que representa realmente La Patrulla Condenada.

Cuentan que hace años que Robotman, Elasti-Girl, el Hombre Negativo y sus amigos formaron una extraña familia que lucha contra el mal y protege a los marginados. Ahora que los hechos de Planeta Lázaro han llenado el mundo de nuevos metahumanos, les toca a ellos cuidar de quienes se han transformado en monstruos que cierta empresa intenta explotar para crear armas biológicas. Esta la sinopsis editorial pero os contaré más. La Doom Patrol se encuentra en Gotham City, cuando una situación metahumana de repente se sale de control. La jefa le da instrucciones al equipo para contener la situación cuando Trainor descubre que el metahumano en cuestión es un ser de pura energía negativa. ¡Quienquiera que sea, quiere ser malo! Después nos vamos al Mont Blanc (Suiza) donde se está luchando contra hordas de ejércitos de muertos vivientes mientras se acercan cada vez más a la guarida del villano general Immortus…

La Imparable Patrulla Condenada abre con dos ganchos muy potentes. Pero el foco principal sigue siendo la desafortunada aventura del equipo en Gotham, enfrentándolos a un antagonista abrumador. Estamos ante una miniserie que no puedes parar de leer. La devoras en nada porque está súper bien construida. Las dos narrativas no chocan en estilo, ya que la naturaleza agitada de los acontecimientos hace que el cómic avance rápidamente. Culver hace buen uso del evento de Lázaro para crear el núcleo del conflicto y con eso mantiene al lector ansioso por lo que pasarán en las siguientes páginas. Y no se pierde tiempo en que lleguen los puñetazos, iluminando el tema con exhibiciones llenas de acción.

Aunque fue creada para ser una fusión de una antología de aventuras y un cómic de superhéroes, el tono extraño de la Doom Patrol y los personajes absurdos que contiene la distinguen de otros títulos de DC. No conozco título de estos personajes que no me inciten a leerlo. Y todo es porque lo disfrutado ha sido eso, disfrutado. Además, la inclinación del artista Chris Burnham por usar líneas rugosas y mucha tinta coincide perfectamente con el rápido comienzo de la serie. Sus audaces líneas de contorno separan a los personajes del desorden circundante mientras dibuja deliberadamente a Gotham como una ciudad cloaca, agregando un toque cómico a través de las expresiones de ciudadanos de mala cara.

Lo que mola mucho es que se adelanta un sorprendente equipo de villanos para el futuro.

Reseña: Silver Surfer. Negro, de Donny Cates y Tradd Moore

Este Marvel Deluxe recoger los cinco numeritos que tuvo la miniserie Silver Surfer: Black. Definida como la siguiente locura de Donny Cates, con el alucinante dibujo de Tradd Moore, tenemos una trama donde los defensores de la galaxia han caído a través de un agujero negro, en el que está incluido mi amado Estela Plateada. Pero también se puede decir que Negro es una historia existencial y alucinante sobre la preservación de la luz en la oscuridad.

Hablando de la obra de arte de Moore, apuesto a que es el aspecto que más puede dividir la opinión de los lectores de cómics, y lo admito, me tomó por sorpresa cuando vi un avance por primera vez hace varios meses. Es increíblemente surrealista y psicodélico desde el primer vistazo, y dada la forma en que Moore distiende y distorsiona el cuerpo de Surfer, a veces incluso roza lo grotesco. Sin duda, es la representación visual más singular del surfista espacial que he visto en mucho tiempo, y cuesta acostumbrarse, sobre todo, a los que seguimos al personaje desde que tenemos uso de razón. Pero vamos a lo que realmente importa.

Porque Negro no es otra cosa que un interesante… ángulo desde el cual admirar los abdominales de Norrin Radd. Además de que se nos deriva a los eventos de la actual serie de Guardianes de la Galaxia (también escrita por Cates), donde Surfer y varios otros héroes han quedado atrapados en un agujero negro creado por los seguidores de Thanos. Y Surfer se ve absorbido por el abismo.

Transportado miles de millones de años al pasado y dejado muy debilitado por la terrible experiencia, Surfer se da cuenta de que el universo recién nacido está siendo devorado lentamente. Buscando la fuente de esta oscuridad invasora, llega a un planeta sombrío que contiene un enorme portal alienígena. Obligado a luchar contra los extraños guardianes del portal, Surfer usa los restos de su Poder Cósmico para crear una pequeña estrella que arde y rechaza la oscuridad, y debilita aún más al ya agotado héroe… Y ahí es cuando se revela que el verdadero villano de esta historia es Knull, el dios oscuro de los simbiontes (ya conocidos por los lectores de Spider-Man, Venom y Carnage).

La obra de arte de Moore finalmente resulta cautivadora y bastante apropiada para una historia alucinante de Donny Cates que encuentra al Centinela de las Vías Espaciales atrapado en el comienzo del universo y luchando contra un dios oscuro. Lo que se cuenta en Negro es pura ciencia ficción. Y mola, pues al fin y al cabo, ¿qué le viene bien a series como Silver Surfer y Los Guardianes de la Galaxia si no es un buen guion basado en sci-fi más clásica?

Pero quizás lo más importante es que da como resultado algunas de las imágenes más impresionantes y distintivas que he visto en un cómic de Silver Surfer, como esta hermosa extensión de dos páginas del Surfer enfrentándose a su antiguo maestro, Galactus, en un baño empapado de sangre.

Un paisaje infernal.

Echadle un ojo.

Reseña: El Joven Hellboy. Asalto al Castillo de la Muerte, de Mike Mignola, Thomas Sniegoski y VVAA

Soy de los que intenta leer todo de Mike Mignola, haga lo que haga. El Mignolaverso me tiene engatusado. Pero también soy de los que se inició en la obra de este autor con Hellboy y por tanto voy a leer, reseñar y recomendar siempre-siempre las aventuras del Chico Infierno. En todas sus épocas. Por lo que mi reseña de este personaje serán normalmente poco objetivas. Aun así, si estás por aquí leyendo esto, diría que eres un poco-mucho como yo. Y quieres saber si estas obritas que está publicando Norma Editorial con el pequeño Hellboy como protagonista son dignas de ser llevadas a casa. Pues la respuesta es SÍ. Diferentes y con tramas originales, más datos sobre el personaje, su pasado y quiénes le rodearon (o no) alguna vez. Pero lo más importante, seres con los que se enfrentó ya de chaval.

Os aconsejaría uniros al creador Mike Mignola, y al coguionista Thomas Sniegoski, con el artista Craig Rousseau y el colorista Chris O’Halloran en el que es el segundo volumen de la serie Young Hellboy. Este tomito que recoge los cuatro numeritos del arco Asalto al castillo de la muerte.

Tras La tierra oculta (https://www.cronicasliterarias.es/?p=8965), estamos ante una continuación lógica de las aventuras de Little Hellboy que, por cierto, recuerda mucho a Joe el Bárbaro, de Grant Morrison. Creo que es la primera vez que una obra de Mignola me recuerda tanto a otro cómic y quizás es porque no sea totalmente suyo el guion. Un niño con diabetes lucha por su vida entre dolorosas alucinaciones, y aquí también un niño con fiebre huye de un terrible ser asesino. A lo que sigue cantidad de escenas de persecución citando una profecía que por lo menos lleva a un final más que interesante con una guinda para el pastel como es el magnífico Bogavante Johnson.

¡Siente la garra!

El joven Hellboy funciona mucho mejor para mí cuando resaltan el humor en las situaciones en las que se mete. Quiero decir, cuando actúa como un niño, pero sigue siendo una versión más pequeña del Hellboy adulto en muchos sentidos físicamente. Entonces, cuando tiene fiebre, comienza a soñar que está en una misión con Lobster Johnson para impedir que los científicos nazis usen un arma y un misil de cierto nigromante con la idea de matar gente. El febril Hellboy no se da cuenta de que alguien más lo está acechando y planea matarlo… Eso es lo que vais a encontrar aquí. Momentos divertidos que si amas al personaje, te gustarán. Suma a Bogavante y cómo respondería un niño como el Chico Infierno a sueños febriles.

Como dijo alguien, los nazis son como el bacon: en toda historia gusta tenerlos como malos-malutos. A eso suma que amo toda ridícula maravilla pulposa.