Reseña: Efímera, de Juan F. Valdivia

En verdad, hay que aplaudir el maravilloso mundo creado de este autor que ha construido un universo creativo personal lleno de detalles. Con la esencia del gótico antiguo nos lleva hasta Efímera, una ciudad de una época pasada donde la magia manda y tienen a sus dioses encerrados. Personajes sencillos en una vida monótona y corriente, allí en su puerto en barcos que avanzan a golpes de remos en el horizonte se perfila una tormenta. Con ella hará su entrada un navío completamente calcinado del que sale un humanoide arrastrándose… La angustia llegará cuando la sacerdotisa les diga que los versos de la canción han temblado. Ante esta amenaza zarpará la galera La Embestida, con el capitán Asbaros Mistraquiis, su tripulación y los tres representantes de los poderes más importantes de la ciudad para detener la amenaza.

Prácticamente toda la historia se recreará en el mar. Un barco que debe soportar el peso de una parte de la tripulación dotada de poderes. Sentiremos la historia crecer a partir de las emociones de la tripulación, la naturaleza áspera del océano y las muchas dificultades que pueden surgir en una situación de este tipo.

Juan F. Valdivia usa un vocabulario muy diverso sin caer en la pedantería lo que dará una sensación de orden al texto. Alabar el trabajo de documentación de lo que es la jerga naval, es de rigor. Sabe introducirnos en el ruido ensordecedor del viento, de las olas inmensas que zarandean el barco, de los extraños fenómenos que trae la tormenta, ese peligro insondable que guarda el mar con unos personajes que deberán batirse en el mundo de la magia. Comenzará en un ambiente tranquilo en busca de esa extraña tormenta y poco a poco la atmósfera de la historia ira haciéndose cada vez más oscura, esa sensación de que algo ocurrirá, hasta que los protagonistas se vean inmersos y arrastrados a lo sobrenatural. Báculos que crean muros de aislamiento, sacerdotisas sin párpados, relojeros que esconden cuerpos deformes bajo sus hábitos negros, rituales, canciones de piratas… todo ello para enfrentarse con la tejedora blanca.

Una aventura que mantiene despierto al lector, vivencias realistas juntándose con poderes que escapan a toda comprensión. Un libro hermoso de leer y con misterios por desentrañar. Algunos quedarán para el final. Juan F. Valdivia sabe dejarnos con ganas, embarcándonos como uno más de esa entrañable tripulación Animaros a saber cómo acabo esta batalla. Abrid el libro y dejad que la magia os atrape.

Lo recomiendo.

Reseña: Cuentos de un Pasado Lejano

Estamos ante una de las obras más valiosas de la literatura clásica japonesa publicada por primera vez en español. Konjaku Monogatarishū, traducido como Cuentos de un Pasado Lejano, es una colección japonesa de más de mil cuentos escritos hacia finales del Período Heian (794-1185). Satori Ediciones publicó esta selección de relatos traída de lo que fue originalmente una colección completa en treinta y un volúmenes. Aquí en este ejemplar maravilloso podemos leer setenta cuentos procedentes de dicha obra clásica. Contiene historias de India, China y Japón. Cada uno de ellos tienen el mismo principio: Hace ya mucho tiempo… (como nuestro Erase una vez…); nunca me cansaré de decirlo, estas palabras son y serán un pacto con el lector. Sólo podemos esperar algo maravilloso tras ese comienzo.

Todo lo humano se puede encontrar en estos cuentos, desde lo bello y noble hasta lo horrible y abyecto. Fue compilado en el Japón del siglo XII y es uno de los libros fundacionales de la literatura nipona donde aparecen las primeras obras de autores como Akutagawa y Tanizaki. No son obras atadas a un determinado momento de la historia sino atemporales porque son un cuadro de la naturaleza humana. Los relatos tratan temas japoneses desde las enseñanzas budistas a las oscuridades del alma. Entre los dos extremos toda una paleta de sentimientos sostenida por una magnífica prosa.

Este libro de fábulas japonesas describe encuentros entre humanos y hechos sobrenaturales. Los personajes representan monjes, campesinos, mercaderes, mendigos, guerreros, la nobleza… Las historias siguen un patrón satisfactorio, pero cada una tiene un sabor y un tono únicos. Algunas son advertencias severas contra las consecuencias de la crueldad. Los cuentos hacen buen uso de fantasía, magia y humor. A menudo, los animales y las personas son personajes intercambiables con el mensaje de que compartimos un destino con estas criaturas y, por lo tanto, debemos tratarlos con respeto y amor. El tesoro no es un atributo físico. Es una mentalidad. Un gran ejemplo son los cuentos de este libro cuya temática proviene del budismo y el folclore regional.

En las historias occidentales, una persona común se topa con la magia y termina al final con todos sus sueños hechos realidad. Por el contrario, el equivalente asiático de un cuento será una persona común en una situación normal cuando su vida es tocada por lo inusual. Este planteamiento de las cosas, atribuida al budismo, hace que todo para los sujetos de la acción cambie. Se vuelven más sabios, pacientes y amables. Muchos acaban entendiendo que los castillos colapsan, la riqueza se pierde o se roba y la ropa fina se desgasta. Lo que atesoramos interiormente es todo lo que realmente dura. El amor no se empaña. La amabilidad no se oxida. La sabiduría no puede ser robada, sólo compartida. La princesa pobre, La estatua de sándalo rojo, La hija del cazador, Un matrimonio de trece días, De monje a mendigo, El bonzo demoníaco del monte Kongo, Lo que ha de ser, será, La leyenda del mundo oculto tras una cascada en la provincia de Hida…

Dejad que estas historias iluminen vuestra vida. Porque no sólo os traerá luz a vosotros, sino que, como una vela, iluminará todo lo que lo rodea. Simplemente extraordinario.

Reseña: Ciudad de Jade, de Fonda Lee

Ciudad de Jade es la primera entrega de la Saga de los Huesos Verdes. Ganó el Worl Fantasy Award a mejor novela en 2018 y fue finalista a los premios Nebula y Locus. Si debo ser sincera dudo que esta reseña sirva para comentar lo que he terminado de leer, pues no me extraña que haya llegado hasta el jurado de los premios importantes.

La historia es un auténtico drama donde se funde el mundo del Kung Fu con el de los gánsters. La isla de Kekon, después de haber sufrido una guerra contra un invasor, ha desarrollado su propia estructura económica en torno al jade que solo ellos poseen. Unos clanes gobiernan desde la sombra del propio estado de la isla de Kekon. Desde hace siglos los kekoneses han extraído esa piedra preciosa de sus minas. Tenemos así una sociedad donde el jade mágico concede habilidades especiales a los honorables guerreros verdes. Todo parece tranquilo, la familia Kaul controla la producción de tan ansiado producto, la nueva paz terminara pronto; pero en las calles aparece una poderosa droga que quien la toma es capaz de portar el jade. Dos familias se enfrentarán entonces. El clan ganador será quien decidirá el destino de los hombres verdes y de la propia isla.

Mafia moderna, brillantemente construida con guerreros de gran fuerza y poderes. Lo primero de que debo comentaros es que tengáis un poco de paciencia al principio. Estamos en un lugar especial y la autora se toma su tiempo para que nosotros entremos en él. Para luego disfrutar. El enfrentamiento épico entre los clanes es para quitarse el sombrero, casi seiscientas páginas, pero la autora no se anda con tonterías y va directa a: acción mágica, corrupción, traiciones, venganzas, honor, valor, drogas, escenas sexuales muy explicitas, agresiones, suicidios, autolesiones, coches veloces, peleas de Kung Fu. Aun así quedan latidos para la esperanza y el amor.

Puedo deciros que Ciudad de Jade contiene más vida dentro que muchas sagas completas ya editadas. Un libro brutal que te tiene el corazón en un puño, repleto de giros inesperados, moviendo a una familia criminal cargada de tragedia que ahora debe tomar decisiones muy duras en una ciudad que ya no controlan. Con ambientación cuidada hasta el mínimo detalle, espectaculares escenas de acción, pero sobre todo, grandes personajes. Sus caracterizaciones fueron soberbias, el nivel de conexión es tremendo, se hace difícil creer que sean personajes imaginarios. Los cuatro personajes son: Lan, Hilo, Shae y Anden, que han brillado más que el propio jade. A través de ellos sabremos de su hermandad y la fidelidad a su clan entendiendo el concepto de familia. Es verdad que hay momentos en que se vuelve la trama algo compleja, pero debemos comprender que estamos en un mundo fusionado entre la realidad que conocemos y la magia ancestral, debiendo ser nosotros los que nos adaptemos a la maravilla creada por Fonda Lee.

¿Le faltó algo? Sí, más violencia. Para ser familias criminales le faltó algo más de dura violencia. Fantasía urbana de inspiración asiática y lo mejor de todo es que continúa.

Reseña: Rómpete Corazón, de Cristina López Barrio

Y decía ese verso del Hamlet de Shakespeare: «¡Esto no es bueno ni puede acabar bien! ¡Pero rómpete, corazón, pues debo refrenar la lengua!».

Comentaros que he leído algo muy hermoso. No podía tener un principio más entrañable: Érase una vez… Ese comienzo es ya una promesa de que se contará una historia y no cualquier tipo de historia. Palabras que forman un pacto con el lector, evocan un poder donde todo es posible. La autora, dentro de una narrativa que trasmite sentimientos y emociones, nos introducirá en la inquietante desaparición de una niña. Novela de misterio con apariencia de cuento de hadas y con ese poso de miedo que dejan las leyendas, la trama nos lleva al monte de Abantos, en la sierra de Guadarrama, un lugar repleto de mitos. Al caserón familiar regresa Blanca Oliveira. Allí hace ya doce años desapareció su hija Alba. Ahora vivirá de nuevo la tragedia con la desaparición de otra de las dos hijas que le quedan. La historia se repite con la misma única pista de la anterior desaparición, una cinta roja hallada en su jardín. Un jardín del cual dicen que contiene una de las siete puertas del infierno…

Un guionista que se instala de huésped buscando inspiración para un guion, y un policía que no logró cerrar el anterior caso, ambos se verán involucrados en una saga familiar en la que las mujeres sufren una enfermedad hereditaria que produce locura. Por si esto fuera poco, hay un cuento macabro en esta familia sobre La Bella Durmiente, un cuento maldito. Relaciones tóxicas y triángulos amorosos, tiempos perdidos, decisiones equivocadas buscando otras oportunidades; una trama contada por cada uno de los personajes en primera persona en capítulos cortos que se van alternando en un antes y después. Nos negaremos a ver culpables dentro de la casa, así que miraremos hacia ese extraño pueblo donde la médium narra sobre unas apariciones en las noches de luna llena en agosto.

Cristina López Barrio usa un ambiente gótico de susurros en la oscuridad, brumas, golpes de viento y arias cantadas desde el interior de habitaciones vacías. Sentiremos unos personajes llenos de secretos que no nos cuentan nada por miedo o culpa. ¿Hay límites en el amor? El respeto, la confianza y la lealtad se pondrán a prueba hasta lo inimaginable.

Repleta de trozos sublimes, Rómpete Corazón tiene suspense e intriga policíaca entremezclándose con el poder del destino y lazos familiares. Caballos enterrados en cementerios particulares, túneles bajo tierra, guardián de cuentos, cartas de tarot sacando a la muerte; dicen que los vínculos de sangre a veces no son suficientes pero no debemos olvidar que por esa sangre siempre se han hecho los mayores sacrificios. También es verdad que hay durmientes que no se despiertan por un simple beso.

¡Qué! Una historia entre novela negra y cuento de hadas, ¿no? Solo puedo aplaudir y aplaudir.