Reseña: Díptico. Grotesque/Surrealiste, de Ignacio Cid Hermoso

Antes de empezar la reseña deciros que este libro de relatos es una edición limitada y numerada de 150 ejemplares. Incluye catorce increíbles láminas pegadas a mano, ilustraciones realizadas por Verónica Leonetti y el prólogo es del escritor Darío Vilas. Catorce láminas, catorce relatos y dos portadas con su título correspondiente. Vaya por delante la calidad escrita que es inmejorable, en un libro maravilloso.

Díptico: Grotesque, son siete relatos, uno para cada día de la semana. Libro ya editado pero descatalogado muy difícil de encontrar, ahora tenéis la oportunidad de conseguirlo. Terror puro y dulce es lo que encontrarás aquí. Como una droga intensa hay euforia y dolor mezclados entre sí. Un viaje trenzado narrado en siete partes en un libro que va dirigido a cada una de nuestras pesadillas, miedos e inhibiciones, una experiencia visceral. En estos relatos el autor tiene una forma de llegar al subconsciente del lector sacando lo que nos hace sentir incómodos. No es una molestia leve, al igual que el uso de calcetines, no coinciden. Este es un tipo de malestar que se esconde en un nivel atómico, asomándose entre moléculas, invisible en los recovecos de la mente. De algún modo Ignacio Cid Hermoso considera que está en todos nosotros, aunque no deja de ser entretenido por las reacciones involuntarias que provoca. Es esa pesadilla destilada, una textura de Terror. Mi favorita Pierdes tu lugar cuenta como alguien al despertar, se toca la cara y en vez de ojos tiene cuencas vacías. Para mí fue brutal con todo lo que continua. Más allá del surrealismo, es terrorífica.

La damos la vuelta al libro, segunda portada. Díptico: Surrealiste, son otros siete relatos por que siete son los pecados capitales. La narración es como ir a través de una versión para adultos del espejo de Alicia. Es ridículo y surrealista y a veces vívidamente horrible. El Terror da un cambio para convertirse en hermoso. Nada es lo que parece. Una lectura que no es para aquellos que quieren un pequeño susto que pueden esconder luego en el estante. Aquí se interactúa con el lector de una manera íntima, miedos para encontrar y volver a definirlos. Relatos para aquellos lectores a los que les gusta ver nuevas perspectivas. Lo suficientemente valientes para que no les incomode la verdad, incluso cuando se incrimina. Mi favorita de esta tanda, Demasiado lleno para el postre. Pecado capital gula. Comida, asesino en serie, una extraña lluvia que no cesa, un embarazo, un cojín, un jefe…

Un libro en el cual sentiremos la melancolía entre sus páginas donde el escritor vierte una mirada crítica sobre nuestra sociedad resaltando la decadencia. Incluso la maternidad y la paternidad los pone bajo escrutinio. Para que lo entendáis mejor, estos cortos reflejan el mundo hacia nosotros. Es mirar en un espejo para ver a Medusa. Si no la miramos directamente a los ojos, podemos mirar con seguridad pero si no…

Todo lo que vais a leer es increíble, destaqué dos relatos no por ser los mejores, sino por ser las que más me impactaron. Por que, en realidad, cada relato es un espejo macabro, sexual, hermoso y desagradable. Aplaudo y aplaudo.

Reseña: Cuentos de un Pasado Lejano

Estamos ante una de las obras más valiosas de la literatura clásica japonesa publicada por primera vez en español. Konjaku Monogatarishū, traducido como Cuentos de un Pasado Lejano, es una colección japonesa de más de mil cuentos escritos hacia finales del Período Heian (794-1185). Satori Ediciones publicó esta selección de relatos traída de lo que fue originalmente una colección completa en treinta y un volúmenes. Aquí en este ejemplar maravilloso podemos leer setenta cuentos procedentes de dicha obra clásica. Contiene historias de India, China y Japón. Cada uno de ellos tienen el mismo principio: Hace ya mucho tiempo… (como nuestro Erase una vez…); nunca me cansaré de decirlo, estas palabras son y serán un pacto con el lector. Sólo podemos esperar algo maravilloso tras ese comienzo.

Todo lo humano se puede encontrar en estos cuentos, desde lo bello y noble hasta lo horrible y abyecto. Fue compilado en el Japón del siglo XII y es uno de los libros fundacionales de la literatura nipona donde aparecen las primeras obras de autores como Akutagawa y Tanizaki. No son obras atadas a un determinado momento de la historia sino atemporales porque son un cuadro de la naturaleza humana. Los relatos tratan temas japoneses desde las enseñanzas budistas a las oscuridades del alma. Entre los dos extremos toda una paleta de sentimientos sostenida por una magnífica prosa.

Este libro de fábulas japonesas describe encuentros entre humanos y hechos sobrenaturales. Los personajes representan monjes, campesinos, mercaderes, mendigos, guerreros, la nobleza… Las historias siguen un patrón satisfactorio, pero cada una tiene un sabor y un tono únicos. Algunas son advertencias severas contra las consecuencias de la crueldad. Los cuentos hacen buen uso de fantasía, magia y humor. A menudo, los animales y las personas son personajes intercambiables con el mensaje de que compartimos un destino con estas criaturas y, por lo tanto, debemos tratarlos con respeto y amor. El tesoro no es un atributo físico. Es una mentalidad. Un gran ejemplo son los cuentos de este libro cuya temática proviene del budismo y el folclore regional.

En las historias occidentales, una persona común se topa con la magia y termina al final con todos sus sueños hechos realidad. Por el contrario, el equivalente asiático de un cuento será una persona común en una situación normal cuando su vida es tocada por lo inusual. Este planteamiento de las cosas, atribuida al budismo, hace que todo para los sujetos de la acción cambie. Se vuelven más sabios, pacientes y amables. Muchos acaban entendiendo que los castillos colapsan, la riqueza se pierde o se roba y la ropa fina se desgasta. Lo que atesoramos interiormente es todo lo que realmente dura. El amor no se empaña. La amabilidad no se oxida. La sabiduría no puede ser robada, sólo compartida. La princesa pobre, La estatua de sándalo rojo, La hija del cazador, Un matrimonio de trece días, De monje a mendigo, El bonzo demoníaco del monte Kongo, Lo que ha de ser, será, La leyenda del mundo oculto tras una cascada en la provincia de Hida…

Dejad que estas historias iluminen vuestra vida. Porque no sólo os traerá luz a vosotros, sino que, como una vela, iluminará todo lo que lo rodea. Simplemente extraordinario.

Reseña: Mi Marido es de Otra Especie, de Yukiko Motoya

Mi Marido es de Otra Especie fue galardonada con el premio literario más prestigioso de Japón, el Akutagawa. Un libro que contiene cuatro relatos, aunque abre con uno largo que bien pudiera considerarse novela corta. Ochenta páginas le avalan y además da titulo al volumen.

San es una ama de casa cuyo rostro va cambiando pareciéndose cada vez más al de su marido… Yukiko Motoy en una narración elegante, focaliza lo que será esa relación en pareja. Una lectura llena de metáforas que intenta hacer reflexionar al lector, por que en el fondo no deja de ser un drama contra el sacrificio que muchas mujeres hacen dentro del matrimonio. Expresando un deseo total de libertad.

Una autora japonesa que busca en su escritura sencilla, toques casi poéticos, rozar lo absurdo con lo inquietante. Bajo la realidad asoma lo disparatado y onírico como si fuera arte surrealista. Utilizará también la ironía para examinar lo importante que condiciona la vida de las personas en su día a día. Abnegación, matrimonio, abandono de los animales, adicciones que se usan para huir de la realidad o el valor que le damos a las cosas. En sus palabras, lo conocido se vuelve desconocido. Muestra la hipocresía pero además con el toque surrealista que hemos señalado antes saca el subconsciente de los personajes donde rompen las cadenas de la envarada sociedad en que viven. Una sociedad rígida donde todos en público exigen el cumplimiento de unas normas que ignoran en privado.

Le seguirán estos tres relatos: Los perros, una historia que no deja indiferente. Muy japonés. En una cabaña apartada vive un hombre con tres perros blancos. Viene a ser una alegoría sobre la vida y la muerte. El baumkuchen de Tomoko. Muy realista. De actualidad, y contado en tercera persona. Tomoko está preparando unos dulces para los niños y nos habla sobre el agobio de un ama de casa y la maternidad. Un marido de paja crítica, como ya dice el título, viene a ser una crítica del papel del hombre en el matrimonio. Todo empezará con una simple pelea…

Cuatro relatos con la esencia del espíritu japonés. Tan simples como hermosos, donde los personajes se enfrentan a lo peor de sí mismos. Esa parte que los convierte en extraños. Yukiko Motoya crea estas historias para que abracemos esas partes no tan hermosas de la humanidad.

Muy recomendable.

Reseña: Retratos de los Hijos, de George R. R. Martin

Hay otro George R.R. Martin ahí fuera. Una especie de autor semidios anterior al maestro de la Fantasía con su Canción de Hielo y Fuego. Ganador de un Nebula y tres premios Hugos, nada más y nada menos, y en su día famoso por su trabajo como guionista en series de televisión como The Twilight Zone y La Bella y la Bestia. Qué hubo un antes, en definitiva. Y que aún a día de hoy, uno se siente raro cuando lleva aconsejando tanto tiempo a un autor, y resulta que hasta que no se hace mundialmente conocido (¡por una serie de TV!), no empiezan a reparar en sus obras. Por ello, algunos damos gracias a Editorial Gigamesh por su intención de rescatar una nueva colección en formato bolsillo con grandes titulos del maestro. Títulos ya en librerías como Nightflyers o dos buenas antologías como Nómadas Nocturnos o este Retratos de los Hijos que os traigo hoy.

Quizás para aquellos corazones desolados que ven como nunca llega Vientos de Invierno, quizás para aquellos que amamos a Martin por encima de todo, como autor de CF y Terror, volvemos a tener más literatura suya para disfrutar. Retratos de los Hijos te invita a visitar una galería de retratos muy inusuales. Temas tan extraños como un autor que comienza a ser visitado por los personajes de sus novelas; esos señores rencorosos a quienes no les hizo ninguna gracia el trato con ellos. O tal vez prefiráis transitar por aquella antigua pintura que guarda el recuerdo del último partido de la Super Bowl que se jugó. O inspeccionar un boceto de la niña cuyo mejor amigo era un dragón hecho de hielo. Y más. Por que también capturado en esta galería de lienzos está aquel hombre que viajó en el tiempo para revertir los errores y humillaciones de su pasado, a cambio de recibir justicia. Y retratos igualmente extraños en una variedad de estilos, algunos bizarros, otros conmovedores, todos inolvidables. Por que George R.R. Martin es un maestro literario de los tres grandes géneros y en antologías así lo demuestra.

Y ahora confieso. Al señor Martin lo descubrí hará unos veinte años. Lo recomendé y lo recomendé. Sus cuentos molaban cantidad. Para mí fue un enorme descubrimiento encontrarle en un ejemplar de la extinta colección de Martínez Roca en la colección Gran Súper Ficción. Una antología que trataba los Premios Hugo (el premio más importante a nivel mundial que se otorga en CF), y que se llevan dando desde principios del siglo XX. En fin, que di con un tomo que contenía dos relatos suyos. ¡Este señor había ganado dos premios Hugos al Mejor Relato con dos cuentos propios! Un «ex-aequo» para él solito. Pero dos maravillas. El Camino de la Cruz y el Dragón y Los Reyes de la Arena. Dos joyas de la CF que recomiendo que leáis cuanto antes. Pero que duda cabe que hablo de un joven que ya venía de ganar anteriormente un Hugo con una novela corta, y que a partir de ahí empezaba a despuntar. Hasta que bastantes años después dio el pelotazo con la saga Canción de Hielo y Fuego (o Juego de Tronos para los seriéfilos), y entonces se amilanó…

¿Qué fue? ¿El dinero, la fama, la comodidad de saber qué tranquilamente todo llegará? Pero no llega. Pese a todo, soy de los que mantienen la esperanza, pues un señor que ha creado historias tan fascinantes, no puede dejarlo así como así. Y aunque nadie le pide que sea una tormenta de palabras constantes como el tito Stephen King, sí que tenemos el deseo de volver a verlo en la palestra con un nuevo titulo.

Por el momento, os recomiendo esta maravilla llamada Retratos de los Hijos, con prólogo del gran Roger Zelazny y dos relatos inéditos en español como La Última Superbowl y Hora de Cerrar. Nunca me cansaré de recomendar a alguien que me maravilla como escribe.

Reseña: Los Muertos la Tumba Dejan, de Armando Boix y VVAA

Entre enero de 1835 y abril de 1836 aparece en Madrid la revista El Artista. Allí se publicaban cuentos trágicos ambientados en atmósferas sombrías. Algunos de ellos toman vida en lugares comunes donde la noche, el viento, la niebla o los cementerios acompañan a los protagonistas. Una selección de esos relatos entonces publicados se encuentra ahora dentro de esta maravillosa antología. También hay de otros folletines como son el Semanario Pintoresco Español (1836-56), El Museo Universal (1857-67), y lo cierra otros cuentos románticos de revistas varias (1832-56). Qué deleite es volver a leer comienzos: Érase que se era…

Estamos ante una joya de antología de cuentos fantásticos y terroríficos españoles del siglo XIX. No son cuentos que den escalofríos o debamos mirar por encima del hombro. Por entonces, se escribía para entretener. Era una época en que la gente creía en las leyendas, el Diablo no sólo se usaba para las misas, pensaban que podían encontrárselo en cualquier lugar. Los autores utilizaban lo que entonces asustaba para que sus lectores temblasen tanto, que ni el fuego del hogar les devolvía el calor del cuerpo. Leyendas antiguas, relatos de viejas, venganzas, tesoros, maldiciones, brujas, todo tenía cabida dentro de ese género fantástico y gótico. Diecinueve historias, cada una de ellas catalogada en la revista en la que apareció.

Es difícil comentar los mejores. Todo el conjunto es un verdadero deleite. Pero os dejo un pequeño resumen para que entendáis la maravilla que vais a leer. La Pata de Palo, de José de Espronceda, más que un relato de miedo leeréis. Una fábula con su correspondiente enseñanza. Todo empezó en Londres con un rico comerciante que tras un accidente deben amputarle una pierna… La Mujer Negra, de José Zorrilla, es una novela corta gótica de género fantástico narrada en tercera persona. Trascurre en Torquemada, una leyenda donde un alma se vende al diablo. Un relato sobrenatural.

El Hidalgo de Arjonilla, de Pedro de Madrazo, transcurre en la noche de San Juan. Un hidalgo seductor de Arjonilla engaña a una joven prometiéndole que la hará su esposa. Cuando él no cumple su promesa la mujer lo denuncia ante la justicia. Pero sin testigos el Juez no lo declara culpable. Entonces ella implorará ante el mismísimo San Juan, palabras que no caerán ahora en vano… El Perro Negro, de Antonio de Trueba, es un relato con narrador omnisciente que nos advierte que estamos ante un hecho real que a él le contaron. Una cruz que recuerda el asesinato de una mujer que llevaba un perro negro. Las Aventuras de un Muerto, es un cuento fantástico cuyo protagonista es un poeta bohemio que dialoga en una taberna con el mismísimo Diablo.

Qué puedo deciros si podemos encontrar en Los Muertos la Tumba Dejan, los nombres de autores que han pasado al estatus de leyenda. Ahora podéis reuniros para escuchar historias en las que el Diablo, las leyendas o la venganza, cobran vida de nuevo. El genial autor Armando Boix se alía con la recomendable Editorial Isla de Nabumbu, para traernos de vuelta las creencias de la vieja escuela del miedo. Cuentos que se resisten a ser olvidados por el paso del tiempo.

Reseña: Ocho Fantasmas Ingleses, de VVAA

No creo que exista en la tierra un lugar con más apariciones y lugares encantados que Inglaterra. Ocho novelistas británicos contemporáneos permanecieron dentro de lugares históricos conocidos por sus leyendas. La idea era sumergirse en el espíritu de estos tesoros nacionales y dejar que el pasado se filtrara en sus escritos. Pasar tiempo a solas en esas atmósferas oscuras les permitió canalizar estas apariencias en su trabajo.

Las historias son frescas e imaginativas, aunque las raíces están impregnadas de antigüedad. Historias de ahora, modernas, que en sí no llegan a causar pesadillas, pero llevan la esencia fantasmal en sus palabras. No vamos a leer nada que nos impacte, ni siquiera hay violencia, son relatos que evocan sentimientos, recuerdos o fe. Más que asustar a los protagonistas, desean comunicarse con ellos, castigarlos o incluso amarlos. Ocho relatos ubicados en la mansión jacobea de Audley, el fuerte romano de Housesteads, los castillos de Dover, Kenilworth, Pendennis y Carlisle, el palacio de Eltham y un búnker de la guerra fría situado en York.

Elizabeth era una de las contratadas para restaurar un tétrico retablo en la mansión jacobea. Decían que estaba maldito. El panel genera una extraña sensación siniestra que se irá apoderando de la protagonista. El segundo relato nos traslada al siglo XVIII, al castillo de Carlisle. Lanyard es un fiscal al que todos temen y éste debe ajusticiar a unos prisioneros por rebelión. Una historia espeluznante con un mono que le da un toque macabro. Por otro lado, una mujer viajando a una realidad alternativa dentro de un búnker, un vigilante de seguridad que trabaja de noche en un castillo empieza a sentir una extraña presencia, una actriz de teatro norteamericana viajará hasta el castillo de Dover para meterse en el papel de Ofelia en la obra de Hamlet que interpretará. No fue una buena idea… El fuerte romano de Housesteads y su legendario muro será lo que visitará una familia esperando que la fuerza mística que impregna ese sitio les ayude en sus problemas. Y más. Dos mujeres han elegido el castillo de Pendennis para casarse. No saben que en dicho lugar habitan unos fantasmas a los que les une el amor y la tragedia. Y el último, La señora Charbury en Eltham, mi favorito. La Sra. Charbury regresa al palacio de Eltham para revivir la noche en que desapareció su hermana pequeña. La niña contaba que veía un hombre con una capa marrón a los pies de su cama.

Historias de aparecidos que se han adaptado al paso del tiempo y continúan tocando nuestras vidas. Sutiles fantasmas que se alojan en nuestra imaginación y echan raíces. Se aferran tenazmente, como un árbol al borde del acantilado. Se niegan a caerse. Permanecen, encaramados susurrando al viento. Porque saben que nunca dejaremos de buscarlos en los relatos. El libro cierra con un magnifico ensayo de los lugares encantados que han dado vida a estas historias.

Me ha encantado, lo recomiendo mucho.